FANDOM


Bulldog El Sargento Guillermito, mascota de los Marines Espaciales, tiene el honor de patrocinar este espacio por orden del Capellán Cassius de los Ultramarines. ¡Pulsa sobre él y te acompañará a una Cruzada épica!

¡Lee más! ¡Sin piedad, sin remordimientos, sin miedo!

Caballeros grises contra demonios

Caballeros Grises en plena batalla contra las hordas del Caos.

La Inquisidora Valeria descubrió la Forja Dimensional en las cavernas de sal de Cavlock. Antes de que pudiera recuperar este maravilloso artefacto alienígena, un Pecio Espacial infestado de Demonios se estrelló contra el planeta, causando un enorme nivel de destrucción y esparciendo una horda de Demonios sobre la superficie.

Valeria tomó el mando de las Fuerzas de Defensa Planetaria de Cavlock e inmediatamente pidió apoyo, pero la perturbación generada por las tormentas de Disformidad que se habían desatado retrasó el contraataque imperial, que necesitó más tiempo de lo normal para organizarse. Cuando finalmente llegaron los refuerzos (la mitad de una Hermandad de Caballeros Grises, dos Compañías de Cráneos Plateados y doce regimientos de la Guardia Imperial de Cadia), las fuerzas de Valeria se habían visto obligadas a ceder al enemigo las nevadas llanuras del planeta, y a cambio reforzar sus Ciudades Colmena.

Los refuerzos imperiales necesitaron menos de un día para cambiar el curso de la guerra. Actuando en conjunto con los Cráneos Plateados, los Caballeros Grises eliminaron a muchos de los Grandes Demonios que lideraban la horda. Aun así, la turba demoníaca seguía siendo demasiado numerosa como para derrotarla completamente, por lo que el Imperio trajo aún más tropas para ayudar en la defensa de Cavlock: Guardias Imperiales de Mordia y Armageddon, Marines Espaciales de los Paladines Carmesíes y la Legión de la Noche, e incluso acude un pequeño contingente de Eldars del Mundo Astronave Alaitoc, quienes sin duda persiguen sus propios objetivos aprovechando la cobertura que les proporciona el caos de la guerra.

Tras muchas semanas de incesante campaña bélica, las fuerzas del Imperio finalmente empiezan a recuperar terreno frente a los Demonios. Para cuando el Inquisidor Emil Darkhammer llegó a Cavlock, tres meses después del inicio de la incursión demoniaca, la situación ya estaba prácticamente controlada. Aun así Darkhammer, un puritano incondicional y extremista al que le disgustaba profundamente todo lo alienígena, ordenó un Exterminatus contra Cavlock, que lo reduciría a una yerma bola de cenizas. De los billones de civiles y militares que aún quedaban vivos en el planeta cuando se inició el bombardeo, solo unos pocos centenares lograron escapar. Uno de ellos fue la Inquisidora Valeria, empujada por un fiel acólito a la última lanzadera de rescate que despegó a tiempo. Percibiendo que la motivación principal tras la precipitada decisión de Darkhammer era destruir la Forja Dimensional (más que purificar la infestación demoníaca), Valeria declaró a Emil Darkhammer Excommunicate Traitoris y juró hacerle responder por lo sucedido.

FuentesEditar

  • Codex: Caballeros Grises (5ª Edición).
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.