FANDOM


Tecnosacerdote Wikihammer 4 El Adepto Sabiondus, mascota del Adeptus Mechanicus, protege este saber; pues es parte del Omnissiah. Pulsa sobre él para aprender más sobre los adoradores del Dios Máquina.

El Omnissiah sabe todo, comprende todo. Tus visitas honran al Dios Máquina.


Desoleum es un mundo colmena imperial situado en el Sector Askellon.

HistoriaEditar

Imperio colmena Desoleum Primus

Colmena Desoleum Primus

Desoleum es un planeta dominado por tres enormes ciudades colmena, cada una abarrotada con decenas de miles de millones, aunque los números exactos son imposibles de determinar y es probable que las cifras reales sean muy superiores. La ciudad principal es la homónima Desoleum, a veces llamada Desoleum Primus o de forma coloquial solo Prime. El trío de colmenas, Desoleum, Jarvin y Suzzum, estas dos últimas llamadas así por las figuras casi legendarias que se dice que las fundaron, representan el grueso industrial del planeta, mientras que incontables colmenas y manufactorums menores están repartidos por los yermos.

ColonizaciónEditar

La superficie del planeta es totalmente árida y al parecer fue habitada por una especie alienígena. Los sabios no se ponen de acuerdo en la raza, pero basta con mirar los devastados paisajes de arena licuada y extrañas estructuras ciclópeas, aparentemente esculpidas en los núcleos de desaparecidas montañas, para saber que se autodestruyó con armas muy poderosas y que lleva mucho tiempo extinta. La destrucción se remonta millones de años atrás, cuando la corteza del planeta fue sometida a tal calor que licuó las montañas antes de enfriarse en cristalinas llanuras de una pureza excepcional, aunque ligeramente radioactivas. El cristal forma ahora una capa subterránea bajo los desiertos de silicio acumulado. Cuando los primeros colonos llegaron al planeta y descubrieron este rico recurso, reconocieron su valor al instante y se establecieron en el que se considera el segundo de los mundos fundadores. Durante miles de años, el cristal de Desoleum ha impulsado una industria que produce múltiples derivados, especialmente lentes para las armas láser famosas en todo el sector.

A medida que las colmenas y su población crecieron, se ha desarrollado una industria secundaria de raciones alimentarias durante milenios. Importan productos orgánicos de otros mundos y los convierten en unas densas gachas ricas en proteínas, que utilizan para alimentar las larvas de la mosca biliosa irokiana. Al alcanzar la edad óptima de su ciclo vital, las larvas se trituran, comprimen y se convierten en unas conocidas (y detestadas) galletas grasientas, usadas para alimentar a los trabajadores y fuerzas militares de todo el sector. Las plantas de procesamiento en que se fabrican estas raciones se componen de gigantescas cámaras de cría selladas herméticamente y de gruesos muros con incontables billones de larvas. Cada una de las colmenas del planeta posee su propia planta, por lo general situada en el nivel más bajo habitable de su estructura. Huelga decir que sólo los siervos más pobres y desesperados están dispuestos a trabajar o vivir cerca de estas instalaciones, ya que todo el lugar apesta y vibra con el zumbido constante de las criaturas allí criadas pero es en la Colmena Jarvis donde las condiciones de vida alcanzan su nivel más bajo.

En las profundidades de las plantas de procesamiento de la Colmena Jarvis, una serie de gigantescas cámaras procesan la asquerosa pasta de mosca biliosa de Iokian. Las condiciones son inhumanas, incluso en comparación con las instalaciones similares dentro de otras colmenas del planeta, por lo que aquí únicamente trabajan seres inhumanos. Algunos de los trabajadores mutantes provienen de los túneles cada vez más áridos bajo la colmena. Otros puede que fueran alguna vez hombres, pero tras años de exposición a las larvas en descomposición y a las rocas nativas que recubren las jaulas de insecto los han transformado en figuras deformes. Todos saben que no tienen otro destino que trabajar y morir, pero se cuentan historias de que unos pocos de entre los suyos abandonaron las sórdidas profundidades de la Colmena Jarvis para ayudar a un misterioso grupo de extranjeros en una misión secreta y nunca se volvieron a ver. Estos engendros de Jarvis todavía están destinados a morir, pero ahora tienen un deber mucho más importante.

En las cambiantes arenas tras los muros de Desoleum está Puerto Giro, la principal estación de transporte del planeta. Tubos de vacío y aparatosas vías conectan el importante puerto con Primus y las demás grandes colmenas. Un círculo de asentamientos abastece a una población nómada de trabajadores, comerciantes y trotamundos. También hay espaciopuertos menores cerca de otras colmenas, pero sus operaciones se limitan a ofrecer cargueros. Estos importan millones de toneladas de materias primas, como materia orgánica para producir las odiadas raciones alimentarias, por lo que siempre hay mucho tráfico de entrada y salida al sistema.

Los yermos de DesoleumEditar

Las tierras que rodean las tres grandes colmenas consisten en amplios desiertos y mares ácidos formados por vertidos residuales. Más allá se encuentran los mares de dunas que cubren las llanuras cristalinas. Las colosales ruinas en estas zonas son peligrosamente radioactivas y están infestadas de terribles criaturas o aún peor. Los yermos son vertederos del tamaño de ciudades, explorados en busca de metales exóticos y antiguas tecnologías, y por los que se libran terribles combates entre grupos decididos a reclamar todo lo que sea de valor. Grandes océanos tóxicos conectan los continentes, cada uno lleno de vida mutante, y se rumorea que en las profundidades descansan criaturas más grandes que acorazados.

En la espesura de los yermos del planeta hay tribus de forajidos que asaltan los transportes y saquean las ruinas para sus propios propósitos. La mayoría son bárbaras, aunque unas pocas emplean armamento avanzado. Sin embargo, todas son extremadamente peligrosas. Algunas están dispuestas a comerciar o a hacer de guías de expediciones, pero podrían volverse violentos según el destino y las reliquias descubiertas.

Puerto Estelar 4/4Editar

Desoleum dispone de cuatro grandes estaciones de vacío y un número incontable de instalaciones menores, principalmente relacionadas con el transporte de mercancías y personas hacia y desde la superficie. Kappex Orbital, que se encuentra geoestacionada sobre Desoleum Primus, sirve como el principal espaciopuerto del sistema y hervidero de tratos secretos y contrabando. Dos, situadas en baja órbita, son estaciones de defensa tripuladas por las Tropas Involutas de Desoleum, las Fuerzas de Defensa Planetaria. La cuarta se encuentra en una alta órbita polar elíptica y nadie puede estar completamente seguro de su estado.

Durante incontables siglos, el Puerto Estelar 4/4 de Desoleum sirvió como un centro comercial utilizado por las numerosas empresas mercantiles que operan en todo el sector y más allá, en particular aquellos que más pronto tratarían con agentes comerciales en vez de directamente con el Consorcio. Ofrecía los numerosos servicios que una clientela adinerada valoraba, desde cámaras nulas en las podían llevarse a cabo las negociaciones más secretas y delicadas sin temor a intrusiones, hasta bóvedas de estasis en las que cualquier tesoro imaginable podía depositarse por un día, un año o un siglo. El Puerto Estelar era conocido como una especie de destino, y en la forma en que invariablemente son tales lugares, estaba atendido y abastecido por una horda de empresas criminales ansiosas de proporcionar cada lujo o vicio posible que los ricos visitantes pudieran exigir. Generaciones de Capitanes Cartistas, príncipes mercantes y Comerciantes Independientes utilizaron el Puerto Estelar 4/4, hasta que un día, simplemente cerró sus esclusas de vacío, purgó sus precintos y silenció sus balizas. Para todos los que lo presenciaron, parecía como si hubiera sufrido una falla catastrófica en un reactor, un desastre con toda seguridad, pero que ciertamente podría recuperarse.

Pocas horas después de que el Puerto Estelar 4/4 se sumiera en el silencio, un grupo de naves de rescate se acercó a la plataforma. Muchos se apresuraron con la esperanza de rescatar a los supervivientes, y sin duda con la ansiosa posibilidad de saquear las numerosas bóvedas de tesoros que seguramente quedarían en su interior. Al principio, sin embargo, nadie pudo romper el casco blindado del puerto estelar, ya que las esclusas de aire parecían selladas desde dentro. Más tarde, cuando los pesados buques de rescate pudieron forzar una brecha, se descubrió que el Puerto Estelar había sido purgado y sellado deliberadamente y no quedaba ni una sola alma viviente dentro. El lugar donde fueron a parar los cuerpos de todo aquel que se hallaba en su interior ha permanecido como un misterio.

Durante varios años, el Puerto Estelar 4/4 permaneció vacío y sin reclamar, ya que la explicación más común del desastre fue que un espíritu-máquina corrupto había atacado a sus amos con un efecto fatal. Varios tecnosacerdotes y Archimagos visitaron Desoleum, y aunque ninguno se atrevió a pisar el Puerto Estelar 4/4, todos coincidieron en que esta era la explicación más probable. Todos aconsejaron que el mejor curso de acción a seguir era permitir que la enorme órbita de la estación se degradara hasta que simplemente esta se quemara en la atmósfera, un fin que, sin energía ni supervisión, seguramente tendría lugar en unas pocas décadas.

Eso fue hace 50 años, y el Puerto Estelar 4/4 ha permanecido en la misma órbita sin variación alguna. Sin embargo, el lugar se ha vuelto a activar una vez más desde entonces, aunque bajo un mando completamente no oficial, y hay numerosos y en gran medida insanos rumores sobre cómo, por qué y quién lo maneja. Algunos señalan que la fecha de la caída del puerto estelar fue la fecha exacta en que la casa comercial Rosa recibió la carta constitutiva que les permitía operar en el espacio de Askellon, y que de un plumazo, muchos de los rivales de esa casa perdieron una fortuna en activos depositados en las supuestamente seguras bóvedas de estasis. Nadie puede decir cuántos de esos tesoros fueron purgados junto con los pasajeros y la tripulación del puerto estelar, sugiriendo que esas bóvedas podrían permanecer intactas en el centro de la plataforma orbital.

Incontables rumores rodean el Puerto Estelar 4/4, y tan a menudo ha parecido el nombre de la Casa Rosa que los miembros del Ordo Hereticus han tomado nota. Por lo general, las preocupaciones de las casas mercantes están muy por debajo de las de la Inquisición  pero este caso no es tan fácil de descartar. Si en verdad el desastre original fue causado por un espíritu máquina inteligente como se susurra, entonces es suficiente para atraer las sospechas del Ordo Hereticus.

Recientemente, las investigaciones revelaron que la Casa Rosa parece haber presentado una reclamación legal sobre el estatuto bajo el cual operaba el Puerto Estelar 4/4. Esta reclamación ha sido presentado al Consorcio de Desoleum, y como tal es casi impenetrable para aquellos que no están familiarizados con el idioma mercantil del planeta. Se ha intentado en varias ocasiones introducir acólitos en posiciones que permitan vislumbrar algo de la verdad. Hasta el momento, sin embargo, ninguno ha resultado exitoso y muchos de ellos no han regresado.

Colmena Desoleum PrimusEditar

Imperio colmena Desoleum Primus esquema

Esquema de Desoleum Primus

Cuenta la leyenda que la mayor de las tres grandes colmenas de Desoleum fue fundada durante la Gran Cruzada. Las llanuras de minerales solidificados atrajeron la industria, y se convirtió en una importante fundición para la guerra, produciendo millones de rifles láser. La colmena entrega muchas armas a las Tropas involutas de Desoleum, y al menos una división está permanente establecida cerca de la gran colmena para defender la ciudad de amenazas internas y externas. Las Tropas de la colmena Desoleum son muy apreciadas, ya que proporcionan hombres a los Granaderos Juramentados de Desoleum, el regimiento de la Guardia Imperial del planeta, famoso por su experiencia al combatir amenazas urbanas.

El Consorcio de Desoleum PrimusEditar

Los verdaderos señores de la Ciudad Colmena de Desoleum Primus, el Consorcio, se encuentran en la cima de un rígido sistema de lealtad y servidumbre. La colmena se gobierna con unos estrictos lazos de obediencia, reforzados por una red de juramentos que unen los niveles de su estratificada sociedad. Esta compleja red une todos sus niveles de vida, y lo regula todo, desde lo más sutil hasta los años que puede vivir un trabajador. Todos los ciudadanos llevan un dispositivo que indica su trabajo y su juramento de servidumbre. Sus superiores guardan esos juramentos en sus propios conjuradores microinscrustados, cada uno un intrincado símbolo de alambre y latón. Cuantos más dominios posee un conjurador, más elaborado es el dispositivo. El conjurador de la Dama Desoleum contiene todos los juramentos del planeta, y es sumamente antiguo y complejo, un laberinto de engranajes que requiere años para introducir nuevos juramentos. El artilugio sólo se muestra durante los asuntos de estado, ya que es demasiado pesado para su uso diario. Existen claustros enteros de drones del Adeptus Mechanicus dedicados exclusivamente a garantizar su funcionamiento, y la leyenda dice que si se detuviese, la colmena se vendría abajo.

Cuanto más se sube en la pirámide de juramentos, más formales son. Los más antiguos y vinculantes fueron escritos en pergamino hace miles de años, y se guardan en cajas de estasis inexpugnables. En la parte inferior, incluso el más humilde mendigo está obligado por el juramento de su posición y desviarse de lo que se espera que haga es recibido con indignación, seguido de un brutal castigo. Extrañamente, incluso el comportamiento de los extranjeros podría considerarse ilegal según sus estrictos códigos, ya que los juramentos son vinculantes sin importar otra norma o ley. Ser apartado del juramento se considera el peor castigo para cualquier habitante de la colmena, y la mayoría preferirían la muerte antes que ser llamados renegados.

Los vínculos de juramento de las colmenas se manifiestan con más fuerza en los sistemas dominados por la industria, y por extensión también regulan la sociedad. En el nivel más mundano, las acciones de cada trabajador están comprendidas por un profundo juramento, que dicta el cumplimiento de su cuota de trabajo y todos los aspectos de su deber para con su capataz. Ese capataz a su vez responde ante su propio jefe mediante una red de juramentos aún más compleja, y será sustituido de su cargo tan pronto como rompa estos juramentos. Por encima, los numerosos organismos mercantiles e industriales que administran regiones enteras de la colmena imponen juramentos a incontables millones de súbditos y están vinculados entre ellos y a las esferas más altas. Todos estos intereses están unidos en el Consorcio, de cuyas filas se elige al dirigente de la ciudad. Por supuesto, la red de juramentos que mantiene unida la sociedad hace totalmente innecesario el sufragio universal: los únicos individuos con derecho a voto son los Lores y Damas del Consorcio.

En la actualidad, y durante gran parte de la historia del planeta, el preeminente gobernante de la colmena Desoleum ha ocupado el cargo de comandante planetario debido a su enorme poder. Las otras dos colmenas no son demasiado solícitas, y en ocasiones sus líderes han conspirado para usurpar la posición de Primus con un asesinato sutil o una guerra abierta.

El Consorcio engloba varios cientos de intereses mercantiles de muchos tipos. Algunos son pequeñas dinastías que controlan temas relativamente menores, mientras que otras son realmente poderosas, al cargo de muchos y diversos segmentos de la industria de Desoleum. Las mayores son conocidas como las Grandes Casas, y representan casi una docena de intereses. Las Grandes Casas más conocidas del Consorcio son Gotha, Rhomana, Kotromahn, Elden, Konstant, Grym-Zollern y Rosa. Todas ellas llevan muchas generaciones existiendo, mientras que Rosa es nueva entre sus filas. El desarrollo exacto de su meteórico ascenso se desconoce, aunque abundan terribles rumores sin fundamentos.

Muchos creen que el Consorcio lo dominan facciones metidas en asuntos ilícitos o ilegales para el ciudadano medio, que sobrepasan con mucho la simple crueldad o indolencia ocasional de las nubladas alturas. En realidad, existen varias sociedades secretas entre los intereses dirigentes, dedicadas a toda clase de búsquedas libertinas y actividades prohibidas. Muchos habitantes de las cascadas y otros oscuros niveles inferiores conocen alguna. Llamados así por sus preciadas aves de presa, los carniceros perfumados de las Alas Emplumadas son infames debido al salvaje deporte que practican sobre sus presas humanas.

Los modales hacen al siervoEditar

Para un trabajador de la colmena Desoleum, la vida es un ritual en el que cada gesto, entonación y acción se realiza según los rígidos códigos y obligaciones de los juramentos. Toda una clase de escribas llamados agentes de juramentos tienen la misión de registrar toda posible variación y formalizar los nuevos que surjan. Muchos extranjeros consideran la juramentación mucho más compleja que la mayoría de dialectos planetarios, y la mayoría se sirven de traductores especializados cuando tratan directamente con las casas mercantes de la colmena. Incluso el contacto más lucrativo ha terminado en la bancarrota porque un extranjero inclinó la cabeza en el ángulo incorrecto o entonó mal una palabra, rompiendo así un ritual de juramento. Aunque algunos habitantes están acostumbrados a la ignorancia de los forasteros, otros se niegan a tolerar el más mínimo incumplimiento de un juramento, por inconsciente que sea.

Los Sancionadores Jurados de los Votos InvolutosEditar

Imperio desoleum sancionador

Sancionador de Desoleum

Dados los inflexibles códigos y juramentos de la colmena Desoleum, no es de extrañar que la ciudad utilice un cuerpo de seguridad sin ataduras. Los Sancionadores Jurados de los Votos Involutos, más conocidos como sancionadores, mantienen el orden en la colmena, aunque esta es la menor de sus funciones. En realidad, los sancionadores vigilan de forma constante los rituales de juramentación. Si son testigos de un acto que contradiga las restricciones de su juramento, el infractor es censurado de forma sumaria y a menudo brutal.

En cuanto a los infractores, quienes ocupan los puestos más bajos de la sociedad son castigados con una inmediata y muy ritualizada paliza, mientras los de puestos más elevados es probable que sufran otros destinos, como un despido ritualizado de su cargo. En el caso de miembros de las altas esferas, es tan probable que reciban un castigo como los ciudadanos más humildes, pero éste lo administrará un sancionador de alto rango. Los propios sancionadores llevan grandes y decorados conjuradores que hacen a su vez de insignias del cuerpo, pero también de brutales armas cuerpo a cuerpo, un visible recordatorio para cualquier posible perjuro.

Forasteros en la colmena DesoleumEditar

A priori, los forasteros tienen pocos motivos para visitar Desoleum, y todas las razones imaginables para dejar sus negocios a agentes experimentados en las incontables sutilezas de la juramentación. Muchos forasteros se dirigen a Desoleum Primus porque los beneficios que pueden obtener son demasiado tentadores para no hacerlo. La colmena tiene varios “barrios de extranjeros”, donde los forasteros se sienten relativamente seguros para llevar sus asuntos, y éstos lugares se han vuelto muy cosmopolitas y exóticos.

Aunque muchos realizan negocios legítimos en Desoleum Primus, otros buscan algo totalmente distinto. El Comercio sin Rostro de reliquias alienígenas y otros artículos heréticos prospera en este lugar, por las materias primas y ruinas xenos abandonadas de los yermos. Muy por debajo de los estratos de vidrio existen túneles cristalinos que conducen a restos ocultos de la difunta raza que una vez gobernó el planeta, y estos elementos se venden en la ciudad colmena y más allá, a nobles ávidos de nuevas sensaciones o viles cultos en busca de iconos para sus deidades blasfemas. Los contrabandistas del lugar corren numerosos riesgos, y ser atrapados por los sancionadores es el menor de ellos. Mucho mayor es la amenaza a sus almas, pues el Caos casi siempre corrompe los artefactos. Algunos incluso afirman que los alienígenas no se destruyeron por la guerra, sino en un acto desesperado para evitar un terrible fin y así vencer los poderes que los dominarían. Si esto es cierto fue en vano, ya que las pruebas de su contagio se extienden por las bodegas de carga de cada comerciante ambicioso.

Otros acuden a Desoleum como peregrinaje, ya que se dice que en sus yermos se libró una gran batalla durante los oscuros días de la Gran Herejía. Innumerables relatos describen los sacrificios realizados por la población para librarse de los grilletes del Señor de la Guerra y ayudar a las legiones del Emperador a expulsar a los traidores, cada uno distinto pero una gloriosa exposición del valor de Desoleum contra quienes pretendían conquistarla. Miles de fieles devotos llegan cada día como parte de un gran peregrinaje que les lleva por las llanuras y la colmena, para luego viajar a Thaur y otros lugares sagrados de Askellon. Incontables naves recorren esta ruta. La más poderosa es el Juramento Impronunciable, nave insignia de la dinastía Anzaforr de comerciantes independientes. Este crucero ligero de la clase Impávido comunica Desoleum y Thaur, como parte de su penitencia por la sangrienta guerra mercantil que mantuvo con la dinastía rival Surena décadas atrás. La mayoría de peregrinos mueren en el trayecto, pero felices de saber que sus almas terminarán el viaje aunque sus cuerpos no lo logren.

Estructura de la colmena Desoleum PrimusEditar

Al igual que otras ciudades colmena imperiales, Desoleum Primus forma una montaña de plastiacero parecido a un nido de termitas de proporciones imposibles. El punto más alto, conocido como La Cúspide, aloja al dirigente de la colmena, e incluso del planeta: la dama Aud Killian, la Dama Desoleum hereditaria. La mayor parte de las decisiones reales las toma el Consorcio, organismo encargado de los beneficios y perpetuación de los negocios llevados a cabo durante incontables generaciones. Aunque existen numerosas luchas internas entre las facciones del Consorcio, en realidad hay pocos conflictos bélicos entre sus miembros. La mayoría de facciones emplean títeres como bandas o sancionadores sobornados si requieren de violencia real.

La cima de la Cúspide atraviesa la atmósfera con una pica de metal indestructible llamado el Espinazo que se prolonga varios kilómetros en el vacío. El Espinazo desciende por el centro de la colmena hasta las profundidades de la tierra, e incluso bajo ella, hacia la insondable oscuridad que nadie ha pisado jamas. Muchos teorizan que es vital para mantener la colmena y no sólo como un mero soporte. Incluso se rumorea que El Espinazo siempre ha existido, y que la colmena se construyó a su alrededor. La Cúspide contiene la flor y nata de la nobleza de la colmena junto a poderosos representantes imperiales, y un exquisito Santuario del Ministorum, así como dignatarios extranjeros lo bastante devotos. Hay pequeñas pistas de despegue de lanzaderas a lo largo de la zona exterior para la élite, evitando que deban pasar por la miseria y los peligros inferiores para abandonar la colmena.

Bajo la cúspide se encuentra la colmena superior, a menudo llamada Las Alas, donde operan las grandes casas del Consorcio y vive la mayor parte de la alta burguesía de la colmena. Los trabajadores que viven más abajo sólo pueden soñar con el lujo del que gozan incluso los niveles más bajos de ese lugar. Los más privilegiados disfrutan de luz solar real a través de grandes ventanales con vistas a los cielos nublados bajo sus pies.

A pesar del inimaginable lujo de esas áreas, todas están atrofiadas y en decadencia. Los antiguos, y poco comprendidos, sistemas arcanotecnológicos que las sostienen fallan sin reparación posible. Las áreas de cultivo superiores están clausuradas, aunque algunos aún las usan para reuniones secretas o actividades ilícitas. Al igual que el lugar, los conjuradores de la colmena superior están muy adornados como corresponde a su alta posición, pero muchos ya no tienen brillo e incluso se estropean.

El grueso de Desoleum Primus es la colmena principal, conocida como Ciudad Desoleum, una zona que contiene la mayor parte de la población e industria. Las empresas gestionadas por las casas del Consorcio dominan esta región, y supervisan la vida en la colmena. Las áreas no destinadas para viviendas contienen enormes fábricas que producen las principales exportaciones. Gigantescos sistemas de refrigeración enfrían los niveles superiores del intenso calor de las fábricas. Sobre los techos se acumulan capas de hielo verdoso que forman una gruesa barrera entre la colmena superior y la principal. También se forman carámbanos de agua contaminada en los bordes exteriores de la colmena. Estos se rompen tras alcanzar cientos de metros de largo, ocasionando terribles cicatrices en el aspecto exterior de la colmena al precipitarse en toda su longitud con unos chillidos audibles incluso desde el interior. Esta zona acoge a todas las clases y es el nivel más alto que las bandas del Consorcio pueden esperar alcanzar, siempre que cumplan los negocios de sus amos y no pretendan causar conflictos. La línea entre la colmena superior y las interminables regiones inferiores es imperceptible y en muchos lugares muy variable.

Cuanto más se baja, más rancio y húmedo se vuelve el aire, y la luz es más tenue. La lluvia son las aguas fétidas que gotean desde los niveles superiores, cubriéndolo todo. Si bien no hay una división firme, los guardias impiden que la escoria de la subcolmena se aleje del lugar que le corresponde. Algunas áreas aún conservan barricadas y fortalezas para proteger zonas valiosas de la colmena principal inferior.

A lo largo de las toscas áreas fronterizas abundan los puntos de extorsión que mantienen lejos a la escoria de los puestos comerciales y los habitáculos. La frontera está más definida donde los sancionadores quieren y pueden patrullar, y todo lo que se encuentra más allá forma parte de los dominios de las bandas, los proscritos y cosas peores. La principal preocupación del cuerpo es que la escoria no invada la colmena principal y no les importa en absoluto quien baja por la colmena ni porqué.

Las verdaderas profundidades comienzan casi al nivel del suelo, de donde unos pocos caminos y pasajes iluminados conducen a los yermos circundantes. La subcolmena es hogar de quienes han abandonado sus juramentos, y quienes no saben nada de ellos. Las bandas del lugar son las peores que se pueden encontrar. Nombres como los Rompejuramentos y los Gusanos de la Colmena se usan para acostar a los niños de la colmena superior y para aterrorizar a los mercaderes de la colmena principal.

La mayoría de habitantes de la colmena nunca escucharán sobre las infernales Demarcaciones Frías o los Goteos Rojos, y mucho menos visitarán tan terribles lugares, pero muchos han oido sobre las Cascadas o las infames Gargantas, cuyos voraces moradores anhelan cualquier cosa que puedan capturar. Bajo la subcolmena existe una zona que hace que esa región, en comparación, parezca organizada y respetuosa de la ley. Esta es la Oscuridad, una zona que se introduce tanto en la corteza del planeta que es imposible de cartografiar, aunque El Espinazo siempre está presente sin importar lo profundo que uno se aventure. En lagos aparentemente interminables, creados tras eones de efluvios drenados de la colmena superior, viven monstruosas criaturas, ocultas en las oscuras aguas hasta que fantasmales luces titilantes se revelan en sus enormes cuerpos cuando salen para alimentarse.

Imperio desoleum buscador tesoros oscuridad

Buscatesoros de La Oscuridad

Los terremotos de la colmena asolan Desoleum cuando su enorme masa se mueve y aposenta, lo que hace aún más peligrosa la Oscuridad. Las cavernas se derrumban, pero otras quedan al descubierto, atrayendo a muchos en busca de tesoros. Las leyendas dicen que hay maravillosos dispositivos de arcanotecnología en el lugar, como propulsores de gravedad capaces de levantar naves, fuentes de energía inagotables que se alimentan de la tensión de la realidad misma y guardianes de pesadilla que matan con susurros. Encontrar siquiera un fragmento de tales maravillas elevaría incluso al más necio hasta las esferas superiores de la sociedad en una sola noche. El lugar contiene asentamientos más grandes de lo que nadie imagina, donde mutantes, adoradores herejes y otros terrores viven, conspiran y luchan entre ellos. Pocos se atreven a aventurarse en la Oscuridad en busca de tesoros, emociones o monstruos. Aún menos regresan.

El corazón de hierro de DesoleumEditar

Las grandes torres de la colmena Desoleum dominan las alturas y se alzan lentamente desde la subcolmena, aunque es en la colmena principal donde reside el verdadero propósito y la vida de la ciudad. Innumerables y enormes fábricas producen incontables armas y dispositivos para alimentar la máquina de guerra imperial cada día, aplazando la disolución del Sector Askellon un poco más. La colmena media de Desoleum bulle con la actividad de incontables obreros en gigantescos manufactorum cada día. Estos trabajadores cumplen su función guiados por sus conjuradores y sirven a sus señores del mejor modo posible. Durante siglos, la colmena ha visto desde disturbios por los alimentos hasta guerras lejanas, aunque nada ha interrumpido el trabajo mucho tiempo. Sin embargo, incluso la fundación más sólida puede derivar en decadencia. La vida aparentemente respetable de la colmena media esconde peligrosos niveles de desviación, delito y disturbios. Aunque la colmena media no se acerca a la anarquía de los niveles inferiores salvo por algún motín u otro desastre aislado, está lejos de ser un lugar seguro para quienes no posean influencia o poder.

Negocio en Desoleum PrimusEditar

Armas IgnaiusEditar

La marca de las Armas Ignaius en un rifle láser es sinónimo de un sello de calidad en todo el sector Askellon, ya que sus lentes de enfoque no tienen rival. Esta excelente reputación y alta demanda del producto hacen que sus nobles creadores reciban un flujo interminable de ingresos, y que muchos hayan invertido sabiamente en el cuidadoso mantenimiento del manufactorum, la fuente de su riqueza. Los trabajadores de Armas Ignaius se enorgullecen de la calidad del producto y están dispuestos a invertir largas jornadas para garantizar que el honor de su marca no quede mancillado por un trabajo de mala calidad.

Más allá de los comentarios de estos orgullosos trabajadores, circulan rumores sobre cómo se fabrican las lentes. La precisión de la manufactura es cuestionada por los envidiosos capataces de otras plantas, o incluso atribuida a máquinas ocultas de origen no humano en lo más profundo de la planta. Si hay algo de cierto en estos rumores, se mantiene bien protegido, aunque si finalmente llegasen a la orgullosa plantilla de Armas Ignaius (o los aún más orgullosos dueños), probablemente terminarían con su satisfacción por el estado actual de las cosas.

La fundición JadeEditar

El control y mantenimiento de los manufactorum es responsabilidad de las casas nobles que patrocinan las torres de la colmena. Sin embargo, algunos producen una tecnología demasiado rara, única o avanzada, para dejarla en manos de laicos tecnológicos, y se ponen bajo supervisión directa del Adeptus Mechanicus. La fundición Jade (llamada así por el brillo esmeralda en las pantallas de visualización de su equipo) es una de ellas. Avanzados autofabricadores manejados por tecnosacerdotes experimentados ensamblan componentes de gran capacidad en matrices sensoriales para las naves de vacío. Los autofabricadores son una maravilla tecnológica que sobrepasa la capacidad de los magi para reproducirlos, y ensamblan una matriz sensorial completa en pocos meses con los materiales necesarios (apenas un abrir y cerrar de ojos comparado con el ritmo normal de construcción de una nave de vacío). Algunos tecnosacerdotes de bajo rango en las tecnocapillas de Desoleum envidian a los supervisores de la fundición Jade, y anhelan administrar estos autofabricadores. Se han filtrado informes a los magi más importantes del sector, advirtiendo del pobre mantenimiento de la fundación Jade y las negligencias cruciales de sus cuidadores en los ritos de mantenimiento. Si se iniciara una investigación, ésta podría cerrar la producción durante décadas.

El Gran Santuario del JuramentoEditar

Aunque más humilde que los dorados edificios de mármol de la nobleza, el Gran Santuario del Juramento es la catedral más antigua y reverenciada, que transmite el Credo Imperial a los trabajadores en días libres y fiestas. Los bancos tienen capacidad para decenas de miles, pero tiene tal prestigio que muchos más pretenden acceder a este sagrado recinto durante observancias religiosas. Incluso un festival que libera de su trabajo a un hombre de cada cien, supone cientos de miles de peticiones para asistir a los servicios celebrados en la Galería del Juramento central.

Naturalmente, es imposible acoger a tantos, y la mayoría de peticionarios y peregrinos son rechazados y redirigidos a un lugar de culto menor. La mayoría de trabajadores aceptan con resignación su rechazo, pero a menudo hay quienes están resentidos. En el pasado, las protestas por rechazar trabajadores de alto rendimiento en años de producción récord y por mantener capataces brutales, favorecidos por delante de trabajadores que merecedores de tal honor, han derivado en disturbios.

La casa del trabajadorEditar

La casa del trabajador es uno de los pocos lugares de ocio respetables en la colmena principal. Los clientes pueden disfrutar sus servicios, desde licores y comidas calientes hasta juegos de azar donde apostar sus salarios. El albergue tiene el privilegio de ofrecer frivolidades, enviando un grupo de trabajadores contratados (en general, quienes disfrutaron demasiado y quedaron en deuda) para compensar las horas de productividad perdida en estas actividades. Esta fuente de ocio es un respiro para incontables trabajadores de la colmena, incluso quienes no pueden permitirse asistir de forma regular. Sin embargo, durante su dilatada historia, la casa del trabajador ha tenido que hacer frente a las crecientes presiones de cuotas de trabajo cada vez más elevadas, y como consecuencia ha endurecido el cobro de las deudas. La promesa de indulgencia se vuelve poco a poco amarga a medida que más y más trabajadores deben trabajar doble turno tras una sola noche en la casa.

La Guarida de LudmillaEditar

Un ejemplo típico de salón de ocio poco respetable de la colmena media. Hay otros en cada manzana de habitáculos, sometidos a redadas de los agentes de la ley y las hermandades de trabajo más respetables. Sin embargo, la Guarida de Ludmilla es especialmente persistente. Las redadas la han cerrado varias veces, pero su misteriosa y raramente visible titular lo reabre en otra parte. Estos acontecimientos le dan un encanto sospechoso que supera al de la competencia, y los individuos de mala reputación de habitáculos lejanos lo visitan cuando se instala en una nueva ubicación.

La Fundición QuebradaEditar

Oficialmente se llama “planta de trabajo cero‑cero-alfa-cinco”, pero ha recibido otro nombre entre los que recorren sus colosales muros: la Fundición Quebrada. La maquinaria y las salas están totalmente intactas e inmaculadas, pero repetidos incidentes de mal funcionamiento y desastres se han cobrado muchas vidas en los últimos años, lo que ha dado lugar a un temor supersticioso entre los lugareños. El Adeptus Mechanicus cerró la planta hace casi dos décadas, cosa que aumentó su oscura reputación en la colmena. Los tecnosacerdotes no han encontrado nada que indique que los accidentes no fueran fortuitos, y podrían anunciar de nuevo que es segura. Si lo hacen, es probable que los equipos de trabajo asignados allí se subleven antes de pasar por sus puertas. Los castigos de los tribunales palidecen comparados con las sombrías leyendas que se acumulan alrededor de la fundición quebrada.

Hermandades de trabajoEditar

Recaudadores Juramentados del Diezmo InmutableEditar

Aunque el crimen y la ley de las bandas puede ser la forma de vida en la subcolmena, hay un modo de vida más respetable en niveles superiores. En la colmena principal, aquellos con talento y dotes para la violencia y la brutalidad, trabajan para los nobles como sancionadores. Algunos son capataces o jefes de turno en condiciones realmente duras. Otros se unen a “hermandades de trabajo” como los Recaudadores Juramentados del Diezmo Inmutable, una banda legitimada por el patrocinio de autoridades superiores. Se supone que los Recaudadores Juramentados deben aumentar los ingresos de los nobles que los patrocinan. En teoría, esto es inútil, ya que los trabajadores a los que sacuden apenas tienen interés para los casi delincuentes de una hermandad de trabajo. La verdad es más compleja, ya que los nobles los usan para acosar a trabajadores de fabricas de familias rivales. El rendimiento de esas fabricas cae en picado cuando hay más trabajadores hambrientos y temerosos. Ya que perjudicar la eficacia de la fabricación es un delito grave, los sancionadores han disuelto por la fuerza a los recaudadores varias veces, aunque sólo para ver cómo se recomponen con nuevos miembros por orden de sus patrocinadores.

Escoltas del CambioEditar

Todas las “hermandades de trabajo” de Desoleum son básicamente bandas legales, aunque algunas ponen más empeño en su legitimidad que otras. Durante siglos, los Escoltas del Cambio han sido una forma leal, aunque dura, de mantener la disciplina. Sus agentes dan caza a los trabajadores que no aparecen en un turno de trabajo y se aseguran de informar de ello, además de garantizar la recuperación de cualquier pérdida de producción. Cuando las cuotas son altas se contrata a los escoltas como capataces para añadir temor al Dios Emperador en las líneas de producción. Por desgracia para esta orgullosa, aunque desagradable tradición, los últimos líderes de la hermandad de trabajo se han preocupado más por las ganancias que por su tarea. El objetivo de los escoltas ahora recaudar recompensas por ausencias injustificadas, en lugar de disuadirlas. Se ha incitado a trabajadores a no ir a trabajar con promesas de sobornos o engaños, para luego perseguirles por su falta, mientras que algunos escoltas incluso han dado caza a transeúntes al azar, enfrentando su palabra contra la de su prisionero con la esperanza de cobrar.

FuentesEditar

  • Dark Heresy: Reglamento (2ª edición).
  • Dark Heresy: Enemies Within (Expansión juego de rol)
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.