FANDOM


Maestro Administratum 3 El Archiescriba Primuscriptor, mascota del Imperio de la Humanidad, ha marcado este artículo como propiedad del Adeptus Terra. Pulsa sobre él para aprender más sobre los dominios del Emperador.

El conocimiento es poder. Guárdalo bien.


Imperio comerciante independiente espada

Tratante analizando una espada de posible origen xenos

El Comercio sin rostro es el nombre que recibe el mercado negro de objetos de procedencia alienígena en el Sector Askellon y que el Ordo Xenos se esfuerza en erradicar.


OrigenEditar

A lo largo y ancho del Imperio hay hombres y mujeres que poseen lo que más les está prohibido, y otros igualmente determinados a hacer uso de tales artículos. Mientras que algunos coleccionistas se contentan con objetos de arte de la lejana antigüedad de la Humanidad, o tomos de filosofías antiguas frecuentemente proscritas, otros buscan elementos de significado espiritual. Algunos ansían objetos construídos por manos de herejes y blasfemos, mientras que otros desean las reliquias de imperios alienígenas perdidos hace mucho tiempo. Cuanto más singular es el artefacto, mayor es el precio que se puede exigir y mayor es el riesgo de comerciar y poseerlo, ya que hacerlo es transgredir las leyes más fundamentales del Imperio.

En el Sector Askellon, hay muchos dispuestos a romper tales leyes para las familias gobernantes. Los Señores de Askellon se han considerado desde hace mucho tiempo como una clase aparte del Imperio en general y solo están sujetos a sus leyes. A medida que el Pandemonium se cierra cada vez más sobre el sector y los Adeptus Terra  parecen abandonar Askellon a su destino, esas obligaciones se vuelven incluso cada vez menos vinculantes. Es quizás una ironía del tipo más cruel que incluso cuando la condenación de la región crece y está cada vez más cerca, sus gobernantes buscan abandonarse a una transgresión cada vez mayor, como si deliberadamente desviaran sus atenciones del horrible destino que se cierne inexorable a su alrededor.

El mercado de artefactos xenos es especialmente ilícito, ya que cualquier persona que se dedique a él en cualquier condición, ya sea comprador, vendedor, proveedor o intermediario, es culpable de un delito usualmente punible con la muerte o algo peor. El comercio de estos y otros artículos prohibidos rara vez se comenta abiertamente, y se conoce con miles de títulos eufemísticos en toda la galaxia. En el Sector Askellon, se lo conoce como el Comercio sin Rostro, una referencia al hecho de que nadie admite haber participado en él, pero perdura en tiempo de todos modos. La escala del comercio varía enormemente y los Inquisidores del Ordo Xenos han sospechado durante mucho tiempo que el sector se encuentra en el corazón de una red que se extiende hasta el espacio ignoto que lo rodea y que explota cartas estelares que incluso pueden ser anteriores al Imperio.

Qué abominables imperios alienígenas podrían marcarse en tales cartas sigue siendo un secreto conocido solo por los comerciantes sin rostro más importantes, y los inquisidores de Ordo Xenos estiman, a partir de objetos recuperados, que existen varias docenas de fuentes no catalogadas. Estos objetos van desde reliquias tecnológicas de función insondable forjadas con aleaciones relucientes hasta primitivos iconos tallados en piedra y teñidos con la sangre de eones de ofrendas en sacrificio. Algunos son claramente mecánicos, mientras que otros solo se pueden apreciar como arte. Algunos son claramente armas, mientras que otros están imbuidos de una mancha psíquica de xenos tan pesada que tocarlos es invitar a la locura. Muchos son de tamaño pequeño e incluso se pueden usar abiertamente como joyas, provocando la emoción de la transgresión en el usuario, el cual se arriesga a la muerte si un agente del Emperador se enterara de ello. Otros toman la forma de armamento de forma y funciones exóticas, cuyo uso puede ser tan peligroso para el portador como para sus enemigos.

Objetos ilícitosEditar

Inquisidor con trofeos

Colección de objetos y trofeos xenos

Ningún inquisidor puede decir cuántas colecciones privadas de artefactos xenos existen en todo el Sector Askellon, pero algunos lo numeran como mínimo en varios miles. Tal estimación se basa en una combinación de proyección precognitiva, lecturas del Tarot del Emperador y evaluación de archivos de investigación. La mayoría de estas colecciones son poco más que una docena de objetos ocultos que únicamente contempla el propietario y sus colaboradores más cercanos.

Otros, sin embargo, podrían ser mucho más grandes, tomando la forma de bóvedas o mausoleos dentro de los cuales podrían alojarse cientos de objetos absolutamente invaluables y condenables. El acceso a tales lugares es probable que esté determinado por el estatus y la línea de sangre, y sólo a los más altos Señores de Askellon se les ha permitido conocer su existencia y a muchos menos ver sus contenidos.

Muchos de estos artículos pueden parecer a primera vista como completamente inocuos e inofensivos. Un pequeño adorno forjado en forma de alguna bestia alienígena extinguida, manejada por un ser sensible, podría funcionar como un faro que sus creadores pueden detectar a través de años luz de espacio, y convertir al portador en el siguiente ágape. Se sabe que artículos usados ​​como joyas en más de una ocasión se han fundido con la carne del usuario, insinuándose bajo la piel antes de transformar al usuario en un horrible simulacro de la especie que lo creó. Otros podrían ser colmenas para cepas virales alienígenas que, al activarse inadvertidamente, podrían hacer desaparecer poblaciones planetarias enteras. Este peligro explica en gran parte el valor astronómico que ciertos individuos asignan a los artículos que les proporciona el Comercio sin rostro.

La vida en los niveles más altos de la aristocracia del sector puede llevar a algunos vástagos nobles especialmente aburridos a buscar los pasatiempos más escandalosos; en muchos casos, cuanto más peligroso para ellos y para los demás, mejor y más valioso es. En muchos casos, sin embargo, es el simple hecho de la transgresión lo que hace que tales artículos sean tan deseables. Un noble vástago podría estar de forma deliberada ante un millar de hijos e hijas de la aristocracia menor portando abiertamente un objeto tan valioso como algunos planetas enteros. Todos los nobles que lo vieran conocerían el crimen y quedarían atónitos, incluso seducidos por la exhibición, pero ninguno diría una palabra, ni al portador ni a ninguna figura de la autoridad. Tales actos son parte integrante de la vida en el borde mismo del Pandemonium para los señores del sector, y mientras anhelen los frutos del comercio sin rostro, siempre habrá contrabandistas, intermediarios y comerciantes dispuestos a cobrarles por eso.

Comerciantes sin escrúpulosEditar

El Comercio Negro, el Pacto Cerúleo, el Sindicato del Límite, la Máscara de Marfil, la Orden de los Engranaje Dentado y otros grupos tratan de satisfacer este anhelo. Al hacer trueques con razas alienígenas y excavar ruinas perdidas, ponen a disposición muchos artículos que deberían haberse perdido y olvidado. Las rivalidades entre estos grupos son intensas y sangrientas, con nuevos territorios y especialidades divididos entre ellos como el cadáver de una bestia gigantesca entre depredadores voraces. De temporada en temporada, a medida que se descubren nuevas delicias y surgen nuevas modas, el poder de estos comerciantes aumenta y disminuye, ya que cada uno busca dominar el deseo del gusto ilícito del xenos.

No son solo los nobles quienes codician tales objetos, aunque su riqueza ciertamente les otorga acceso a más de lo que les corresponde. Muchos caminos de la vida albergan a sus propios marginados que buscan poder en lugares prohibidos y conocimiento de fuentes ocultas. Desde tecnoherejes a sabios caídos, muchos son los locos que buscan obtener poder alienígena, y que encuentran ese poder poseyéndolos.

FuentesEditar

  • Dark Heresy: Enemies Without (Extensión juego de rol)
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.