¡Aprende o muere!

Editando

Dinastía Maynarkh

1
  • La edición puede deshacerse. Por favor revisa la comparativa de abajo para verificar que esto es lo que quieres hacer, y una vez hecho guarda los cambios para así terminar de deshacer la edición…
Revisión actual Tu texto
Línea 44: Línea 44:
 
==Unidos en un propósito: Xenocidio==
 
==Unidos en un propósito: Xenocidio==
 
[[Archivo:Lider_Supremo_Necron_Dinastia_Maynarkh_Necrones_Wikihammer.jpg|thumb|300px|Un [[Líder Supremo]] de la [[Dinastía]] Maynarkh.]]
 
[[Archivo:Lider_Supremo_Necron_Dinastia_Maynarkh_Necrones_Wikihammer.jpg|thumb|300px|Un [[Líder Supremo]] de la [[Dinastía]] Maynarkh.]]
Empleando su brutal fuerza de voluntad devolvieron el orden a los [[Mundos Necrópolis]] recién despertados, y aceptaron el consejo de los corroídos y agotados [[Pretorianos de la Triarca|Pretorianos]], que habían mantenido su guardia a través de las eras, y de sus [[Criptecnólogos#Cronomantes — Portadores de Eternidad|Cronomantes]], quienes emplearon sus extraños dispositivos para atravesar los velos del espacio y la distancia. Hicieron recuento de sus dominios, encerrados en oscuras y letalmente gélidas cámaras sin aire, y conocieron a las advenedizas alimañas que habían infestado las estrellas en las eras que habían pasado hasta su despertar. Los durmientes Mundos Necrópolis de las demás [[Dinastía]]s podían ser obligados a doblegarse o podían ser considerados como enemigos, pudiendo lidiar con ellos como fuera necesario. Los protocolos de mando del [[Rey Silente]] habían desaparecido, y nada podría detener esta vez a la Dinastía Maynarkh en su camino para lograr la supremacía.
+
Empleando su brutal fuerza de voluntad devolvieron el orden a los [[Mundos Necrópolis]]recién despertados, y aceptaron el consejo de los corroídos y agotados [[Pretorianos de la Triarca|Pretorianos]], que habían mantenido su guardia a través de las eras, y de sus [[Criptecnólogos#Cronomantes — Portadores de Eternidad|Cronomantes]], quienes emplearon sus extraños dispositivos para atravesar los velos del espacio y la distancia. Hicieron recuento de sus dominios, encerrados en oscuras y letalmente gélidas cámaras sin aire, y conocieron a las advenedizas alimañas que habían infestado las estrellas en las eras que habían pasado hasta su despertar. Los durmientes Mundos Necrópolis de las demás [[Dinastía|Dinastías]] podían ser obligados a doblegarse o podían ser considerados como enemigos, pudiendo lidiar con ellos como fuera necesario. Los protocolos de mando del [[Rey Silente]] habían desaparecido, y nada podría detener esta vez a la Dinastía Maynarkh en su camino para lograr la supremacía.
   
 
El camino a seguir estaba claro: el xenocidio, la total y sistemática aniquilación de toda forma de vida que les plantara cara, pero primero deberían mostrar la paciencia de una araña tejiendo su red. Se deberían sondear y poner a prueba las fronteras, reunir de nuevo a las legiones, probar las máquinas de guerra, identificar y aislar a los enemigos, y establecer planes de acción. Todo ello debería realizarse antes de que los mundos de la frontera, usurpados por esas alimañas conocidas como la "[[Humanidad]]", despertaran bajo los pies de los intrusos que arrogantemente pensaban que dichos mundos eran de su propiedad. Sólo entonces podrían desencadenarse a las legiones de cientos de miles de [[Guerreros Necrones|Guerreros]], los millones de constructos Canópticos y el incontable número de naves que tenían a su disposición. No iniciarían una guerra con un enemigo honorable, sino que sería la oscura cosecha de toda vida, una campaña de exterminio a escala planetaria cuyos despojos, la carne y sangre de los caídos, sería cosechada y entregada para saciar a los perdidos hijos de los Maynarkh como un gesto de piedad para los afectados por la maldición.
 
El camino a seguir estaba claro: el xenocidio, la total y sistemática aniquilación de toda forma de vida que les plantara cara, pero primero deberían mostrar la paciencia de una araña tejiendo su red. Se deberían sondear y poner a prueba las fronteras, reunir de nuevo a las legiones, probar las máquinas de guerra, identificar y aislar a los enemigos, y establecer planes de acción. Todo ello debería realizarse antes de que los mundos de la frontera, usurpados por esas alimañas conocidas como la "[[Humanidad]]", despertaran bajo los pies de los intrusos que arrogantemente pensaban que dichos mundos eran de su propiedad. Sólo entonces podrían desencadenarse a las legiones de cientos de miles de [[Guerreros Necrones|Guerreros]], los millones de constructos Canópticos y el incontable número de naves que tenían a su disposición. No iniciarían una guerra con un enemigo honorable, sino que sería la oscura cosecha de toda vida, una campaña de exterminio a escala planetaria cuyos despojos, la carne y sangre de los caídos, sería cosechada y entregada para saciar a los perdidos hijos de los Maynarkh como un gesto de piedad para los afectados por la maldición.
  Cargando editor...
Abajo se muestran algunos códigos usados comúnmente. Simplemente haz clic sobre el que quieres y aparecerá en la caja de edición de arriba.

Ver esta plantilla