FANDOM


Khorne medio sin fondo

Cerberus el Rebañacráneos, mascota de los Poderes Ruinosos, patrocina este espacio para honrar a sus demoníacos señores. Pulsa sobre él y te introducirá en los misterios del Caos.

¡Sangre para el Dios de la Sangre! ¡Visitas para los artículos del Caos!

Emperador-0

El Emperador, creador de El Ángel

El Ángel
era un arma increíblemente poderosa, creada en Terra por el Emperador en persona.

DescripciónEditar

De este arma se dice que ardía con el fuego del sol, y que era capaz de arrasar ciudades y ejércitos en segundos. El Ángel era el doble de alto que un hombre, con grandes y poderosas alas en su espalda. Llevaba en su mano una enorme espada llameante, y dejaba una estela de llamas azules por donde pasaba.

HistoriaEditar

El Ángel fue creado para destruir a los enemigos del Emperador en Terra durante el proceso de pacificación. Entre ellos, uno de los más importantes adversarios era el Príncipe Demonio Phara'gueottla, un antiguo demonio que había aterrorizado Terra desde el nacimiento de la Humanidad. Phara'gueottla fue finalmente derrotado por la llegada del Emperador en persona, y huyó de Terra poco después. El Emperador acabó por acorralar al demonio en el planeta que acabaría convirtiéndose en Karis Cephalon. El Emperador, con la ayuda del poderosos Ángel, encerró al demonio en el propio lecho de roca de la corteza del planeta.

A pesar de que era un arma útil, como demostró la derrota de Phara'gueottla, el Ángel era defectuoso, y solía causar más mal que bien. Un incidente registrado en antiguos textos habla de una ciudad llamada Coranis, que quedó reducida a cenizas por el Ángel. Al juzgar indigna del amor del Emperador a la población de la ciudad, eliminó a toda la población de Coranis en una sola noche de masacre. Después destruyó el planeta en el que se encontraba la ciudad de Coranis, dejando al mundo desprovisto de toda vida. Para poder saciar el ansia de venganza del Ángel y hacer que cayera en letargo, el Emperador colocó un pedazo de la corrompida carne del Principe Demonio Phara'gueottla en su ataúd, el Ángel penetró en el sarcófago para destruir aquella carne, y dicha acción permitió al Emperador activar los cierres y salvaguardias del ataúd, sellándolo de nuevo.

Aunque se cree que es una de las armas más poderosas del Emperador contra el Caos, el defecto de la sed de venganza hizo que el Emperador ordenara enviar al Ángel de regreso a Terra. A pesar de que había órdenes de que fuera destruido, de alguna forma el Ángel fue sacado del Sistema Sol antes de que el Emperador pudiera ocuparse de él. Su localización estuvo perdida durante milenios, hasta que recientemente se descubrió que se encontraba en alguna parte del planeta Karis Cephalon.

Milenios más tarde, el Príncipe Demonio Phara'gueottla fue liberado por las acciones del confundido Inquisidor Radical Lichtenstein. El Inquisidor liberó de su prisión un fragmento de la consciencia del demonio, con la esperanza de que le ayudara a localizar el tres veces maldito Librarium Hereticus. En lugar de ello, el demonio engañó al Inquisidor hasta casi lograr que abriera un pórtico a la Disformidad que hubiera liberado al demonio. El plan hubiera tenido éxito de no haber sido por la intervención oportuna del Inquisidor Kessel. Aunque se creyó que había sido destruido tras intentar liberarse de nuevo, esta vez mediante la posesión del cuerpo de un psíquico, el demonio erró por el planeta Karis Cephalon, buscando otro cuerpo anfitrión. Al final acabó por encontrar a otro anfitrión válido, el Cardenal Kodazcka. Utilizando a los seguidores que había conseguido atraer a su causa, logró secuestrar al cardenal y, tras un demoníaco ritual, el demonio poseyó el cuerpo del Cardenal, tras lo que comenzó a devastar la ciudad de Cephalon.

Tras decidir que la única manera de acabar con el Príncipe Demonio era utilizar el mismo arma que lo derrotó milenios atrás, los agentes de la Inquisición fueron enviados a encontrar el Ángel. Tras descubrir que la información que necesitaban estaba inscrita en unos antiguos tomos, los agentes buscaron en el Instituto de Antigüedades Eclesiásticas de Cephalon. Tras encontrar los tomos, que habían sido escondidos en el Instituto miles de años atrás, descubrieron cómo despertar al Ángel, así como la manera de volver a aprisionarlo. Armados con este conocimiento, los agentes buscaron la ubicación de la morada final del Ángel. Gracias a una increíble suerte, descubrieron que se encontraba escondido en la propia Cephalon, en las profundidades situadas bajo las ruinas del Palacio de Amatista, en un brillante ataúd de estasis.

Tras localizar el ataúd, se desencadenó un enfrentamiento entre facciones Radicales y Puritanas de los agentes inquisitoriales acerca de quién debería hacerse con el Ángel. Durante dicho enfrentamiento, Phara'gueottla llegó para destruir a su ancestral enemigo, la única cosa capaz de destruirle. Trabajando con premura, los agentes lograron liberar al Ángel de su ataúd, permitiendo que pudiera enfrentarse al Príncipe Demonio. Los dos ancestrales enemigos chocaron en una poderosa batalla que dejó masivos cráteres donde cayeron los poderosos combatientes. Al final, el Ángel consiguió vencer tras empalar con su espada el cuerpo del demonio. Alzándose por los aires, el Ángel arrojó al derrotado Príncipe Demonio contra el suelo.

Sin embargo, poco después el Ángel se volvió en contra de los agentes de la Inquisición. Los milenios de encierro y un defecto fatal en su creación habían empujado al Ángel a convertirse en algo que iba mucho más allá de lo que era cuando fue creado. En lugar de ser el campeón de la Humanidad que el Emperador había deseado que fuese, había llegado a la conclusión de que todos los humanos acabarían por volverse tarde o temprano al Caos, por lo que sería mucho mejor que fueran exterminados en su totalidad antes de que llegara tal momento. Utilizando el conocimiento adquirido al leer los antiguos textos, los agentes recuperaron rápidamente los restos del demonio y los colocaron en el ataúd del Ángel. Este se abalanzó sobre el ataúd para acabar con los restos del demonio, y al hacerlo, los agentes pudieron sellar el ataúd, devolviendo una vez más al Ángel a su letargo. Poco después tropas inquisitoriales dirigidas por Lords Inquisidores de alto rango, entre ellos Lord Vertiam, llegaron para poner bajo custodia de la Inquisición al Ángel.

FuentesEditar

Extraído y traducido de Lexicanum Inglés.

  • Inquisitor Conspiracies 2 - Death of an Angel (Juego de Rol).
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.