FANDOM


Maestro Administratum 3 El Archiescriba Primuscriptor, mascota del Imperio de la Humanidad, ha marcado este artículo como propiedad del Adeptus Terra. Pulsa sobre él para aprender más sobre los dominios del Emperador.

El conocimiento es poder. Guárdalo bien.

"¡Mis ojos han visto la gloria del Redentor, nuestro señor! Él aniquilará a los asquerosos mutantes, ¡Él machacará a la horda de desviados! ¡Seremos su escudo y armadura! ¡Seremos su espada flamígera mientras vamos en procesión! ¡Gloria al Redentor! ¡Gloria al Redentor! ¡Gloria al Redentor! *¡blam!* *¡blam!* *¡blam!*"
Fanáticos del Culto Redencionista seguidores de Klovis el Redentor
Redencionista

Redencionista

La Cruzada de la Redención Roja (más conocidos como los Redencionistas, el Culto de la Redención, o en términos más generales, los Cultos Redencionistas) es una de las más extremistas sectas religiosas que componen en ocasiones las Fratrías Militantes. Su credo se compone de violencia, paranoia y xenofobia, ya que ven a todos los demás humanos como pecadores contra el Emperador, salvo que demuestren ser lo contrario. Como secta militante, suele congregarse a menudo para luchar en Guerras de Fe en nombre del Emperador, ya desee o no la Eclesiarquía que se produzca el conflicto.

La Redención Editar

¡Redención! ¡Redención! ¡A sangre y fuego! Los gritos de los devotos sacerdotes del movimiento Redencionista retumban con rabia por toda la Colmena. En las esquinas y avenidas de la Colmena, los Sacerdotes Redencionistas incitan a las masas con sus consignas, instigando al odio y la intolerancia. En templos y salas de reunión abarrotadas, los sacerdotes Redencionistas dirigen las plegarias para que la furia divina del Emperador descienda sobre la galaxia, propagando el odio y la xenofobia del populacho. Para los Redencionistas, toda la creación está infestada de una maligna corrupción que sólo el fuego, la sangre y la fe pueden purificar.

Orígenes y CreenciasEditar

Eclesiarquia redencionista lanzallamas

Redencionista

El Culto de la Redención es una secta religiosa extremista que adora al Dios Emperador de la Humanidad. En origen fue creado en el mundo colmena imperial de Necromunda, pero pueden encontrarse cultos similares, cuando no directamente divisiones del mismo culto, por todo el Imperio. El Credo Redencionista está basado en el Credo Imperial, que sostiene que el Emperador rige y guía a la Humanidad. Aunque el Credo Imperial tiene una orientación ciertamente militarista, el Culto de la Redención lo ha llevado varios pasos más allá.

El Culto cree que la única forma de obtener la redención para sí mismos, Necromunda y, en última instancia, la Humanidad, es purificarse de todo pecado. Los Profetas Redencionistas advierten de la destrucción no solo de Necromunda, sino de la Humanidad por entero, ya que para que el Hombre sea salvado ha de ser purgado de todo pecado.

Sus métodos de redención son muy violentos, y sus miembros están decididos y juramentados en purgar todo pecado a sangre y fuego. Al contrario que otras muchas sectas extremistas imperiales, los Redencionistas no limitan su odio y purgas violentas únicamente a los mutantes, los psíquicos o los alienígenas. Ven el pecado en todas y cada una de las criaturas vivas, el cual, junto con el pecador, ha de ser erradicado mediante fuego y derramamiento de sangre.

El culto vio la luz en las violentas subcolmenas de Necromunda, en donde los Redencionistas originales podían presenciar las vidas de trabajo de los habitantes de la colmena, el inalcanzable lujo de los nobles y la violenta anarquía de la subcolmena. A partir de dichas condiciones concluyeron que se encontraban en un infierno en vida.

Las creencias Redencionistas están basadas en tres pecados en particular:

  • Ser un psíquico.
  • La herejía (que incluye el negar la verdad de la Redención, o trabajar en contra del Culto Redencionista).

El Culto Redencionista exige a sus seguidores un estricto código de conducta, prohibiéndose el consumo de alcohol y otras substancias narcóticas, así como exigiendo autoflagelaciones y oraciones sagradas diarias para mantenerse puro. Aquellos que incumplen las normas son expulsados y se convierten en parias. Aquellos habitantes de las Colmenas que no siguen el credo del culto son considerados como poco menos que infieles sin valor. Los Redencionistas sufren los efectos del hambre como cualquiera, pero en su caso se deleitan con las sensaciones del autosacrificio (y de las visiones extáticas causadas por este estado de privación).

Los Comerciantes consideran a los Redencionistas psicópatas peligrosos, y por tanto, ofrecen recompensas por ellos, como para cualquier otros Forajido.

La Cruzada Redencionista Editar

Redencionista-0

El credo de la Redención es una corriente que deriva del culto Imperial de la Eclesiarquía. Adoran al Emperador como a un Dios: el hombre supremo cuya única existencia prueba que el destino de la humanidad es gobernar la galaxia. Los Redencionistas creen que la humanidad ha abandonado la senda de pureza decretada por el Emperador y los pecados de la humanidad pueden acabar ahogando a la raza humana en su propia inmundicia y depravación. Mientras la raza humana sea incapaz de controlar su naturaleza pecadora, será incapaz de unificar y conquistar las estrellas como es el deseo del Emperador. La raza humana sólo podrá liberarse del pecado con fuego, sangre y fe.

El pecado puede manifestarse de muchas formas: bebiendo, jugando, mintiendo, estafando, profanando, lasciviando, fornicando (incluso pensar en la fornicación es pecado) y disparando a gente inocente y trabajadora como los Redencionistas. Los mayores pecadores son los Mutantes y los Brujos, que son engendros del mal: les siguen los herejes, que toleran el pecado y no acatan los mandatos de la Redención. Secretamente, los Redencionistas creen que las Familias Nobles y el Gremio de Comerciantes también están corruptos por el pecado, ya que apenas reciben apoyo de La Cúspide. La mayor parte de sus seguidores proceden de las masas trabajadoras de la Ciudad Colmena.

La Redención es una fuerza poderosa entre las Casas que controlan la Ciudad Colmena, con miembros que actúan encubierta o abiertamente en todas ellas. La Casa Cawdor está consagrada a la causa Redencionista, que es la que realmente controla sus acciones. En sus territorios es donde la senda de la pureza es más fuerte, regularmente se celebran cacerías de Brujos y queman públicamente a herejes y mutantes. Los fieles de la Casa Cawdor son tan puros que consideran que los Redencionistas de las otras Casas son poco mejores que los pecadores.

Desafortunadamente, en Necromunda existen muchos pecadores, especialmente en el Submundo, y los concilios de Redencionistas luchan constantemente para hacer llegar la palabra verdadera a las ignorantes masas de ciudadanos. Muchos devotos de la Ciudad Colmena descienden al Submundo para iniciar una nueva vida. estableciendo sus poblaciones y granjas lejos de las poblaciones principales (que consideran han sucumbido al pecado y la condenación). Estas comunidades aisladas apenas mantienen contactos con el mundo exterior, visitando sólo ocasionalmente los almacenes en busca de suministros.

La Redención también organiza "cruzadas" en las que sus fieles más devotos y fanáticos recorren el Submundo para liberarlo del pecado con el sagrado fuego de la batalla. Cada Cruzada está dirigida por un Sacerdote Redencionista que ha sido bendecido por el Concilio, el cual también le proporciona armas y combatientes. La Cruzada patrulla el Submundo destruyendo abominaciones y luchando contra los herejes que encuentra a su paso.

A causa de innumerables y sangrientas acciones bien documentadas, el Gremio ha proscrito a todos aquéllos que participen en una Cruzada, lo cual ha irritado muchísimo a los Redencionistas. Al declarar Forajidos a todos los participantes en las Cruzadas, sólo se ha conseguido que estos endurezcan sus posiciones, luchando sin respetar ninguna ley y, al menos oficialmente, al margen de la causa Redencionista. Como consecuencia, los cruzados han atacado caravanas del Gremio y poblaciones y granjas cuyo único crimen ha sido hacer negocios con los Comerciantes del Gremio.

La Cruzada está constantemente en movimiento, recorriendo las Zonas Muertas, deteniéndose sólo temporalmente en las poblaciones y granjas Redencionistas para poder reabastecerse y conseguir nuevas armas. Los sacerdotes predican a sus habitantes y reafirman su fe mientras los hermanos recaudan un diezmo de sus ingresos o hacen colectas. Después (y sólo después) la Cruzada prosigue su camino, para seguir luchando contra las fuerzas de la oscuridad, protegiendo a los inocentes del peligro de los demonios mutantes, los brujos y las bandas de herejes que viven en las Zonas Muertas.

OrganizaciónEditar

Eclesiarquia predicador redencionista transportin

Sacerdote Redentor incitando al odio

El culto tiene muchos seguidores en las Colmenas. De hecho, en la Casa Cawdor se ha convertido en la religión oficial.

Los Redencionistas son bandas de Desterrados y, por tanto, considerados Forajidos por el Gremio. Puesto que son Desterrados, los Redencionistas no pueden pagar una indemnización al Gremio para librarse de su condición de Forajidos.

Al tratarse de una secta no autorizada ni regulada, el Culto Redencionista no dispone casi de organización formal ni de posesiones físicas, por lo que suele limitarse a reuniones públicas improvisadas en lugares clandestinos en lugar de reunir grandes congregaciones en las catedrales. Durante dichas reuniones, es práctica común para los miembros del culto durante los actos religiosos el llevar capuchas o máscaras que ocultan sus rostros, aunque algunos miembros del culto consideran que deben ocultar sus rostros en todo momento de la vista de los incrédulos e infieles.

Después de cada confrontación, los Redencionistas cambiarán el emplazamiento de su campamento, propagando la palabra verdadera y siguiendo su peregrinación.

Los Redencionista nunca pagarán a pecadores para llevar a cabo su obra, y por tanto, no pueden reclutar Pistoleros a sueldo. El líder de estos Redencionistas es el Archisacerdote.

Las reuniones suelen tomar una de las dos siguientes formas:

  • Una Muchedumbre se produce cuando se reúne una gran cantidad de Redencionistas sin el liderazgo de uno de sus sacerdotes, o sin guía religiosa en absoluto. Por lo tanto, una "muchedumbre" no es sino una agitada y violenta chusma de pobres ciudadanos que deciden actuar contra el primer grupo de supuestos pecadores que se encuentren.
  • Una Cruzada es una reunión dirigida por una figura religiosa, lo que suele darle un propósito más definido que una muchedumbre.

Los Redencionistas suelen armarse con lo que quiera que tengan a mano en el momento de declararse una muchedumbre o una cruzada, aunque sus armas favoritas son las Armas Incendiarias o las Armas de Sierra.

Sacerdote Redentor Editar

El Sacerdote Redentor es el alma de cualquier Cruzada enviada al Submundo. Es la figura que enardece a los Hermanos a seguirle a las profundidades para poner a prueba su fe. Los habitantes de las poblaciones Redencionistas le reciben con júbilo y, siguiendo sus directrices, le prestan ayuda clandestinamente. Sus palabras pueden despertar la furia en el corazón de los hombres o salvar a los herejes de su vida pecaminosa.

El Sacerdote Redentor exige una obediencia ciega a sus seguidores, que en su presencia sienten la inspiración de la furia divina. Esto significa que cualquier Redencionista situado cerca del Sacerdote podrá utilizar su liderazgo.

Si los Redencionistas hacen prisionero a un enemigo que no sea un Carroñero, Mutante, alienígena o Brujo (los Forajidos y los Pieles Rata todavía pueden ser salvados de sus pecados, pero en el caso de los Depredadores de la Cúspide eso es ya completamente imposible). Aquellos llegados a convertirse se harán fervorosos conversos a la causa. Las armas y el equipo del converso serán vendidas (pues es material impuro) y deberá reequiparse al converso con armas adquiridas especiales del armamento para Redencionistas. Aquellos que resistan todos los intentos de conversión y se nieguen a arrepentirse. Esto significará que los Redencionistas le matarán. Los Redencionistas podrán conservar las armas y el equipo del pecador.

Antes de cualquier combate, el Sacerdote Redentor podrá incitar a sus fieles para que todos ellos, y él mismo, queden presos de un estado de fanatismo en el que odiarán al enemigo. Esto lo consiguen siempre que se enfrentan a Mutantes, Brujos, Alienígenas, Desterrados o Forajidos entre sus filas.

Diáconos Editar

Los Diáconos son los encargados de dirigir los asuntos seculares de la Cruzada: silenciar a los disidentes, controlar las multitudes mientras el Sacerdote está predicando, proteger su persona de los profanadores, etc. Los Diáconos son Hermanos de confianza, totalmente leales a la Redención y que gozan de la confianza absoluta del Sacerdote Redentor. Su fe ha sido recompensada con una posición de responsabilidad y el mejor armamento.

Hermanos Editar

Hermanos Redencionistas

Los Hermanos forman la base de la Redención, la gran masa de fieles del Submundo que han consagrado su vida a la senda de la pureza. Los Acólitos son aquellos creyentes que han vivido en el Submundo antes de unirse a la Cruzada. Muchos de ellos en realidad son ex combatientes de otras bandas o guerreros de alguna Casa que han sido convertidos. Los Novicios normalmente son trabajadores de la Ciudad Colmena que acaban de llegar al Submundo, esperando que su fanatismo compense su falta de experiencia. Los Hermanos están bien armados, aunque sus armas son más sencillas que las de los Sacerdotes Redentores o los Diáconos.

Zelotes Editar

Zelotes

Zelote Redencionista con furia asesina

Los Zelotes son dementes fanáticos que han sido iluminados por la furia del Emperador. Los Zelotes están tan llenos de ira y odio que permanecen en un estado casi permanente de rabia. Para poner a prueba su fe se lanzan al combate contra los pecadores más poderosos que puedan encontrar. Incluso se azotan a sí mismos para deleitarse en el dolor de la penitencia, pero prefieren graban el camino de la redención en el corazón de sus enemigos. Los Zelotes están armado exclusivamente con pistolas y armas de combate cuerpo a cuerpo, ya que prefieren demostrar su fe luchando cara a cara con los pecadores.

Los Zelotes están equipados habitualmente con un Destripaentrañas. Se trata de una sierra mecánica gigante que debe empuñarse con las dos manos y que cuenta con un lanzallamas Exterminador acoplado, para así poder despedazar e incinerar a los herejes (en aras a la salvación de sus almas, naturalmente).

PolíticaEditar

Imperio miembro culto redencionista

Zelote Redencionista armado con un Destripaentrañas

El enfoque religioso de muchos Redencionistas es circunstancialmente interno, enfocado en purificar a la Humanidad en sí en vez de buscar purificar la galaxia. Esto quizá es debido a que muchos habitantes de Colmena nunca han visto a un alienígena ni se han tropezado con un habitante de la Disformidad, por lo que el objetivo más aceptable para las cruzadas Redencionistas es el resto de la Humanidad.

Para un Gobernador Planetario un furioso grupo de cultistas Redencionistas puede convertirse en un problema. Las guerras intestinas de las Colmenas y el malestar ciudadano en masa acaban con el orden y la ley en las Colmenas, convirtiéndose por tanto en una amenaza de la que deben ocuparse los Adeptus Arbites. La élite dirigente de un planeta puede no ser lo bastante pía o pura como para cumplir con los estrictos requisitos de la Redención, convirtiéndose fácilmente en el objetivo principal a eliminar de sus cruzadas. Por todo ello el esfuerzo principal de las autoridades es poner fuera de la ley y cazar a dichos cultos extremistas antes de que se arraiguen demasiado y provoquen más caos y daño que beneficio y paz de espíritu.

No obstante, existen grupos que apoyan activamente a dichos fanáticos, empleándolos de forma invisible como un ejército de radicales y descontentos en lugar de arriesgarse a emplear fuerzas militares propias. La Inquisición, por ejemplo, suele dirigir la violenta fe de los Cultos Redencionistas para acabar con sus enemigos.

Al dar a los Redencionistas apoyo religioso y armas, la Eclesiarquía los usa a veces para luchar guerras por poderes contra enemigos comunes.

Aunque algunos de los encuentros violentos pueda parecer poco compatible con las motivaciones Redencionistas, se debe tener en cuenta que para los Redencionistas todo el mundo en el Submundo es víctima de la corrupción, es un hereje o un infrahombre. Por tanto, los Redencionistas no sienten ningún reparo en utilizar las tácticas más despreciables para:

  • Purificar a los infieles (o sea, matarles);
  • Financiar su sagrada Cruzada.

Captura Editar

Los cautivos de los Redencionistas tienen dos opciones: arrepentirse o morir. La única forma que tiene una banda para recuperar alguno de sus miembros que haya sido capturado por los Redencionistas, es mediante un rescate. Si no consiguen rescatarlo o deciden no intentarlo, el Sacerdote Redencionista puede intentar convertir al prisionero, excepto si se trata de un Carroñero, un Mutante, un Brujo o cualquier otro hereje. Si el prisionero no se arrepiente y se convierte al Redencionismo (o está demasiado contaminado para poderse salvar) será quemado, y sus armas y equipo capturados por los Redencionistas.

Si algún Redencionista es capturado, sus hermanos estarán obligados a intentar salvarle, pero no pagarán rescate alguno ni intentarán intercambiar prisioneros para liberarle. Si fracasa el intento de rescate es posible que el Redencionista, tras ser vendido como esclavo o entregado a los tribunales del Gremio, consiga escapar con la ayuda de algunos simpatizantes de la causa o gracias a su fervor fanático.

Armamento Editar

Destripaentrañas Editar

El Destripaentrañas es una enorme Sierra Mecánica a dos manos. Se trata del arma favorita de los fanáticos y Zelotes de la Redención. El Destripaentrañas cuenta con dos cadenas de dientes cortantes contra-rotatorios que pueden rasgar la carne y los huesos del mutante más resistente, cortando en pedazos a un enemigo de un solo golpe de barrido. El tamaño y el peso del arma hacen que solo pueda ser manejada empleando las dos manos e incluso así, el operador estará limitado a lanzar lentos golpes de amplio recorrido haciendo oscilar pesadamente el Destripaentrañas sobre su cabeza.

El Destripaentrañas es tan pesado y peligroso que es imposible de bloquear. Sin embargo, el Destripaentrañas no impulsa un estilo de combate demasiado sofisticado, así que en caso de que ambos combatientes se ataquen a la vez, perderían el combate automáticamente hiriéndose en el proceso.

Exterminador Editar

Sólo los fanáticos de la Redención utilizan Exterminadores, particularmente los Novicios, que tienen habilidades de disparo más entusiastas que efectivas. Un Exterminador no es realmente un arma como tal, sino más bien una manguera de llamas conectada a un pequeño depósito de combustible. El Exterminador está alojado bajo un arma básica, como un rifle automático o una escopeta, para así tener un lanzallamas de un sólo uso y utilizarlo en combates cuerpo a cuerpo.

Un Exterminador puede acoplarse en un arma básica, especial o de combate cuerpo a cuerpo (en este caso el cañón del Exterminador estará normalmente sujeto al arma y alimentado por un depósito de combustible separado). Un Exterminador no puede montarse en una pistola.

Al entrar en combate, podrá utilizarse su Exterminador en vez del arma a la que esté sujeto. Los efectos de un Exterminador son idénticas a los de un lanzallamas normal.

El Exterminador dispara una descarga química inflamable, una sustancia viscosa inestable que estalla en llamas al contacto con el aire. El arma es utilizada a corta distancia y resulta casi imposible de esquivar. El Exterminador puede causar varias víctimas de un solo disparo.

Miembros famososEditar

MiniaturasEditar

  • Banda Redencionista (Necromunda).
  • Hermanos (Necromunda).
  • Zelote con desgarrador (Necromunda).
  • Zelote con hacha (Necromunda).
  • Sacerdote con lanzallamas (Necromunda).
  • Sacerdote con rifle de fusión (Necromunda).
  • Diácono con lanzagranadas (Necromunda).
  • Diácono con lanzallamas (Necromunda).

FuentesEditar

Extraído y traducido de Lexicanum Inglés y Wikihammer 40K UK.

  • Web de Specialist Games.
  • Necromunda: Desterrados (Juego de Especialista).
  • Codex: Hermanas de Batalla (2ª Edición).
  • White Dwarf 304 (Edición inglesa).
  • Inquisitor: Reglamento (Juego de Especialista).
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.