FANDOM


Khorne medio sin fondo

Cerberus el Rebañacráneos, mascota de los Poderes Ruinosos, patrocina este espacio para honrar a sus demoníacos señores. Pulsa sobre él y te introducirá en los misterios del Caos.

¡Sangre para el Dios de la Sangre! ¡Visitas para los artículos del Caos!

Eliphas el Heredero Caos

Torquill Eliphas, más conocido como Eliphas el Heredero fue un Apóstol Oscuro (Capellán) de la Legión Traidora de los Portadores de la Palabra, quien dirigió a las fuerzas del Caos durante la Cruzada en Kronus y luchó por el control de ese mundo. A pesar de su derrota en Kronus y el castigo por los poderes de la oscuridad en la Disformidad, más tarde regresó al espacio real como Campeón del Caos de la Legión Negra para atormentar al Capítulo de los Cuervos Sangrientos en el planeta Meridian, en el Subsector Aurelia.

BiografíaEditar

Cruzada de la SombraEditar

Eliphas estuvo presente por primera vez en el mundo de Kronus durante los acontecimientos de la Herejía de Horus, donde participó en una batalla contra los Ultramarines como un joven Señor del Capítulo de los Portadores de la Palabra, específicamente del capítulo del Arca del Testimonio. Esta batalla fue parte de una campaña conocida como Cruzada de la Sombra, una serie de ataques lanzados por los Portadores de la Palabra y los Devoradores de Mundos en Ultramar, con el fin de desatar la Tormenta de la Ruina y aislar a los Ultramarines del ataque a Terra.

Eliphas fue el encargado de construir un enorme edificio conocido como el Templum Daemonarchia, una enorme construcción con forma de torre, que combinaba materiales inorgánicos con los cuerpos de los sacrificados en Kronus, conservados para siempre en una postura de placer beato. La finalidad de esta construcción era la de aunar las energías de la Disformidad para abrir un portal que pudiese cruzar Lorgar, el Primarca de los Portadores de la Palabra, y que este contemplase cómo destruían el planeta, en su honor y en venganza por la destrucción de Monarchia. Para obtener la energía suficiente, Eliphas dejó huir a algunos de los defensores de Konor en su ataque inicial, con el objetivo de que estos volviesen con refuerzos para recuperar el planeta.

Esto fue lo que efectivamente ocurrió, y Eliphas utilizó la energía de la muerte de los Ultramarines, pero también de sus aliados Devoradores de Mundos, para potenciar el Templum Daemonarchia. Sin embargo, una vez abierto el canal con Lorgar, su Primarca les ordenó abandonar Kronus, puesto que la Cruzada de la Sombra ya había acabado. Aunque esto contrarió a Eliphas, no tuvo más remedio que obedecer a su Primarca, y abandonar el planeta.

Esto provocó una profunda depresión en el Portador de la Palabra, que ansiaba por encima de todo el reconocimiento a ojos de su Primarca. Esto se debe a que, su título de "El Heredero" eran más una mofa, pues le fue otorgado por Lorgar debido a que no fue ascendido a Señor del Capítulo, sino que obtuvo el puesto asesinando a su anterior superior, y por lo tanto lo obtuvo por herencia. Tras que Lorgar le ordenase que abandonase Kronus, su fe se volvió más inflamada si cabe, y se prometió a si mismo que conseguiría que Lorgar se fijase en él.

Probablemente, Eliphas luchó en Terra como el resto de su Legión, y huyó al Ojo del Terror con el resto de sus hermanos. En este tiempo se convirtió en Apóstol Oscuro de su Legión.

Dark Crusade Editar

Durante las fases iniciales de Dark Crusade por el control de este mundo en el M41, Eliphas y los Portadores de la Palabra fueron convocados de nuevo a Kronus por un culto del Caos en el Tercer Templo de la Sucesión Negra de la Península Deimos, en el sur tropical. Esta cábala se había convertido al Caos para salvarlos de la cosecha roja de los Necrones que recientemente habían sido despertados en Kronus y Eliphas contestó a su súplica a los dioses oscuros. Usando de los conocimientos adquiridos en las Epístolas de Lorgar, el líder de los cultistas Virgilio planeó llevar a Eliphas a Kronus. En la octava noche de su visita al Templo, Virgilio les llevó a la gran cámara en el fondo del templo, donde él y ocho de sus cultistas fueron sacrificados encima de la estrella de ocho puntas del Caos. La Disformidad se abrió entre las puntas de la estrella de ocho puntas y Eliphas se adelantó, anunciando el inicio de la Novena Herencia. Eliphas vino a Kronus para convertir el planeta en un Mundo Demoníaco y ganar el suficiente favor de los poderes de la oscuridad para convertirse en un Príncipe Demonio del Caos Absoluto. Eliphas llevaría a su partida de guerra de los Portadores de la Palabra contra las otros seis facciones, todas compitiendo por la supremacía en el planeta. Él comenzó su conquista en la Puerta del Demonio, situada en la península de Deimos, en la costa sur tropical de Kronus. Estaba armado con un Crozius Maldito y en el transcurso del conflicto obtuvo nuevos equipos para mejorar sus poderes, como una Servoarmadura del Caos y el mismo casco que portó el Primarca Lorgar Aureliano de los Portadores de la Palabra 10.000 años antes durante la Herejía de Horus. De todas las facciones en Kronus, salvo alos Cuervos Sangrientos del Adeptus Astartes, Eliphas depreciaba a los Necrones más que a nadie ya que no tenían almas que pudieran ser devoradas por el Caos.

Apóstol Oscuro Eliphas Portadores Palabra Crozius Dawn of War

Eliphas, el Heredero

A lo largo de Dark Crusade, a Eliphas se le da amplias oportunidades para ganarse el favor de los poderes de la oscuridad y otras figuras del Caos a través de la derrota de sus enemigos.
  • Puede ganar el favor de Khorne, ofreciéndole el cráneo del Señor Crull, un Campeón del Dios de la Sangre muerto a manos del Kaudillo Orko Gorgutz en el mundo invernal de Lorn V.
  • Puede ganar el favor de Slaanesh abriendo todas las piedras espirituales Eldar que quedan cuando estos huyeron Tyrea, y ofreciendo las almas al Príncipe del Placer.
  • Puede ganar el favor de Nurgle con la liberación de la peste demoníaca encarcelada dentro del Cañón Hellstorm en Bahía Victoria, utilizando los cadáveres en descomposición de los Guardias Imperiales como sacrificio.
  • Puede ganar el favor de Tzeentch al derrotar al ejército Necron bajo la meseta Thur'Abis.
  • El Señor de la Guerra Abaddon el Saqueador, líder de la Legión Negra, puede ser satisfecho con la derrota de los Cuervos Sangrientos en el norte de Vandea, aunque se desconoce la razón de por qué la derrota de un Capítulo cuya historia es desconocida sería especialmente agradable a Abaddon.
  • El Príncipe Demonio Lorgar puede quedar satisfecho al derrotar a las fuerzas Tau en Or'es Tash'n, pues se dice que Lorgar odia a los irreligiosos por encima de todos los demás.

Desafortunadamente para Eliphas, los Cuervos Sangrientos resultaron victoriosos en Dark Crusade y tuvieron éxito en la limpieza Kronus de la mancha del Caos, Xenos y Necrones por igual. La base avanzada de los Portadores de la Palabra en la Península Deimos fue finalmente conquistada por los Cuervos Sangrientos. Eliphas fue visto por última vez conversando con un anónimo Príncipe Demonio del Caos Absoluto dentro de una Grieta Disforme colapsando rápidamente y tratando de explicar su fracaso en apoderarse del mundo. El Príncipe Demonio declaró que Eliphas ya no puede pedir redención y se negó a enviarlo a la Basílica de Tormentos de nuevo, optando para acabar con él, afirmando que "Eres un pobre pastor que culpas a tu rebaño, Apóstol. Este fracaso es tuyo y sólo tuyo". Eliphas atacó al Príncipe Demonio, pero fue levantado en el aire por el poder del príncipe y explotó en un gran chorro de sangre. Sin embargo, las almas de los condenados pertenecen en exclusiva a los Dioses del Caos y lo que desecho podía hacerse de nuevo.

En el final no canónico de Dark Crusade, si los Portadores de la Palabra acabar con las otros siete facciones en el juego Kronus se transforma en un Mundo Demonio. La mayor parte de la población del mundo se convierte en Cultistas del Caos o simplemente son asesinados. Eliphas asciende a Príncipe Demonio como recompensa de los Dioses del Caos y gobierna sobre el planeta. Tiene la intención de utilizarlo como un trampolín para lanzar más ataques contra el Imperio de la Humanidad.

Chaos Rising Editar

Como resultado de su inesperada popularidad, Eliphas el Heredero fue devuelto a la vida en los albores de la secuela de Dawn of War II: Chaos Rising. Al ver su posible uso contra los Cuervos Sangrientos, los Dioses del Caos resucitaron a Eliphas y lo pusieron al servicio del Señor de la Guerra del Caos Abaddon el Saqueador y su Legión Negra. Eliphas se convirtió en un Campeón del Caos de la Legión Negra contra los Cuervos Sangrientos en el Subsector Aurelia. Comandó una partida de guerra de la Legión Negra de Marines Espaciales del Caos, junto con el Señor del Caos Araghast el Saqueador, de quien más tarde desertó, causando su muerte y dejando a Eliphas como único comandante de la partida de guerra. La partida de guerra tenía órdenes de Abaddon de liberar a Ulkair, una Gran Inmundicia de Nurgle, de su cautiverio y desatarlo en el subsector Aurelia para atormentar a los Cuervos Sangrientos. Eliphas sería más tarde asesinado por el Comandante de la Fuerza de los Cuervos Sangrientos en el Subsector Aurelia; sin embargo es resucitado una vez más a pesar de su fracaso ante Abaddon, que creeía que el ex-Apóstol Oscuro aún podría ser de alguna utilidad para la él y la Legión Negra en su enfrentamiento con los Cuervos Sangrientos. Eliphas prometió a Abaddon el Saqueador que eventualmente tendría éxito en corromper a los Cuervos Sangrientos y poner fin a su oposición a los planes de los Poderes Ruinosos.

Retribution Editar

Eliphas regresó para atormentar al Capítulo de los Cuervos Sangrientos por tercera vez en la secuela de Dawn of War II - Retribution. Ahora llevaba una Servoarmadura del Caos de Exterminador, Eliphas fue enviado por Abaddon el Saqueador a reclamar el subsector Aurelia para las Fuerzas del Caos. Eliphas se enfrentó y dada muerte por los Cuervos Sangrientos, aunque como antes, su muerte no puede ser permanente.

Armamento Editar

Eliphas estaba armado con una espada de energía y una pistola bólter al inicio de la campaña de Dark Crusade, pero una vez actualizado porta un cañón de fusión y un Crozius Maldito. Lleva el Yelmo de Lorgar, un casco una vez usado por el Primarca Lorgar Aureliano de los Portadores de la Palabra. Su servoarmadura demoníaca luce un estandarte montado en la mochila hecho de piel humana.

Conflicto de canonEditar

Aunque en las escenas iniciales del videojuego Dark Crusade se dice que Eliphas fue Sargento de los Portadores de la Palabra, en el más moderno audiodrama Inheritor se dice que es Señor del Capítulo.

FuentesEditar

Extraído y traducido de Wikihammer 40K UK.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.