FANDOM


Faceeater

Devoracaras de Catachán.

El Come-caras de Catachán es una criatura nativa del mundo letal de Catachán, pero que se ha extendido a otros planetas, aunque se desconoce si ha sido por accidente.

DescripciónEditar

El Come-caras es una de las especies más desagradables de ese peligroso mundo. En su ambiente natural, la criatura cuelga de los árboles, o permanece al acecho en caminos y charcos. Cuando aparece una víctima propicia, el Come-caras salta: un poderoso espasmo muscular lanza al animal varios metros hacia la cara de su víctima. Unas poderosas enzimas digestivas, combinadas con su cuerpo rasposo, permiten al Come-caras nutrirse mientras sofoca a su víctima. Una vez muerta, la víctima se convierte en el depósito de una puesta de varios cientos de huevos que eclosionan a las pocas horas. Los vástagos, mientras dura su estado de larva, se nutren del cuerpo que los aloja.

Los Come-caras han llegado hasta planetas civilizados y su rápido ciclo de reproducción puede originar una erupción que cuesta semanas controlar. Acostumbran a buscar condiciones cálidas y húmedas, de ahí su propensión a instalarse en cuartos de baño, donde su parecido con una toalla ha dado origen a accidentes desagradables y muy conocidos.

En NecromundaEditar

Los Come-caras son una de las alimañas más letales que pueden encontrarse en el Submundo de la Colmena Primus de Necromunda, donde se los conoce como Devoradores. Estas peligrosas bestias fueron importadas deliberadamente del mundo letal de Catachán, y originalmente fueron introducidas en las conducciones de calefacción en un intento de impedir que los infrahombres y alimañas utilizaran estos miles de conducciones para desplazarse rápidamente por la ciudad colmena. Los Devoradores se multiplicaron rápidamente en el ambiente húmedo y cálido de las conducciones, convirtiéndose en un grave problema en pocos meses. Una campaña de erradicación posterior sirvió para eliminarlos de toda la Colmena Primus a excepción del Submundo, donde las duras condiciones de supervivencia redujeron su población a un nivel aceptable.

Los Devoradores pueden atacar desde prácticamente cualquier lugar, pero prefieren colgarse de una viga donde pueden ser confundidos fácilmente con un trozo de ropa. Cualquiera lo suficientemente insensato como para acercarse a un Devorador sólo conseguirá escapar si es muy ágil, puesto que los Devoradores se lanzarán sobre la cara de sus víctimas con un fuerte espasmo muscular. Si el Devorador atrapa a su víctima, se enrollará alrededor de su cabeza, clavando sus cientos de diminutas espinas y garfios afilados. Sus poderosas enzimas digestivas empezarán a continuación a devorar el rostro de la víctima. Es casi imposible arrancar a un Devorador de su víctima sin causarle a esta graves heridas.

FuentesEditar

  • Warhammer 40,000: Rogue Trader (1ª Edición).
  • Necromunda: Desterrados (Juego de Especialista).
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.