FANDOM


Dark Eldar chibi Maestitia Relictus fanart El Arconte Marquesade, mascota de los Drukhari, os ha invitado a leer su magnífica biblioteca sobre los secretos de Commorragh. Pero si hacéis el más mínimo ruido, vuestro dolor no tendrá final...

Sigue leyendo, tu alma ya es nuestra


Eldar oscuro Drazhar (2)

Drazhar el Maestro Destripador, Ejecutor de los Íncubos

"Aunque su aptitud para el asesinato es legendaria, mi interés en Drazhar está en otro lado. Ninguno de los Drukhari cuyas mentes he visto saben lo que es o de dónde vino. Pero ellos le temen, y con razón. Sospecho que incluso el poderoso Vect cuestiona de qué es capaz este verdugo silencioso. ¿Podría ser cierto que su armadura esta llena de polvo, como la de mis propios hermanos malditos? y si es así, ¿hay alguna manera de que pueda doblegarlo a mi voluntad? Debo ser paciente a este respecto, pero el tiempo dirá."
Ahzek Ahriman, Gran Hechicero de los Mil Hijos


Drazhar el Maestro Destripador es el Verdugo del Gran Templo de los Íncubos de Commorragh. Muchos Eldars y Eldars Oscuros creen que tras su silencio y su máscara se esconde Arhra, el Padre Oscuro de los Íncubos y el Señor Fénix caído de la Senda de los Escorpiones Asesinos.

DescripciónEditar

Incluso entre el secretista y retraído círculo de los Íncubos, el enigmático Drazhar es un misterio. Todo lo que se sabe de sus orígenes es que un día hizo entrada en el Gran Templo de los Íncubos, sin anunciarse, enfundado en la segmentada armadura de un Íncubo de alto rango. Se abrió camino a sangre y fuego hacia el sanctasanctórum, matando o mutilando con sus afiladas espadas a todos cuantos intentaron detenerle, y al llegar hasta el Jerarca del templo, sentado en su trono, le retó a un duelo. Indignado ante la osadía y el desprecio por el protocolo que mostraba aquel advenedizo joven, el Jerarca se alzó de su trono, entró en el círculo de duelos del templo, tenuemente iluminado por la luz de las velas, y adoptó su pose de combate. La sensación de superioridad y confianza en sí mismo del Jerarca se evaporó bien pronto, en cuanto su oponente se puso en acción: Drazhar se movía tan rápido que incluso era difícil seguirlo con la mirada en aquella parpadeante penumbra. El duelo se resolvió en minutos, con el recién llegado alzándose victorioso ante el cuerpo mutilado del Jerarca. Con su victoria, Drazhar se había ganado el derecho a tomar el trono allí mismo, pero se limitó a limpiar el filo de su arma, hacer una sencilla reverencia, y marcharse de nuevo.

Esta misteriosa aparición dio lugar a muchas preguntas y teorías, a cual más extravagante. Tras varias semanas de rumores y chismorreos, quedó confirmado que ninguno de los templos de Íncubos de Commorragh había oído hablar nunca de Drazhar, ni había reconocido su única y antigua armadura de combate. Hay quien decía que en realidad se trataba de la encarnación de Arhra, el celebrado Padre Oscuro de todos los Íncubos, mientras que otros opinaban que su armadura no contenía nada más que polvo de huesos. Lo que sí quedó enseguida confirmado sin el menor género de duda, fue que Drazhar siempre emergía victorioso de cualquier duelo en el que participaba, sin importar quién fuese el que le retara. Aunque nunca haya mostrado la menor inclinación por tomar la posición de Jerarca o Duelista, su despiadada habilidad en las artes de combate de los Íncubos no tienen parangón. Por ello, Drazhar ostenta el cargo de "Ejecutor", o campeón de su orden.

Drazhar Eldars Oscuros 3ª Edición ilustración

Desde su dramática entrada Drazhar se ha convertido en parte integral de la vida del Gran Templo, pese a que nunca ha abierto la boca para hablar ni para comer, nunca se ha quitado el casco que lleva en la cabeza, y ni siquiera ha dormido jamás. Hasta el nombre de "Drazhar" es de hecho un apodo ceremonial, que significa "filo viviente". Lo máximo que se puede esperar de él en cuanto a conversaciones es un ocasional gesto de cabeza para asentir o negar, y aun así sólo los Íncubos de mayor rango pueden presumir de haber recibido tal "honor" de su parte. Los señores de otros templos de Íncubos tratan al Maestro Destripador con extremo recelo. Esto se debe a que todos ellos, pese a su actual posición de prestigio, fueron algún día guerreros menores, débiles y mortales, y aunque ya han dejado atrás sus nombres e identidades originales, todavía guardan una pequeña llama de ambición en sus negros corazones. En cambio Drazhar se mantiene sospechosamente incorruptible, inmune a las emociones e indiferente al orgullo. Al parecer, él simplemente existe para matar; nada más, y nada menos.

A pesar de cualquier sospecha que pueda tenerse en contra de Drazhar, en él el Ideal Incubo de perfecta violencia esta exquisitamente personificada. Cada uno de sus golpes ejemplifica los dogmas de su orden, y cada vida que reclama sirve como una horripilante liturgia de su hermandad oscura. Aquellos Íncubos que luchan en presencia de Drazhar dejan de lado su velada envidia, y son dirigidos por su incuestionable habilidad que expande sus habilidades marciales. Drazhar siempre se convierte en el centro de la matanza en el campo de batalla, la calma en el centro de la tormenta de una bella violencia promulgada.

Más alto y espigado incluso que los demás Íncubos, Drazhar muestra una rapidez similar a la de una mantis, y utiliza sus espadones compuestos para atacar cual relámpago a cualquiera que llegue siquiera a alzar un arma en su dirección. Puede moverse a la velocidad del rayo incluso durante los combates cuerpo a cuerpo más caóticos, cortando en pedazos a su enemigo incluso antes de que éste tenga opción de descargar un golpe de su espada, o de apretar el gatillo de su arma de disparo. Cualquiera que haya sido elegido como presa por Drazhar, hará bien en encomendarse a sus dioses cuanto antes, pues probablemente apenas le quedan unos segundos de vida.

Drazhar es uno de los poquísimos Commorritas cuyas atrocidades son ampliamente admiradas dentro de la Ciudad Siniestra. Las acciones de este enigmático espadachín son a menudo contadas, particularmente por aquellos Drukhari que se han asegurado sus servicios en una incursión en el espacio real. Hay incontables historias de sus macabros actos, como aquella vez que personalmente despedazó a todos los defensores imperiales en los capiteles de la Colmena Tarson, o cuando él solo despacho a un trío de Guardias Custodios en cuerpo a cuerpo.

ArmamentoEditar

Drazhar viste la llamada Armadura del Verdugo, una armadura ceremonial considerada una obra maestra de la artesanía Eldar, que probablemente fue fabricada antes de la Caída. Va armado con sendos espadones compuestos conocidos como las Destripadoras.

MiniaturaEditar

  • 3ª Edición.

FuentesEditar

Extraído y traducido de Wikihammer 40K UK.

  • Codex: Eldars Oscuros (Ediciones 3ª, 5ª y 7ª).
  • Suplemento: Drukhari (8ª Edición).
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.