FANDOM


Maestro Administratum 3 El Archiescriba Primuscriptor, mascota del Imperio de la Humanidad, ha marcado este artículo como propiedad del Adeptus Terra. Pulsa sobre él para aprender más sobre los dominios del Emperador.

El conocimiento es poder. Guárdalo bien.

Culto a la muerte

Asesina del Culto a la Muerte

"Deja que esta muerte sea sagrada para el Emperador, deja que esta sangre sea su sacramento. Con esta hoja, yo te bendeciré..."
Dakloss, Asesino del Círculo Interior de los tres Veces Benditos.



Los Cultos a la Muerte son cultos extremistas que se caracterizan por su adoración por el derramamiento de sangre y que pueden ser encontrados en muchos mundos Imperiales.

CaracterísticasEditar

Imperio cultos de la muerte asesinas

Asesinas de un Culto a la Muerte

Muchos de estos cultos invariablemente sirven a Khorne, el Dios de la Sangre, mientras que otros son las sectas extremas del Culto Imperial y son fanáticamente leales al Emperador de la Humanidad. Ya que el Emperador se sacrificó para asegurar la supervivencia continuada de la humanidad, estos cultos matan a los enemigos del Emperador ofreciéndolos como sacrificios. Los asesinos de estos cultos a menudo son utilizados por la Inquisición, ya que las letales habilidades que poseen en las artes de matar hacen de ellos unos verdugos excelentes y unos infiltradores consumados. Utilizan para conseguir sus fines armas exóticas y rituales como pueden ser estiletes y espadas y armas digitales y de agujas.

Se especializan en el asesinato ritual y la eliminación de objetivos mediante el refinado arte de la esgrima que es el arte supremo de un Culto. Las diferentes formas de los cortes, de las incisiones, de las laceraciones y los pinchazos, el tipo de arma utilizada, la parte del cuerpo que ha sido golpeada, etc, etc, todo tiene una importancia especial en la dedicación del alma ofrecida en sacrificio al Emperador.

Muchas de las armas rituales son utilizadas y conservadas con gran dedicación en el Culto por miembros sumamente especializados. Idean y crean todo tipo de armas: anillos-daga, cuchillos giratorios, electroguadañas e incluso armas todavía más imaginativas y simbólicas, incluyendo cruces, cuchillos de lanzamiento o cuchillos hechos con huesos de fieles o herejes, además de todo tipo de espadas.

Los cultistas con frecuencia son caníbales y hematófagos; es decir, beben la sangre de sus víctimas. Creen que consumiendo la sangre y la carne de un enemigo al que han vencido se purifican y que al hacerlo absorben su valor y su alma. A menudo la sangre es extraída de los muertos como ofrenda al Emperador y es bastante común entre los miembros de los cultos hacer peregrinaciones a una gran catedral de la Eclesiarquía para presentar sus ofrendas al Amo del Humanidad: cabezas, corazones, sangre de enemigos eliminados u otras ofrendas igualmente sangrientas. La Eclesiarquía considera que estos rituales se aproximan peligrosamente al Caos, pero también reconocen su valor y en cierta forma les temen, ya que si llegaran a censurar sus actitudes, los cultistas podrían llegar a verlos como Herejes y ser sus siguientes objetivos.

Cultos Sanguinarios Editar

Imperio asesina culto a la muerte trabajo acabado

Asesina de un Culto a la Muerte tras neutralizar un objetivo

Siendo tal vez la subdivisión más común y famosa de los Cultos a la Muerte, los Cultos Sanguinarias se centran en el acto del derramamiento de sangre en sí; el arte múltiple de matar y el momento de la extinción. Al perfeccionar las habilidades del asesino más allá del alcance de los hombres normales, tales cultos se toleran o al menos son ignorados deliberadamente por las autoridades imperiales, a pesar de sus tendencias heréticas e incluso vampíricas. Esta tolerancia se debe a que son conocidos por ser implacables en su odio a los enemigos de la humanidad, suministrando al Adeptus Ministorum y la Inquisición adeptos de valor incalculable y asesinos fanáticos, leales a la causa. Algunos tienen incluso conexiones más sombrías con el misterioso Oficio Asesinorum, la organización secreta que proporciona Asesinos a los Altos Señores de Terra. Muchos Cultos Sanguinarios nacen en el terreno abonado que proporcionan por las condiciones duras que se encuentran en muchos mundos salvajes y feudales. Sin embargo, en las sombras de las subcolmenas, las intrigas viperinas de las cortes de los nobles e incluso las tribulaciones del espacio profundo pueden crear las condiciones en las que pueden florecer sociedades rituales, dedicadas a las artes asesinas con la hoja, la bala y el veneno.

El sector Calixis tiene numerosos Cultos Sanguinarias y sociedades pro sacrificio presentes y dispersas a través de muchos mundos, y de hecho, la población del Mundo Feudal de Fervious se rige en gran medida por ellos. Los más famosos Cultistas a la Muerte son sin duda los Asesinos-Místicos del Moritat, los cuales poseen sub-sectas y células operando en todo el sector y más allá.

Cultos Necrófagos Editar

Los Cultos Necrófagos son con mucho los más heréticos y terribles de todos los cultos a la muerte, con sectas surgiendo constantemente en mundos devastados por guerras incesantes o hambrunas planetarias, pandemias u otros desastres. En su desesperación no pocas veces aguijoneada por influencias externas, la fe y la devoción del pueblo adquieren un giro cada vez más maligno, con sacrificios humanos, canibalismo y rituales necrófagos generalizados. En tales casos, los miembros de estos cultos se vuelven rápida e irremediablemente locos y mutilados, y son a menudo los juguetes de entidades de la Disformidad, mientras que los viles líderes de tales cultos caminan por la cuerda floja entre un creciente poder maléfico y la locura absoluta. Los Cultos Necrófagos no son tolerados por las autoridades imperiales y son acosados hasta su destrucción dondequiera que son descubiertos.

Dentro del Sector Calixis, es sabido que los Cultos Necrófagos surgen a raíz de las guerras de larga duración (como ha ocurrido en Tranch y Malice en los últimos años), en los mundos aislados y salvajes como Endrite y en los oscuros pecios y naves espaciales, donde supervivientes en shock o polizones desesperados recaen en una forma de canibalismo mutante conocida por la gente del vacío como Ghillam o Flacuchos de Carga. Pero de todos estos cuentos, ninguno se puede comparar a las antiguas historias de la espantosa (Saynay) Clan del Anochecer, cuyas macabras historias entre la realidad y el mito han dado a los hijos del Sector Calixis pesadillas durante siglos.

Cultos Revivificadores Editar

Imperio asesina culto a la muerte vs cultista caos

Asesina derribando a un Cultista del Caos

Rara vez encontrados pero insidiosos en su naturaleza, los Cultos Revivificadores tratan en última instancia de conquistar los secretos de la vida y la muerte. Algunos cultos predican la doctrina del triunfo del Emperador sobre la muerte y la conquista de la debilidad humana, mientras que otros suplican a amos oscuros, persiguiendo ciencias totalmente prohibidas o escondiendo funestas influencias xenos o nacidas de la disformidad en sus corazones. A menudo defienden el objetivo de alcanzar la inmortalidad física de los fieles y llegarán a fronteras indecibles para obtener sus fines.

Más si cabe que los Cultos Sanguinarios, estos grupos atraen a dementes y desesperados a sus filas, aquellos que lo han perdido todo y convirtiéndose en los herejes más degenerados o seguidores del más salvaje de los credos. Algunos revivificadores incluso practican rituales para adoctrinar a sus miembros. Los ejemplos más extremos de tales sectas creen que el plan del Emperador para la humanidad es que le siguiera en una bendita "inmortalidad de la carne". Incluso afirman que tal objetivo es posible mediante el uso de Arqueotecnología totalmente prohibida para liberar al Emperador del Trono Dorado y permitirle caminar entre su pueblo, "muerto-pero-eternamente-vivo" citando al Credo Mortifex, de oscuro renombre. Estos cultos son odiados tanto por el Adeptus Ministorum como el Adeptus Mechanicus y deben arrojar un velo asesino de secretos y supersticiones con el fin de sobrevivir.

MetodologíaEditar

Los Cultistas de la Muerte son expertos asesinos a sangre fría que pueden acechar a su presa durante horas o días esperando el momento perfecto para golpear. Cuando esto sucede, una explosión repentina de poder y velocidad hace que el asesino, tras numerosas saltos acrobáticos y esquivando las torpes respuestas de su enemigo, corte en pedazos o destripe a su objetivo con gracia salvaje. Esto los hace compañeros muy valorados por un Inquisidor y aquellos pocos que muestren la suficiente habilidad y extrema devoción son enviados al Officio Assassinorum para completar su entrenamiento.

Los asesinos de un culto forman escuadras compuestas que van de uno a tres asesinos, pero en realidad cada miembro funciona de manera individual. Están armados al menos con un arma de cuerpo a cuerpo y con un arma de energía.

Cultos famososEditar

  • Espadas del Emperador - Estos cultistas se comunican con una forma intrincada de lenguaje por señas y sus maestros constantemente los entrenaban en las técnicas rituales de golpes mortales y precisos desarrollados por el culto. El alquiler de un miembro de los Espadas del Emperador se paga con viales de sangre. El Inquisidor Eisenhorn investigó el Culto y determinó que eran seguidores puritanos del Imperio y completamente dedicados al Emperador. Reclutó a las gemelas Severina y Sevora para que le ayudaran. Severina y Sevora son hermanas gemelas, y miembros devotas del culto de la muerte de las Espadas del Emperador. Son incapaces de leer, escribir o hablar, comunicándose sólo por un lenguaje de señas intrincado desarrollado por el culto a la muerte. Las gemelas pueden ser distinguidas por sus preferencias en las armas: Severina maneja una espada, mientras que Sevora prefiere el empleo de dos cuchillos largos. Ambas tienen un ojo biónico con armas digitales incorporadas en ellos.
  • Haemovores - Los Haemovores son un Culto a la Muerte del Imperio. Creen que para ser fuertes espiritualmente también deben ser físicamente fuertes. Los Haemovores se consideran el depredador supremo y para mantener sus posiciones de poder neutralizan y consumen a aquellos que consideran que se encuentran en su camino. Al ser esencialmente caníbales, los Haemovores han modificado su morfología y se han afilado los dientes o se han implantado mandíbulas metálicas para facilitar el consumo de alimentos tan especializados al mismo tiempo que utilizan singulares instrumentos para tal fin, como pueden ser las cucharas para médula o los tenedores cerebrales. Los miembros prominentes del culto pueden incluso tener extremidades amoladoras y separadores de carne implantados directamente en su sistema digestivo.
  • Los Sin Cara - Los Sin Cara son un Culto a la Muerte del Imperio de la Humanidad. El culto se originó a partir de la paranoia surgida a raíz de las purgas llevadas a cabo por las Fratrías Templarias durante la Era de la Apostasía. Siguen una filosofía que les lleva a convertirse en “todos pero en nadie”. Practican lavados de cerebro rituales, operaciones de cirugía estética para crear rostros idénticos en los miembros del culto y procesos neurológicos para eliminar toda variación de la personalidad entre los individuos. Esto hace que sea imposible diferenciar a los cultistas y que puedan intercambiarse entre ellos. Por otro lado, no es raro que los cultistas también modifiquen sus caras y sus características y las intercambien por otras nuevas en su afán de conseguir el anonimato personal. Es por este motivo que a menudo sus rostros presentes costuras, estiramientos anómalos y una singular flexibilidad.
  • Los Moritat.
  • Hijos de Dispater - Los Hijos de Dispater sólo se preocupan por el dinero. Para ellos, cada vida tiene su precio y sólo la situación del objetivo y la facilidad de su muerte mitigan el costo. Los Hijos comenzaron su vida como una compañía mercenaria que tomó parte en las viciosas guerras comerciales que estallaron en el sector. Poco a poco evolucionó en su forma actual, pero con este refinamiento se convirtió en un gremio independiente de asesinos que proporciona asesinos y saboteadores expertos a cualquiera que pudiera pagarlos. Con los años, los hijos han construido una reputación bien merecida de fiabilidad y letalidad y su alcance se extiende desde su centro de operaciones en Malfi a casi todos los mundos importantes del sector. Mientras que su única lealtad es al contratante que les haya pagado, la organización considera sus contratos inviolables, dándose cuenta hace mucho tiempo que una organización de asesinos tránsfugas tendría una esperanza de vida muy corta. Por lo tanto, cualquier miembro de los Hijos que traicione un contrato bien oculta con mucho cuidado sus pistas o se arriesga a la ira de los suyos. La Inquisición no es ajena a la contratación de un asesino entrenado por los Hijos de Dispater, pues valora sus capacidades y motivaciones. Del mismo modo, el asesino pudo haber caído en desgracia ante la Inquisición sin saberlo (un miembro de los Santos Ordos es uno de los pocos objetivos que los Hijos consideran fuera de su jurisdicción) y ahora no tiene otra opción que enmendar dicho fallo.
  • Cuchillos Astrales - Como miembros de un Culto a la Muerte proscrito, los Cuchillos Astrales deben mantener sus creencias en secreto a todos salvo sus confidentes de mayor confianza. Nacida como una sociedad secreta dentro de la sociedad cerrada de los nacidos en el vacío, los Cuchillos Astrales toman sobre sí mismos, como un deber sagrado, mantener a salvo a la humanidad durante los viajes a través de la disformidad. Si un viaje sufre, son testigos de presagios oscuros o de un peligro proveniente de la disformidad, los Cuchillos Astrales llevarán a cabo un sacrificio para asegurar la protección del Emperador. Los objetivos "inmundos" más obvios, como mutantes y psíquicos, son los primeros de la selección, pero casi todo el mundo podría ser seleccionados tras una predicción ritual. Hace unos cincuenta años, el Ordo Calixis declaró a los Cuchillos Astrales una secta herética tras descubrir que los adoradores de los poderes de la oscuridad se habían infiltrado en gran parte del culto, por lo que se llevó a cabo una purga concienzuda. A pesar de esto, el culto a la muerte sobrevivió y se expandió ampliamente, aunque ahora está disperso y con un número mucho menor que antes. Un cultista de los Cuchillos Astrales nace en mayor medida que se hace, pues ciertas familias del espacio tienen una larga tradición de participación en el culto, ya sea como asesinos o prestando apoyo tácitamente. Se les enseña que sus asesinatos, si bien deben parecer accidentes, son un deber terrible pero necesario. Algunos miembros se lamentan sobre sus víctimas cuando sea apropiado, aunque muchos buscan perfeccionar sus habilidades aún más mediante la adopción de pago por el uso de sus habilidades entre los nacidos en el vacío, sobre todo si el objetivo es un "contaminador" o no de la nave. Algunos de los elementos más radicales de la Inquisición han elegido, siempre que fuera posible, absorber los supervivientes puros de los Cuchillos Astrales a su servicio como espías y asesinos expertos, y los cuchillos, por su parte, están más que dispuestos a demostrar su fe.
  • Los Morituri. Culto de asesinos al servicio de la Inquisición. Suelen ir con la piel teñida de azul y blanden espadas psíquicas. Los iniciados llevan armaduras ceñidas.

Cultistas de la muerte notables Editar

  • Xurris Clorr - Nacido en un Mundo Salvaje, este cultista a la muerte sirve al Inquisidor radical Thaddeus Hakk. Fue enviada por su amo para encontrar y recuperar a su anterior acólito, el Interrogador Thirl. La misión de rastreo falló, pues los prodigiosos poderes psíquicos de Thirl le concedieron pleno conocimiento de la misión y le permitieron emboscar a sus asesinos antes de que siquiera supieran de su propia perdición. Xurris fue la única superviviente de la emboscada. A pesar de esto, ella se niega a reconocer su fracaso y continúa persiguiendo al acólito herético hasta que salga victoriosa o muerta.
  • Seraph - La asesina conocida únicamente como "Seraph" es una ex-acólito de la Inquisidora radical Antonia Mesmeron. Seraph sabe muy poco acerca de sí misma; sólo quedaron algunas pistas de su pasado antes de que su servicio al Inquisidor. Lo que está claro es que Seraph fue una vez un miembro de la secta Moritat antes de que fuera poseída por un Demonio durante la participación de la Inquisidora en la conspiración (Foulmind) en Protasia. Las habilidades que aprendió tanto como acólita como de cultista a la muerte han hecho de Seraph un ser doblemente peligroso, y al lado de la Inquisidora Mesmeron se ha cobrado muchas vidas con sus cuchillos de fabricación especial. Tras su posesión, Seraph atravesó las profundidades de la Colmena Sender en Laskin, tejiendo un tapiz sangriento que no dejó nivel de la sociedad imperial sin mancha. El rastro de destrucción de Seraph sólo fue interrumpido por el sacrificio de un pelotón de soldados de asalto y la intervención personal de la Inquisidora Mesmeron, quien organizó un exorcismo completo de su preciada acólita. Esta acción no fue tomada a la ligera, pues Mesmeron tenía la intención de utilizar este exorcismo para validar sus propios puntos de vista Oblacionistas y en esto tuvo éxito. Tras el exorcismo, Seraphin se hizo más fuerte, más fría, poco más que una herramienta de las órdenes de su ama. Los que vislumbran la marca del Caos en el rostro de la mujer se encuentran por lo general con la última cosa que verán jamás. Recientemente, Seraph se ha vuelto cada vez más hambrienta de batallas, buscando enemigos cada vez más peligrosos para luchar al servicio de su ama. Si esta actividad es sancionada por la Inquisidora Mesmeron o es un signo de algo más oscuro aún no está claro.
Severina sevora

Hermanas Severina y Sevora.

  • Severina y Sevora Devout - Criadas desde su nacimiento por una antigua secta conocida como la Espadas del Emperador, Severina y Sevora son hermanas gemelas que han aprendido a manejar una hoja con una velocidad asombrosa pero incapaces de leer, escribir o hablar. Se comunican entre sí con un intrincado lenguaje de signos desarrollado por el culto y cuando no están de caza, perfeccionan los rituales de golpes letales que aprendieron de los antiguos maestros y maestras de la secta. El Inquisidor Eisenhorn investigó en su momento a las Espadas del Emperador, pero no encontró nada más que una devoción puritana. Contrató a las misteriosas gemelas, tras lo cual necesitó tres meses para aprender su peculiar lenguaje. ¿Qué precio pagó? Al menos un frasco de sangre de cada una de las víctimas que las gemelas debían enviar al templo del culto para ser dedicado al Emperador. Un pequeño precio a pagar por tan letales talentos.

PictografíasEditar

FuentesEditar

Extraído y traducido de Lexicanum Inglés y Wikihammer 40K UK.

  • Codex: Cazadores de Brujas (3ª Edición),
  • Dark Heresy: Ascensión (Juego de Rol).
  • Dark Heresy: Radical's Handbook (Juego de Rol).
  • Dark Heresy: Core Rulebook (2ª Edición) (Juego de Rol).
  • Dark Heresy: Disciples of the Dark Gods (Juego de Rol).
  • Dark Heresy: The Inquisitor's Handbook (Juego de Rol).
  • Deathwatch: Ark of the Lost Souls (Juego de Rol).
  • Inquisitor Rulebook (Juego de Especialista).
  • Xenos, Libro 1 de la Serie Eisenhorn, por Dan Abnett.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.