FANDOM


Maestro Administratum 3 El Archiescriba Primuscriptor, mascota del Imperio de la Humanidad, ha marcado este artículo como propiedad del Adeptus Terra. Pulsa sobre él para aprender más sobre los dominios del Emperador.

El conocimiento es poder. Guárdalo bien.

Khorne medio sin fondo

Cerberus el Rebañacráneos, mascota de los Poderes Ruinosos, patrocina este espacio para honrar a sus demoníacos señores. Pulsa sobre él y te introducirá en los misterios del Caos.

¡Sangre para el Dios de la Sangre! ¡Visitas para los artículos del Caos!

Mapa Mundos Sabbat Departmento Cartografico Wikihammer

Mapa del Departamento Cartográfico de la posición galáctica del Sector de los Mundos de Sabbat.

La Cruzada de los Mundos de Sabbat fue una Cruzada imperial que se desarrolló durante más de 23 años estándar, entre el 755.M41 y el 778.M41. Su objetivo era recuperar el sector de los Mundos de Sabbat, localizado en el borde más alejado del núcleo de la galaxia del Segmentum Pacificus, de manos de las fuerzas del Caos. Esta Cruzada fue una de las mayores y más significativas operaciones militares del Imperio llevadas a cabo en la historia más reciente, y concluyó finalmente con la reconquista del sector por parte de las fuerzas armadas del Imperio de la Humanidad.

OrígenesEditar

Los Mundos de SabbatEditar

Santa Sabbat Hagia Cruzada Wikihammer

Santa Sabbat de Hagia, conquistadora imperial del Sector de los Mundos de Sabbat.

La región conocida hoy en día como el Sector de los Mundos de Sabbat, ubicada en el borde más alejado del núcleo de la galaxia, en el Segmentum Pacificus, fue colonizada por primera vez por el Imperio en el M35. Esta región del espacio, bastante volátil, está compuesta por más de 100 sistemas estelares habitados, subdivididos en una serie de territorios ó Sub-Sectores concretos, entre los que destacan la Estela de Newfound, el Grupo Khan, los Sistemas Cabal, el Racimo Carcarodon y el Grupo Erinias. Se rumorea que el Pacto Sangriento, un culto guerrero del Caos altamente organizado, dedicado al Dios de la Sangre Khorne, procedía de uno de los sistemas estelares de este sector. El nombre 'Sabbat' procede de la redentora original del área, la Santa Sabbat de Hagia, una joven muchacha que recibió una visión del Emperador de la Humanidad en la que se le ordenaba hacer que la región se uniera al Imperio durante una Cruzada que, comenzando en el 500.M35, duró 105 años.

En el 37º Milenio, la Humanidad estaba bien asentada por toda la región, con una población estimada de unos cincuenta mil millones de personas y una próspera y floreciente infraestructura económica e industrial. Sin embargo, debido a su exposición a las eternas amenazas de los oscuros abismos que rodean la frontera galáctica, el control sobre los Mundos de Sabbat siempre estuvo en disputa con las fuerzas del Caos y diferentes especies xenos. A lo largo del M38, la región se vio envuelta en una serie de brutales guerras y conflictos con las tribus adoradoras del Caos que habitaban los apodados como Mundos Sanguinarios, localizados en el borde exterior de los límites internos de los Mundos de Sabbat. El área pronto fue considerada por el Administratum como una "provincia problemática". Sin embargo, durante los primeros siglos del 41º Milenio, la situación se alteró drásticamente. Un carismático y brutal jefe guerrero conocido como "Arconte" reunió a las tribus de los Mundos Sanguinarios y las llevó a la guerra, comenzando con ello una serie de asaltos en la zona de estela galáctica de la región. Al principio se pensó que los asaltos representaban un retorno a los conflictos menores contra el Caos que tuvieron lugar en la región durante el M38, pero en los años que siguieron al 600.M41, resultó imposible ignorar la terrible amenaza que representaba el Caos. Los Poderes Ruinosos habían decidido arrancar por completo la región de las manos del Imperio, lanzando una serie de devastadores ataques en el sector, conquistando y destruyendo todo lo que se ponía en su camino. La meta final de las fuerzas del Caos en el sector era expulsar al Imperio y restablecer su control sobre los planetas que les habían sido arrebatados por Santa Sabbat y su Cruzada Imperial original en el 35º Milenio.

Las Incursiones de Sabbat, llamadas "remigraciones" por algunos xenoanalistas, fueron solo una parte de la media docena de invasiones caóticas importantes sufridas por los sistemas estelares del Segmentum Pacificus en dicho periodo. La defensa de los Mundos de Sabbat fue valerosa, pero mirando en retrospectiva puede verse con claridad que era inadecuada para la tarea, ya que el Imperio estaba librando ocho guerras a la vez por todo el territorio bajo su control durante dicha época, en particular las ocurridas en la Puerta de Cadia y en Abroxis. Para poder consolidar sus líneas de defensa, el Alto Mando del Segmentum Pacificus tuvo que tomar varias decisiones amargas y difíciles, decidiendo cual era el mejor método para resistir. Para ello se hizo necesario sacrificar algunas porciones del espacio imperial para poder incrementar las posibilidades del Imperio de defenderse mejor y resistir a la marejada de las fuerzas del Caos. Es evidente por los archivos militares que la intención inicial del Alto Mando no fue abandonar los Mundos de Sabbat, pero subestimaron, y por mucho, el poder de las fuerzas del Arconte. Sin embargo, al final, las débiles defensas imperiales no bastaron, por lo que el sector fue rápidamente conquistado por entero por los servidores de los Poderes Ruinosos, lo que devolvió a los Mundos de Sabbat a sus raíces heréticas.

Los Mundos de Sabbat fueron reconquistados con suma rapidez por las fuerzas del Arconte, aunque muchos planetas imperiales de la región siguieron resistiendo como puestos fronterizos de la luz del Emperador en medio de un vasto mar de herejía y apostasía. Algunos consiguieron resistir durante décadas, e incluso algunos lograron mantenerse firmes durante más de un siglo terrano. Por desgracia, para el 740.M41, los Mundos de Sabbat ya no podían seguir siendo considerados como seguidores del mandato imperial, y la "provincia problemática" fue reclasificada por el Administratum como una región espacial "problemática/peligrosa". La Civitas Imperialis en la región fue suspendida de forma oficial por el Administratum en el 741.M41, y la corte del Gobernador Imperial fue trasladada, para mayor seguridad, desde Khan Nobilis hasta Bardolfus, en el sector contiguo. Los Mundos de Sabbat se consideraron perdidos por completo para el Imperio a partir de dicho momento, habiéndose convertido en dominios del Caos.

Guerra inminenteEditar

Señor Guerra Slaydo Cruzada Sabbat Wikihammer

Pictografía del Señor de la Guerra Slaydo

Tras la desastrosa pérdida de los Mundos de Sabbat en el 741.M41, se pensó muchas veces y se plantearon muchas sugerencias para enviar una expedición militar con el objetivo de liberar el sector asediado. La idea fue especialmente impulsada y apoyada por el gobernador en el exilio, pero no encontró apoyo entre el alto escalafón de las fuerzas militares, que consideraba la idea como un gasto enorme de tiempo, esfuerzo y materiales, y no tenían demasiadas ganas de colaborar. Todos pensaban lo mismo, excepto el Comandante General Slaydo. El muy capaz comandante imperial era ya un comandante famoso y experimentado, que debía su fama a la cadena de sorprendentes victorias que cosechó durante las exitosas Guerras Khulan ocurridas entre el 752.M41 y el 754.M41. Como un genio táctico, Slaydo aprovechó su enorme popularidad entre los soldados de la Guardia Imperial para solicitar a los Altos Señores de Terra el honor de ser declarado como Señor de la Guerra, encargado de liderar la cruzada por la liberación de los Mundos de Sabbat.

La envidia sentida por algunos se redujo considerablemente al saberse la magnitud de la tarea que se le había encomendado. Muchos creían que aquel sería el final de su carrera, aunque se supo que Slaydo se había esforzado por conseguir el mando de dicha Cruzada, llegando a solicitárselo a los Altos Señores de Terra directamente durante la campaña de Khulan. Ya cuando era Comandante General de la Novena División Pacificus apoyaba y defendía con gran pasión aquella idea, ya que sentía una gran ansia de liberar los territorios ganados con tanto dolor, que habían sido dados de lado con tal crueldad.

Además, muchos de sus superiores y ayudantes podían dar fe de la devoción por la Santa, y que creía que era un crimen que una región tan duramente ganada quedase desatendida. Para una tarea tan inmensa como aquella hacía falta sin duda alguien de una tremenda pasión y una brillantez táctica como las suyas. Es más, se requería fe, y era evidente que Slaydo, además de venerar a la Santa, era capaz de transmitir ese ferviente sentimiento a sus oficiales y soldados.

Finalmente, en el 755.M41, los Altos Señores le nombraron Señor de la Guerra, encargándole el sagrado deber de cumplir con dicha tarea monumental. Sus más allegados decían que el único temor del Señor de la Guerra era que debido a su avanzada edad (más de 150 años de edad) seguramente no viviría para ver acabada con éxito aquella masiva campaña. Y, ciertamente, no se equivocó.

Consolidación de las fuerzas imperiales (755.M41)Editar

El Señor de la Guerra Slaydo y los veteranos comandantes de su Estado Mayor, junto con un gran número de tácticos, pasaron casi un año en Khulan planificando las primeras fases de avance hacia los Mundos de Sabbat. Mientras tanto, la masiva armada imperial comenzó a reunirse y prepararse en las posiciones orbitales de Khulan, Khulan Lejano, San Sargo, Kazin II, Arvinx Cardinal y el Halo Bethan. El Señor de la Guerra consiguió reunir una impresionante cantidad de fuerzas militares imperiales compuesta por casi mil millones de soldados de la Guardia Imperial, junto con masivos destacamentos de unidades blindadas y de artillería, 6 Capítulos de Adeptus Astartes, y Legiones Titánicas procedentes del Collegia Titanica cedidos por el Adeptus Mechanicus. El Señor de la Guerra estudió y rechazó más de 30 planes de ataque diferentes hasta conseguir concebir un plan en el que se sacaría el mayor partido posible a las fuerzas militares imperiales reunidas. Las diferentes opciones fueron analizadas y consideradas hasta depurar los detalles del plan definitivo, que recibió el nombre en clave de "Dragón Rojo". Tras tomar las últimas decisiones, el Señor de la Guerra Slaydo dio la señal de partir en el 266º día del 755.M41.

La Operación "Dragón Rojo" (755-756.M41)Editar

Acorazado Gotico Dragon Rojo Cruzada Sabbat Wikihammer

Inicio de la Operación "Dragón Rojo". En primer plano, un Crucero Clase Gótica.

Slaydo había estudiado y rechazado más de treinta planes de ataque antes de concebir el que aprovecharía mejor las ventajas de las fuerzas imperiales, lo que curiosamente se asemejaba bastante al plan original que desarrolló casi 23 años antes cuando comenzó a pensar en la futura Cruzada. Slaydo consideraba que la Operación "Dragón Rojo" ofrecía la mejor solución a los problemas planteados por el primer ataque. Aunque era una fuerza impresionante por derecho propio, la fuerza naval cruzada era móvil, y entraría en un sector enemigo muy bien defendido, en donde el oponente estaría atrincherado. De hecho, algunas posiciones enemigas habían empezado a mostrar señales de preparación, ya que los espías y los sensores de largo alcance habían detectado al menos una parte de las fuerzas imperiales.

Slaydo creía que para poder desencadenar una Cruzada Imperial con éxito sobre los Mundos de Sabbat y hacer que la masiva movilización de fuerzas militares a su cargo pudiera avanzar de un modo apropiado sería necesario luchar en varios frentes de forma simultánea, y desde el principio de las hostilidades, para tener la más mínima posibilidad de éxito. La mejor solución para el asalto inicial exigía el uso de una flota móvil que cumpliera con cuatro objetivos:


  • Primero, asegurar una posición inicial en los Mundos de Sabbat que pudiera ser aprovechada para apoyar el resto de la Cruzada.


  • Segundo, pillar al enemigo por sorpresa.


  • Tercero, evitar un contraataque concentrado contra la flota, dispersando cualquier respuesta enemiga.


  • Cuarto, conseguir una victoria rápida y, según sus palabras, 'deslumbrante'. para subir la moral aliada.


La Operación "Dragón Rojo", que recibía su nombre de la serpiente "Dragón Rojo", un depredador de varias cabezas capaz de enfrentarse a varios objetivos de forma simultánea con efectos letales, implicaría una invasión simultánea del grupo de la Estela de Newfound. Decidió por ello concentrarse en Formal Prime, Onscard y Long Halent, mientras que un cuarto destacamento de la flota se lanzaba al ataque hasta el centro del sistema, en Indrid. El Señor de la Guerra esperaba que este ataque múltiple dividiera a las fuerzas del Caos, confundiéndolas e impidiendo y entorpeciendo cualquier intento por su parte de desarrollar e implementar cualquier estrategia defensiva.

Slaydo en persona dirigió el ataque a Formal Prime, y eligió a los Comandantes Generales Hummel y Delayni para que se encargaran del ataque a Onscard, a los Generales Dravere y Akkensor para el asalto contra Long Halent, y al Comandante General Cybon para dar el golpe en Indrid. A pesar del gran tamaño de la flota expedicionaria imperial, los ataques fueron muy veloces, ya que las tropas consiguieron lanzar su ataque nada más conseguir salir desde la Disformidad hasta el espacio real. Long Halent cayó casi de inmediato, debido a la mala estimación del número de enemigos. Eran muchas menos fuerzas de lo que se había creído, por lo que fueron aplastadas con rapidez. Menos de tres semanas después, Onscard también cayó. Después de unos breves combates durante el acercamiento, la lucha se centró en la capital, Ciudad Ferwen, en donde se agrupó el enemigo. Tras la batalla de artillería, que duró tres días, la resistencia se quebró y la Guardia Imperial asaltó las murallas. Quedaron algunas bolsas de resistencia en las ciudades periféricas de Tenash y Bruleans, pero fueron totalmente extinguidas y derrotadas a comienzos del 756.M41.

Slaydo, por contra, tuvo en Formal Prime, llena de colmenas antiguas de profundidades sinuosas y pozos hacinados, la primera oposición seria al nuevo Señor de la Guerra, y dio a las fuerzas imperiales una idea de lo sangrienta y encarnizada que sería aquella Cruzada. La complejidad del terreno y el fanatismo de los enemigos resultaron ser un freno para el objetivo marcado por el Señor de la Guerra de asegurar el planeta en seis semanas. El ataque inicial fue bien. De hecho, la rapidez del despliegue en tierra desde la órbita por parte de las tropas de la Cruzada, que consiguieron realizar la tarea en menos de dos horas, estableció un record imbatido hasta hoy en día por la Guardia Imperial. Sin embargo, el avance pronto se detuvo, ya que las fervientes fuerzas del Caos estaban bien atrincheradas en las profundidades de las colmenas del planeta, y obedecían las órdenes de los 'carismitas', devotos del Magister Shebol Mano Roja, quienes organizaron una resistencia feroz, que obligó a las fuerzas de la Guardia Imperiales a pagar un precio desorbitado por su exceso de confianza. Se calculó que, en cualquier momento específico, morían más de doscientos guardias por cada metro ganado.

Cuando el ataque entró lentamente en su undécima semana, con el número de bajas aumentando por horas, Slaydo se enfureció. De los cuatro planetas atacados en la Operación "Dragón Rojo", Formal Prime era el más poblado e importante, y dado que dirigía el ataque en persona precisamente debido a tal importancia, cualquier retraso hacía que su reputación, lo mismo que la moral de toda la Cruzada, estuviera en juego. Sencillamente, no esperaba estar en un apura tan serio nada más empezar la campaña.

La situación de pausa solo cambió cuando desplegó a los Marines Espaciales de los Cicatrices Blancas, cuyas tácticas de asalto de gran movilidad consiguieron purgar el Mundo Colmena, liberándolo del resto de herejes al crucificar a los restantes 'carismitas' a lo largo de las avenidas que interconectaban las colmenas del planeta.

El ataque del Comandante General Cybon en Indrid, el supuesto "contraataque" de la operación inicial, empezó bien, pero se vino abajo cuando llegaron refuerzos enviados con rapidez desde Melsar y Taliscant. Atrapado entre dos frentes, Cybon demostró merecer el mando que Slaydo le había confiado al realizar una brillante finta, en forma de una retirada fingida, para atraer a gran parte de las concienciadas tropas enemigas hasta tenerlos al alcance de las baterías de artillería acantonadas en Colquis, tras lo que estalló una larga guerra que duró hasta bien entrado el 756.M41, cuando Cybon, no por última vez, efectuó un bombardeo orbital a expensas de las tropas de tierra, lo que le acarreó las protestas del Mariscal Blackwood.

Para la segunda mitad del 756.M41, la Operación "Dragón Rojo" había conseguido todos sus objetivos, a pesar de las dificultades sufridas. La moral de las tropas estaba alta. El camino estaba abierto para llevar a cabo la siguiente fase de ataques de la Cruzada. Slaydo llamó a esta nueva fase de ataques continuados Operación "Newfound".

El enemigo se atrincheró en Gotthrone, en Lucius, en Hesketh, en Cociaminus, en Fornax Aleph, en Ambold Once, en Ashek II, en Melsar y en Taliscant. Slaydo los consideraba un 'sendero reluciente' que llevaba a su objetivo, el Mundo Fortaleza de Balhaut. Sin embargo, nadie sabía que se tardarían casi diez años en recorrer ese 'sendero reluciente'.

El sangriento camino hacia Balhaut (756-764.M41)Editar

Devorador Mundos Cruzada Sabbat Wikihammer

Señor del Caos de los Devoradores de Mundos luchando por el Archienemigo durante la Cruzada de los Mundos de Sabbat

Es difícil saber si el Señor de la Guerra Slaydo sabía lo encarnizada que sería la Operación "Newfound" cuando la comenzó. La oposición de las fuerzas del Caos presentes en los Mundos de Sabbat había demostrado ser, hasta el momento, mucho más intensa y difícil de derrotar de lo que creían originalmente los miembros del Estado Mayor de la Cruzada. Slaydo sabía sin duda que la resistencia sería intensa, pero en los archivos tácticos consultados se observa que entre el 753,M41 y el 761.M41 revisó treinta y siete veces la fecha de liberación calculada para Balhaut, lo que sugiere que los duros enfrentamientos estaban retrasando el calendario de los planes de avance una y otra vez.

Slaydo mandaba de un modo instintivo y fluido. Superpuso una opeación a la siguiente de forma que no existiera brecha alguna en la línea de batalla. "Newfound" sucedió de forma inmediata a "Dragón Rojo", y se lanzaron una serie de ataques relámpago contra Estela de Newfound desde las bases establecidas en la operación inicial.

La a menudo compleja línea de avance imperial se enfrentó a tres tipos de oposición:


  • Primero estaban los núcleos de población enemiga, atrincherada en los lugares habitados y preparada para resistir. Estas poblaciones, a veces de millones de individuos, eran dirigidas por un líder carismático y sagrado, en ocasiones un Magister (un teniente).


  • En segundo lugar estaban las fuerzas de contraataque enfrentadas a la Cruzada. Se trataba de flotas incursoras y convoyes militares muy móviles, que eran capaces de concentrar sus ataques sobre la vanguardia imperial, lo que anulaba la libertad de movimientos y la claridad necesaria para atacar los planetas objetivo. Solo en los dos últimos meses del 756.M41, se produjeron 8 enfrentamientos navales importantes entre Gotthrone, Hisk y Halina.


  • Por último, estaban los oportunistas, elementos de menor tamaño compuestos por fuerzas y unidades que se retiraban ante las victorias imperiales en Long Halent, Onscard y Formal Prime, además de elementos que abandonaban los planetas ante el avance de Slaydo. Eran las unidades enemigas menos ordenadas y estructuradas, pero acosaron la Cruzada con incursiones y ataques de guerrilla contra las bases y líneas de suministro. En Hesketh, a comienzos del 757.M41, un escuadrón de oportunistas atacó las posiciones de anclaje y destruyó tres naves de línea, incluido el crucero medio "Lord Falchion". El Comandante General Delayni recibió la orden de acabar con ellos. Muchos actuaban tras las líneas imperiales, pero siguió los consejos de los comandantes de la armada, y logró su objetivo. Destruyó por completo uno de los grupos en Long Halent en 757.M41, y luego otros dos en Gotthrone en el 758.M41. Para el 760.M41había destruido a todos en Venady, y había acabado también con el famoso Pater Burbethol en Urus.

Operación Newfound (756-764.M41)Editar

Ashek II (756-757.M41)Editar

Maquina Martirio Heredero Asfodel Cruzada Mundos Sabbat Wikihammer

Una de las infames "Máquinas del Martirio" vistas en Ashek II en el 757.M41

La segunda fase de la Cruzada, conocida como Operación "Newfound", tenía como prioridad fundamental la liberación del grupo de la Estela de Newfound. Justo antes del inicio de la primera parte de "Newfound", las fuerzas de la Cruzada se concentraron en la liberación de las enormes colmenas de Ashek II.

La tarea de liberar las enormes ciudades colmena de Ashek II era extremadamente difícil, ya que estaban defendidas por las fuerzas leales de uno de los Magísteres más notables y brillantes del inicio de la Cruzada al servicio del Arconte. El Heredero Asphodel, llamado así porque había jurado heredar todos los planetas imperiales en nombre del Caos, era quizá el mejor táctico de entre todos ellos. Sólo el brillante Anakwanar Sek era rival para él. Aparte de por su capacidad estratégica, Asfodel también era conocido por utilizar unas grotescas máquinas de guerra, las "Máquinas de Tormento", que según muchos, eran diseño y obra suya. Algunos estudiosos especulan sobre la posibilidad de que Asfodel estuviera relacionado en el pasado con algún Mundo Forja, o incluso con el propio Adeptus Mechanicus. Dichas máquinas estaban ideadas específicamente para destrozar por completo la envoltura mortal de los miembros de la Guardia Imperial. El tamaño de dichas máquinas era casi inimaginable, y la crueldad que presentaban resultaba extraordinaria, ya que su dotación de armamento incluía grandes ruedas con cuchillas, mandíbulas afiladas y rodillos para aplastar. Había artefactos que se arrastraban y escupían fuego, aparte de mecanismos de tortura de proporciones enormes.

La conquista de Ashek II comenzó a principios del 756.M41, pero la ferocidad de los combates aumentó en el 757.M41, cuando el Mariscal Blackwood llegó transferido procedente de Indrid para tomar el mando de las fuerzas de la Guardia Imperial. Se dio cuenta casi en seguida de que era inútil enviar a la infantería contra los ingenios de Asfodel, así que le pidió a Slaydo que enviase refuerzos blindados en gran cantidad. Llegaron tres brigadas de blindados, incluidos el 45º Regimiento Mershano y el 2º Regimiento Blindado Narmeniano, bajo el mando del Coronel Mazzen, pero sólo se logró avanzar cuando un escuadrón casi entero de Titanes de Batalla del Collegia Titanica se unió a ellas para apoyar el combate. Fue el primer despliegue importante de las máquinas de guerra del Adeptus Mechanicus.

Aunque Slaydo había invertido mucho tiempo y esfuerzo en convencer al sacerdocio de Marte para que participara en la Cruzada, éste se había mostrado reticente a utilizar a los Titanes, sugiriendo a Slaydo que dichas máquinas solo deberían emplearse en caso de dificultad grave. Se cree que Slaydo, con su astucia habitual, provocó que el Adeptus desplegara los Titanes asegurándose de que recibieran todos los informes de Ashek II de manera regular, incluida la sugerencia de que el Heredero Asphodel estaba relacionado con el Culto Mechanicus. Nerviosos ante tal posibilidad, el Adeptus desplegó de inmediato a los Titanes, ansiosos bien por demostrar que aquella conjetura era falsa, bien por acabar con el blasfemo.

Encabezados por el enorme y antiguo Titán de clase Imperator Imperious Corporalis, las máquinas de guerra de Marte se enfrentaron a los letales y crueles artefactos de Asfodel. La batalla duró tres meses. Hubo más guardias necesitados de tratamiento psicológico por el trauma del tamaño de los monstruosos combatientes que por las heridas sufridas.

El término "escaleras llameantes al cielo", empleado hoy en día para describir la destrucción de cualquier Ciudad Colmena de gran tamaño y altura fue acuñado por el Mariscal Blackwood mientras contemplaba la desaparición entre las llamas de Ashek II.

Derrotado, el Heredero Asphodel huyó. Su particular ejército no aparecería de nuevo hasta la batalla por Balhaut.

Ambold Once (756.M41)Editar

Serpientes de Hierro Ambold Once Cruzada Mundos Sabbat Wikihammer

Ataque a Ambold Once por parte del Capítulo de Marines Espaciales de los Serpientes de Hierro.

Antes del comienzo de la Cruzada, mientras se trazaban los planes en Khulan, se mencionó de forma habitual Ambold Once como uno de los posibles objetivos de la fase inicial. El Comandante General Hechtor Dravere había resaltado su importancia estratégica en los límites de los Mundos de Sabbat. Este oficial era partidario de la teoría de asalto en media línea, respaldada por cierta camarilla entre los miembros del Alto Mando. Una semana antes del comienzo, Ambold Once seguía constando en los planes de despliegue, pero el Señor de la Guerra Slaydo lo anuló a última hora y promulgó de forma oficial el Plan de Ataque de Fase Inicial, que posteriormente sería conocido como la Operación "Dragón Rojo".

Así pues, Ambold Once pasó de ser un objetivo prioritario de la fase inicial de la Cruzada a convertirse en un objetivo de la segunda fase, la Operación "Newfound". La invasión empezó a mitad del 756.M41. Un rápido y feroz asalto de la flota bajo el mando del Almirante Karslae arrasó las fortalezas espaciales y destruyó las naves ancladas tanto en órbita baja como alta, lo que permitió a las tropas bajo el mando del General Dilen Belfry bajar directamente desde la órbita hasta los enclaves enemigos de Pelbury Civitas, Ganff Superior y la Colmena Amboldus. El archienemigo rechazó tres ataques en los días 201 y 288 de aquel año. Aunque las fuerzas hostiles no estaban bien aprovisionadas, ni disponían de unas defensas formidables, si tenían la enorme ventaja de las murallas sólidas y resistentes concéntricas de la ciudadela de Ambold. Nueve mil quinientos soldados de la Guardia Imperial murieron en el intento de tomar aquellas murallas.

El propio Belfry murió bajo un ataque de morteros. El segundo al mando, el Coronel Begulin, de los Regimientos de Sarpoy, quiso cortar el flujo de pérdidas, pero cometió el error de permitir que la mayor parte de las tropas en Pelbury Civitas quedase atrapada entre las murallas tercera y cuarta. Pidió ayuda con urgencia, siendo respondido por los Marines Espaciales del Capítulo de los Serpientes de Hierro, quienes se encontraban dirigiéndose hacia Sverren y que decidieron desviarse para atacar las ciudades clave de Ambold Once y auxiliar a las desesperadas y asediadas tropas. Su llegada fue más que oportuna y, según todos los testigos, extraordinaria. Los Marines Espaciales de la orgullosa Ithaka descendieron en cápsulas de descenso y pasaron a cuchillo Pelbury Civitas y la Colmena Amboldus. Murieron veintinueve mil soldados enemigos por solo ocho Serpientes de Hierro, un hecho heroico que todavía se celebra en canciones y relatos. Ganff Superior cayó una semana después. Bajo el mando del Hermano Capitán Pheus los Serpientes de Hierro asaltaron las murallas y ejecutaron a los jefes enemigos crucificándolos.

El Coronel Begulin fue ejecutado por el Comisariado por los tremendos errores cometidos.

Sverren (757-758.M41)Editar

Sverren tenía una posición estratégica central en la región conocida como la Santa Faz, llamada así por su aparente parecido con la cara de la Santa si se mira desde el centro de la galaxia a una distancia de 19.3 parsecs. Por ello, era un planeta clave para la Operación "Newfound". Las legiones de soldados de la Guardia Imperial bajo el mando del Comandante General Hummel y del General Bulledin atacaron en la fiesta de la Candelaria del 757.M41, y derrotaron a las fuerzas del Magister Kuvelo, quien murió en el primer ataque.

Sin embargo, la invasión se vio ralentizada y acabó deteniéndose debido al mal tiempo, que obligó a las tropas imperiales a atrincherarse, y a la tenacidad de las fuerzas del Caos, cuyas tropas en desbandada pudieron reagruparse y contraatacar, concentrando sus esfuerzos en Ciudad Neffr y en las ciudades muelle de Colchis y Rammery.

El General Bulledin soportó las tormentas invernales y avanzó con sus batallones hacia el sur antes de girar hacia el oeste, cruzando la tundra de Vovof y rodeando Rammery, que cayó tras un corto asedio. Entretanto, el Comandante General Humel se concentró en la ciudad de Colchis, logrando obtener la superioridad aérea sobre el Sverren, algo que posteriormente apoyaría y favorecería de nuevo en Enothis, en el 773.M41, después de una campaña de seis semanas

Ciudad Neffr fue bastante más difícil de roer, ya que Bulledin perdió, para conseguir ganar al final sólo dos kilómetros de territorio, a casi tres mil hombres a lo largo de ocho semanas de brutales ataques llevados a cabo en el verano de 758.M41. Ante semejante fracaso, el noble Bulledin ofreció su mando y su renuncia al Señor de la Guerra Slaydo, quien se negó a captarlo. Slaydo le mandó un mensaje de respuesta en el que sólo había tres palabras: "Vuelva a hacerlo". Bulledin decidió cumplir con la orden del Señor de la Guerra hasta sus últimas consecuencias. Finalmente, en el día 241del 758.M41, con el apoyo de un solo Titán Warlord, el Victrix Impassionata, cedido por el Adeptus Mechanicus, las fuerzas de Bulledin tomaron las murallas de Ciudad Neffr y asaltaron el Palacio Superior. El Pater Bucher, el segundo al mando del Magister, murió mientras se resistía a su captura.

Fornax Aleph (757-759.M41)Editar

Manufactorum Fornax Aleph Cruzada Mundos Sabbat Wikihammer

Picto-imagen de uno de los complejos industriales abandonados misteriosamente en Fornax Aleph.

Fornax Aleph, además de ser el lugar de una famosa victoria imperial, fue también el sitio en donde ocurrió uno de los hechos más inexplicables e inquietantes de los comienzos de la Cruzada. Desde el principio, la campaña contra el Mundo Colmena resultó ser problemática, señalando las dificultades a las que se enfrentaban las fuerzas del Imperio cuando se tropezaban con un mundo afectado por el Caos de las formas más inexplicables y enervantes.

En el 747.M41, las naves de reconocimiento de larga distancia de la flota informaron que Fornax Aleph era un poderoso bastión de las fuerzas del Caos con grandes ciudades colmena y lo que parecía ser una flota de reserva importante. Se esperaban grandes combates en la zona, por lo que Slaydo envió una fuerza de invasión de nueve regimientos, dos de ellos blindados, con el General Jater Elbeth al mando y con los miembros del Capítulo de Marines Espaciales de los Serpientes de Hierro listos para reforzarlos, preparados a pesar de su intervención en Ambold Once el año anterior.

El asalto inicial se vio retrasado dos veces debido a las tormentas de disformidad. La segunda obligo a las Barcazas de Batalla de los Serpientes de Hierro a mantenerse ancladas durante cuatro meses en la Baliza Albina. La flota de invasión del General Elbeth también se vio afectada, viéndose dispersada debido a las perturbaciones creadas por las tormentas. Como resultado, y por desgracia para el General, Elbeth llegó a Fornax Aleph con sólo la tercera parte de sus fuerzas intacta y sin noticia alguna de los refuerzos prometidos por el Adeptus Astartes.

El General Elbeth era un individuo prudente de gran ingenio táctico y uno de los más prometedores oficiales bajo el mando de Slaydo, que se hubiera convertido en Comandante General y hubiera mandado su propio ejército de no haber desaparecido posteriormente. Por ello, abortó el ataque ya que sabía que no disponía de suficientes soldados y suministros para conquistar todo un planeta. Colocó las naves de transporte en un punto de traslación externo al sistema y se preparó para esperar a que llegaran refuerzos o, en caso de ataque, a retirarse a la Disformidad a la primera señal de problemas.

Sin embargo, Elbeth no quiso desperdiciar la oportunidad de estar tan cerca de su objetivo por lo que, en el día 303 del 757.M41, envió a la fragata de reconocimiento Ziegler para que recorriera el interior del Sistema Fornax Aleph y explorara la situación y el número de las fuerzas del enemigo. Para sorpresa del Estado Mayor y el equipo táctico de Elbeth, la "Ziegler" no se encontró resistencia alguna. Ninguna batería de defensa orbital disparó contra ella, ni ninguna nave partió para atacarla. La "Ziegler" informó que los puntos de anclaje, los astilleros y los muelles orbitales estaban vacíos, sin naves militares o civiles, y que no mostraban el más mínimo signo de actividad reciente.

Además, no encontró ni una sola señal de actividad electromagnética en la superficie. Ni una sola comunicación, ni energía o producción alguna, ni ningún movimiento. Según los rastreos orbitales de auspex, las grandes colmenas de Fornax Aleph parecían vacías y muertas.

Colmena Guardia Imperial Fornax Aleph Cruzada Mundos sabbat Wikihammer

Soldados de la Guardia Imperial bajo el mando del general Jater Elbeth, exploran una de las colmenas abandonadas Fornax Aleph

No se halló ningún error en las lecturas de la "Ziegler" ni en sus sensores auspex. Al día siguiente, la Claudia, la nave insignia de Elbeth, repitió la operación con los mismos resultados. No sólo no había señal alguna de vida en las colmenas de Fornax Aleph, sino que incluso las zonas rurales estaban vacías, lo que desmentía la posibilidad de que los habitantes hubieran huido de las ciudades para estar más seguros fuera de allí.

Ante aquel descubrimiento sorprendente, Elbeth decidió aprovechar la oportunidad e hizo desembarcar a una fuerza de asalto como avance de los refuerzos. Una semana después del reconocimiento, hizo descender al 34º y al 52º Regimientos de Infantería Pesada de Wrawbach (Los "Gatos Luchadores") y a la 10ª Brigada Blindada Vitriana, un total de dieciséis mil soldados y ochocientos vehículos de combate. El asalto, encabezado en persona por Elbeth, fue llevado a cabo en cápsulas y naves de desembarco, se hizo de noche, y se centró en la colmena central de Chysoom.

No hubo resistencia alguna. Las fuerzas de Elbeth se toparon con un planeta carente de toda vida. Las grandes colmenas estaban vacías, como si la enorme población se hubiera desvanecido un segundo antes. En las mesas había comidas a medio terminar, y partidas abandonadas por los jugadores. Tampoco había energía, pero un equipo de ingenieros solucionó con cierta rapidez el problema. Al principio se sospechó de alguna plaga u otra Gran Mortandad, pero al no haber ni cuerpos ni tumbas, ni signos de lucha o desastre la teoría fue descartada. La población, había, simplemente, desaparecido, sin explicación alguna, dejando atrás un inquietante planeta vacío.

Elbeth se atrincheró a la espera de los refuerzos. Es evidente por sus archivos que estaba intranquilo, y que sus hombres sentían miedo, incluso los imperturbables vitrianos. Lo que más afectaba a las tropas eran los gritos angustiados que resonaban en las colmenas, sobre todo de noche. Jamás se encontró el origen de aquellos gritos. Elbeth envió largos informes al Señor de la Guerra Slaydo acerca de los extraños sucesos, a los que se refería como 'la temible ausencia'. A todos los efectos, Fornax Aleph podía considerarse un mundo vacío. Los informes continuaron yendo y viniendo entre el General y el Señor de la Guerra, hasta que las transmisiones de las fuerzas de liberación de Elbeth cesaron repentinamente justo el primer día del 758.M41.

Thunderhawk Serpientes Hierro Fornax Aleph Cruzada Mundos Sabbat Wikihammer

Marines Espaciales del Capítulo de los Serpientes de Hierro descienden sobre una de las colmenas abandonadas de Fornax Aleph

Los Serpientes de Hierro, retrasados por las tormentas de disformidad, llegaron a Fornax Aleph casi 80 días más tarde. Eran unos trescientos, pero descendieron de inmediato bajo el mando del Hermano capitán Cules. La habitual actitud impasible de los Serpientes de Hierro desapareció tras enviar el primer mensaje al Señor de la Guerra, en el que informaron a Slaydo que en el planeta no había nadie, ni fuerzas enemigas ni fuerzas imperiales.

Los Serpientes de Hierro peinaron la superficie del planeta en busca de cualquier señal del General o de sus hombres, y sus barcazas de batalla buscaron en el resto del sistema. Fornax Aleph estaba tan vacío como cuando llegó Elbeth. Lo más preocupante es que tampoco había ni rastro de sus fuerzas o de él mismo. Sus naves habían desaparecido, y no había rastro de las unidades que habían desembarcado en el planeta, si se ignoraban dos cápsulas de desembarco, que hallaron embarrancadas en una playa de Sydronal. Fuese lo que fuese lo que le ocurrió a los habitantes de Fornax Aleph, también les había pasado a las tropas de las fuerzas de liberación de Elbeth.

El destacamento de Marines Espaciales siguió recorriendo el planeta durante un mes en busca de algún indicio, mientras sus naves exploraban los sistemas estelares vecinos. No encontraron ningún otro rastro de las fuerzas de Elbeth aparte de las cápsulas de desembarco antes mencionadas, excepto un tanque vitriano, un Leman Russ Conqueror, encontrado a ochenta pisos de altura, en el techo de una columna de habitáculos de Chysoom. Habían desaparecido todos los auriculares. Solo quedaban unos treinta centímetros de cable unidos a sus consolas. Los extremos estaban cortados y fundidos de algún modo. No había ningún rastro de la dotación, aparte de un guante con una mano calcificada aún en el interior, agarrada todavía a la palanca de mando.

Tres días más tarde una de las barcazas de batalla detectó lo que parecía ser el Claudia en órbita de colisión alrededor del sol del sistema. La nave, fuera la que fuese, fue arrastrada por la gran gravedad y ardió por completo antes de poder ser identificada con seguridad.

Es evidente que los Serpientes de Hierro estaban inquietos por aquella situación. El Señor de la Guerra Slaydo comunicó a las fuerzas Astartes que se retiraran antes de que les ocurriera algo similar, pero las circunstancias cambiaron de nuevo y de forma abrupta el día 130º del 757.M41. Un cometa o meteoro, no detectado con anterioridad, se estrelló en una de las regiones polares de Fornax Aleph. El impacto fue catastrófico, provocando desastres naturales como el deshielo de la capa glaciar norte y la erupción de una cadena volcánica en el hemisferio sur. Los Serpientes de Hierro sobrevivieron a las catástrofes y al invierno nuclear que siguió, pero el impacto tuvo otras consecuencias, de mayor gravedad. Hordas de demonios, o seres demoníacos, invadieron el planeta, surgiendo desde el devastado norte y rodeando las colmenas. Comenzó una guerra feroz y sobrecogedora en la que la fuerza de asalto de 300 Serpientes de Hierro dirigida por el Hermano Capitán Cules se vio asediada y rodeada por aquellas bestias infernales. Se dice que el único registro de lo que acaeció en ese periodo solo puede encontrarse en el códice 3345.6, sección 4.591 de los archivos del Capítulo, basado en Ithaka.

Los destacamentos retrasados de la fuerza del General Elbeth llegaron al sistema en el primer mes del 759.M41, y desembarcaron inmediatamente para apoyar a los Serpientes de Hierro que quedaban en la superficie del planeta. Sin embargo, los valerosos Marines Espaciales ya habían destruido a los oponentes demoníacos, quedando como vencedores del conflicto. Aquella 'larga batalla en la noche interminable', como la denominó Cules, les había costado cara, aunque Fornax Aleph había sido purificado. Su heroica resistencia les había permitido obtener dos de las victorias más famosas del inicio de la Cruzada, aunque ambas hazañas quedarían eclipsadas por sus proezas en Presarius.

Aún no se ha logrado explicar de un modo razonable las desapariciones, tanto de la población autóctona de Fornax Aleph como de las tropas de Elbeth. Algunas fuentes señalan que no hay que descartar la influencia de las tormentas de Disformidad que afectaron a la zona. Hoy día, Fornax Aleph tiene una guarnición imperial desde hace quince años, y se está llevando a cabo un programa de recolonización para repoblar las colmenas vacías. No se han producido nuevas desapariciones ni nada fuera de lo común, pero algunos informes señalan que se siguen oyendo extraños gritos de angustia en mitad de la noche.

Cociaminus (760-773.M41)Editar

Muchos de los oficiales de alto rango de Slaydo y de los de su sucesor, consideraban a Cociaminus como un planeta maldito. Conocido como "el mundo que se negó a morir", Cociaminus fue sin duda uno de los objetivos más problemáticos de la Estela de Newfound. Algunas fuentes indican que, en total, conquistar y reconquistar Cociaminus a lo largo de los años costó más vidas que el asedio del famoso Mundo Fortaleza de Morlond, lo que es bastante probable. Solo los archivos del Sagrado Munitorum pueden estimar por completo las bajas, pero es razonable conjeturar que, entre el 760.M41 y el 770.M41, más de ocho millones de miembros de la Guardia Imperial murieron combatiendo por el planeta.

El comienzo fue bastante propicio. Una parte del ejército de la Operación "Newfound", llamada 'el segundo frente', llegó a Cociaminus en el 760.M41, e inició una serie de ataques bajo el mando de los Generales Kelso y Forgues. Este último sería sustituido por el Comandante General Vichres debido a su supuesto comportamiento errático, aunque los rumores que la sustitución se produjo después de una acalorada discusión con Slaydo.

Kelso, famoso por su confianza en los blindados, dirigió el grueso del ataque y conquistó tres Ciudades Colmena (Harshen, Bolliqen y Nazeth) en solo seis meses. Desplegó al 1º Regimiento Narmeniano, a las órdenes del Coronel (posteriormente, General) Grizmund para atacar los habitáculos exteriores de Harshen, donde la resistencia era mucho más tenaz. En los mares de dunas que rodeaban Harshen se libraron dos grandes batallas de blindados, y fue allí donde Grizmund se ganó la reputación que le llevaría a la gloria.

A pesar de aquellos triunfos, la guerra en Cociaminus era tremendamente lenta. Después de una larga y costosa campaña, por fin se conquistó el planeta en 762.M41. Vichres, para entonces, había muerto en la carnicería del Puente Sable, pero a pesar del coste se había creado otra línea de avance contra el objetivo más importante: Balhaut.

El futuro de Cociaminus fue sido problemático, ya que fue tomado dos veces por las fuerzas del enemigo después de Balhaut. Se acabaron librando otras tres feroces campañas en el planeta, la última de ellas en el 773.M41, en la cual el Imperio lo reconquistó de nuevo.

Segunda Batalla de Sverren (760-761.M41)Editar

La encarnizada y larga guerra en Cociaminus no fue más que otro de los contratiempos importantes que sufrió la Operación "Newfound". Seguían quedando bolsas de resistencia que seguían frenando los esfuerzos de la Cruzada. Además, una plaga de enfermedades en Formal Prime y Lucius agravó el retraso en el envío de refuerzos a la línea del frente y, para acabar de complicar más las cosas, Eco's Hope quedó inutilizado como punto de apoyo entre 758.M41 y 759.M41 debido a una inesperada sequía, acompañada de una hambruna.

Posteriormente, en 760.M41, en el momento en que Slaydo empezaba a creer que por fin la Operación "Newfound" había ganado terreno suficiente como para asaltar Balhaut, un inesperado, sangriento y feroz contraataque dirigido por el Arconte Nadzybar en persona atravesó las líneas de Slaydo. Sverren, que llevaba en manos imperiales desde el 758.M41, fue invadido. Por segunda vez en cinco años, el planeta quedó convertido en un gigantesco campo de batalla.

Esta vez, los combates se centraron en el tropical continente sur. El General Bulledin, cuyo mando en los combates de superficie de Sverren durante dos años apenas podía considerarse como satisfactorio, se vio de repente de nuevo al mando de las fuerzas imperiales. Recibió la orden de anular toda ventaja enemiga y de mantener en su poder los vitales depósitos de combustible hasta que llegaran los refuerzos.

Quizá Bulledin recordara los errores anteriores, ya que organizo una resistencia efectiva y audaz. Su feroz determinación para impedir que se produjeran de nuevo los desastres que plagaron su anterior mando fue vital para mantener alta la moral en declive de las tropas imperiales. En el 761.M41. cuando llegaron los convoyes de refuerzo, se descubrió que las asediadas fuerzas del General Bulledin habían logrado resistir en una guerra de dos frentes, ante el Magister Sholen Skara, al mando de la atroz hermandad de los Kith, y ante las hordas del mismísimo Arconte Nadzybar. Las tropas del archienemigo fueron rechazadas hacia las ciudades amuralladas y las junglas tropicales del continente sur, donde se prepararon a resistir otra vez.

Tras dieciséis meses de intensa batalla, las fuerzas del archienemigo fueron derrotadas, y quedaron desorganizadas tras fracasar por completo en el contraataque. Skara y el Arconte huyeron en desbandada, para volver a combatir mucho tiempo después en Valens antes de encontrarse con su destino en la batalla final en Balhaut.

Avance final - Balhaut (763-765.M41))Editar

El Señor de la Guerra Slaydo estaba perdiendo la paciencia. Ni en sus peores sueños se había imaginado que la segunda parte de la Cruzada tardaría tanto en cumplirse. Algunos, sobre todo Cybon y Dravere, le insistían en que cambiara de tácticas y revisara el plan de la Cruzada. Balhaut era desde el comienzo de la campaña el objetivo de Slaydo, quien lo consideraba una meta de importancia tanto táctica como psicológica.

Cybon rechazaba por completo Balhaut, y abogaba por dirigir la Cruzada hacia el borde interior de la zona con el fin de anexionarse las regiones de Núbila Extrema y del Cinturón de Uristes, menos defendidas, con lo que se lograría una ruta veloz y directa a los mundos industriales de la Estela de Newfound, como Fortis Binary, Ornetta, Verghast y Licero. Dravere, por su lado, recomendaba una acción táctica similar, mientras que algunos extremistas, como los Comandantes Generales Curell y Demanth, insistían en detenerse un año o dos para consolidar las conquistas imperiales y establecer una frontera desde la que iniciar las siguientes fases de la Cruzada.

Todas las alternativas tenían razón hasta cierto punto, y se podría considerar como testarudez la negativa de Slaydo a llegar a un compromiso. Sin embargo, su fijación con Balhaut tenía un sentido táctico genuino. Era sin duda un mundo clave, ya que controlaba numerosas rutas de tránsito y disponía de varios Puntos Mandeville cruciales. El Arconte consideraba el planeta en buena medida su asiento de poder, y expulsar al archienemigo de Balhaut sería infligirle un golpe terrible al orgullo y a la capacidad de mando del Arconte. Además, Slaydo estaba convencido de que dirigir la Cruzada hacia el borde interior de la zona, es decir hacia los escasamente defendidos Cinturón de Uristes y Núbila Extrema, rodeando Balhaut dejaría el flanco exterior de la Cruzada expuesto de un modo muy peligroso, una vulnerabilidad que podría durar años si las fuerzas imperiales no neutralizaban Balhaut y los planetas vecinos.

Slaydo jamás utilizó como argumento en sus discusiones con gente como Cybon el hecho de que consideraba que estaba siguiendo los pasos de la Santa. Balhaut había sido un planeta muy disputado durante la campaña original de Santa Sabbat. Su gran consejero, Faltornus, a quien Slaydo admiraba especialmente, había sido muy directo y claro resaltando su importancia. Al igual que hacía respecto a buena parte de su estrategia en los Mundos de Sabbat, Slaydo respetaba enormemente la sabiduría y las creencias de los personajes que le habían inspirado para realizar la Cruzada.

El Engaño de Fabia (764-765.M41)Editar

A principios del 764.M41, el Arconte Nadzybar empezó a reagrupar a sus fuerzas mientras se retiraba de Sverren y llamó a muchos de los Magísteres y caudillos para formar una enorme horda unificada frente a la Cruzada. Está claro que Nadzybar pretendía atraer a Slaydo y las fuerzas del Imperio hacia Fabia, donde creía que podría acabar, de un solo golpe, con la Cruzada en un enfrentamiento a gran escala.

Irónicamente, aquella idea de una única batalla decisiva era compartida, en parte, por su adversario, Slaydo. La larga y compleja campaña de la Operación "Newfound" había sido tanto un esquema de consolidación como un intento de llevar al enemigo a un enfrentamiento a gran escala. Por lo que a él se refería, esa batalla se libraría en Balhaut, como había planeado desde el principio.

Slaydo no se apartó de su objetivo u demostró ser un consumado maestro del engaño. Se percató de que el Arconte quería atraer la Cruzada hacia Fabia, así que ordenó varias maniobras de la flota y movimientos de tropas a lo largo de la ruta comercial entre Fornax Aleph y Fabia, y de la ruta de navegación entre Hesketh y Cociaminus para fingir que había mordido el anzuelo. Además sospechaba, y con razón, que había espías en la organización que era la maquinaria de guerra de la Cruzada, por lo que empezó a intercalar desinformación en los informes de inteligencia y en las órdenes al Departmento Munitorum para añadir credibilidad a la treta.

Ordenó traslados de regimientos de ataque rápido y veteranos hacia el Sistema Fabia, aunque dichos traslados estaban codificados de forma que el Departmento Munitorum no los cumpliera. Asimismo permitió que se filtraran numerosos documentos de la oficinal del Almirante General de la flota de combate, relativos a las posibilidades de un despliegue a gran escala y permanente en Hisk. Slaydo incluso llegó a apoyar en voz alta el plan alternativo de Cybon considerándolo una opción viable si se llegaba hasta Fabia, una acción de gran dificultad para el Comandante General Cybon quien, al ver como su plan había sido inicialmente descartado y ahora se reutilizaba tan solo como cebo para atraer al enemigo a una trampa, tuvo que tragarse su orgullo para seguirle el juego a aquella farsa.

El Arconte Nadzybar, quien se supone que ignoraba que estaba siendo atraído hacia una enorme trampa, reunió a sus considerables fuerzas y se preparó para hacer saltar su propia trampa. En el 765.M41, como preparativo para el enorme ataque contra Fabia, el Arconte llevó sus fuerzas a Balhaut durante un breve periodo de rearmamento y reaprovisionamiento. El planeta llevaba para entonces bastantes años bajo el control del Magister Sholen Skara.

Fue allí, reunidas en gran número y preparadas para el asalto a Fabia, donde las fuerzas del Arconte quedaron fatalmente sorprendidas por el ataque masivo lanzado por las fuerzas de la Cruzada Imperial.

Operación Tormenta Infernal - Balhaut (765.M41)Editar

Aunque el asalto a Balhaut sigue siendo un magnífico ejemplo de una acción militar que siguió el plan preestablecido, en la medida en que tal cosa puede afirmarse de semejantes operaciones, y con ello trajo la deseada victoria, las fases de la batalla se merecen un estudio más atento, tanto por la táctica como por el temperamento bajo presión de los oficiales que llevaron a cabo el plan.

El Señor de la Guerra Slaydo construyó su plan de asalto, cuyo nombre en código fue "Tormenta Infernal" en torno a los siguientes puntos principales:


  1. Ataque a la flota para lograr la superioridad orbital y causar el mayor daño posible a las naves enemigas.
  2. Bombardeo orbital sostenido de las regiones clave de la superficie.
  3. Desembarco rápido y cubierto de la oleada de fuerzas de asalto planetario primaria.
  4. Fase de asalto inicial cuando las fuerzas de asalto conquistaran sus objetivos.
  5. Desembarco rápido y cubierto de la oleada de fuerzas de asalto planetario secundaria como refuerzo, pendiente del resultado de las fases previas.


Entre las zonas principales de asalto, las Islas Tark se le encomendaron al General Olyphant, Ciudad Zaebes al Mariscal Blackwood, las Llanuras Occidentales al Comandante General Cybon, Bal Prime al Mariscal Kyter, la Colmena Boruna al General Scalia y Balopolis al Comandante General Curell. A los Mariscales Bazer y Fylesa se les ordenó la pacificación de la zona sur, y al General Saulton la tarea de tomar y mantener el complejo de refinerías de Gatteria. Slaydo encabezaría el asalto a la oligarquía. Se puede ver en la lista de órdenes establecidas su diferencia de actitud hacia cada una de las espinas que tenía en el costado: Cybon y Dravere. A Slaydo no le gustaba ninguno de los dos, pero el hecho de que le confiara a Cybon las Llanuras Occidentales y que a Dravere le relegara a supervisar las fases de refuerzo indica que reconocía la verdadera capacidad militar y que era capaz de dejar a un lado las diferencias personales cuando importaba.

Slaydo organizó el asalto de la flota en cuatro oleadas:


  • La primera, la punta de lanza, fue un destacamento de naves de ataque rápido dirigidas por el Almirante Kristor, que llegó a Balhaut dieciséis horas antes del comienzo de la batalla. Las naves de guerra entraron en el espacio real por un punto de traslación situado al otro extremo de la estrella local, usando la masa radiante de ésta para mantener oculta la disposición de la flota a los sensores de detección del planeta.


  • La segunda oleada, compuesta por naves de carga llenas de tropas y naves de desembarco orbital bajo el mando del Vicealmirante Gharnhorst, llegó cinco horas más tarde por un punto de traslación externo al sistema y se mantuvieron ocultas tras las nubes de hidrocarburos al borde de éste. Ambas oleadas debían colocarse en posición sin ser detectadas. Las distorsiones disformes provocadas por la llegada de las naves del archienemigo a Balhaut sirvieron para enmascarar sus propios desplazamientos de masa y traslación.


  • La tercera oleada, la que contenía a las fuerzas de asalto planetario y naves de guerra principales bajo el mando del Almirante Shaever, apareció directamente en el interior del sistema al inicio de la batalla, y atacó directamente los puestos de anclaje superiores e inferiores y las baterías orbitales. En cuanto Shaever comenzó el asalto, Kristor salió con la primera oleada de la cobertura de la estrella y atacó con rapidez y dureza las defensas del lado diurno, destrozando los grandes muelles orbitales de Balhaut Highstation y Hallidan Threshold. Solo entonces avanzó la oleada de Gharnhorst hacia el interior del sistema y se preparó para el desembarco en superficie mientras seguía a las grandes naves de combate.


  • La cuarta oleada, comandada por el Vicealmirante Sanloque, llegó en ese momento al exterior del sistema transportando a las divisiones de refuerzo.

El tremendo combate naval y orbital iluminó el cielo de Balhaut. Se calcula que, en las primeras seis horas, el cincuenta y dos por ciento de la flota enemiga fue aniquilado en sus puestos de anclaje, y que otro doce por ciento fue destruido en combate cuando partieron. Las pérdidas imperiales fueron del nueve por ciento, aunque la mayoría de las bajas se produjeron entre los cazas y las naves de ataque ligero que se enfrentaron a las baterías orbitales. La nave insignia del Almirante Shaever, la Myrmidon, también quedó destruida en el enfrentamiento contra dos Cruceros enemigos, el Señal Sangrienta y el Miseria. El Vicealmirante Von Haegl asumió el mando de la tercera oleada.

Para la vigésimo primera hora ya se había logrado la superioridad orbital, aunque los combates entre naves continuarían durante toda la batalla, incluso fuera del sistema cuando algunos enemigos intentaron huir. Comenzó el bombardeo planetario, que provocó grandes daños a los objetivos clave. Según los testigos participantes en los combates, hubo momentos en los que la parte norte del continente occidental parecía estar envuelta en llamas.

Guardia Imperial Tormenta Infernal Cruzada Mundos Sabbat Wikihammer

Asalto de la Guardia Imperial contra las fuerzas del archienemigo al comienzo de la Operación "Tormenta Infernal".

El asalto planetario propiamente dicho comenzó a la trigésimo tercera hora, cuando el bombardeo orbital todavía continuaba de forma virulenta en algunas zonas. Las fuerzas de la Guardia Imperial, incluidos los blindados, descendieron en cápsulas y naves de desembarco y transportes. La escala del asalto nos sería igualada hasta Morlond, pero no rivalizaría con la amplitud del asalto a Balhaut. Se perdió aproximadamente un treinta y dos por ciento de la tropa en el desembarco, destruida en el descenso o al llegar a la superficie, aunque en algunas zonas el porcentaje fue mayor. Al norte de la oligarquía fue del cincuenta y ocho por ciento.

A las cuarenta y cuatro horas comenzaron los fuertes combates en las Llanuras Occidentales, donde la vasta fuerza motorizada de Cybon se enfrentó a los ejércitos motorizados del archienemigo, y en las vastas ciudades colmena de Balhaut. La ofensiva imperial en dirección norte, costosa y feroz, duraría nueve días, hasta la terrible batalla de Valle Ascensión. Los combates también eran encarnizados en Balopolis. Pocas veces se ha podido presenciar semejante nivel de ferocidad ni devastación en la toma de una ciudad, en la que cada esquina era un fortín, y cada columna de habitáculos un apocalipsis. Se produjeron combates épicos en las calles, luchas desesperadas y brutales, pero cada una de ellas era eclipsada y olvidada al producirse la siguiente. Fue en Balopolis en donde las fuerzas del General Curell se enfrentaron a los llamados kith, dirigidos por el Magister Sholen Skara, en un brutal combate que tuvo como resultado un amplio número de bajas entre los oficiales más veteranos de la Guardia Imperial.

El propio Curell resultó herido de gravedad después de la hora cuarenta y ocho, y tuvo que retirarse. Lo sustituyó el General Korsen, quien murió en la hora cincuenta y ocho del asalto, siendo sustituido a su vez por el Mariscal Bernz, quien también murió tres horas más tarde. El General Delanyi no pudo atravesar las líneas para tomar el mando, por lo que el control de la zona de combate de Balopolis recayó en el único miembro superviviente del estado mayor de Curell, el Comandante Macaroth. Al enterarse de ello y de la difícil situación en Balopolis, el Señor de la Guerra Slaydo le comunicó inmediatamente a Macaroth que le ascendía al rango provisional de Mariscal para que recibiera el respeto adecuado en la situación actual, a pesar de su juventud.

Es bastante posible que, vista la situación, Slaydo creyera que Balopolis era una causa perdida. Se hecho, en la hora cincuenta y seis, la situación general era ya bastante mala. Blackwood había conquistado Ciudad Zaebes, y tanto Bal Prime como la refinería de Gatteria estaban a punto de caer. No obstante, el asalto a las Islas Tark era un baño de sangre, y tanto en la Colmena Boruna como en las Llanuras Occidentales el número de bajas era catastrófico.

El propio Slaydo se enfrentaba a lo peor. Su fuerza de desembarco, el segundo ejército imperial más numeroso después del de Cybon, se dirigía, abriendo una sangrienta senda, hacia el corazón del enemigo, la oligarquía. Enfrente tenía a las hordas de cuatro Magísteres, incluido el infame Heredero Asphodel, y el mortífero ejército adorador del mismísimo Arconte.

El asalto final del Señor de la Guerra Slaydo contra la oligarquía rugió furioso durante diez días consecutivos. El dominio de Nadzybar sobre aquela zona fortificada era firme, y lo apoyaban de forma fiel las máquinas del Heredero Asphodel. El terreno también provocaba que el avance fuera lento. El bombardeo orbital había machacado el suelo, y una serie de tormentas, causadas seguramente por la gruesa capa de humo que afectó a las pautas climáticas de Balhaut, convirtieron la zona en una extensión de lagos embarrados y pantanosos. Varios miles de soldados de la Guardia Imperial perecieron en dichas condiciones deplorables, hundidos en los lodazales o masacrados por las fuerzas del Arconte al quedar atrapados en el barro. El aire estaba contaminado por agentes químicos en algunas regiones, lo que creó una atmósfera venenosa que sobrecargó más todavía a la infantería imperial al obligarla a tener que utilizar los pesados filtros respiradores.

El primer progreso se logró al quinto día, cuando los guerreros de los Cicatrices Blancas atravesaron la línea de defensa en la Muralla Santa e hicieron huir a las fuerzas del Magister Khul Kolesh. El propio Magister murió en un enfrentamiento en el claustro del Palacio Sereno. Dos días después (el séptimo día del conflicto), las escuadras de la Guardia Plateada, bajo el mando del Señor del Capítulo Veegum, rompió las líneas en el Emancipatorio, donde se encontraban bloqueados por los Dreadnoughts del Caos y las "Máquinas del Tormento" del Magister Asphodel hasta que el punto muerto lo rompió un apoyo masivo de blindados del 12º Regimiento de Pardus, los Regimientos 18º, 21º y 22º de Katzok, el 18º Regimiento de Mariner y el 2º Regimiento Móvil Vitriano.

Cicatrices Blancas Balhaut Cruzada Mundos Sabbat Wikihammer

Los Cicatrices Blancas asaltan el Palacio de la Oligarquía, en Balhaut.

Una vez abierto el camino, Veegum encabezó a la Guardia de plata y tomó en Emancipatorio en dos horas. Luego asaltó el monasterio de San Kiodrus con la ayuda del 50º Regimiento de Volpone, el 10º Regimiento de Pragar y el 477º Regimiento de Apoyo Ligero de Kolstec. Ese mismo día, los Patricios de Jantine y algunas unidades del 11º Regimiento de la Guardia de Hierro de Mordia tomaron el recinto de la oligarquía y lo mantuvieron durante tres horas antes de ser repelidos. Sin embargo, lo tomaron al asalto de nuevo la mañana siguiente.

Sin embargo, la Torre del Plutócrata y los edificios centrales de la ciudadela siguieron resistiendo. En la tarde del noveno día, Slaydo llevó el flanco izquierdo contra la indómita Puerta de la Oligarquía. Aquel ataque desesperado estaba en teoría bajo el mando del Capitán Allentis de la Guardia Plateada, pero su asalto quedó frenado y arrasado por las devastadoras máquinas del Heredero Asphodel. Por tanto, la primera unidad que llegó a atravesar la Puerta de la Oligarquía fue el 8º Regimiento Hyrkano, que logró atravesar los escudos del enemigo y volar la puerta que había resistido nueve días de asalto. La brecha abierta por los hyrkanianos recibió el apoyo inmediato de la Guardia de Plata, los "Martillos" de Kolstec y cuatro divisiones blindadas. La Torre del Plutócrata cayó más tarde ese mismo día, después de un feroz asalto de los hyrkanianos.

Slaydo en persona penetró en el recinto interior a la cabeza de ocho Regimientos, incluida su propia escolta. Al amanecer del décimo día comenzó el ataque contra el complejo del Gran Palacio, en el que se había atrincherado el Arconte Nadzybar.

Entretanto, el resto de las fases de la Operación "Tormenta Infernal" seguían desarrollándose.

La Caída de Balopolis - Balhaut (765.M41)Editar

Para el octavo día de campaña, la feroz resistencia enemiga en Balopolis empezó a ceder. Contra todo pronóstico, Macaroth había conseguido reagrupar a las dispersas fuerzas para lanzar un tremendo ataque contra los edificios centrales. La lucha fue tan encarnizada que incluso los testigos presenciales son incapaces de contar con exactitud.

Tampoco se sabe si el propio Macaroth tenía una idea clara de lo que estaba ocurriendo. Estaba sin duda en el fragor del combate, por lo que es difícil imaginarse cómo habría tenido la capacidad o las comunicaciones necesarias para disponer de una perspectiva de mando general. Se conjetura que Macaroth basaba sus órdenes de campo más en la intuición que en los datos. Como demostró con creces en su posterior carrera, Macaroth siempre fue un comandante que confió e su propio juicio y en sus instintos, a menudo frente a informaciones contradictorias.

Las fuerzas de Macaroth atravesaron a primera hora del noveno día las nubes de cloro y asaltaron los últimos edificios centrales. Al final del día, Balópolis había pasado de ser casi una retirada a una inesperada victoria imperial, y Macaroth había establecido sus credenciales de un modo que obligaría a tomárselo en serio.

Victoria en el Valle Ascensión - Balhaut (765.M41)Editar

El clímax de la campaña de Cybon en las Llanuras Occidentales, y la batalla de mayor envergadura de toda la campaña, tuvo lugar al noveno día de los combates. había llegado la noticia de que Scalia había tomado la Colmena Boruna, así que, animado por ello y reforzado por los desembarcos de la cuarta oleada, producidos en los días quinto y sexto de la campaña, Cybon ascendió con las columnas blindadas por el Estuario Luminar y se enfrentó a las fuerzas del Magister Qull en la garganta de Valle Ascensión. Después de dieciséis horas de combates encarnizados, y con el apoyo de las legiones de Titanes, Cybon tomó Ascensión Alta y declaró el continente occidental bajo jurisdicción imperial.

La muerte de Slaydo - Balhaut (765.M41)Editar

Muerte Señor Guerra Slaydo Cruzada Mundos Sabbat Wikihammer

La muerte del Señor de la Guerra Slaydo.

El Señor de la Guerra Slaydo se enteró del éxito del Mariscal Macaroth al décimo día, mientras organizaba el avance final hacia el Gran Palacio de la Oligarquía, quedándose según rezan las crónicas mudo por la admiración. En aquel momento, el grave precio pagado por la conquista de Balhaut ya era evidente para el amargado Señor de la Guerra. Parecía más agotado y fatalista que al comienzo de la Operación "Tormenta Infernal", como si mantuviera sobre sus hombros el peso de muchos planetas. El brillo de entusiasmo que siempre mostraba su mirada también se había ido apagando hasta ser sólo unos rescoldos. Sin embargo, dicho entusiasmo aún no había desaparecido del todo. Cuando el Coronel Helmud, de los Regimientos de Pragar le confirmó que el Palacio caería, pero que costaría miles de vidas, Slaydo desenvainó su espada de energía y encabezó la primera oleada del asalto contra el Gran Palacio de la Oligarquía antes de que nadie consiguiera disuadirlo de tal acción.

En las estancias y claustros del antaño regio palacio se produjeron enfrentamientos feroces y brutales, incluido uno en el Jardín de Agua que se extendió casi cuatro horas. Es posible que Slaydo resultase herido de gravedad en pleno estómago en algún omento de dichos combates, bien por un arma blanca o por un disparo, pero no fue hasta más tarde que los médicos lo descubrieron, en su lecho de muerte. No obstante, no mostró en ningún momento señal alguna de debilidad.

A las dieciocho horas del décimo día, con los hyrkanos en el flanco de las escaleras del vestíbulo principal y la Guardia Plateada, la infantería de Kolstec y las fuerzas de apoyo pesado de Elitor atacando el Colegio de Archivos, la fuerza de Slaydo se enfrentó al Arconte y a su escolta en la Muralla Occidental.

Es probable que Slaydo buscara con afán al Arconte, empujado por el ansia de acabar con su némesis, ya que dicho combate estaba predestinado a ocurrir tarde o temprano. También es posible que Nadzybar, quien de seguro ya se había dado cuenta de que la guerra estaba perdida y de que no tenía ninguna forma de escapar, quisiera tener una oportunidad de morir llevándose con él a la moral de la Cruzada. En todo caso, el Señor de la Guerra y el infame Arconte se enfrentaron en un combate singular de tal intensidad que todos los demás individuos presentes en el lugar decidieron alejarse. El enfrentamiento duró entre seis y once minutos, según los diferentes testigos, y Slaydo sufrió dos heridas letales, a las que logró sobreponerse de algún modo para seguir atacando hasta herir de murete a Nadzybar.

El Arconte retrocedió moribundo y los adoradores del Caos asaltaron el lugar en un intento de ponerlo a salvo. Las unidades de la Guardia Imperial contraatacaron y mataron a muchos de ellos. Encontraron al Señor de la Guerra Slaydo, casi muerto, en el suelo de mármol del Atrio Oeste. Era evidente que ya no se le podía salvar, Sus graves heridas incluían algunas infligidas por los adoradores de Nadzybar durante el intento de llevarse al Arconte y alejarlo de Slaydo. Se dice que el Señor de la Guerra tenía en las manos una efigie de Santa Sabbat, aunque es posible que esto fuera una invención de los testigos.

Los supervivientes de la escolta de Slaydo arrasaron el lugar y mataron a todos los enemigos que encontraron. El cadáver del Arconte Nadzybar se encontró posteriormente al pie de los Escalones del Plutócrata, entre un montículo de cadáveres destrozados. Los soldados de Slaydo habían abatido a todos los fugitivos, incluidos los que portaban su palanquín, y solo después se descubrió la identidad del ocupante.

El desastre de las Islas Tark - Balhaut (765.M41)Editar

El ataque del General Oliphant contra las Islas Tark duró diecinueve días, la fase más larga de la guerra en Balhaut, aunque las campañas de pacificación y supresión en las zonas exteriores e interiores de la ciudad acabaron ocho meses después de declarada la victoria. Las bolsas de resistencia del disperso grupo de islas explican el lento avance de la ación y la elevada tasa de bajas, auqnue las pérdidas fueron extremas desde el principio. En la primera hora del asalto, tres transportes pesados que llevaban entre 9000 y 9500 soldados se posaron en el mar cerca de Tark Magnus debido a un error y fueron destruidos por las baterías de la costa antes de que nadie consiguiera salir.

Los objetivos principales de las Islas Tark eran las minas yrefinerías de gas que, junto a las enormes intalaciones en Gatteria, proporcionaban a Balhaut la mayoría de sus reservas de combustible y energía. Aunque Gatteria se conquistó sin apenas daños, dos de la sminas de gas principales de Tark se incendiaron, sin duda debido a acciones del archienemigo, perdendose enormes reservas de combustible. La mayoría de los incendios continuarían ardiendo durante cinco años, lo que provocó un enorme daño a los sistemas climáticos del hemisferio sur. De hecho, aún existen bolsas aisladas bajo el lecho marino que siguen ardiendo hoy en día. Oliphant, obsesionado por el hecho de no haber tomado sin complicaciones el objetivo, renunció a su mando y se suicidó tres años más tarde.

Tras la Campaña de Balhaut (765.M41)Editar

El Señor de la Guerra Slaydo consiguió vivir lo suficiente como para ver asegurada la victoria en Balhaut, aunque los combates esporádicos y las escaramuzas, amén de las consecuencias del asalto a las Islas Tark, continuaron durante bastante tiempo. El temor que sentía a no vivir para ver la liberación completa de los Mundos de Sabbat se cumplió, aunque muchos testigos informaron de que murió contento y resignado al a vez, como si lo hubiera estado esperando.

Es posible que influyeran algunos elementos esotéricos. Algunos dicen que Slaydo seguía con tal firmeza lo que él llamaba 'la guía de la Santa' que consultaba a los sacerdotes y al Tarot Imperial de forma habitual. Dos fuentes proclaman que Slaydo era un verdadero instrumento de poder espiritual, y que no sólo su muerte estaba anunciada, sino que Slaydo ya sabía desde 756.M41 que su destino sería morir en Balhaut. Se puede suponer por ello que la principal preocupación de Slaydo durante la batalla no fuera cuanto tiempo le quedaba de vida, sino quién sería su sucesor. Si realmente había estado esperando una señal en aquellas últimas horas, eso explicaría su repentino apoyo a Macaroth. No obstante, es más probable que Slaydo supiera que iban a producirse tras su muerte fricciones y enfrentamientos entre sus subordinados, y que no deseara que esas disputas internas debilitaran a la Cruzada. Tenían ante sí una gran victoria que debía ser aprovechada, y para ello era necesario un liderazgo firme.

El cadáver de Slaydo fue enterrado con toda la ceremonia posible en un mausoleo construido para la ocasión, el Honorarium, en Balhaut. El gran programa de reconstrucción de las arrasadas ciudades del planeta se puso entonces en marcha, y aún no ha finalizado hoy en día.

Magister Heredero Asfodel Cruzada Mundos Sabbat Wikihammer

El Magister Asphodel el Heredero.

En lo que respecta a las fuerzas del Archienemigo, por suerte la mayoría de los brutales seguidores y Magísteres del Arconte murieron en la campaña de Balhaut, aunque hubo algunas excepciones lamentables, de las cuales Sholen Skara y el Heredero Asphodel volverían a aparecer para amenazar a la Cruzada:


  • El Magister Allikarn logró escapar del planeta, pero lo alcanzaron y lo mataron en un combate naval en el exterior del sistema nueve días después.


  • Sholen Skara y un gran contingente de sus seguidores kith lograron huir de los combates en Balhaut. El destino de Skara estuvo clasificado como desconocido hasta muchos años después de la muerte de Nadzybar a manos del Señor de la Guerra Slaydo.


  • El Heredero Asphodel, al darse cuenta de la indefendible situación del Arconte, también se marchó del planeta, seguramente evadiendo a las fuerzas imperiales el sexto o el séptimo día de los combates en la Oligarquía, y abandonó a Nadzybar para que se enfrentara él solo a las fuerzas de la Cruzada. Su paradero también fue desconocido hasta que reapareció años después en el Mundo Colmena de Verghast.


Después de todos los combates, mientras las fuerzas imperiales consolidaban la ocupación, quedó al descubierto el legado dejado atrás por aquellos monstruos. En los campos de exterminio de Sholen Skara, en la Península de Balopolis, había pruebas repugnantes de genocidio que el Magister había llevado a cabo entre la población de Balhaut, quizá simplemente para divertirse. En los edificios de la Oligarquía también se encontraron pruebas de los experimentos médicos que Asfodel había llevado a cabo en miles de personas todavía vivas. Gran parte del personal presente en la Cruzada sufrió trastornos mentales e incluso enloqueció tras ver aquello, mientras que en otros provocó una obsesión implacable por acabar con semejantes bestias.

Aparte de las fuerzas huídas de Balhaut, muchas otras fuerzas del Archienemigo que se encontraban de camino para reforzar a las asediadas tropas del Arconte se desviaron o retiraron al recibir noticias de la desastrosa derrota de aquel. Los cuadrantes interiores de la Estela de Newfound sufrieron de forma terrible, ya que muchos planetas de dicha región fueron saqueados o destruidos. Casi todos aquellos mundos se encontraban en la ruta de huída de las fuerzas enemigas, como Sapiencia, Verghast, Aexe Cardinal, Lamicia, Erasmaus. Unida y Cociaminus. Con el tiempo, muchos de esos planetas fueron reconquistados y salvados de sus penalidades y de su insoportable, aunque no fue antes de que muchas vidas de súbditos imperiales quedaran corrompidas o perdidas.

El Señor de la Guerra MacarothEditar

"Considerando dignos de encomio los esfuerzos realizados por el Señor de la Guerra Slaydo en Khulen, los Altos Señores de la Tierra le encargaron la organización de un ejército cruzado cuya función sería liberar los Mundos de Sabbat, una agrupación de unos cien sistemas habitados situados en uno de los extremos del Segmentum Pacificus. Se lanzó un masivo despliegue, casi mil millones de Guardias Imperiales iniciaron su avance en los Mundos de Sabbat, respaldados por las fuerzas de los Adeptus Astartes y los Adeptus Mecánicus, con quienes Slaydo había firmado pactos de colaboración. Tras diez años de tenaz y dura lucha, a Slaydo le llegó su gran victoria en Balhaut, donde despejó el camino para introducir una cuña en el corazón de los Mundos de Sabbat. Pero allí pereció Slaydo. Entonces, entre sus oficiales, ansiosos por ocupar su puesto, se desataron las disputas y la rivalidad. El Alto Señor Militar General Dravere era en principio el sucesor más previsible, pero el propio Slaydo había elegido a Macaroth, más joven que aquél. A las órdenes de Macaroth como señor de la guerra, la Cruzada entró en su segunda década, penetrando aún más en los Mundos de Sabbat, enfrentándose a escenarios de guerra en comparación con los cuales Balhaut comenzaba a aparecer como una mera escaramuza de aproximación…"
Una historia de las últimas cruzadas Imperiales



Señor Guerra Macaroth Cruzada Mundos Sabbat Wikihammer

Retrato del Señor de la Guerra Macaroth

El agonizante Slaydo al joven Mariscal Macaroth Señor de la Guerra en su lecho de muerte en unos términos que no pudieron contradecir los Comandantes Generales. Cybon, Dravere y los demás estaban enfurecidos, ya que lo consideraban demasiado joven inexperto. Sin embargo, Slaydo tuvo sus razones para dicha elección:


  • El Comandante General Cybon era un candidato bien situado para ocupar el puesto de Señor de la Guerra, ya que combinaba la veteranía en el mando con una encomiable lista de victorias. Slaydo admiraba a Cybon como comandante, y éste quizá esperaba el apoyo del Señor de la Guerra tras la campaña de las Llanuras Occidentales y la victoria en Valle Ascensión. Sin embargo, sobre Cybon siempre corrieron rumores de un trato brutal hacia los soldados, algo que Slaydo despreciaba.


  • Hechtor Dravere era el otro candidato más firme, aunque era muy improbable que, a pesar de que Dravere, en su tremenda arrogancia, esperara el apoyo de Slaydo, este no se lo otorgaría. Slaydo creía, y tenía pruebas que refutaban su creencia, que la capacidad de mando de Dravere era irregular y que no se merecía muchas de sus condecoraciones. Al igual que Cybon, Dravere era un individuo brutal, muy dado a utilizar a la infantería normal como carne de cañón. Se rumorea que después del nombramiento de Macaroth, Dravere se vio implicado en una conspiración para deponerlo y arrebatarle el cargo de Señor de la Guerra. De ser así, todas las pruebas que apuntaban a ello han sido eliminadas por el Comisariado, y dado que Dravere murió en Epsilon Menazoide antes de que se produjera ninguna sublevación, ya nunca se sabrá la verdad.


  • El General Kelso hubiera sido una elección muy bien recibida por los moderados y la tropa, ya que nadie discutía su capacidad de mando. Sin embargo, Kelso carecía tanto del carisma que exigía el máximo cargo de la Cruzada como del apoyo de los mandos más importantes. No tenía una base de poder en el alto mando ni aliados influyentes en la flota. Puede que Slaydo pensara en Kelso, porque le gustaba, pero probablemente no lo eligió porque sabía que, en definitiva, Kelso tendría una posición débil.


  • El Mariscal Hardiker apenas había participado en los combates de la Cruzada, y su hoja de servicios no era una lista de victorias. Sin embargo, era ambicioso y de noble cuna, con buenas conexiones con la aristocracia de Khulan e influencia sobre el gobernador del sector. Si Slaydo hubiera muerto sin nombrar a un sucesor, es posible que Hardiker hubiese sido capaz de lograr el nombramiento gracias a sus poderosos valedores.


  • El Almirante Kristor también era un candidato al puesto, con grandes apoyos entre los oficiales superiores de la flota, quienes querían ver a un comandante naval dirigiendo la Cruzada. Kristor también tenía el apoyo de, al menos, dos de los Altos Señores de Terra, pero en un área tan dominada por la Guardia Imperial, ni siquiera esa influencia podía asegurarle el puesto de Señor de la Guerra. Sin embargo, cabe suponer que si Slaydo no se hubiese fijado en Macaroth, es posible que hubiera elegido a Kristor, aunque sólo fuese porque su nombramiento hubiese acabado con todas las rencillas internas entre los Comandantes Generales.


Tras la elección, se desencadenó un amargo periodo de rencillas políticas. Un individuo más débil que Macaroth habría durado poco en el cargo, sobre todo dada la influencia y el poder de los mandos más veteranos, pero el simple hecho de que mantuviera el puesto, se negara a plegarse a la voluntad de sus adversarios, y venciera en el terreno político a los mandos más veteranos demuestra que el joven Señor de la Guerra tenía el talento y el carácter adecuado para ese mando. Otros respetaron el nombramiento simplemente por un profundo afecto al 'viejo'.

El ascenso al poder de Macaroth fue notablemente rápido. Era relativamente joven para el puesto, pero ya había conseguido varias victorias impresionantes como subordinado de Curell, algo que pasaban por alto a menudo y deliberadamente sus detractores. Sin embargo, hay que decir que Macaroth también era peculiar y obstinado, algo que frustraba y a veces alarmaba al estado mayor. En la primera parte del mando, Macaroth tendría que ocuparse tanto de la guerra como de apaciguar a los que se oponían a él.

Macaroth se convirtió en la década posterior a las batallas de Balhaut en uno de los mayores comandantes militares de su época, aumentando las conquistas de su ilustre predecesor u añadiendo una chispa de inspiración, que quizá fue lo que hizo decidirse a Slaydo por él como sucesor válido. No obstante, hay que tener en cuenta que al comienzo de su mandato como Señor de la Guerra, se describía a Macaroth como a alguien temperamental y rencoroso, con arranques de prepotencia y crueldad. Es evidente que era difícil tenerle simpatía con ese carácter irascible, pero puede que aquello lo produjese invariablemente el repentino ascenso al poder y su intelecto intuitivo y brillante. las tácticas de Macaroth eran indefectiblemente arriesgadas y atrevidas, de puro instinto e intuición, una característica ya evidenciada en Balopolis y que continuaría mostrando desde el comienzo de su desempeño del cargo con su extraordinario plan multipuntual en el Saliente Cabala.

Saliente de la CábalaEditar

Al igual que su noble predecesor, el joven Señor de la Guerra Macaroth se fijó un objetivo que, a todas luces, se tardaría bastante tiempo en conseguir. Un estudio comparativo entre las metas que se propusieron ambos Señores de la Guerra es muy ilustrativo respecto a las diferencias que había entre Slaydo y su joven sucesor.

Slaydo había establecido Balhaut como su objetivo principal en la primera parte de la Cruzada. Era un único aunque crucial planeta, ya que una vez tomado consolidaría el avance de las fuerzas imperiales a través de los Mundos de Sabbat. Algunos lo creían un objetivo demasiado ambicioso, y debe recordarse que el camino hasta allí se alargó cada vez más, para exasperación de Slaydo. Éste creyó en un principio que Balhaut podría tomarse en un año o dos después del inicio de la Cruzada, pero en realidad se tardó una década. Cabe decir entonces que Slaydo eligió un objetivo ambicioso y que subestimó el esfuerzo y el tiempo que harían falta para cumplirlo, aunque al final hizo valer su decisión gracias al trabajo duro, a la determinación y a su negativa a modificar el plan.

En contraste, el objetivo de Macaroth, que no era sinó los Sistemas de la Cabala, no era un planeta único, sino un grupo de sistemas estelares que, además, se encontraban a una distancia considerable de la parte exterior del frente de la Cruzada en 765.M41. Para llegar a los Sistemas de la Cabala, los ejércitos de la Cruzada deberían conquistar una amplia parte de la Estela de Newfound y el complejo y bien defendido Grupo Khan. Al declarar los Sistemas de laCabala como su objetivo, Macaroth comprometía a las fuerzas imperiales a llevar a cabo una empresa de tal magnitud que, en comparación, la ambición de Slaydo por conquistar Balhaut casi parecía modesta. De hecho, semejante plan le acarreó las críticas de sus detractores, quienes consideraron la tarea como algo imposible.

Muchos consideraron el plan como una prueba clara de que Macaroth carecía del talento y del sentido táctico necesario para ser un Señor de la Guerra. La escala de su ambición fue considerada por todos como algo completamente risible. Junto a las disensiones entre los oficiales del alto mando llegó la noticia de que grandes destacamentos del archienemigo estaban descontrolados después de la victoria en Balhaut. Aparte de las fuerzas que habían conseguido huir, estaban las unidades que se dirigían allí para reforzar al Arconte y que se habían desviado o se habían retirado al enterarse de la derrota. Los cuadrantes interiores de la Estela de Newfound estaban repletos de fuerzas enemigas que se ocultaban o que se reposicionaban a lo largo de nuevas líneas. Muchos mundos de la región fueron saqueados o destruidos durante el frenesí del archienemigo por reagruparse. Macaroth fue muy criticado por no consolidar las posiciones tras Balhaut. Se decía que debería haber movilizado varios ejércitos para perseguir y eliminar a los fugitivos antes de que se reorganizaran. Se decía que podría haber salvado mundos.

Sin embargo, es evidente que su objetivo principal era hacerlo. Simplemente, no lo llevó a cabo de la forma en que Slaydo lo hubiera hecho. No ordenó una consolidación gradual sistema por sistema del territorio más cercano unida a una firme persecución de las fuerzas enemigas en desbandada antes de avanzar desde una base estable contra la siguiente línea enemiga. Macaroth sabía que Slaydo había hecho huir al enemigo y deseaba aprovechar esa debilidad mediante un método audaz, en vez de acabar poco a poco con los cabos sueltos. La zona de los Sistemas de la Cabala, rodeada como estaba por los famosos Mundos Fortaleza , sería una victoria gigantesca, y Macaroth quería llevar la Cruzada hasta una distancia de ataque del Grupo Cabala antes de que el archienemigo lograra ventaja reagrupándose allí. Macaroth también sabía que las fuerzas de los Poderes Siniestros habían perdido a su Arconte, por lo que carecían de una autoridad y de un mando centralizados. Lo que quería era llevar a cabo un ataque devastador contra el corazón del enemigo llevando a cabo una maniobra organizada que ninguna de las fuerzas enemigas dispersas pudiera adivinar o contra la que pudiera reaccionar con la rapidez necesaria.

En resumen, Macaroth no quería perder tiempo y recursos en acabar con los dispersos y desorganizados componentes de la fuerza enemiga, sino más bien atacar su núcleo. Nadie, ni el archienemigo, ni siquiera los generales y mariscales de Macaroth, se esperaba que dirigiera la Cruzada hasta el flanco exterior para atravesar dos grandes grupos de sistemas y llegar hasta el umbral de los Sistemas Cabal, cosa que hizo.

Quizá sea cierto que si el destino se hubiera vuelto de verdad contra las fuerzas imperiales en algunos de los momentos más desesperados y arriesgados de la campaña de Macaroth, los anales militares contendrían el relato del fracaso absoluto del Señor de la Guerra debido a los errores, a los fallos de cálculo y a una desastrosa ambición. Por supuesto, la perspectiva permite celebrar que el agresivo plan de Macaroth funcionara. Macaroth utilizaba para la guerra la misma inteligencia y conocimiento instintivo de las tácticas que Slaydo, pero empleaba aquello a una escala mayor, a menudo hasta el punto de que su estado mayor era incapaz de apreciar las consecuencias a largo plazo de sus decisiones.

Macaroth odiaba el exceso de prudencia y le encantaba lo que describía como correr riesgos, pero quizá es más correcto decir que intuía y calculaba los riesgos con más precisión que los demás. Macaroth demostró a lo largo de la ofensiva hacia los Sistemas de la Cabala que era un comandante especulativo muy sensible, casi capaz de la presciencia, respecto a las grandes o terribles consecuencias de sus decisiones. Algunos, incluido Cybon hasta cierto punto, llegaron a admirar y a respetar su tenaz habilidad.

Aunque era audaz e ingeniosa, la ofensiva hacia los Sistemas de la Cabala fue un proceso largo y encarnizado. En más de una ocasión, cuando el avance se sobreextendió de forma peligrosa, pareció destinada a un fracaso ineludible debido al ansia de victoria de Macaroth y a darles la razón a sus comandantes generales.

A finales del 765.M41 los ejércitos de la Cruzada iniciaron el amplio avance hacia la parte exterior de la región, e invadieron y liberaron planetas de la zona central de la Estela de Newfound. Se abrieron nuevos frentes que llegaron incluso hasta Nonimax y el Broche Menazoide en dirección al centro galáctico, y Nacedon en sentido contrario.

Nonimax fue uno de los primeros planetas en ser atacado bajo el mando de Macaroth. Era un mundo colmena de considerable importancia agrícola, vital para el flujo de suministros del Munitorum. El plan de conquista del planeta de Macaroth fue espléndido gracias al hábil despliegue de los Regimientos de Pragar, que completaron la campaña en seis semanas, lo que demostró a los detractores del nuevo Señor de la Guerra que conocía a la perfección las capacidades de todas las unidades de la Guardia Imperial bajo su mando.

Otro de los primeros éxitos fue Grimoyr, donde los combates habían empezado antes incluso que el asalto a Balhaut y apenas habían conseguido nada. Macaroth le entregó el mando al General en Jefe Noches Sturm, el comandante del 50º Regimiento Real de Volpone (posteriormente depuesto), quien consiguió una rápida victoria en una semana. Los volpones aprovecharon el apoyo blindado y derrotaron a las fuerzas del Magister Sharenidy en las calles de la capital, Malthus. Sharenidy prefirió suicidarse antes que ser capturado.

La palabra clave para Macaroth era movilidad, Las unidades se desplegaba a escala regimental y con rapidez en cada planeta objetivo para luego trasladarlas al siguiente mundo en cuanto el primero estaba bajo el control de las tropas del segundo escalón de ocupación. Este proceso permitía que las unidades más efectivas y más veteranas en el campo de batalla avanzaran velozmente de un planeta a otro manteniendo al día sus capacidades de combate, Fue bastante habitual que las unidades de la Guardia Imperial hubieran combatido en ocho planetas o más entre el 765.M41 y el 769.M41.

La mayor parte de las campañas de esta vigorosa parte del avance en los primeros cuatro años fueron guerras de liberación: Presarius, Fortis Binary, Sapiencia, Voltemand y Albretch. De estas, quizá Presarius pueda considerarse como la campaña más destacada. Los Marines Espaciales del Capítulo de los Serpientes de Hierro añadieron otras victoria a las que ya habían conseguido en la Cruzada al enfrentarse a una casta mutante parcialmente mecanizada que vivía en las fundiciones tectónicas de las colmenas principales. Aislados debido a las acciones enemigas, los Serpientes de Hierro agotaron la munición y se vieron obligados a combatir cuerpo a cuerpo contra aquel feroz y maligno enemigo. La batalla duró nueve días y casi todos los mutantes fueron exterminados, auqnue al precio de las vidas de treinta y nueve marines. Veegum, de la Guardia Plateada, honró el valor de los Serpientes de Hierro ordenando a sus propios marines que los saludaran con una inclinación de la cabeza descubierta.

Desastre en Partenope (767.M41)Editar

Parthenope Guardia Imperial Cruzada Mundos Sabat Wikihammer

Los muertos de la Guardia Imperial cubren el suelo de Parthenope

Era inevitable que otras acciones no salieran tan bien. En el mundo colmena de Oscilia IX los comandantes cometieron algunos errores garrafales. Estos oficiales, de los que algunos fueron degradados posteriormente, eran comandantes procedentes de un grupo que Macaroth había ascendido después de su nombramiento en Balhaut. Se puede considerar que uno de los fallos de Macaroth fue esperar que aquellos oficiales jóvenes mostraran las mismas dotes de mando innatas que él tenía. Arrastrados por su ascenso y cegados por la responsabilidad, pocos lo hicieron, aunque Urienz es la excepción más evidente. Oscillia IX fue una batalla especialmente sangrienta, y tan costosa como la de Karkariad, aunque al final se conquistó. Sin embargo, el verdadero desastre de aquel encarnizado periodo fue, por supuesto, el ferozmente disputado planeta Parthenope, una derrota aplastante sufrida por las fuerzas de la Cruzadaenen 767.M41.

Uno de los Magísteres más famosos de Nadzybar, Qux de los Sin Ojos, fue el arquitecto de la aplastante derrota. Tras huir de Balhaut, arrasar Rodolf Magnus y Hermia y dejar arrasadas sus ciudades, reagrupó sus fuerzas en Parthenope. Las fuerzas imperiales enviaron al General Onator al mando de veinte divisiones para rescatar el planeta, pero puede que se confiara mucho después de la victoria de Balhaut.

Las fuerzas del Magister parecieron derrumbarse al principio bajo el ataque, pero aquello no era más que una treta para atraer a las tropas imperiales hacia las tierras altas de Caterad. Qux las flanqueó, las rodeó y se dispuso a destruir las divisiones de Onator.

El general, rodeado por completo, pidió ayuda en varios mensajes desesperados y comenzó a retirarse con las unidades principales hacia las ciudades mineras de Toronon y Ceylask. Un destacamento compuesto por el 4º Regimiento samotracio, el 2º Regimiento Mnenomita y los Regimientos 23º y 26º de Fusileros Baldackianos se encontró aislado del resto de la fuera en retirada, y se atrincheraron en el valle de Besh, en donde todas las unidades fueron aniquiladas bajo un bombardeo de cinco horas.

Onator aseguró Toronon, pero no logró mantener Ceylask, que fue arrasada por el avance del Magister. Después de tres semanas de asedio, Onator recuperó la esperanza cuando el Adeptus Mechanicus envió ayuda, pero la perdió al poco tiempo. Qux también disponía de las máquinas de guerra de una de las Legiones Traidoras, y los refuerzos del Mechanicus fueron aplastados en una batalla de furia estremecedora que duró nueve días. Los detalles sobre el final de Onator y los suyos han sido suprimidos por la Inquisición por razones de moral de la tropa.

El desastre no acabó allí. Envalentonado por aquella victoria, Qux ordenó a sus naves de combate que persiguieran a las unidades de la flota que habían llevado hasta Parthenope a Onator y a sus aliados del Mechanicus. La enorme batalla naval, el tercer combate de mayor importancia de la Cruzada hasta hoy, acabó en una victoria total de los Poderes Siniestros, y creó el campo de escombros de Antioch, un monumento a la debilidad del exceso de confianza.

Un nuevo Arconte. El Pacto Sangriento (771-772.M41)Editar

Batalla Naval Flota Imperial Fuerzas del Caos Crucero de Batalla Clase Caliz Crucero Pesado Devastacion Wikihammer

Las fuerzas del Arconte Urlock Gaur llevan a cabo un ataque relámpago contra la flota de la Cruzada

El ataque contra los propios Sistemas de la Cabala se inició en el 770.M41. Buena parte de la enorme fuerza de la Cruzada, en aquellos momentos más dividida que nunca en unidades militares de menor tamaño, seguía avanzando por los grupos de Estela de Newfound y Khan, pero una fracción importante de la hueste imperial ya se hallaba en posición para comenzar el ataque.

Macaroth nunca había ocultado su admiración por la Operación "Dragón Rojo" de Slaydo, y compartía la disposición de su predecesor a dividir la fuerza principal de la flota en grupos de combate que pudieran realizar ataques múltiples en varias zonas objetivo. Sin embargo, como con todo lo que había hecho Slaydo, Macaroth quería hacerlo a mayor escala y de un modo más ambicioso.

El plan de ataque de Macaroth incluía el asalto simultáneo a diecinueve planetas clave de los Sistemas de la Cábala, incluidos tres de los famosos Mundos Fortaleza. Los informes de inteligencia indicaban que, a pesar de la velocidad de avance de la Cruzada, el enemigo ya se había atrincherado en la línea exterior de los Sistemas de la Cabala. Además, cada vez estaba más claro que había un nuevo Arconte que centralizaba la autoridad de los Poderes Siniestros por primera vez desde Balhaut.

La primera fase del asalto tuvo un éxito espectacular. Para finales del 770.M41 ya habían caído ocho planetas, incluidos los Mundos Fortaleza Solveig y Aphra, además de establecer rutas para adentrarse más en los Sistemas de la Cabala, lo bastante profundas para obligar a retirarse a una buena parte del enemigo hasta el Racimo Carcaradon. Macaroth estaba exultante por las noticias. El Racimo Carcaradon formaba, junto al Grupo Erinias, la parte exterior de los Mundos de Sabbat, y tocaba los sectores marginales del espacio no imperial, conocidos como los Mundos Sanguinarios, de donde habían salido las fuerzas del archienemigo. Por primera vez desde el inicio de la Cruzada existía una sensación palpable de que se podría conseguir la victoria total y que el archienemigo sería expulsado a las infernales y primitivas Estrellas del Halo. La imprudencia de Macaroth al precipitarse hacia los Sistemas Cabal parecía justificada, y su capacidad táctica estaba ampliamente demostrada. Por fin tenía, al parecer, la confianza de los Comandantes Generales. Presionó para que la Cruzada atacara los Sistemas Cabal con furia renovada y declaró que los tendría conquistados para el invierno del 771.M41. Fue una jactancia de la que se arrepentiría. Varios objetivos de los Sistemas de la Cabala resistirían los ataques, sobre todo Canemara, Jago y Morlond, el Mundo Fortaleza más implacable de todos. En el 771.M41, todo el avance en Cabala se detuvo. El archienemigo había empezado al fin a hacer algo más que resistir. Estaba contraatacando. Y de nuevo el enemigo volvía a tener un nombre: Urlock Gaur.

Tras una larga lucha intestina, de las filas del enemigo surgió un nuevo Arconte que sustituyó a Nadzybar. Los primeros informes de su nombre o titulo lo llamaban "Orlock Gor", o a veces "Orlock Gowah", pero no eran sino variaciones fonéticas procedentes de aparatos de transcripción y traducción. El nombre definitivo del nuevo Arconte en gótico quedó formalizado como Urlock Gaur.

Era evidente que Urlock Gaur había vencido a muchos Magísteres rivales para convertirse en Arconte. De hecho, estas luchas intestinas entre clanes y tribus rivales había provocado la falta de resistencia unificada que la Cruzada se encontró mientras avanzaba hacia los Sistemas Cabal. Los imperiales se encontraron con más de un planeta sembrado con los restos de una batalla en la que no habían participado. La Cruzada descubrió que Urlock Gaur era un comandante fuerte y salvaje, sin imaginación alguna y brutal en sus enfoques tácticos. Parecía que Urlock Gaur se había ganado el título de Arconte simplemente gracias a su devastador poder militar. Ese poder, como pronto descubrirían las unidades imperiales, era el Pacto Sangriento, una fuerza de combate excepcional con una metodología y entrenamiento basado en la Guardia Imperial.

Los rumores cuentan que el Pacto Sangriento surgió muchos miles de años antes en un planeta exterior llamado Ghourra o Gaurra, en los Mundos Sanguinarios de la disputada frontera con los territorios de Sabbat. La sociedad tribal y dinástica de Ghourra la dirigía un señor feudal llamado "Gaur" (o "Ghour" o "Gour"). El Gaur era acompañado por una escolta de sacerdotes guerreros de élite que realizaban los rituales con los que el Gaur adoraba a sus dioses demoníacos. Este sacerdocio se convirtió en una escolta que practicaba las artes guerreras de un modo tan estricto y diligente como los sacerdotes habían realizado sus ritos nigrománticos. A medida que aumentaban las huestes del Gaur y su influencia se extendía a los mundos vecinos, esta fuerza de escolta lideró los ejércitos de conquista. Pronto fue una señal de respeto pactar con sangre con el Gaur. Creció el nombre de reclutas procedentes de mundos vasallos y la escolta se convirtió en un ejército en sí mismo. Así nació el Pacto Sangrientio.

La primera noticia de la aparición de Urlock Gaur para los imperiales fueron una serie de ataques relámpago en el borde interno del Grupo Khan a mediados del 771.M41. Luego, la Cruzada fue encontrando más resistencia en los propios Sistemas de la Cabala junto a informes alarmantes sobre el Pacto Sangriento.

Menos de un mes después, Urlock Gaur atacó en mayor profundidad. Al principio se creyó que era un Magister especialemente agresivo, pero pronto se hizo evidente que era algo más que eso. Disponía de amplias reservas de tropas y podía convocar a más magísteres bajo su mando. Para el 772.M41 no había duda alguna de que Urlock era el nuevo Arconte. Para entonces, a finales del 771.M41, ya había lanzado una contraofensiva a lo largo del flanco interior de la Cruzada, y había tomado en rápida sucesión Enothis, Khan V, Caius Innate y Belshiir Binaria.

En un periodo de tiempo tremendamente corto habían aparecido los tres mayores peligros contra el plan de Macaroth. Un nuevo Arconte había reunificado al enemigo, había organizado una peligrosa contraofensiva contra el flanco de la Cruzada, y dicho flanco estaba sobreextendido y era increíblemente vulnerable.

La sobreextensión de la ofensiva contra los Sistemas de la Cabala había creado un saliente vulnerable por tres lados que el Arconte quería aprovechar. Las vitales líneas de suministros, sobre todo las que proporcionaban el combustible a las fuerzas de la Cruzada, estaban estranguladas, incluso cortadas. Si no se creaban nuevas líneas de suministro y se lograban nuevas reservas de combustible, los costosos avances logrados en los Sistemas de la Cabala se perderían. En el mejor de los casos, las fuerzas imperiales tendrían que retirarse. En el peor, el saliente se colapsaría y serían exterminadas.

Macrobateria Armas Navales Wikihammer

La flota de la Cruzada se esfuerza en la batalla contra el archienemigo

Enfurecido, Macaroth redesplegó con rapidez parte de las fuerzas del flanco exterior, junto a unidades de soporte aliadas, en un esfuerzo por reabrir los líneas de suministro. Los Generales Urienz, Van Voytz y Federich, junto a los Comandantes Generales Cybon y Delayni, se pusieron al mando de los ejércitos encargados de ello. Los planetas clave eran los mundos ricos en promethium: Gigar, Aondrift Nova, Anaximander y Mirridon, así como el mundo forja Urdesh, Tanzina IV y Ariadna con sus reservas de combustible sólido y los condensadores de vapor de Rydol y Phantine.

Estos comandantes realizaron entre el final del 771.M41 y la segunda mitad del 772.M41 varias operaciones desesperadas, a veces improvisadas, para tomar los planetas objetivo y abrir lo que Macaroth apodaba las "venas de la victoria", manteniendo viva a la Cruzada. El único fracaso fue en Ariadne, donde una fuerza superior del Pacto Sangriento derrotó a Urienz. Cuando estas "venas de la victoria" se fueron abriendo, Macaroth intentó reiniciar el avance en los Sistemas de la Cabala que tanto éxito había tenido en la primera fase. Morlond, el Mundo Fortaleza, aún resistía. De hecho, la zona que rodeaba el planeta estaba tan minada que las fuerzas imperiales apenas comenzaban a llegar hasta allí.

Varias informaciones sugerían que el Arconte se había retirado hasta el Racimo Carcaradon para reagruparse y lanzar una gran contraofensiva. Macaroth estaba desesperado por dejar atrás Morlond y enfrentarse a él. El Señor de la Guerra también sabía que su segunda prioridad era defender el Saliente de la Cabala. Gaur había dejado al cargo de la ofensiva contra el flanco a sus Magísteres más capacitados: Anakwanar Sek, Shebol Mano Roja y Enok Innokenti.

Macaroth, con su habitual don instintivo, dividió las fuerzas de la Cruzada entre sus subordinados de mayor confianza para hacer frente a estas amenazas. Muchos pusieron objeciones. Los mandos de la flota creían que Macaroth había sobrevivido a su arriesgada apuesta en Cabala por muy poco, y veían que iba a repetir el riesgo a mayor escala todavía. Macaroth, como era habitual, desestimó todas las objeciones.

Al borde del abismo (773.M41)Editar

Para el 773.M41, el decimoctavo año de la Cruzada, las huestes imperiales estaban dividida, presionadas y sobreextendidas. Luchaba de forma simultánea en varios frentes del Grupo Khan y en la primera mitad de los Sistemas Cabal.

Allí, el Mundo Fortaleza de Morlond continuaba siendo una espina en el costado del Señor de la Guerra, resistiendo testarudamente contra los ataques de Macaroth, y mientras no cayese, el avance de la Cruzada hacia el interior estaba detenido. Macaroth deseaba poder avanzar para poder enfrentarse en una batalla decisiva al grueso de las fuerzas del Arconte en el Racimo Carcaradon, antes de que el Arconte consiguiera ventaja al avanzar a su vez y llevar la lucha hasta las líneas imperiales.

En ningún momento de la historia de la Cruzada se había extendido el frente de combate de un modo tan amplio. El flanco interior de la Cruzada sufría cada vez más desde el principio del año anterior las incursiones de contraataque de algunos de los vasallos más importantes del Arconte. Si aquellas incursiones aumentaban de intensidad, la fuerza de Macaroth sufría e riesgo de partirse en dos, y la mayor parte de ella, incluido el Señor de la Guerra, quedaría aislada y rodeada en el Saliente Cabal. Lo que seguiría a ese desastre sería la aniquilación segura.

Macaroth era muy consciente del peligro y de la gravedad del problema, No podía seguir sobreextendiendo por temor a un ataque devastador por el flanco, pero tampoco podía trasladar fuerzas del frente del Saliente Cabal, ya que eso lo debilitaría y lo dejaría vulnerable ante Gaur a la vanguardia. Cualquiera de las dos opciones parecía abocada al fracaso. Macaroth solo tenía que decidir con cuál se arriesgaría. Macaroth decidió seguir como estaba y se arriesgó a mantener las posiciones sobreextendidas y continuar atacando Morlond y los Sistemas Cabal con un último esfuerzo.

El Grupo Khan (773-775.M41)Editar

Al final, la mano del Emperador pareció olvidar al pobre Macaroth. En la tercera estación del 773.M41, los Magísteres Enok Innokenti y Anakwanar Sek lanzaron un feroz contraataque de flanco porla parte interior y la exterior contra el Grupo Khan. Con el apoyo de hordas de guerreros, sectarios, máquinas de guerra y poder aéreo, el contraataque sólo tenía un propósito: partir a la Cruzada por el Grupo Khan y decapitarla. Lo que siguió fue una época de derrotas inminentes, desastres, peligros y las luchas más desesperadas de la Cruzada... y de uno o dos milagros. Sin embargo, para finales del 773.M41, los dos Magísteres casi habían logrado partir en dos el avance imperial en los Sistemas Cabal, dejando constancia de sus peligrosas capacidades, atravesando el terreno dominado por el ejército imperial y dividiendo fragmentando al Grupo Khan en una demostración de liderazgo eficaz.

Hoy día sigue siendo imposible calcular las pérdidas imperiales, tanto civiles como militares, de un modo exacto. A medida que la oleada de ataques depredadores se extendía por el Grupo Khan, el pánico se extendía de mundo en mundo como una plaga. Tres planetas fueron arrasados hasta el punto de la aniquilación, y en otros tres la escala de la guerra destruyó los ecosistemas y provocó inviernos nucleares. También es imposible calcular el número de campos de castigo y de centros de exterminio que el enemigo estableció, o la cantidad de personas que fueron asesinadas en aquellos lugares.

Ni siquiera la huída aseguraba la salvación. De los mundos amenazados o atacados partían flotas de evacuación, de las cuales no se volvió a oír nada más. Una, un convoy de ocho naves de carga que llevaban a bordo unos noventa y tres mil ciudadanos de Frenghold se topó con una fuerza enemiga en el borde del Embudo Éufrates, siendo aniquilada. Otra, compuesta por cinco enormes cargueros, fue descubierta a la deriva cerca de Rydol, con sus siete mil tripulantes y refugiados muertos a causa de una plaga de transmisión aérea que el archienemigo había empleado sobre el planeta del que huían. Una tercera flota con casi ciento cuarenta mil refugiados, logró escapar de Khan II y llegar hasta San Velabo. Allí, las bases y naves de la flota, temiéndose lo peor y casi dominadas por el pánico, creyeron que era una formación enemiga en proceso de llegada, y abrieron fuego contra ellos. Seis naves estallaron antes de que nadie se diera cuenta del garrafal error y cesara el fuego.

Algo crucial para el éxito de los ataques de los Magísteres fue el uso del terror como arma. Lo normal en la mayoría de las invasiones del Caos es que se produzcan interferencias o cortes en las comunicaciones normales o astropáticas, dejando en silencio al mundo atacado. Sin embargo, tanto Sek como Innokenti disfrutaban dejando esas líneas abiertas. Es más, enviaban deliberadamente dichas transmisiones, narrando la victoria y las espantosas mutilaciones a quien quisiera escuchar, o a quien no pudiera evitar recibir las señales.

A las bolsas de resistencia imperiales se les dejaba transmitir las últimas y frenéticas peticiones de ayuda. Los mundos que las recibían, que aún no habían sido atacados, se encogían de miedo ante los mensajes, dejándose llevar por el pánico. En semejantes condiciones se producían errores y fallos de cálculo. Al menos cuatro planetas cayeron, simplemente, porque oyeron que le había ocurrido a otros, y se quedaron demasiado aterrorizados como para coordinar su defensa.

Los tácticos están de acuerdo en que fue el Magister Sek el autor de esa horrible propaganda. Sek, quizá el más brillante y dotado de los Magísteres, estaba especializado en lo que podría llamarse guerra emocional, al conocer la importancia de la debilidad mental en combate. A diferencia de otros Magísteres y de Gaur, Sek demostraba astucia y destreza en sus tácticas, sometiendo planetas en días con transmisiones terroríficas en llevar a cabo una tarea que se hubiera tardado semanas en realizar de seguir el protocolo normal de bombardeos orbitales. Sek e Innokenti querían que los mundos imperiales supieran de la devastación que se les acercaba, atemorizando a sus objetivos y preparándolos para la invasión.

La fase del Grupo Khan en la Cruzada de Sabbat es conocida sobre todo por las acciones que salvaron las posiciones imperiales. Muchos de los mundos de la zona acabaron luchando solos, y lo que finalmente cambió el curso de la guerra fue la combinación de victorias individuales más que una estrategia general. Tres teatros de combate en concreto fueron lo que ayudaron a cambiar la suerte de los ejércitos imperiales: Khan III, Herodor y Enothis.

Enothis (773-774.M41)Editar

Flota Imperial Enothis Cruzada Mundos Sabbat Wikipedia

Naves en órbita de la Flota Imperial lanzan un asalto aéreo para ayudar a la asediada Guardia Imperial en Enothis

El Comandante General Hummel estaba al mando de las fuerzas imperiales en Enothis, y se encontró enfrentado a una feroz invasión del Magíster Sek. El primer ataque del Magíster fue contra la Colmena Trinidad, en el sur, que conquistó con rapidez. Humel intentó expulsar a Sek con una guerra de superficie total, con una armada terrestre, pero la ofensiva acabó desastrosamente poco antes de llegar a la Colmena Trinidad y las brigadas de Humel tuvieron que huir hacia el norte a través del Desierto Interior.

Era una situación desesperada. Humel tenía que reagrupar a sus fuerzas en las ciudades colmena de las orillas del Mar Zofoniano, donde rearmaría a las unidades. Con los refuerzos de la Commonwealth Norte y de fuera del planeta podría intentarse una contraofensiva. Pero no era seguro o probable que llegasen hasta allí. Serían aniquilados antes de llegar siquiera al mar interior. El ejército de Sek utilizó de forma brillante el poder aéreo, y gracias a unos gigantescos transportes terrestres parecía a punto de alcanzarlos. Para el 260.773.M41 era casi seguro que el brazo aéreo del archienemigo dejaría atrás al indefenso ejército imperial y empezaría a destruir las ciudades colmena del interior.

Humel siguió los consejos del Almirante phantino Ornoff y concentró todos los esfuerzos en la guerra aérea Organizó un cuerpo aéreo que se esforzó por detener el avance enemigo y proteger a las acosadas fuerzas terrestres que se dirigían hacia el norte. Los imperiales, bajo el mando de Ornoff, utilizaron todas las aeronaves que encontraron. La espina dorsal de la defensa eran los escuadrones de la Armada, principalmente Lightnings y Thunderbolts, ocupados en conseguir la superioridad aérea, y Marauders, encargados de destruir las avanzadas terrestres enemigas. La fuerza aérea local y la de la Fuerza de Defensa Planetaria apoyaron a la Armada. Muchos de esos escuadrones utilizaron aparatos anticuados e inferiores.

Los combates aéreos aumentaron de ferocidad. Las formaciones de bombarderos enemigos comenzaron a penetrar por el litoral sur y se vieron obligados a abandonar la costa. La campaña llegó a su punto culminante en el 270.773.M41, en la llamada Batalla del Mar Zofoniano. Los aparatos imperiales despegaron por turnos cíclicos desde portaaeronaves y pistas en las islas, y organizaron una defensa sobrehumana contra las incesantes oleadas de aeronaves enemigas. Sigue siendo la mayor batalla aérea de toda la Cruzada. El archienemigo sufrió tal cantidad de bajas que detuvo el avance. El Comandante General Humel aprovechó el respiro y lanzó una contraofensiva hacia el sur. Tras meses de salvajes combates, la Colmena Trinidad fue por fin reconquistada en el 62.774.M41. Para entonces, Sek había huido del planeta. Humel había demostrado que mediante el valor y la decisión se podía rechazar el ataque contra el Grupo Khan.

Khan III (773-775.M41)Editar

La batalla por Khan III fue clave en esta fase del conflicto, Duró de 773.M41 a 775.M41, y es la segunda muestra del triunfo del poder imperial en este período, una batalla quizá tan importante como Enothis o Herodor. Las fuerzas del Magister Shebol Mano Roja habían llegado a Khan III para apoyar la ofensiva principal de Enok Innokenti. Shebol era un monstruo muy famoso que había dejado una serie de planetas arrasados a su paso, pero carecía de organización y disciplina. En Khan III se tuvo que enfrentar al General Bulledin, quizá el oficial más cuidadoso y planificador del estado mayor de Macaroth.

El Magister desplegó sus fuerzas en la cuenca del Valle Taintive, y en las tierras altas de Elshore en un intento de desalojar a Bulledin de las colmenas gemelas Khena y Khenor. El General, apoyado por las brigadas blindadas de Pardus y Narmenia abrió un corredor en un paso conocido como el Campo Bale y luego envió a la infantería de los Infiltradores de Roane y del 9º Regimiento Samotracio a la retaguardia enemiga. El Campo Bale y las tierras altas que lo rodeaban se convirtieron en un matadero, donde murieron cinco soldados del archienemigo por cada soldado de la Guardia Imperial. Al Magister Shebol le entró pánico y ordenó que su vanguardia rodeara la ciudad de Forenss. Se produjo una gran batalla de tanques en el Campo Bale, pero Bulledin actuó con gran precisión e hizo avanzar a tres batallones de Infiltradores de Roane con apoyo de Titanes. Forenss ardió y el Magister huyó a las tierras altas, donde fue rodeado por blindados narmenianos bajo el mando del propio Bulledin.

La mitología popular cuenta que Bulledin se enfrentó a Shebol cara a cara y lo mató en combate personal, aunque muchos lo consideran un bulo. En términos históricos, lo único que importa es que Shebol Mano Roja murió allí. Bulledin consiguió una victoria decisiva, aunque las fuerzas del enemigo siguieron luchando con fiereza durante veintidós intensos meses.

Herodor, el punto de inflexión (773.M41)Editar

Santa Sabbat Renacida Herodor Cruzada Mundos Sabbat Wikihammer

Santa sabbat renacida, encabezando al as fuerzas imperiales en Herodor

La batalla de Herodor duró menos de dos meses y fue un combate relativamente menor comparado con otros enfrentamientos a gran escala, como Enothis. Sin embargo, no hay que subestimar su importancia ya que, aunque la contraofensiva contra el Grupo Khan continuó durante mucho tiempo después, todo el mundo está de acuerdo en que Herodor fue el punto de inflexión para la suerte de las armas imperiales.

Todavía existen muchas preguntas inquietantes y sin respuesta sobre la batalla de Herodor. El planeta no tenía una gran importancia táctica, pero Enok Innokenti decidió dirigir en persona el ataque. Algunos dicen que es posible que supiera por algún método arcano lo que iba a ocurrir, y que pretendía evitarlo. La única relevancia que Herodor podía tener era que se trataba de uno de los 'Mundos Sagrados' visitados por Santa Sabbat de Hagia durante su Cruzada en la región, miles de años antes. Una basílica sagrada consagrada a ella era el centro religioso de la capital, Civitas Beati. Cuando la contraofensiva avanzó por el Grupo Khan, se envió una fuerza de la Guardia Imperial bajo el mando del General Lugo que, apoyada por la Fuerza de Defensa Planetaria ocupó Civitas Beati para defenderla de un posible ataque.

No existe una información precisa sobre lo que ocurrió allí. Lo único que se sabe con certeza es que al comienzo del ataque una joven de pelo negro surgió de la ciudadanía imperial y proclamó que era la Santa reencarnada. Algunos comentarios señalan que tal 'reencarnación' fue un engaño orquestado por Lugo y algunos colaboradores desconocidos. Se dice que la 'santa' era una actriz, una joven seleccionada y entrenada cuidadosamente para representar dicho papel. Si es cierto, sin duda la intención de Lugo era elevar la moral de la tropa, pues es bien conocida la ambición del General.

Sin embargo, al parecer la verdad era algo más extraordinario todavía. Sin importar su origen ni las maquinaciones de Lugo, la joven se convirtió en la encarnación de la Santa, elevando la determinación de las fuerzas imperiales, aunque fue algo más que una simple actuación. Existen pruebas de que mostró poderes y habilidades más allá de la capacidad humana normal. Para mayor gloria de Terra y del Emperador de la Humanidad, la sagrada Santa Sabbat renació en Herodor a finales del 773.M41. Quizá el vil Enok Innokenti había previsto ese momento.

Si fue así, su visión no le sirvió de nada. Las fuerzas imperiales siguieron a la Santa y se enfrentaron a las fuerzas de Innokenti en Civitas Beati. En un feroz combate callejero, la Santa y su ejército, que incluía al Primero y Único de Tanith, una unidad de élite de la Guardia Imperial a la que parecía considerar su escolta personal, mataron a Innokenti e hicieron huir a sus tropas.

Ibram Gaunt Pacto Sangriento Herodor Cruzada Mundos Sabbat Wikihammer

Coronel-Comisario Ibram Gaunt, enfrentándose al Pacto Sangriento

La sincronía fue perfecta, ya que el asalto del Señor de la Guerra contra Morlond había tenido al fin éxito, y Macaroth pudo al fin desviar parte de las fuerzas de la Cruzada hacia el Grupo Khan para apoyar a las acosadas unidades del Segundo Frente. Si Innokenti no se hubiera retrasado debido a la batalla por Herodor, es probable que su avance hubiera continuado y hubiera acabado por decapitar por completo la vanguardia de la Cruzada.

De repente, la contraofensiva del archienemigo se puso a la defensiva. A pesar del terreno ganado, de las sangrientas victorias y de las matanzas provocadas en el Grupo Khan, los Magísteres habían fracasado en lo que realmente importaba. Perdieron la moral y el espíritu de lucha debido al catastrófico efecto del fracaso de su plan. Con el ánimo reforzado por la noticia del regreso de la Santa, las fuerzas imperiales se esforzaron por derrotar a los sirvientes de Urlock Gaur. Solo las legiones de Anakwanar Sek consiguieron mantener alguna forma de cohesión a pesar de las victorias imperiales. El recientemente creado Segundo Frente pronto comenzó a avanzar y a atravesar las líneas enemigas, hasta llegar a proteger los vulnerables flancos de las fuerzas de la Cruzada, después de que el testarudo ataque del Señor de la Guerra sobre el Mundo Fortaleza de Morlond consiguiera tener éxito total a finales del 773.M41. Para el 775.M41, la victoria imperial en el Sector Sabbat parecía casi inevitable.

El Segundo FrenteEditar

Lyubov Cruzada Mundos Sabbat Wikihammer

Mundo Imperial de Lyubov

En el 778.M41, la Cruzada de los Mundos de Sabbat entró en una fase decisiva en su vigésimo tercer año, habiendo conseguido superar con éxito los muy disputados territorios de los Sistemas Cabal, comenzando a hacer una penetración significativa en el Racimo Carcaradon. Esta hostil región era considerada como el corazón de los territorios de las fuerzas del Caos en el territorio de los Mundos de Sabbat. El alto mando de la Cruzada creía posible una victoria imperial total en menos de cinco años. Sin embargo, había voces más prudentes que aconsejaban no ceder al orgullo, temiendo que la aparición de ciertos factores inesperados podría provocar igualmente el desastre en el desenlace definitivo de la Cruzada. A lo largo de casi dos décadas de lucha, la suerte del Imperio durante la Cruzada había sufrido más de un revés.

Existían dos factores que podrían evitar el conseguir una victoria total en el sector. En primer lugar, las batallas que se estaban desarrollando en las Regiones de Carcaradon y Cabal estaban alcanzando una escala nunca vista antes. En segundo lugar, el Grupo Khan seguía estando inundado de tropas del archienemigo, muchas de las cuales intentaban influir el contraataque. Debido a su precipitación, el Señor de la Guerra Macaroth había dejado tras de sí muchos cabos sueltos y conflictos sin resolver. Los comandantes del Segundo Frente fueron dejados a sus propios medios con órdenes de enfrentarse y vencer, costara lo que costara, a las fuerzas enemigas que intentaran presionar en los flancos de las fuerzas de la Cruzada

La Guerra de Lyubov (778.M41)Editar

El planeta Lyubov era considerado como una posición estratégica especialmente útil al estar situado en una de las rutas principales de tránsito, además de ser una fuente de combustible, municiones y otros productos para las fuerzas enemigas en el Grupo Khan. Lyubov había sido conquistado de forma efectiva en el 750.M41, teniendo que sufrir dos décadas y media bajo la ocupación del archienemigo. Muchas ciudades colmena siguieron bajo control imperial durante todo ese tiempo, lo que causó que estallaran en la superficie varios conflictos de importancia. El Comandante General Cybon ordenó la liberación de Lyubov a finales del 777.M41, y otorgó la responsabilidad de cumplir con la tarea al General Andreas Carnhide.

General Andreas Carnhide Cruzada Mundos Sabbat Wikihammer

Retrato del General Andreas Carnhide

El General Carnhide era un veterano comandante de la Guardia Imperial, con una larga y prestigiosa carrera militar anterior al inicio de la Cruzada en los Mundos de Sabbat. Mientras servía bajo el mando del Señor de la Guerra Slaydo durante la Guerra de Khulan (752-754.M41), Carnhide ascendió hasta convertirse en uno de los elegidos por el Señor de la Guerra para medrar en el escalafón de mando al comienzo de las hostilidades. Antes de la campaña de Lyubov, el servicio de Carnhide durante la Cruzada no fue demasiado destacado, ya que las circunstancias hicieron que en muchas ocasiones tuviera que comandar guarniciones en despliegue o ejércitos en movimiento. Tras la muerte de Slaydo en el 765.M41, Carnhide quedó desprovisto del favor del nuevo Señor de la Guerra, como ocurrió con muchos de sus contemporáneos. Sin nada que probar en términos de lealtad y habilidad, muchos comandantes como Carnhide se encontraron relegados a realizar las pesadas tareas asociadas con el Mando del Segundo Frente.

El General Carnhide no fue escogido para la tarea de liberar Lyubov debido a sus méritos, sino solo a causa de las circunstancias. El Comandante General Cybon envió al único oficial veterano y experimentado del que podía prescindir, ya que las fuerzas en el Grupo Khan estaban demasiado dispersas y acuciadas debido a tres conflictos de importancia. Aunque se le otorgó el mando de un ejército de liberación de bastante tamaño de importancia, este no era sino una formación reunida apresuradamente y compuesta por unidades dispares que no habían servido juntas operativamente hablando. Muchas de dichas unidades habían estado en activo en el frente durante demasiado tiempo y necesitaban desesperadamente ser retiradas y reformadas. Lo más seguro es que Cybon empleara a las fuerzas del General como una medida desesperada e improvisada para mantener en movimiento la situación en Lyubov hasta que el Comandante General pudiera acudir para reclamar en persona la victoria. Cybon valoró equivocadamente en gran medida el nivel de amenaza existente en Lyubov, que resultaría ser mucho peor de lo que cualquiera hubiera podido sospechar.

Una nueva clase de enemigo​Editar

Araek Etagaur Pacto Sangriento Lyubov Cruzada Mundos Sabbat Wikihammer

Araek Etogaur, líder de las fuerzas del Pacto Sangriento en Lyubov

Las fuerzas del Caos reunidas en Lyubov contra Carnhide eran significativas. En las zonas ocupadas estaban acuartelados ejércitos cultistas de gran tamaño, así como levas de ciudadanos reclutados a la fuerza procedentes de la población indígena tocada por el roce de la Disformidad. Esas tropas ocupaban el sector conocido como el "Nexo Transcontinental", una zona muy poblada en la que se encontraban la mayoría de las colmenas y manufactorums del planeta. Dichas fuerzas estaban apoyadas por numerosas máquinas de guerra, unidades blindadas, fuerzas aéreas, corrompidos Titanes del Caos y un número considerable de corrompidos Marines Espaciales del Caos. El ejército del Caos también tenía el apoyo por los mortíferos y feroces clanes guerreros del Pacto Sangriento. Las fuerzas del archienemigo estaban dirigidas por una criatura conocida como Araek Etogaur. Los estudiosos imperiales creen que el nombre 'Etogaur' es un rango honorífico de alguna clase, que significa 'sub-' o 'semi-Gaur', lo que puede indicar un rango equivalente comparable al de Coronel o General. Este capaz y carismático líder había establecido una cierta unidad de mando sobre las dispares fuerzas del Caos, convirtiendo a la fuerza de ocupación del archienemigo en una estructura coherente y única. Esta fuerza era quien esperaba a las fuerzas imperiales en Lyubov.

Liberación de LyubovEditar

Planear la liberación con éxito de Lyubov fue una tarea compleja, debido a que la mayoría de los frentes de combate independientes que debían tenerse en cuenta para el masivo desembarco estaban demasiado activos y eran fácilemnte defendibles por las fuerzas acuarteladas. Se establecieron diecinueve planes independientes solo para el asalto inicial, de los que ninguno fue aprobado por Carnhide y sus estrategas, entre ellos el asalto a los puntos estratégicos de Srady Bay, Zinc Hill y Kazenburg.

El asalto directo contra la Colmena Lyubov se consideró impracticable mientras las colmenas exteriores siguieran en activo. Tras conseguir una gran cantidad de datos de inteligencia acerca de la Zona del Nexo, muchos de los comandantes de infantería de Carnhide plantearon múltiples objeciones a las diferentes zonas de desembarco, principalmente debido a la considerable cobertura aérea de los escuadrones de interceptores del enemigo. Estos escuadrones asesinos eran difíciles de localizar y eliminar desde la órbita, ya que operaban desde portacazas móviles terrestres, lo que hacía casi imposible el conocer su paradero. El enorme número de cazas enemigos convertiría en un suicidio cualquier plan de desembarco, mientras que las enormes formaciones de bombarderos en picado aniquilarían rápidamente a aquellas fuerzas que lograran llegar intactas hasta el suelo. Considerando cuidadosamente sus opciones, Carnhide planteó el problema a los oficiales de la Flota Imperial.

Nexo Transcontinental Lyubov Cruzada Mundos Sabbat Wikihammer

El "Nexo Transcontinental" de Lyubov

El General quería en principio que sus oficiales de flota llevaran a sus naves a una órbita mucho más baja y cerrada, desde la que podría apuntarse con mayor precisión a los transportes terrestres. Sin embargo los oficiales de la flota no querían arriesgar a sus naves de línea contra la potencia y el alcance de las enormes baterías de defensa orbital del enemigo. En lugar de seguir dicha estrategia, planificaron un atrevido plan propio, que si merecía el riesgo. El Mariscal Aéreo Kared Hydun presentó un audaz plan que implicaba enviar ocho masivas oleadas de cazas imperiales por delante de las tropas de desembarco para enfrentarse cara a cara a las aeronaves enemigas con vistas a ganar la superioridad aérea sobre el campo de batalla. Aunque, por lo general, dicha táctica agresiva sería rechazada por la mayoría de los Comandantes de la Flota, sus oficiales subordinados veían cierto mérito en la estrategia, deleitándose en la idea de semejante desafío. En este teatro de combate específico, los comandantes de las naves principales estuvieron de acuerdo en poner en peligro sus cazas en lugar de sus naves de línea. Se llegó a un acuerdo entre los distintos Comandantes, y el plan fue aprobado con la bendición de Carnhide.

Fase de Guerra AéreaEditar

Las oleadas de cazas imperiales reunidas para la operación, compuestas principalmente por Thunderbolts, aunque incluyendo algunas alas de Lightnings, comenzaron el asalto a la hora cero del día uno. Esta fase incluyó una masiva batalla aérea a gran escala que implicó casi a 30.000 aeronaves imperiales y casi 45.000 aviones de guerra del enemigo. En el apogeo del enfrentamiento, se movilizaron y emplearon casi 63.000 aeronaves imperiales.

Lightning Cruzada Mundos Sabbat Wikihammer

Un Caza Imperial Lightning de la 75ª Ala Goran Goshawk es derribado sobre la Colmena Lyubov

Las zonas de Srady Bay, la Colmena Balk Cliff y Zinc Hill fueron las zonas de ataque principales, y las batallas aéreas más intensas se produjeron en los días primero y tercero sobre Srady Bay y en el cuarto día sobre Zinc Hill. En la segunda semana del conflicto aéreo, se produjo sobre la zona costera de la Colmena Balk Cliff un enfrentamiento de casi nueve horas.

Para la tercera semana de la guerra aérea, el poder aéreo de las fuerzas del Caos se había reducido enormemente hasta llegar a disponer tan solo de una tercera parte de su potencial inicial. Lyubov ahora era vulnerable a un asalto terrestre masivo al desaparecer el apoyo aéreo de los defensores. Tras dos semanas de combate aéreo, las fuerzas del Caos eran más que conscientes de que el Imperio estaba a punto de lanzar un masivo asalto terrestre, y se preparó en consecuencia para la inminente lucha.

Fase de Asalto TerrestreEditar

Asalto Terrestre Lyubov Cruzada Mundos Sabbat Wikihammer

Mapa de la fase del asalto terrestre dirigida por el Adeptus Mechanicus

Ya se había hecho posible iniciar el asalto terrestre, pero aunque los cielos ya estaban lo bastante despejados como para llevar a cabo el masivo desembarco de asalto, los miembros de la Guardia Imperial siguieron poniendo objeciones al General. Carnhide comprendía su reluctancia, y en lugar de ordenarles atacar, mostró una comprensión intuitiva en que la solución de sus problemas pasaba por las fuerzas del Adeptus Mechanicus y sus poderosas máquinas de guerra, los Titanes. Los pactos cuidadosamente establecidos por el Señor de la Guerra Slaydo al comienzo de la Cruzada habían permitido el uso tentativo de las máquinas de guerra del Mechanicus, organización que solía actuar de forma autónoma y sin intención de verse influenciada por un General de la Cruzada, por importante que pudiera ser. Los Sacerdotes de Marte siguieron mostrando su disgusto por los progresos de la Cruzada, soportando dificultades que se habían prolongado más allá de lo previsto por el anterior Señor de la Guerra. Poco a poco fueron mostrándose cada vez más insatisfechos con la siempre creciente cantidad de sus máquinas de guerra que tenían que prestar, y con el hecho de que las unidades enviadas al Segundo Frente estarían mejor empleadas en la campaña principal. Entretanto, las contraprestaciones de Macaroth eran cada vez menores.

Carnhide disponía de una reserva de más de 130 Titanes, la mayoría Titanes clase Warhound, en su fuerza de combate, y sabía que las máquinas de guerra del Mechanicus serían capaces de destrozar las defensas terrestres del archienemigo, abriendo camino para las fuerzas y los blindados de la Guardia Imperial.

Titan Warlord Lyubov Cruzada Mundos Sabbat Wikihammer

Titanes clase Warlord encabezan el asalto a Lyubov

Tras pasar horas en conversaciones cuidadosamente orquestadas con los Adeptos veteranos del Mechanicus, Carnhide llegó a la conclusión de que el Señor de la Guerra ansiaba el triunfo y la gloria, y que aquellas unidades que mostraran mayor coraje y entusiasmo tendrían mayores posibilidades de ser llamados por Macaroth a las líneas del frente, en donde podía ganarse la verdadera gloria. Carnhide prometió al Mechanicus que, si le otorgaban su apoyo completo e incondicional, él se ocuparía de hacer llegar hasta las propias manos del Señor de la Guerra los informes del asalto terrestre llevado a cabo sobre Lyubov por las fuerzas del Mechanicus. Al día siguiente el Mechanicus encabezó el asalto en tres de las zonas objetivo: Srady Bay, la Colmena Balk Cliff y Zinc Hill. Los bombardeos orbitales de largo alcance y los bombardeos de saturación precedieron al desembarco de los Titanes. En lugar de hacerlos bajar y que después avanzaran por sí mismo hasta el objetivo, los Titanes descendieron y se abrieron en abanico desde la zona de aterrizaje. Grandes áreas de terreno fueron devastadas de esta forma en Zinc Hill y la Colmena Srad.

Veintitrés horas después de la exitosa operación de despliegue de los Titanes, las fuerzas de la Guardia Imperial se movilizaron en masa en un desembarco a gran escala cuya primera oleada estaba compuesta por 2.6 millones de soldados. La Guardia Imperial tomó como objetivo las tres zonas principales en las que los Titanes habían eliminado las defensas del archienemigo. Una cuarta fuerza de desembarco, compuesta principalmente por Infantería Ligera de Carnelian escogió como objetivo la Colmena Kazenburg, consiguiendo hacerse con el control de las defensas automáticas poniéndolas inmediatamente al servicio de las fuerzas de ocupación imperiales. A pesar de ser la segunda colmena más grande del planeta, los soldados de la Guardia Imperial consiguieron hacerse con Kazenburg de forma rápida, sencilla, y con la mínima cantidad de daños colaterales.

Zinc Hill Lyubov Cruzada Mundos sabbat Wikihammer

Las colmenas subsidiarias de Zinc Hill resiste ferozmente contra las fuerzas de la Guardia Imperial

Zinc Hill fue un asunto totalmente distinto, y pronto demostró ser el objetivo más difícil de conquistar. Habiendo sido el punto de mayor resistencia frente al asalto de los Titanes del Mechanicus, todavía disponía de cierta cobertura aérea, que empleaba de forma ventajosa. La segunda oleada de soldados de la Guardia Imperial, avanzando bajo apoyo de blindados, se abalanzó contra las colmenas subsidiarias. Mientras las fuerzas imperiales intentaban tomar al asalto la muralla occidental de la colmena principal, estalló una masiva batalla. El archienemigo desplegó muchas máquinas de guerra de extraño aspecto y comportamiento, que destrozaron tanto a los soldados como a sus armaduras con morteros pesados mecanizados de tipo desconocido que disparaban metralla metálica a gran velocidad. Afortunadamente, dichas armas no resultaron ser demasiado duraderas, ya que pronto fueron destruidas por el pesado fuego graneado de las piezas de artillería de campo de la Guardia Imperial. Costó tres días de enfrentamiento continuo el conseguir abrir una brecha en el muro occidental. Al invadir el anillo exterior de la colmena, las fuerzas de la Guardia Imperial se encontraron con una fuerza enemiga oculta y bien protegida por una serie de pesadilla de trincheras y pozos de tirador. Durante dos días se produjo una brutal guerra de trincheras, que finalizó cuando el Titán Imperial Vainglory Tumultus llegó para despejar el camino. Las fuerzas de superficie sufrieron un alto número de bajas. Las fuerzas de la Guardia Imperial se veían espoleadas por cultistas fanáticos del Caos, pobremente armados, que provocaron el estallido de confusas luchas callejeras. Carnhide delegó sabiamente el mando a aquellos oficiales presentes en el campo de batalla, que debido a ello podían tomar decisiones rápidas para lidiar con las fluctuantes amenazas según dictara la situación.

Tras muchas investigaciones se reveló que las dificultades sufridas por las fuerzas imperiales fueron provocadas por el hecho de que Araek Etogaur había establecido su base de operaciones en Zinc Hill. Las duerzas del archienemigo habían actuado en consecuencia, otorgando al lugar una importacia casi ritual, por lo que lo defendieron con un entusiasmo fanático. Si Etogaur se encontraba en Zinc Hill durante la invasión imperial, la intensa y frenética resistencia planteada por las fuerzas del archienemigo le dio tiempo para escapar y llegar hasta la Colmena Lyubov.

Colmena LyubovEditar

Ciudad Colmena Zemic Lyubov Cruzada Mundos Sabbat Wikihammer

La Colmena secundaria de Zemic.

Con la pacificación con éxito de la porción sur del 'Nexo Transcontinental', la atención de Carnhide se dirigió a continuación hacia la gigantesca Ciudad Colmena principal de Lyubov. Dado que la mayoría de las fuerzas de resistencia enemiga se habían retirado y trasladado a esta verdadera fortaleza, Carnhide sabía que este objetivo táctico representaba una numerosa cantidad de problemas estratégicos para sus planes generales. En los años de ocupación, las fuerzas del archienemigo habían convertido la colmena de una fortaleza casi impenetrable, con una estructura exterior pesadamente blindada dotada de innumerables emplazamientos de armas y malévolos dispositivos anti-personal. Las colmenas secundarias de Zenic y Zevin, al oeste de la colmena principal, también iban a ser un problema, ya que ambas colmenas desviaban energía primaria de reserva hacia la Colmena Luybov. Al sur y al suroeste se extendía un sistema de trincheras defensivas, diques y trampas para blindados superpuestas, construidas en una ancha curva de muchos cientos de kilómetros de longitud, y parcialmente minadas. Franquear ese espinoso obstáculo sería un problema crítico que resolver antes de llegar a la colmena principal.

Los oficiales más veteranos de Carnhide idearon varios planes conflictivos para conquistar la formidable Colmena Lyubov. En lugar de escoger un único plan de ataque, el General, demostrando de nuevo una gran iniciativa y una fluidez de pensamiento más que notable, decidió emplear un asalto en tridente que permitiera emplear y aplicar simultáneamente los diversos planes. Aunque algunos de sus iguales vieron dicha acción como una muestra de indecisión, la historia imperial acabó por darle la razón a Carnhide. Al dividir sus fuerzas en seis 'ejércitos' independientes, el General podía encargar a cada uno de los oficiales y a sus tropas asignadas que llevaran a cabo, por separado, los planes que cada comandante había ideado.

  • El primer ejército, comandado por el General de División Arcol, ocupó y conservó con firmeza las áreas ya conquistadas, llevando a cabo un lento asedio sobre la colmena principal en espera de que el enemigo se decidiera a salir, manteniéndose en reserva de hacerse necesario.
  • El segundo ejército, compuesto principalmente por infantería ligera motorizada, estaba dirigido por el Coronel Hjak. Sus fuerzas también fueron mantenidas en una posición de reserva y apoyo cerca de la Colmena Srad, listas para ser desplegadas en cuanto se recibiera la orden.
  • El tercer ejército, bajo el mando de Carnhide en persona, inició un asalto frontal contra la Colmena Lyubov, abriendo un hueco en el sistema defensivo.
  • El cuarto ejército, dirigido por el General Doshen, rodearía la Colmena Lyubov por su borde oriental, atacando el sector noreste.
  • Los ejércitos quinto y sexto, bajo las órdenes de los Coroneles Paquin y Varnsetter respectivamente, estarían compuestas por pequeña fuerzas motorizadas, cuyo objetivo primario serían las colmenas secundarias. El quinto ejército interrumpiría las comunicaciones de estas con la colmena principal, mientras que el sexto ejército atacaba de forma simultánea Zevin y Zenic.

Empleando sus soberbias habilidades diplomáticas y algunos leves engaños, Carnhive consiguió de nuevo el apoyo de las fuerzas del Adeptus Mechanicus y de la Flota Imperial para lograr hacer triunfar sus planes, manipulando a ambas organizaciones insinuándoles que lamentaría ver como las fuerzas de superficie de la Guardia Imperial les arrancaban de las manos la gloria que les correspondía en aquel momento culminante. El Mechanicus apoyó inmediatamente el plan, aportando sus máquinas de guerra y Titanes al tercer y al cuarto ejército, mientras que la Flota Imperial realizaría ataques aéreos de precisión sobre las plantas costeras de energía de las colmenas secundarias, otorgando a la vez cobertura aérea para los ejércitos quinto y sexto.

Los Coroneles Paquin y Varnsetter iniciaron el ataque realizando un asalto en profundidad sobre el flanco sur de Zevin y Zenic. El quinto ejército de Paquin tuvo éxito en interrumpir todas las comunicaciones con la Colmena Lyubov al cortar los enlaces de cables de comunicaciones y carreteras de transporte en un solo día, para después ir hacia el oeste y lanzarse contra Zenic. La Flota también cumplió con su parte de la tarea al reducir las plantas de energía a cráteres humeantes con su mortífero poder aéreo. El sexto ejército consiguió penetrar en la zona sur de Zevin, pero pronto fue detenido al encontrarse con una feroz resistencia.

Pacto Sangriento Zevin Lyubov Cruzada Mundos Sabbat Wikihammer

Las fuerzas del Pacto Sangriento defienden con fiereza la Ciudad Colmena de Zevin contra las fuerzas imperiales invasoras

La Guardia Imperial pronto se enfrentó con cantidades significativas de tropas del Pacto Sangriento por primera vez desde el comienzo de la invasión. El cuarto ejército del General Doshen, que había estado en movimiento durante casi tres días, giró para asaltar el flanco noreste de la colmena principal. Pronto se encontraron con enormes cantidades de blindados enemigos, compuestos principalmente por unidades del Pacto Sangriento armadas con tanques de primera línea imperiales capturados y modificados. En poco tiempo estalló una enorme batalla de blindados sobre las llanuras del noreste.

Entretanto, el enorme tercer ejército de Carnhide abrió un camino a través del rudimentario pero mortífero sistema de defensa erigido por el archienemigo. Por suerte, la potencia de las máquinas de guerra del Mechanicus ayudó para destruir y despejar el terreno de dichas defensas letales, perdiendo dos Titanes en el proceso, pero a finales del primer día ya podían verse las murallas exteriores de la colmena. A la luz de su éxito, Carnhide pronto empezó a recibir informes negativos procedentes del sexto ejército que le informaron que dicha fuerza había quedado inmovilizada por las fuerzas del Pacto Sangriento, y que el cuarto ejército estaba siendo rechazado y aniquilado. Carnhide se negó a contestar a las súplicas de ambos oficiales, que solicitaban apoyo por parte de las fuerzas de reserva. A pesar de que dicha decisión puede verse como fría y cruel, Carnhide sabía que no podía dejar ir a las fuerzas de reserva, ya que pronto serían necesarias para el asalto principal. A pesar de que quería ayudar a aliviar la situación de sus asediados oficiales, tenía completa confianza en que ambos comandantes cumplirían con sus respectivos objetivos individuales. Menos de veinticuatro horas después, dicha confianza se vio recompensada.

El Coronel Varnsetter consiguió presionar con éxito la línea de las fuerzas del Pacto Sangriento, haciéndolas retroceder casi tres kilómetros hacia Zevin. Moviéndose a toda velocidad, el Coronel Paquin avanzó para apoyar el contraataque del sexto ejército, desplazando al quinto ejército para llevar a cabo un movimiento de pinza contra el vulnerable flanco izquierdo del Pacto Sangriento. Las alas aéreas de la Flota Imperial apoyaron dicho esfuerzo, atacando tanto a las fuerzas del Pacto Sangriento en Zevin como las posiciones clave de las fuerzas defensoras de la colmena. Serían necesarios nueve días más de feroces enfrentamientos, y unas cifras de bajas increíblemente altas, antes de conseguir lograr una victoria imperial definitiva contra las colmenas secundarias.

El General Doshen, animado por las noticias que relataban que el Pacto Sangriento no era tan invencible como sugería su reputación, redobló sus esfuerzos en el frente noreste. Hizo que los blindados pesados y los Titanes bajo su mando se desplazaran en un estrecho y extenso ángulo de ataque a través de loso valles hidroeléctricos del río Lyub Este. Dirigió de forma simultánea a varios batallones de apoyo ligero y unidades antitanque en una maniobra envolvente en la zona norte. Pronto estalló una segunda batalla de tanques, pero el gambito del General resultó ser efectivo. Las máquinas de guerra del Pacto Sangriento fueron rechazadas e intentaron reformar sus líneas en una fuerza compacta, pero pronto se convirtieron en objetivos fáciles de alcanzar para los blindados imperiales que se acercaban, que los destruyeron antes de que pudieran reagruparse. Forzados a retirarse hacia los flancos de la colmena principal, los blindados del Pacto Sangriento se separaron en dos elementos diferenciados, de los que el primero fue aniquilado en la puerta principal este por los cazacarros y los Warhounds que se acercaban. El segundo contingente pronto tuvo que enfrentarse a los batallones de apoyo ligero que les atacaron a voluntad a la vez que les mantenían rodeados. Pronto las fuerzas del archienemigo perdieron su cohesión como una fuerza efectiva de combate. Los cazacarros y los vehículos ligeros de apoyo continuaron acosando a las máquinas de guerra del Pacto Sangriento mientras la fuerza principal de Doshen avanzaba para atacar las defensas exteriores de la Colmena Lyubov.

Guardia Imperial Colmena Lyubov Cruzada Mundos Sabbat Wikihammer

Las fuerzas de la Guardia Imperial atraviesan las líneas defensivas en la Colmena Lyubov

El tercer ejército de Carnhide atravesó los sistemas de defensa, atravesando las redes de carreteras exteriores de las cercanías de la colmena, cuando recibió noticias de que las fuerzas de Doshen iniciaban el asalto. El empuje imperial comenzó a flaquear bajo la incesante granizada de disparos procedentes de los emplazamientos de armamento y los montantes que salpicaban el perímetro exterior de la colmena. Incluso los Comisarios imperiales se lo tuvieron que pensar para avanzar bajo las mortíferas descargas de fuego de artillería, cañones, láseres y lanzallamas. Sin embargo, las fuerzas imperiales reforzaron su determinación y cargaron hacia el corazón de las fuerzas enemigas. El tercer ejército del General Carnhive atravesó el perímetro suroeste de la Colmena Lyubov en las primeras horas del decimoséptimo día de la campaña. La bien orquestada resistencia planteada por el archienemigo en contra del asalto imperial desencadenó una feroz lucha urbana puerta por puerta y calle por calle en la que los atacantes se enfrentaron a los defensores a cada paso del camino. Antes de lo que había previsto, Carnhide se vio obligado a pedir el apoyo del segundo ejército.

La brutal lucha urbana se prolongó sin perder intensidad durante las siguientes ochenta horas. Las noticias de la ruptura del perímetro noreste de la colmena principal por parte de las fuerzas de Doshen, así como su avance hacia el núcleo de la colmena alcanzaron al tercer ejército cuarenta y seis horas más tarde. A pesar que las buenas noticias mejoraron el ánimo del General, sus esperanzas se vieron barridas de improviso cuando el Pacto Sangriento demostró de nuevo ser un enemigo implacable que luchaba con astucia y sigilo. El Pacto Sangriento hizo pagar a las fuerzas imperiales un precio brutal por cada pequeña victoria y por cada centímetro de terreno ganado, plantando trampas, realizando emboscadas, minando los edificios de casas y empleando francotiradores y trampas de todo tipo. Tras ochenta horas de lucha continua, Carnhide decidió ceder finalmente y ordenó un cese el fuego, permitiendo que las fueras de vanguardia pudieran retirarse y ser sustituidas. La intensidad de la batalla menguó durante un corto periodo de tiempo, pero en la octogésima quinta hora, Carnhide hizo avanzar de nuevo a sus fuerzas.

Fin del juegoEditar

Mientras las fuerzas imperiales realizaban un furioso avance a través de la herida colmena, se encontraron en esta última fase con cada vez menos tropas del Pacto Sangriento y con más fuerzas de cultistas reclutados. Un enorme incendio estalló en los sectores norteños de la colmena principal, ardiendo sin control hasta consumir casi un quinto de la colmena. Se especula si dicho incendio fue provocado por la explosión de algún polvorín, pero pareció más bien resultado de sabotaje por parte del enemigo. Carnhive se concentró en su meta principal de encontrar y destruir al núcleo de la resistencia de Lyubov, Araek Etogaur, conduciendo a sus fuerzas sin descanso, sabiendo que tenía la victoria total al alcance de la mano. A finales del septuagésimo tercer día de la campaña, tres equipos de tiradores del 82º Regimiento de Infantería Ligera consiguieron abatir al Etogaur.

Adelantándose a la fuerza principal en avance, los equipos de tiradores hallaron una resistencia inesperada causada por una escuadra de guerreros del Pacto Sangriento. Tras el tiroteo siguiente, que provocó la muerte de tres enemigos, el resto de las fuerzas enemigas se vio obligada a retroceder hasta un Censorium arrasado. Buscando señales de vida, el médico imperial advirtió que los enemigos abatidos no llevaban las mismas vestimentas que el resto de los guerreros normales del Pacto Sangriento. Alarmado por el inusual giro de los acontecimientos, el líder de la escuadra avisó al mando solicitando apoyo. Antes de la llegada de los equipos de apoyo, los equipos de tiradores tuvieron que resistir ante los disparos procedentes del Censorium. Hubo una tremenda resistencia en todos los frentes, pero las fuerzas imperiales resistieron valerosamente. Para cuando llegó una escuadra de especialistas Karskin en ayuda de los asediados equipos de tiradores, el líder de escuadra creyó descubrir al huido Etogaur. Salió en rápida persecución junto con otros dos miembros de su escuadra a través del cuadrante inferior y hacia el portal derecho del Censorium. Arrinconado, el Etogaur desenvainó una Espada Sierra cubierta de espinas, gruñó como un animal arrinconado y se lanzó al ataque. Los dos subordinados fueron abatidos rápidamente, y el líder de escuadra no acertó al Etogaur con sus dos primeros disparos. Empleando la última carga de la batería de su arma, el líder de escuadra hizo un último disparo contra la rugiente cara de su enemigo.

Aunque posteriormente se extendió el rumor de que el disparo había fallado y que el tiro asesino procedió de uno de los francotiradores Karskin de un edificio cercano, la hazaña había sido lograda: Araek Etogaur había muerto al fin. Siguieron produciéndose luchas esporádicas durante las semanas posteriores, pero la victoria imperial fue declarada tras la exitosa conclusión de la campaña de Lyubov.

Tras la batallaEditar

Desde el principio mismo de la campaña, Carnhide se encontró con numerosos obstáculos. Se le entregó una fuerza improvisada, mal equipada y con pocos suministros, compuesta por unidades mixtas, y aún así había conseguido alcanzar lo que se consideraba como una victoria casi imposible. Carnhide era un genio a la hora de entender como emplear las secciones dispares de tropas bajo su mando de forma coherente, permitiéndole funcionar a su máximo potencial. Sabía cómo aprovechar las ventajas de las diferentes organizaciones bajo su mando y convertirlas en un activo valioso, sacando lo mejor de sus tropas a través del respeto por sus opiniones y su iniciativa, incluso si las fuerzas del Caoshacíanlocontrario. El General Carnhide debería haber conseguido gloria y honor a la luz de tamaña victoria imperial, pero por desgracia esto no se produjo. Aunque consiguió cumplir con su objetivo asignado expulsando a las fuerzas del Caos de Lyubov y acabando a la amenaza que representaban al avance del frente de la Cruzada a través del Sector de los Mundos de Sabbat, el General Carnhide fue acusado de cobardía e indecisión, y sus iguales arrojaron dudas acerca de su fuerza de carácter e incluso de su habilidad de mando, claramente un acto de venganza política orquestado por Cybon cuando quedó claro que había evaluado erróneamente la situación en Lyubov. El Comandante General Cybon llegó a tener las agallas de amonestar a Carnhide por permitir que las unidades bajo su mando "hicieran lo que quisieran", lo que, por supuesto, era la base de la flexibilidad táctica que había permitido a Carnhide conseguir la victoria. Carnhide quedó profundamente afectado por dichas críticas. Acabó por publicar su propia versión de la misión en Lyubov y se retiró de forma simultánea tanto de la Cruzada como del servicio militar imperial. Dieciocho meses después se suicidó, muriendo por una herida de disparo autoinfligida en la cabeza.

Orden de BatallaEditar

Fuerzas imperialesEditar

Comandantes superioresEditar

  • Lord Militante Hechtor Dravere (muerto en combate en Menazoid Epsilon, 765.M41).
  • Lord Militante Humel.
  • Mariscal Bernz (muerto en combate en Balhaut, 765.M41).
  • Mariscal Blackwood.
  • Mariscal Fylesa.
  • Mariscal Hardiker.
  • Mariscal Kyter.
  • Lord General Kelso.
  • Lord General Lugo.
  • Lord General Noches Sturm (Excommunicate Traitoris, ejecutado en el 774.M41).
  • General Andreas Carnhide (difunto, empujado al suicidio por su caída en desgracia, 778.M41).
  • General Currell (incapacitado en Balhaut, 765.M41, relevado por el General Korsen).
  • General Federich.
  • General Forgues (relevado del mando por el Lord Militante Vichres en Cociaminus, 760.M41).
  • General Korsen (muerto en combate en Balhaut, 765.M41, sustituido en el mando por el Mariscal Bernz).
  • General Lemmensholtz.
  • General Luschiem.
  • General Oliphant.
  • General Onator (supuestamente muerto en combate en Parthenope en el 767.M41; su destino final y el de sus tropas permanecen censurados por la Inquisición por razones de moral).
  • General Saulton.
  • General Scalia.
  • Coronel Begulin (ejecutado por el Comisariado por su incompetencia durante la Campaña de Ambold Once, 756.M41).

Capítulos del Adeptus AstartesEditar

Naves Astartes conocidasEditar

Regimientos de la Guardia ImperialEditar

  • 55º de Ataque Rápido de Arnaud (motorizado).
  • 23º de Fusileros de Baldack (aniquilados en Parthenope, 767.M41).
  • 26º de Fusileros de Baldack (aniquilados en Parthenope, 767.M41).
  • Highlanders de Bale.
  • Levas de Reserva Bekulianas (Leva 3241).
  • 301º de Cadia (reconocimiento).
  • 82º de Infantería Ligera de Carnelia.
  • 88º de Infantería Ligera de Carnelia.
  • 97º de Infantería Ligera de Carnelia.
  • 101º de Infantería Ligera de Carnelia.
  • 51º de Chenovia.
  • Apoyo Blindado del 51º de Chenovia.
  • 9º de Clovis, "Los Indomables".
  • 11º de Apoyo Pesado de Clovis.
  • 676º Acorazado de Darrague.
  • 3º de Devash.
  • Elitor (apoyo pesado).
  • 112º de Falslav.
  • 8º de Fortis Binaris.
  • 41º de Lanceros de Farset (mecanizado).
  • 982º de Hallowmas, "Los Guadañas".
  • 8º de Hyrkanos.
  • 500º de Iorga, "Los Capas Doradas".
  • 1º Regimento Láser de Karrack.
  • 86º de Kasrkin (operativo especial).
  • 18º de Ketzok.
  • 21º de Ketzok.
  • 22º de Ketzok.
  • 2º de Huscarls de Khulon, "Estirpe de Plata".
  • Infantería Ligera de Kirvan (auxiliares).
  • 22º de Kolstec.
  • 29º de Kolstec.
  • 477º de Kolstec (apoyo ligero).
  • 21º Pesado de Krassia.
  • 6º de Mako.
  • Granaderos de Manth.
  • 18º de Marineros, "Panteras".
  • 2º de Mnenomite (aniquilado en Parthenope, 767.M41).
  • 11º de Guardias de Hierro de Mordia.
  • 45º de Mersha.
  • 1º de Narmenianos (acorazado).
  • 2º de Narmenianos (pesado).
  • 3º de Narmenianos.
  • Pioneros de Ontanople.
  • Rifles de Ontanople.
  • 12º de Pardus.
  • 8º de Pardus (acorazado).
  • 34º de Pardus (acorazado).
  • 19º de Phantine, "Los Silenciosos" (aerotransportado).
  • 11º de Polladen.
  • 6º de Pragar.
  • 10º de Pragar.
  • 13º de Pragar.
  • 20º de Pragar.
  • 46º de Pragar (ligero).
  • 58ª Compañía de Láser de Rarkonin.
  • Tropas de Operaciones en Profundidad de Roane.
  • 56º de Centuriones de Rygol.
  • 81º de San Khoran.
  • 88º de San Khoran.
  • 77º de Picas de Salizar, "Los Shakos".
  • 4º de Samothrace (aniquilado en Parthenope, 767.M41).
  • 9º de Samothrace.
  • 303º de Samothrace.
  • 8º de Sancon (ligero).
  • 9º de Sancon (ligero).
  • 11º de Sancon (ligero).
  • 21º de Sarpoy.
  • 142º de Incursores de Shehunid.
  • Auxiliares de Shenk (XA7).
  • 23º de Tollinbraders Acorazados.
  • 33º de Urdesh.
  • 4º de Urdesh (ligero).
  • 6º de Urdesh.
  • 7º de Tropas de Asalto de Urdesh.
  • 10º de Urdesh.
  • 2º de Vitria (móvil).
  • 10º de Vitria (Brigada Acorazada).
  • 161º de Vitria (apoyo pesado).
  • 50º de Volpone, "Sangreazules".
  • 34º de Wrawbach (infantería pesada).
  • 52º de Wrawbach, "Félidos Luchadores" (infantería pesada).

Armada ImperialEditar

Oficiales superioresEditar
  • Almirante Shaever.
  • Vicealmirante Sanloque.
  • Vicealmirante Von Haegl.
  • Comodoro Willer Waldesh (muerto en combate en Addolorata, 773.M41).
  • Mariscal de Vuelo Karel Hydun.
  • Primer Oficial Bernod Falkor (muerto en combate en Addolorata, 773.M41).
Apoyo AéreoEditar
  • 33ª Ala Aérea de Callion.
  • 39ª Ala de Cazas.
  • 42ª Ala de Cazas, "Prefectos".
  • 44ª Ala de Cazas.
  • 63ª Ala de Cazas, "Perros Solares".
  • 75ª Ala de Goran Goshawk.
  • 5ª Ala de Vuelo de Khula.
  • 101ª Ala de Élite de la Flota, "Apóstoles".
  • XX Ala de Phantine, "Doble Águila".
  • 138ª Ala de Cazas.
  • 235ª Ala de Ataque de la Armada Imperial.
  • 409ª Ala de Cazas, "Rapaces".
  • 666ª Ala de Cazas, "Perros del Diablo".
  • 786ª Ala de Cazas.
  • 2212ª Ala de Ataque de la Armada Imperial.
  • 2265ª Ala de Cazas.
Naves conocidasEditar
  • Claudia - Crucero (desaparecido en acción, 758.M41).
  • Intangible - Acorazado (destruido, 773.M41).
  • Luz del Trono - Crucero.
  • Lord Falchion - Crucero (destruido, 757.M41).
  • Sin Cuartel - Destructor (destruido, 773.M41).
  • Saint Orientale - Nave de Batalla.
  • Shako - Crucero Pesado.
  • Sir Oswald Whitmere - Destructor (destruido, 773.M41).
  • Tarquin - Crucero Pesado (destruido, 773.M41).
  • Ziegler - Fragata (desaparecida en acción, 758.M41).
  • Omnia Vincit - Crucero Pesado ( destruida en la batalla de Herodor).
  • Navarre - Fragata (destruida en la batalla de Herodor).

Adeptus MinistorumEditar

Fuerzas del CaosEditar

Oficiales superioresEditar

  • Etogaur Araek (muerto en Lyubov, 778.M41).
  • Magister Allikarn (muerto en el 765.M41).
  • Magister Nokad el Corrompido (muerto en Bucephalon).
  • Magister Qull (supuestamente muerto en Balhaut, 765.M41).
  • Magister Khul Kolesh (muerto en Balhaut, 765.M41).
  • Magister Kuvelo (muerto en Sverren, 757.M41).

FuerzasEditar

  • Charismitas.
  • Escalafones - Escalafones 1º y 5º.
  • Excubitors.
  • G'uttkhra ("Espinas del Cielo").
  • Los Kith.
  • Falange Roja.
  • Lenguas de Tcharesh.

Naves del Caos conocidasEditar

  • Destitución - Crucero.
  • Cicatriz - Crucero.
  • Resucitado - Crucero.
  • Senda del Daño - Crucero.
  • Sutura - Crucero.
  • Corona de Espinas.
  • Prudencia Vil - Acorazado.

FuentesEditar

Extraído y traducido de Wikihammer 40K UK.

  • Double Eagle, por Dan Abnett.
  • Ómnibus de los Fantasmas de Gaunt - La Fundación, por Dan Abnett.
  • Ómnibus de los Fantasmas de Gaunt - La Santa, por Dan Abnett.
  • Ómnibus de los Fantasmas de Gaunt - Los Perdidos, por Dan Abnett.
  • Antología de los Mundos de Sabbat, editada por Dan Abnett.
  • Cruzada de los Mundos de Sabbat (Libro de Trasfondo).
  • Tactica Imperialis.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.