FANDOM


Bulldog El Sargento Guillermito, mascota de los Marines Espaciales, tiene el honor de patrocinar este espacio por orden del Capellán Cassius de los Ultramarines. ¡Pulsa sobre él y te acompañará a una Cruzada épica!

¡Lee más! ¡Sin piedad, sin remordimientos, sin miedo!

Bercim Ovkul Cónsul-Opsequari VI Legión Lobos Espaciales FW ilustración

Bercim Ovkul, Cónsul-Opsequari del Cuerpo Disciplinario de la VI Legión.

La Conquista de Delsvaan, o Conquista de "1-122", fue la primera batalla registrada de la VI Legión de Marines Espaciales, los futuros Lobos Espaciales. Tuvo lugar diez años después del inicio de la Gran Cruzada, antes del hallazgo del Primarca Leman Russ.

HistoriaEditar

Fue casi una década después de que la Gran Cruzada saliese de los confines del Sistema Solar y se extendiese hacia las estrellas distantes cuando la VI Legión fue desatada abiertamente en masa contra un enemigo. Lo que ocurrió en los diez años anteriores se ha perdido por completo, incluso para los propios Lobos Espaciales, pero los registros sobre esa primera batalla, la Conquista de "1-122", conocido por su población humana indígena como Delsvaan, son claros. Enviada desde la sombra de la Principia Imperialis, la gran Flota Expedicionaria dirigida por el propio Emperador, todas las fuerzas de la VI Legión del momento, unos 3500 Legionarios, desembarcó sobre un mundo que ya había respondido a los acercamientos del Imperio con violencia. Delsvaan había resistido bastante bien a la Era de los Conflictos, manteniendo una sociedad avanzada y altamente industrializada, gobernada por una plutocracia militarizada dedicada a los beneficios tangibles y al control político sobre sus muchos consorcios productores. Su pecado era más el orgullo y la arrogancia que cualquier desviación o malignidad arraigada, pero su pueblo había desafiado al Imperio y se le mostraría lo equivocado que estaba.

Puesto al cargo de planificar y ejecutar la operación por sí solo, sin duda para poner a prueba a la Legión (pues esto era con seguridad una prueba), el Comandante Enoch Rathvin, primer Señor de la VI Legión, lanzó una operación de asalto planetario multivectorial directamente contra Núcleo Masaanore, la ciudad-dormitorio fortificada del más poderoso de los consorcios de Delsvaan. Bajo la cobertura de un bombardeo casi indiscriminado sobre las áreas exteriores y los nexos de infraestructuras de la ciudad, docenas de zonas de desembarco fueron despejadas en la subsiguiente confusión por cañoneras y Cápsulas de Desembarco, y Rathvin desembarcó a casi todas sus fuerzas en una sola hora, sin dejar ninguna en reserva. Los comentarios tácticos hechos por los observadores imperiales afirman claramente que lo que en un primer momento se parecía a la "punta de lanza" de asalto de choque ya ampliamente practicada por las Legiones, siguiendo el ejemplo de la Decimosexta de Horus (entonces el único Primarca conocido), rápidamente se vio que había evolucionado (o, para algunos detractores, degenerado) en algo distinto.

En lugar de avanzar directamente hacia las áreas de mando y control del enemigo, como era el patrón estándar, la VI Legión se extendió por la ciudad más como un incendio que como un ejército asaltante. Sus unidades de infantería y reconocimiento pronto dejaron atrás a su apoyo blindado, fluyendo como una marea destructora por la ciudad, sin detenerse a apoderarse de recursos estratégicos, ni defender el terreno ganado, sino destrozando todo lo que encontraban a su paso. La resistencia armada que encontraron se encontró repentinamente luchando una guerra en cien frentes, era desesperadamente inferior, y lo que no podía ser arrasado rápidamente, como los búnkeres fortificados y las torres de vigilancia, simplemente era esquivado y aislado para que la segunda oleada de blindados se ocupase de ellos. El ejército nativo (reclutas ligeramente armados con armas láser, reforzados por destacamentos de soldados mejor entrenados y dotados de armadura de caparazón por el consorcio) no tuvo ninguna oportunidad ante este ataque, ya que no estaba preparado en absoluto para la rapidez o la fuerza de los invasores, ni para la tremenda violencia con la que se lanzaron a por ellos. La mayoría de los defensores murieron donde estaban, intentando organizar líneas de tiro para detener su avance, o masacrados a centenares cuando los intentos de contraataque se convertían en retiradas desordenadas, y pronto los aterrorizados milicianos se atascaron entre los miles de civiles en fuga.

Ante esta estampida de humanidad aterrada, la VI Legión pareció redoblar su ataque, como si le animase el aroma a sangre y terror. Cayeron sobre la gente de Núcleo Masaanore y hubo una gran matanza. Hay debates en los registros histórico sobre si en este punto el mando de la Legión perdió realmente el control sobre sus unidades en medio de la violencia, por brevemente que fuera, pero en cualquier caso Enoch Rathvin no refrenó rápidamente a sus fuerzas, y cuando finalmente aceptó la rendición de Núcleo Masaanore, sus calles habían sido pintadas de carmesí con la sangre de sus habitantes. No obstante, el destino de la ciudad sirvió de ejemplo para los líderes de los otros consorcios, y pronto vieron la locura de seguir resistiéndose, con lo que Delsvaan fue anexionado. El coste sufrido por una ciudad había sido grande, pero en comparación con otras conquistas, el coste para el planeta había sido menor. La actuación de la VI Legión, aunque inquietante para algunos miembros de la jerarquía del Imperio, más por su aparentemente mala disciplina que por sus resultados, fue claramente suficiente para satisfacer al Emperador, quien les concedió su propia sub-flota, la Expedición 115, que seguía afiliada al núcleo de la gran armada de la Principia Imperialis pero por lo demás era internamente independiente, con sus propios transportes, naves de escolta y navíos de guerra.

FuentesEditar

  • The Horus Heresy VII.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.