FANDOM


Maestro Administratum 3 El Archiescriba Primuscriptor, mascota del Imperio de la Humanidad, ha marcado este artículo como propiedad del Adeptus Terra. Pulsa sobre él para aprender más sobre los dominios del Emperador.

El conocimiento es poder. Guárdalo bien.

La Eisenstein era una fragata imperial bajo el mando de la Legión de Marines Espaciales de la Guardia de la Muerte durante el fin de la Gran Cruzada y el inicio de la Herejía de Horus en el inicio del M31. La Eisenstein fue la primera que trajo las terribles noticias de la traición del Señor de la Guerra Horus a las autoridades imperiales en Terra. Durante los días iniciales de la Herejía de Horus, aún había Marines más leales al Emperador que a Horus y los Poderes Ruinosos en las Legiones Traidoras. Entre ellos había Marines de la Guardia de la Muerte. Eran muy pocos (menos de 100) y estaban liderados por el Capitán Nathaniel Garro de la VII Compañía de la Guardia de la Muerte. Escaparon durante la Atrocidad de Istvaan III en una pequeña fragata Imperial que formaba parte de la Flota Expedicionaria de la Guardia de la Muerte, la Eisenstein. Su objetivo era avisar al Emperador sobre la tragedia que había caído sobre el Imperio con el inicio de una guerra civil.

La fragata EisensteinEditar

Se trataba de una fragata de poco más de 2 kilómetros de longitud construida en Luna con un diseño antiguo y común. La primera vez que la Eisenstein se lanzó al espacio fue, casualmente, el mismo año en que Garro se convirtió en Marine Espacial. Su nombre, procedente del lenguaje de los germani de la antigua Terra, significaba "Piedra de Hierro".

Su muelle de atraque parecía abarrotado y estrecho en comparación con el del Resistencia, la nave insignia de la flota de la Guardia de la Muerte. El puente carecía de ornamentación alguna como correspondía a una nave al servicio de la Guardia de la Muerte. Los conductos y los mecanismos de la nave estaban a plena vista, incluyendo los manojos de cables. Sin embargo, se trataba de una nave veloz y muy maniobrable, y de estructura resistente.

Su capitán era Baryk Carya, la máxima autoridad de la nave cuando no había un oficial del Adeptus Astartes a bordo. La oficial de puente era Racel Vought, una mujer tremendamente hábil con los cálculos matemáticos que podía haber sido capitana por méritos propios si no hubiera tenido desavenencias con el alto mando. fue ella quien salvo la Eisenstein de la persecución del Terminus Est usando la ya obsoleta física gravitacional.

Ambos oficiales se pusieron de parte de Garro y de los leales al Emperador sin dobleces; no como su oficial de comunicaciones, Maas.

GarroEditar

Garro1

El Capitán de Batalla Nathaniel Garro de la Guardia de la Muerte.

El Capitán de Batalla Nathaniel Garro, de la VII Gran Compañía de la Legión de la Guardia de la Muerte, luchó con gran distinción junto a un destacamento de Hermanas del Silencio en los últimos días de la Gran Cruzada contra los xenos conocidos como Jorgall; su líder, la Buscadora de Brujas y Caballera del Olvido Amendera Kendel, prometió hablar sobre él al Regente de Terra, Malcador el Sigilita, en reconocimiento a su leal servicio al Emperador. Del mismo modo, ella habló muy bien de él al Primarca Mortarion de la Guardia de la Muerte, quien recompensó a su Capitán de Batalla seleccionándolo para la tradición de compartir su copa a bordo de la nave insignia de la Guardia de la Muerte. Mortarion también aprovechó este momento para sondear sutilmente a Garro sobre en qué bando se situarían él y sus Marines de la VII Gran Compañía si su Primarca decidiese unirse al Señor de la Guerra Horus en su rebelión contra el Emperador de la Humanidad. Tras enterarse de que Garro era reticente a unirse a la logia guerrera de la Guardia de la Muerte, Mortarion decidió llevar a Garro al encuentro con Horus al inicio de la Campaña de Istvaan como su escudero, en un intento de asegurar su lealtad a lo que las futuras Legiones Traidoras estaban a punto de hacer en aquel Sistema Estelar.

La VII Gran Compañía fue parte de la fuerza de Astartes enviada a asegurar Isstvan Extremis, el planeta más externo del Sistema Isstvan, antes de la planeada masacre de los Marines Espaciales leales de las Legiones Traidoras durante la Batalla de Isstvan III. Durante este combate, Garro resultó malherido por una Cantora de Guerra, y perdió la mayor parte de su pierna derecha, con lo que tuvo que implantársele un repuesto augmético cuando volvió a bordo de su nave.

La huida de la EisensteinEditar

Tapa galaxia en llamas

Batalla de Istvaan III.

Como Garro necesitaba un tiempo para acostumbrarse al implante cibernético de su pierna, no se le permitió combatir en Istvaan III, donde probablemente se hubiera encontrado entre los Astartes leales atrapados por el traicionero bombardeo vírico de Horus, sino que fue destinado junto a su Escuadra de Mando y casi 100 Marines de su Compañía a la Fragata Eisenstein de la Guardia de la Muerte. Con él fue también el Comandante Ignatius Grulgor de la II Gran Compañía, miembro de la logia guerrera de la Legión y del círculo de oficiales partidario de seguir a Mortarion en la rebelión de Horus contra el Emperador.

Mientras Garro estaba al mando de la Eisenstein, el Capitán Saul Tarvitz de los Hijos del Emperador intentó llegar a la superficie de Istvaan III para avisar a los Astartes leales de la inminente traición de Horus. Garro tomó la crucial decisión de permitir a su hermano de honor llegar a la superficie de Istvaan III, y además se enteró del plan de Horus y de su propio Primarca Mortarion de rebelarse contra el Imperio, lo que le horrorizó profundamente. Una vez que Garro se enteró de la traición, el Capitán Grulgor y su pequeño destacamento de Marines Traidores intentó matarles a él y a sus subordinados de la VII Gran Compañía. Grulgor y sus Marines fallaron, debido principalmente al sacrificio del Marine Kaleb Arin. Arin, Grulgor y los demás Traidores fueron destruidos por una terrible infección, provocada por el Virus Devorador de Vida fugado de una bomba vírica dañada, que había sido cargada en secreto a bordo de la Eisenstein para que la Fragata también pudiese participar en el bombardeo de Istvaan III a las órdenes de Mortarion, una vez que Garro y sus tropas hubiesen muerto.

No mucho después, la Eisenstein recogió a otras víctimas de la traición huidas de la propia Barcaza de Batalla del Señor de la Guerra, la Espíritu Vengativo. Entre ellas se encontraba el Capitán Iacton Qruze de la III Compañía de los Hijos de Horus, y la antigua Rememoradora (ahora Santa) Euphrati Keeler, cuyas conversaciones con Garro antes de la traición habían reforzado su creencia en la devoción hacia el Emperador y encendieron la llama de su creciente fe en la divinidad del Emperador. Determinada a huir del Sistema Istvaan hacia Terra para advertir al Emperador de la terrible traición de Horus, la Eisenstein resultó muy dañada por la enorme Nave de Batalla Terminus Est de la Guardia de la Muerte, comandada por el Primer Capitán Calas Typhon, y apenas logró saltar a la Disformidad.

A la deriva en la DisformidadEditar

Una vez en la Disformidad, la dañada Eisenstein atrajo la atención del Dios del Caos Nurgle, el Señor de la Plaga, quien ya había reclamado a la Legión de la Guardia de la Muerte como sus propios futuros campeones, y no tenía el menor deseo de que la rebelión de Horus contra el Emperador sufriese ningún contratiempo. Debido a que el Campo Gellar de la Eisenstein había sido debilitado por los daños sufridos durante la huida del Sistema Istvaan, el Dios Oscuro pudo extender sutilmente su influencia por la nave. El poder de Nurgle resucitó a Grulgor, sus Astartes traidores muertos y a la tripulación de la nave que se había puesto de su parte, creando a los primeros Marines de Plaga.

La subsiguiente batalla entre las criaturas infectadas por el Caos y los Guardias de la Muerte leales a bordo de la nave resultó en la muerte del único Navegante de la Eisenstein. Grulgor, usando un Cuchillo de Plaga, logró infectar a un miembro de la Escuadra de Mando de Garro, Solun Decius, con la terrible enfermedad demoníaca de la Podredumbre de Nurgle, y casi consiguió vencer a Garro. Sin embargo, este ordenó que la Eisenstein hiciese una salida de emergencia de la Disformidad. Sin acceso al infernal poder de Nurgle que los sostenía en el Inmaterium, Grulgor y sus corruptos hermanos murieron, y sus almas fueron tragadas de vuelta a la Disformidad, aunque Grulgor resucitaría otra vez más tarde como un Príncipe Demonio del Señor de la Plaga.

LunaEditar

Lanzados a cientos de años luz de toda zona habitada de la galaxia, Garro ordenó al capitán de la Eisenstein que sobrecargase el motor disforme de la Fragata y después los disparase al espacio. Garro esperaba que la detonación del motor disforme produjese una marca lo bastante importante en el Inmaterium como para que alguna nave imperial parase a investigar. Este plan también garantizaba que, si no aparecía ningún rescatador, la Eisenstein nunca llegaría a ningún destino, y su tripulación y pasajeros morirían en el negro desierto del espacio interestelar. Sin embargo, la explosión del motor disforme resonó por la Disformidad y actuó como señal para el Primarca Rogal Dorn y la flota de la Legión de los Puños Imperiales, quienes habían visto frenado su viaje de vuelta a Terra por las tormentas de Disformidad desatadas por el creciente poder de los Dioses Oscuros al inicio de la Herejía. Dorn rescató a Garro y a sus hombres y los llevó a Luna a bordo de la gran fortaleza monasterio móvil de su Legión, la Falange. Aunque inicialmente se mostró contrario a creer a Garro acerca de la traición de su hermano Horus y los otros Primarcas al Emperador, hasta el punto de entrar en una rabia violenta, una vez que se le presentaron pruebas aplastantes, entre ellas el testimonio de un miembro de la propia Legión de Horus, acabó por tranquilizarse. Los Navegantes de la Falange dirigieron a la inmensa nave fortaleza al Sistema Solar, donde Dorn informaría a su padre el Emperador de las terribles noticias.

Tras llegar al Sistema Solar con la noticia, el Capitán Garro, sus camaradas de la Guardia de la Muerte, Euphrati Keeler e Iacton Qruze fueron todos enviados a una fortaleza de Luna, que pertenecía a las Hermanas del Silencio, mientras el Emperador decidía si eran fiables u otros peones de los Dioses del Caos. Incluso cuando llegaron a Luna y se entregó el mensaje de la traición, las pruebas de Garro no acabaron: Solun Decius, infectado por Nurgle, cedió a las tentaciones del Dios del Caos para acabar con su terrible sufrimiento, y permitió que su cuerpo fuese poseído y mutado por un Demonio de Nurgle conocido como el Señor de las Moscas. Su cuerpo fue retorcido por la entidad en una odiosa forma demoníaca. En este estado, Solun mató a los dos Astartes que habían estado manteniendo una vigilia de muerte sobre su caído cuerpo. El Señor de las Moscas se dedicó a la matanza por todo el bastión. Garro se vio obligado a luchar contra él por la ciudadela de las Hermanas del Silencio y sobre la superficie yerma y sin aire de la propia Luna. Finalmente superó al Demonio que una vez fuese su querido camarada, y expulsó a la horrible entidad en la que se había convertido a la Disformidad.

Después, Malcador el Sigilita, Regente de Terra, habló con Garro, Qruze y la Hermana del Silencio Amendera Kendel, y les dijo que el Emperador necesitaba de ellos que creasen una nueva organización, más allá de los límites de la burocracia imperial, que utilizaría "hombres y mujeres de naturaleza inquisitiva, cazadores que buscarían a la bruja, el traidor, el mutante, el xenos". Bajo el sello del propio Sigilita, Garro fue enviado a buscar a otros siete Astartes, de las Legiones tanto Leales como Traidoras, que fuesen totalmente devotos al Emperador y a su Imperio en cuerpo y alma. Estos Marines formarían el núcleo de lo que después se convertiría en el Capítulo de los Caballeros Grises, la Cámara Militante del Ordo Malleus de la Inquisición. La Inquisición había nacido de las llamas de la traición y el heroísmo.

FuentesEditar

Extraído y traducido de Wikihammer 40K UK.

La Huida de la Eisenstein, por James Swallow.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.