FANDOM


Legión de la Cruz de Hierro
El contenido de este artículo pertenece a la saga No Oficial de Balhaus, que ha recibido el Sello de Calidad Wikihammer.

¡Disfrútala!

Culto Masónico

Imagen de la mano, icono representativo de algunos cultos Masónicos, junto con las cinco palabras que a menudo representan sus prácticas

Los Cultos Masónicos son una de las subdivisiones que los eruditos encargados de la composición del Haereticus Symbolum realizaron hasta el 084.M40 para identificar aquellas prácticas heréticas de este tipo conocidas por el Imperio. Esta sección no conforma la totalidad de ellos, pero sí aglutina un gran número a lo largo de sus extensas páginas.

Cada culto es clasificado y comentado en profundidad individualmente, pero todos ellos se engloban en una tipología concreta atendiendo a sus características. Cada tipología es un capítulo en cuyo comienzo se da una visión general de ella, basando los comentarios en una descripción conceptual, iconografía observada y los ritos típicos que comprende.

DescripciónEditar

La definición empleada dentro de la propia obra para referirse a los cultos masónicos se describe en el propio encabezamiento de la sección:

"Toda asociación no amparada por el Imperio que posea una estructura jerárquica basada en la colaboración entre sus miembros y cuya actividad cause cualquier perjuicio al mismo será considerada como "culto masónico". Se determina así que gremios, logias, hermandades, cofradías, corporaciones y sindicatos fuera de la revisión oficial sólo buscan un beneficio particular y la usurpación del poder de las instituciones imperiales, de modo que son calificados como heréticos y sentenciados a muerte."

Haereticus Symbolum, libro V. Cultos Masónicos, Sección II.

La consideración de culto masónico es amplia y en ocasiones extremadamente rigurosa, pues según su definición todo grupo que opere al márgen del conocimiento del Administratum o que realice actividades que pudieran perjudicarle, son automáticamente incluidos en esta denominación herética aunque no tengan un sentido opuesto al Culto Imperial, pero sí se considera que arrebatan el control del poder, y por tanto son objeto de juicio y purga.

El enfoque de este tipo de cultos se ciñe al ámbito social, político y económico (generalmente con más énfasis en este último), no tanto al religioso, ya que buscan un beneficio para su colectivo pasando por encima tanto de las necesidades imperiales como de la normativa vigente.

La propia definición de herejía es bastante arbitraria en este punto incluyendo en su lista la usurpación de poder, lo cual da una amplia interpretación que las autoridades aprovechan en gran medida para desmantelar monopolios, explotaciones, asociaciones y cualquier tipo de negocio provechoso que no esté derivando buena parte de sus rendimientos (si no la totalidad) hacia las arcas imperiales.

Siguiendo este razonamiento, cualquier operación que no page el tributo correspondiente o que en general no esté debidamente controlada por el Administratum u otra institución imperial queda fuera de la ley y será eliminada, siendo sus miembros juzgados de acuerdo con la acusación de herejía aunque no realicen práctica espiritual alguna.

En muchos casos, no obstante, sí que hay una correlación entre los miembros y ciertos signos que los aglutinan como un culto al uso, pues obedecen normas específicas, realizan rituales y rechazan el Culto Imperial por norma, lo cual es una clara rebelión contra el Emperador y sus instituciones.

IconografíaEditar

Muchos de los cultos masónicos se identifican con símbolos comunes, algunos incluso procedentes de períodos anteriores a la Segunda Era, cuando el Imperio ni siquiera estaba constituido como tal, entre los que destaca la escuadra y el compás. Actualmente, sin embargo, hay más predilección por la representación de una mano. Los eruditos explican que la mano es un icono que denota acción, intromisión y posesión, lo cual identifica las pretensiones de los masones con respecto a alguna actividad, la cual controlan o en la que tienen capacidad de influir significativamente.

Palabras en Gótico como Divitiae (riqueza), Negotium (negocio), Lucrum (beneficio), Potestas (control) y Fatum (destino), además de sus posibles derivadas, son habituales entre sus consignas e iconografía. La Logia de Garal Prime, sin ir más lejos, emplea la mano y estas cinco palabras como emblema.

RitualesEditar

Los ritos masónicos a menudo tienen que ver con la iniciación, la sumisión a sus prácticas o la obediencia hacia el Gran Maestre, que es el individuo que actúa como máximo representante del culto, aunque ocasionalmente esta responsabilidad recae sobre un consejo o grupo de élite que controla y determina las actividades a realizar.

La mayor parte de su ritual es secreto y se hace de manera individualizada, ya que los cultos masónicos nu suelen contar con grandes cantidades de miembros, al menos no en su parte dirigente, aunque bajo la misma puede haber millones de individuos que ignoran que trabajan para ella.

ControversiaEditar

El Administratum, en su afán por controlar y contar con nuevas fuentes de recursos de manera constante, recurre en multitud de ocasiones al Ordo Hereticus para oficializar la existencia de cultos masónicos y, de esa manera, tomar el control de las actividades o la riqueza de un determinado grupo en nombre del Imperio.

A menudo las acusaciones del Administratum son infundadas, pero eso no le detiene para hacerse con su objetivo utilizando a la temida Inquisición como instrumento de su codicia. De esta forma, acciones sonadas como la expropiación de los negocios mineros de algunos planetas del sistema Brimlock y la ejecución de sus legítimos poseedores acusados de formar un culto masónico forman parte de la leyenda negra de la herejía en el Imperio.

Es deido a esto por lo que durante la creación del Haereticus Symbolum hubo grandes discusiones entre los eruditos sobre qué grupos debían considerarse como cultos masónicos y cuáles no, pues existen infinidad de casos en los que por orden del propio Administratum se ha ejecutado a indiividuos acusados de prácticas masónicas sin recurrir siquiera al Ordo, luego no llegaron a la calificación de culto en sí por las necesidades coyunturales (básicamente el ávido deseo del Administratum por apropiarse del negocio y eliminar a sus dueños legales), si bien las acusaciones iban en este sentido.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.