FANDOM


Maestro Administratum 3 El Archiescriba Primuscriptor, mascota del Imperio de la Humanidad, ha marcado este artículo como propiedad del Adeptus Terra. Pulsa sobre él para aprender más sobre los dominios del Emperador.

El conocimiento es poder. Guárdalo bien.


Vástago tempestus

Los Vástagos Tempestus fueron desplegados junto con la Guardia Imperial para hacer frente al enjambre

Los Defensores de Cryptus es el nombre con el que se conoce a todos los seres humanos que poblaban el sistema y a todas las tropas y efectivos imperiales que fueron desplazados al escenario bélico para enfrentarse a la terrible amenaza tiránida que se acercaba a la zona.

HistoriaEditar

El sistema Cryptus era un campo de batalla perfecto para hacer frente a la Flota Enjambre Leviathan. Las gentes que habitaban sus planetas eran supervivientes natos, todos ellos acostumbrados a los rigores de la vida en la Cicatriz Roja y a la corrupción derivada de sus ricas vetas de minerales. Cuando se contabilizaban sus poblaciones, su número superaba los cuatro mil millones de almas. Millones de hombres y mujeres capaces de llevar a cabo las tareas de defensa planetaria de su propio mundo si era necesario (el sistema Cryptus lleva desde hace mucho siendo acosado por el crimen y es raro encontrar algún ciudadano que no esté armado).

Los regimientos de tropas de Choque de Cadia del sistema, dispersos por una zona de guerra de varios años luz de diámetro, se jactaban de contar con más de tres millones de soldados. Estaban liderados por el general Maelon Dhrost, uno de los más respetados líderes que hayan salido de la Puerta de Cadia. Los cadianos se desplegaron junto a varias compañías de tanques de los Primeros Nacidos Vostroyanos. La opinión predominante era que la Guardia Imperial había desplegado a sus mejores soldados en gran número y, aunque la noticia de que se acercaba una temible invasión xenos se había extendido entre ellos, la moral estaba alta.

Vástago tempestus

Las fuerzas del Astra Militarum también tenían a sus aliados cerca. Estacionadas en la fortaleza-convento móvil de Lysios se encontraba el Adepta Sororitas, el brazo armado de la ya ampliamente presente Eclesiarquía en el sistema. Tras descubrir que la creencia generalizada de la población del sistema era que los Ojos de Cryptus pertenecían a un gigante celestial que juzgaba a los pecadores, el Ministorum envió a decenas de miles de Hermanas de Batalla para transmitir la verdad, la cual no era otra que los dos orbes rojos del firmamento eran los ojos del propio Emperador en vez de los del dicho gigante. Tras haber pasado los últimos tres años promoviendo esta nueva creencia entre las mayoritariamente paganas gentes de Lysios, la canonesa Magda Gracia de la Orden de la Rosa Sagrada agradeció la oportunidad de luchar en una guerra donde los límites del bien y el mal no quedaban difuminados sino fírmemente trazados.

Aunque las armas del sistema eran incontables y su capacidad de mano de obra verdaderamente impresionante, sus principales defensas eran los cinturones de restos estelares que rodeaban el sistema. El fenómeno espacial conocido como Aegis Diamando era en sí mismo un poderoso escudo y las minas del Cinturón Castellano habían conseguido mantener a raya a los incursores Eldar, a los piratas renegados e incluso a los ¡Waaagh! Orkos durante milenios. Los planetas bajo los soles carmesíes eran conocidos como Mundos Escudo por un buen motivo. No serían conquistados fácilmente.

Fuentes. Editar

  • Campaña: Escudo de Baal.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.