Wikihammer 40k

¿Cuánto sabes realmente sobre la Cruzada Indomitus? ¡Nuevo video en YouTube!

LEE MÁS

Wikihammer 40k
Advertisement
Wikihammer 40k
11 446
páginas


"Sí, podríamos unir a los mendigos y a los escribas, a los factótums y a los trabajadores del campo con bastante facilidad. Ellos también tienen su utilidad. ¿Pero un levantamiento reclutado entre los que tienen acceso a armas de grado militar? Eso triunfará mucho más fácilmente que uno reclutado entre la gente común. Mantén tu rebaño sin dientes. La bendita unión de armas, garras y la intención despiadada es una fuerza que hay que temer de verdad"

Primus Lendst van Wanderschultz

Icono del Culto Colmena

El Culto Colmena es un Culto Genestealer que puede encontrarse en muchos mundos del espacio imperial, aunque se originó en el Mundo Colmena de Nueva Gidlam. Se ha extendido por todo el Segmentum Solar en las últimas décadas. Sus líderes están especialmente interesados en infiltrarse en las unidades militares imperiales para facilitar sus esperados levantamientos.

Los miembros del Culto Colmena son militantes, organizados y jerarquizados. Se infiltran no sólo en los submundos criminales y las bandas de las ciudades colmena de sus planetas anfitriones, sino también en los regimientos de Astra Militarum que reclutan en ellos. Para el Culto Colmena, es un deber divino estar armados y ser peligrosos.

Historia[]

Los líderes del Culto Colmena dan prioridad a los guerreros entre sus reclutas, independientemente de su procedencia. Su lógica es sólida, ya que si un converso tiene acceso a una espada, una pistola -o incluso mejor, un tanque- su contribución al levantamiento será aún más formidable el día de la ascensión. Si todo el culto está tan armado y blindado con las mejores armas que el Imperio del Hombre -y su mercado negro- pueden proporcionar, vencerá a todo lo que se le ponga por delante en una espectacular oleada de violencia. Cada arma robada en su sede oficial vale por dos el día de la insurrección.

La infestación genética del Culto Colmena es un ejemplo excelente de una infección Genestealer que se extendió como un incendio en un planeta imperial densamente poblado. Ese planeta es Nueva Gidlam, un Mundo Colmena que tiene trece antiguas ciudades colmena en su superficie contaminada.

Cada una de estas vastas montañas hechas por el hombre alberga decenas de miles de millones de almas, y todas, excepto una, han sido conquistadas por el Culto Colmena. Sólo la Colmena Tharanex resiste, con sus lecciones aprendidas a costa de todos los demás centros de población. Incluso así, sus niveles inferiores son constantemente asediados, y su futuro parece realmente sombrío.

La aparición de la secta en Nueva Gidlam comenzó con una serie de asesinatos rituales. Una belicosa familia de colmenas había surgido en torno a una cría de Genestealers de pura raza. Estos especímenes xenos fueron comprados originalmente a un autoproclamado comerciante xenos conocido como Deinosis el Gran Conservador. Más tarde, fueron introducidos de contrabando en la ciudad colmena por pandilleros furtivos que buscaban un arma secreta para utilizar contra sus enemigos.

Llevados rápidamente al dominio del Genestealer al que llamaban el "Primer Padre", los pandilleros se pusieron en pie de guerra, y pronto superaron a sus rivales. En lugar de la ruta tradicional de infiltrarse, secuestrar, chantajear y robar a sus enemigos para crecer lentamente en la oscuridad, los cultistas fueron directamente al cuello.

Masacraron a una banda rival tras otra, apoderándose de grandes franjas de la zona conocida como el Sumidero. Las bandas más dominantes que se habían establecido en estos niveles inferiores vieron lo que estaba ocurriendo y acabaron por dejar de lado sus diferencias para defenderse del Culto Colmena, pero al enfrentarse al Primer Padre y a sus agudos Genestealers, que podían colarse por estrechas tuberías y nadar por lagos de vertidos tóxicos para atacar desde ángulos inesperados, los pandilleros se vieron superados.

Mientras tanto, la aristocracia de la ciudad colmena también se había contagiado de la salvaje ambición del culto. Su Magus, Vockor Mai, estaba en el centro de esta operación. Ha ido alineando a las dinastías gobernantes, una por una, y las ha influenciado con su influencia psíquica y su carisma. Sin embargo, hubo uno -un rico noble llamado Thorne que habitualmente llevaba un yelmo de diseño xeno- que no cayó en sus artimañas. En las horas de oscuridad, Vockor Mai se quitó la túnica y asesinó a Thorne mientras estaba en su casa de baños, cortando el cuello del dignatario con el afilado símbolo del culto y dejándolo como su tarjeta de visita.

Fue el primero de muchos asesinatos de este tipo, cada uno de ellos parte de una iniciativa más amplia para eliminar los obstáculos del camino de Mai. Aunque a menudo se le veía a medias en la oscuridad, nunca fue capturado.

Con esos primeros actos de asesinato, nació el mito urbano de la "Enredadera Blanca" entre los aristócratas de Nueva Gidlam. Cuando el culto creció lo suficiente como para engendrar al asesino híbrido neófito conocido como Sanctus, Vockor Mai ordenó al operativo que se adentrara en las agujas de la colmena y matara a aquellos demasiado intratables -o demasiado poderosos psíquicamente- para caer en sus artimañas.

Estandarte del Culto Colmena

La leyenda de la Enredadera Blanca creció y se extendió de colmena en colmena, aunque en realidad se trataba de varios individuos trabajando en conjunto. Con el tiempo, se establecieron xeno-sectas en doce de las trece antiguas ciudades colmena, pero la propagación del culto no se detuvo allí.

Las principales exportaciones humanas de Nueva Gidlam - gusanos cucaracha y reclutas para el Astra Militarum- propagaron la infección del Culto Colmena desde los mundos exteriores del Segmentum Solar hasta sus tierras centrales. Con muchos regimientos de la Guardia Imperial reclutando a los pandilleros de esos mundos, el Culto Colmena se extendió aún más.

Los signos ocultos de las bandas y los electrotatuajes que se llevaban bajo la piel permitían a los que debían lealtad a la nueva dinastía Gidlam identificarse unos a otros en secreto, y difundir su credo en las interminables horas solares de inactividad que caracterizaban la vida entre los compromisos de una unidad del Astra Militarum. La enorme extensión del Astra Militarum -y la desesperada intensidad de las guerras que libraban- ayudaba al Culto Colmena a evadir las sospechas del Comisariado en casi todas las zonas de conflicto en las que se infiltraban.

Aquellos que debían una lealtad secreta al Culto Colmena eran soldados imperiales centrados y disciplinados -aunque un tanto extraños-, pero ninguno investigaba demasiado su historia, ya que los señores del Astra Militarum se preocupan poco por las culturas nativas de las que proceden sus soldados de a pie.

Dado que la Guardia Imperial cuenta con un millar de etnias, colores y variantes de credos imperiales entre sus miembros, resultaba bastante fácil para los híbridos neófitos y los hermanos de la progenie del culto promover la agenda más amplia de su organización en secreto.

Cuando el Culto Colmena lleva a cabo una insurrección en un mundo, muchos de los regimientos de Astra Militarum del sistema enviados para sofocar el levantamiento tienen miles de miembros que llevan la forma de la sierpe en su piel. Estos agentes del culto traicionan a sus regimientos desde dentro, y con escuadrones blindados e incluso tanques superpesados que se vuelcan en la lucha junto a la creciente marea de los bajos fondos, la Guardia Imperial encargada de restaurar el orden suele ser superada en cuestión de unos pocos días sangrientos.

Las fuerzas de las Adepta Sororitas y el Adeptus Astartes que luchan junto a ellos se ven repentinamente traicionadas, y si esa traición se planea desde hace tiempo, suele ser tan letal como repentina.

La manera escalofriantemente eficiente de El Culto Colmena de apoderarse del territorio ha demostrado ser increíblemente eficaz una y otra vez. Coordinados por dotados estrategas Nexos que reúnen y distribuyen a sus fieles con precisión militar, cuentan con interminables filas de soldados que marchan al ritmo del tambor del Primer Padre. Tienen un acceso sin precedentes a naves de guerra, medios aéreos y métodos para llegar a las zonas de batalla en las que florecen.

Además, con miles de asistentes infectados trabajando en los niveles inferiores de las metrópolis imperiales para socavar los planetas desde la base, pueden atacar a la sociedad en todos los niveles simultáneamente. Algunos susurran que el propio Sistema Solar está amenazado por El Culto Colmena, ya que los informes sobre su presencia en el Segmentum Solar son cada vez más frecuentes.

Todos los miembros de la Secta llevan el icono de la forma de la sierpe con cuchilla, ya sean los Hermanos de progenie de los regimientos del Astra Militarum de Nueva Gidlam o las propias bandas de la colmena infectadas. El culto está tan militarizado que los propios iconos se convierten en armas, apareciendo en forma estilizada como puñales, estrellas arrojadizas o dagas. A menudo se utilizan para matar a los que se interponen en el camino del culto, un acto rico en simbolismo que se remonta a los "asesinatos de sangre azul" iniciados por el Magus Vockor Mai.

Fuentes[]

  • Codex Cultos Genestealer (7ª y 8ª Edición).
  • Codex Cultos Genestealer (9ª Edición) pg 31.
Advertisement