FANDOM


Bulldog El Sargento Guillermito, mascota de los Marines Espaciales, tiene el honor de patrocinar este espacio por orden del Capellán Cassius de los Ultramarines. ¡Pulsa sobre él y te acompañará a una Cruzada épica!

¡Lee más! ¡Sin piedad, sin remordimientos, sin miedo!

Draco

El Castellano Draco.

Draco es un Castellano de los Templarios Negros.

HistoriaEditar

Draco ganó notoriedad por primera vez como parte de los Hermanos de Armas del Mariscal Ludoldus durante la amarga Cruzada de Vinculus. Antaño un poderoso Lord Inquisidor, Vinculus había caído y sucumbido a la herejía y la adoración a los Demonios. Tanto los Templarios Negros como las Hermanas de Batalla de la Orden de la Rosa Ensangrentada, que antes fueran aliadas del Inquisidor, combinaron sus esfuerzos para aplastar el cáncer de la traición de Vinculus antes de que se pudiera extender. Al final lograron arrinconar al traidor en las minas volcánicas de Pelergon IV, y Draco encabezó el asalto de los Hermanos de Armas al corazón del poder del hereje. En el blasfemo templo de Vinculus, oculto en las profundidades de la red de minas, los Astartes y las Hermanas de Batalla rodearon al enemigo para que ninguno pudiese escapar.

Durante horas, Draco y sus Hermanos de Batalla defendieron su posición contra oleadas de cultistas de la sangre y sus bestias mutantes, pero al final, hasta los poderosos Templarios Negros empezaron a caer. Los supervivientes se volvieron incluso más fanáticos en su furia, decididos a resistir hasta que el último muriese. Fue entonces cuando el Demonio que vestía la piel de Vinculus se manifestó para destruir a los ensangrentados campeones. En la brutal lucha que siguió, el terrible Demonio mató a los restantes Hermanos de Armas, pero acabó cayendo con la espada de Draco atravesando su negro corazón. Con la muerte de su amo, los cultistas huyeron en desbandada y su resistencia se vino abajo, al igual que lo hicieron las paredes del templo. Los Templarios Negros y las Adepta Sororitas acabaron rápidamente de purgar las galerías exteriores, y fue el propio Mariscal Ludoldus el que se abrió camino hasta la brecha donde la valerosa banda de Draco había luchado. El aplastado y quebrado cuerpo de Draco, quemado por las llamas de la Disformidad y machacado por las piedras del templo derrumbado, fue recuperado y descubierto milagrosamente con vida entre las ruinas. Fue llevado con gran reverencia de vuelta al Crucero de Asalto del Mariscal, y alabado como un ejemplo viviente de rectitud.

Reconstruido lenta y dolorosamente con los mejores implantes biónicos que los Apotecarios del Capítulo pudieron diseñar, Draco fue nombrado Castellano, y se le entregó una armadura artesanal, una reliquia del Capítulo. Esta sería su marca de honor, y además se le regaló la antigua espada del Inquisidor como señal de gratitud por la Ordo Hereticus.

Desde entonces, la carrera de Draco ha ido viento en popa. Se ha ganado el respeto de sus congéneres y ha obtenido mucha gloria liderando numerosos abordajes heroicos en las Guerras Piratas del Cúmulo de Isaac y contra los tentáculos escindidos de la Flota Enjambre Leviathan. Actualmente está al mando de su propia Cruzada, la Cruzada del Castigo, dirigida contra las incursiones de los xenos T'au en la Franja Este, así como contra las colonias humanas que han caído bajo su influencia alienígena. En esta última campaña se enfrentó en Alpha 7 contra las fuerzas del legendario Comandante O'Shovah.

Conflicto de canonEditar

Esta versión de la historia contradice la existente en el trasfondo del Mariscal Ludoldus de los Templarios Negros. En dicha versión el Inquisidor no se rebeló, sino que luchó junto a los Templarios Negros contra los cultistas del Caos y murió cuando el Demonio le poseyó.

FuentesEditar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.