FANDOM


Bulldog El Sargento Guillermito, mascota de los Marines Espaciales, tiene el honor de patrocinar este espacio por orden del Capellán Cassius de los Ultramarines. ¡Pulsa sobre él y te acompañará a una Cruzada épica!

¡Lee más! ¡Sin piedad, sin remordimientos, sin miedo!


Anatomía marine espacial 40k comparación humano normal

Comparativa física.

Se tarda un tiempo considerable en transformar a un humano normal en un Marine Espacial. Recibe implantes, conocidos colectivamente como semilla genética, que transforman su cuerpo y le dan capacidades sobrehumanas, como escupir ácido venenoso, absorber la memoria de los muertos ingiriendo su carne, oscurecer su piel para protegerla de la radiación, y operar durante largos periodos de tiempo sin sueño apagando secuencialmente distintas partes del cerebro.

Los reclutas son sometidos a psicoadoctrinamiento y condicionamiento, reforzando su resolución y perfeccionándoles hasta convertirlos en guerreros dedicados y sin piedad. Por supuesto, no todos los reclutas sobreviven a este brutal entrenamiento, ni todos son aceptados.

SelecciónEditar

Los reclutas son escogidos entre los mejores guerreros de la Humanidad. Naturalmente, esto convierte a los Mundos Letales y Salvajes en apreciados terrenos de reclutamiento, pues condiciones tan duras y primarias producen a los mejores guerreros. Sin embargo, los Mundos Colmena son considerados una fuente ideal de Neófitos, ya que el populacho de los niveles inferiores comprende a algunos de los hombres más asesinos y agresivos del Imperio. En ocasiones, pandillas de Colmena enteras son cazadas y capturadas para su reclutamiento. Entre los rasgos más apreciados se encuentran la agresividad y un instinto asesino psicótico. En escasas ocasiones se recluta también en algunos Mundos Civilizados.

RequisitosEditar

Los reclutas, conocidos como Aspirantes, deben ser bastante jóvenes, pues los implantes a menudo no funcionan completamente si el receptor ha alcanzado un determinado nivel de madurez física. Deben ser varones, pues los cigotos están diseñados para responder a las hormonas y tejidos masculinos. Solo un pequeño porcentaje de la gente es compatible con los implantes y la hipnosugestión necesarias para convertirse en Astartes. Antes de que el proceso de implantación comience, por tanto, los reclutas en potencia realizan pruebas de compatibilidad de tejidos y pasan una criba psicológica. Si pasan las pruebas, comienzan el proceso de implantación, y se convierten en Neófitos.

Incluso una vez que los órganos están implantados en general permanecen inactivos o inútiles sin entrenamiento, hipnoterapia o quimioterapia. La mayoría de reclutas se unen a filas como Hermanos de Batalla hacia los 16-18 años estándar.

ImplantesEditar

Anatomía Astartes servoarmadura

Anatomía Astartes y partes de la servoarmadura.

Los 19 órganos implantados son muy complejos, y dado que varios de ellos solo funcionan correctamente o directamente requieren la presencia de otros implantes, la retirada, mutación o fallo en un órgano puede afectar al preciso funcionamiento de los demás.

Debido a esto, y al hecho de que la semilla genética de cada Capítulo pertenece únicamente a ese Capítulo, los diferentes Capítulos muestran diferentes características y usan conjuntos diferentes de implantes y de métodos de implantación.

A lo largo de todo el proceso de implantación, el Astartes debe pasar por varias formas de acondicionamiento para que los implantes se desarrollen y formen parte de su fisiología. Era posible que un Neófito de mayor edad no fuera capaz de resistir demasiado bien un proceso tan traumático.

A continuación se enumeran todos los implantes utilizados:

  • Las fases 1-3 (Corazón Secundario, Osmódula y Biscopea) pueden ser introducidas al mismo tiempo, idealmente entre los 10 y los 14 años estándar. Tardaban algún tiempo en estabilizarse, al igual que los jóvenes cuerpos humanos tardaban algo en acostumbrarse hasta aceptar los nuevos órganos. Los implantes del osmódula y del biscopea servían para el desarrollo, ya que inundaban el riesgo sanguíneo del cuerpo de hormonas que impulsaban el rápido crecimiento y fortalecimiento tanto de los músculos como del esqueleto. Durante este proceso se podía ver una lluvia de gotitas carmesíes. Los Neófitos se encontraban al borde de un desmayo, a la espera de que el trauma de semejante operación mitigara el terrible dolor, pero un complicado entramado de goteos intravenosos no cesaba de suministrar un flujo continuo de estimulantes que impedirían que cayeran en la inconsciencia o que incluso fuera capaz de olvidar aquella experiencia en el futuro. Aquellos horribles procedimientos permanecerían en su memoria para siempre, presentes en cada momento detrás de los párpados incluso cuando intentara cerrarlos para dormir o soñar. En esta fase el Neófito se estaba convirtiendo en un Marine Espacial, y era importante que no olvidara en ningún momento lo que eso significaba.
  • Las fases 4 y 5 (Hemastamen y Órgano de Larraman) pueden introducirse también al mismo tiempo, pero preferiblemente entre los 12 y los 14 años. Se implantaba con cuidado el diminuto órgano llamado Hemastamen en el interior de la arteria. Estaba pensado para que vigilara y controlara la composición de la sangre del Marine Espacial. Sobre todo para asegurarse de que los demás implantes recibirían un sustento lo bastante nutritivo como para que se desarrollaran y se mantuvieran de un modo apropiado. Posteriormente le tocaría el turno a un órgano carnoso y oscuro del tamaño y la forma aproximadas de una fruta pequeña, el órgano de Larraman a través de la abertura de la carne. Se colocaban al lado del corazón primario como una válvula adicional en la arteria cortada antes de cerrar por completo la herida de la arteria y conectada al otro lado. Muchos Neófitos no lograban sobrevivir a esa prueba, la quinta fase de la transformación en un Marine Espacial. El apotecario dejaría abierta a propósito la tremenda herida. Ocurriría una de tres posibilidades: el Neófito se desangraría hasta morir. La segunda era que el órgano de Larraman que le habían implantado empezaría a funcionar y detendría la pérdida de sangre, pero su sistema inmunológico estaría demasiado debilitado por todo aquel proceso traumático y moriría de una infección. Nadie haría nada para impedir estas dos posibilidades. Por último, era posible que el Hemastamen ya estuviera en funcionamiento y le estuviese proporcionando al órgano de Larraman la sangre enriquecida necesaria para ayudar a que la herida se cerrara con rapidez suficiente como para evitar la infección o una pérdida excesiva de sangre. Quizá entonces podría llegar a sobrevivir. El único modo en que era posible que el Neófito siguiera vivo a lo largo de la hora siguiente sería si su mapa genético resultaba de una equivalencia casi exacta con la semilla genética del Capítulo de Marines al que pertenecería. Si no era así, uno o más de los implantes fallaría o sería ineficaz, por lo que moriría. El apotecario lo dejaría morir si los zigotos no se enraizaban, entonces lo que ocurriría era que el Neófito no le resultaría de ninguna utilidad al Capítulo.
  • La hipnoterapia comienza con la fase 6 (Nodo Catalepsiano), a ser posible entre los 14 y los 17. Esta hipnoterapia acompañaba a la cirugía para que continuara produciéndose durante el resto de la vida de un Marine Espacial.
  • Las fases 7-9 (Preomnor, Omofágea y Pulmón Múltiple) suelen ser ejecutadas simultáneamente entre los 14 y los 16. En ese mismo marco de edad se realizan también los implantes 10 y 11 (Ocuglobo y Oído Lyman).

El proceso de la implantación de por sí ya era algo difícil de olvidar. Las condiciones ceremoniales del proceso de implantación eran antihigiénicas de un modo deliberado.


La pureza era un concepto completamente ritual en ese contexto, como lo demostraba el hecho de que un puñado de Capellanes del Capítulo, cubiertos con máscaras, se encontrara sumido en una profunda oración al otro extremo de la estancia. El Neófito tenía que sobrevivir a las distintas operaciones quirúrgicas, pero tenía que sobrevivir por sí mismo. El apotecario se encargaría de la transformación, pero no administraría ninguna otra clase de atención médica. Un Marine Espacial debía ser capaz de no tener que confiar en la ayuda de nadie, y si para sobrevivir le hacía falta una atmósfera esterilizada y una serie de instrumentos quirúrgicos relucientes, no era el material humano apropiado.

AcondicionamientoEditar

  • Quimioterapia - Hasta su iniciación, un Neófito debe someterse a constantes pruebas y exámenes. Los órganos recién implantados deben ser monitorizados con mucho cuidado, los desequilibrios, corregidos, y cualquier signo de mal desarrollo, tratado. Este tratamiento químico es reducido tras finalizarse el proceso de iniciación, pero nunca termina. Durante toda su vida, los Marines Espaciales reciben tratamientos periódicos para que su metabolismo permanezca estable. Las servoarmaduras Astartes contienen equipo de monitorización y dispensadores de sustancias para ayudar en esta tarea.
  • Hipnoterapia - A medida que el cuerpo mejorado crece, el receptor debe aprender a usar sus nuevas habilidades. Algunos de los implantes, específicamente el Nodo Catalepsiano y el Ocuglobo, solo pueden funcionar una vez se ha administrado una correcta hipnoterapia. La hipnoterapia no siempre es tan efectiva como la quimioterapia, pero puede tener efectos sustanciales. Si se puede enseñar a un Marine a controlar su propio metabolismo, su dependencia de los productos artificiales se reduce. El proceso se realiza dentro de una máquina conocida como Hypnomat, en la que los iniciados son hipnotizados y sometidos a estímulos visuales y auditivos para que sus mentes activen sus nuevos procesos metabólicos inconscientes.
  • Entrenamiento - El entrenamiento físico estimula los implantes y permite comprobar su efectividad.
  • Adoctrinamiento - Al igual que sus cuerpos reciben 19 implantes distintos, sus mentes son alteradas para liberar los poderes latentes de su interior. Estos poderes mentales son, incluso, más extraordinarios que los físicos. Por ejemplo, un Marine puede controlar sus sentidos y su sistema nervioso conscientemente, y en consecuencia resistir un dolor que mataría a hombres normales. Un Marine también puede pensar y reaccionar a la velocidad del relámpago. El entrenamiento memorístico es también importante, y algunos Astartes llegan a desarrollar memorias fotográficas. Obviamente, los Marines Espaciales varían en inteligencia tanto como los demás hombres, y sus habilidades mentales particulares varían en distinto grado.

Después de todos estos implantes y alteraciones en el cuerpo humano, se debate seriamente sobre si los Astartes son humanos o no. Aunque sin lugar a dudas sirven a la Humanidad, miden un mínimo de 2 metros de altura, pueden respirar y consumir veneno, y atravesar el metal con su saliva o sus golpes.

FuentesEditar

Extraído y traducido de Lexicanum Inglés.

  • White Dwarf nº 98 (Edición inglesa).
  • Warhammer 40,000: Rogue Trader (1ª Edición).
  • Warhammer 40,000: Compendio (2ª Edición).
  • Codex: Templarios Negros (4ª Edición).
  • Codex: Marines Espaciales (Ediciones 5ª-7ª).
  • Index Astartes I.
  • Web de Games Workshop - Creación de un Marine Espacial.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.