FANDOM


Maestro Administratum 3 El Archiescriba Primuscriptor, mascota del Imperio de la Humanidad, ha marcado este artículo como propiedad del Adeptus Terra. Pulsa sobre él para aprender más sobre los dominios del Emperador.

El conocimiento es poder. Guárdalo bien.

"La paz de Lord Helmawr prevalece aquí. La paz del Emperador prevalece. Abusad de la paz de Lord Helmawr y moriréis. Violad la paz del Emperador, y restareis condenados."
Voz que sale de los altavoces en la Colmena Trazior
Colmena Trazior

La Colmena Trazior

La Colmena Trazior es una de las principales Colmenas de Necromunda. Conocida como la Colmena de las Tres Hermanas, según el dialecto local de Necromunda, ya que se traduciría como Tres Hermanas. También es llamada así por las tres inmensas cúspides que pueden ser vistas desde una gran distancia por cualquier viajero que venga a través de los yermos del sur. Trazior está localizada al borde de los Grandes Desiertos Ecuatoriales y es la "frontera" más al sur del grandioso Racimo Palatino (Palatine Cluster). Trazior era un trío de gigantes leprosas y decoloradas Cúspides que estaban fusionadas en su parte baja. Estas decoloridas Cúspides triples se alzaban de profundos montículos de excrementos industriales desecados, perforando las nauseabundas nubes en la parte más al sur del mega Racimo Palatino. Pasaba por encima del Yermo de Cenizas, como un centinela sureño del Racimo Palatino.

La mayoría de clanes importantes tienen base en esta colmena y es el principal punto de comercio para las caravanas que van o llegan de los racimos de colmenas más al sur. Los nómadas que viven en los yermos y asaltan las caravanas son una fuente de preocupaciones para sus habitantes.

La Colmena está dominada por la Casa Orlock.

El corazón de Trazior, como en todas las otras colmenas de Necromunda, consistía en un vasto tubo de plastiacero que penetra a través de la corteza del planeta. De kilómetros de ancho, con un muro de centenares de metros de espesor es un conducto de energía que proviene del corazón interior del planeta y que alimentaba las diversas estaciones de energía que fueron construidas en el interior de ese muro desde la factoría hasta llegar a los niveles superiores: transformando el calor en energía. Esta enorme pica hueca térmica también servía como ancla y raíces de la colmena.

La Colmena Trazior es pequeña con respecto el concepto de ciudad colmena. Es el hogar de alrededor de tres, quizá cuatro, millones de Necromundanos.

En los niveles inferiores habían factorías en las que se construían trenes terrestres de clase Mamut que atravesaban los Yermos de Ceniza dejando grandes rastros de tacos, burdamente blindados con el fin de resistir los asaltos de los nómadas.

Bandas de los clanes energéticos celosamente guardaban estos puertos que daban acceso a las estaciones de energía y, de esta forma, al disipador de calor.

En las zonas inferiores se solía comer principalmente pastel sintético y gachas sintéticas.

Las rutas comerciales de suministros son por siempre una presa de los despiadados nómadas.

Historia Editar

Trazior fue el escenario de una de las guerras de bandas más prolongadas y salvajes en la historia reciente de Necromunda, por el comercio de la ciudad Colmena en la Cúspude más grande de Trazior, Titania. Las disputas habían escalado en una repentina anarquía; y los regimientos locales de la Fuerza de Defensa Planetaria sufrió importantes bajas cuando suprimieron los excesos salvajes de este espasmo social. El comandante hubo de presionar a varias bandas de técnicos como la Casa Orlock y de comerciantes en la Cúspide Oberon para conseguir nuevos reclutas.

En la actualidad se vive una anarquía armada de la vida industrial en el territorio de los habitantes de los niveles inferiores. Los nómadas asaltan los trenes terrestres mientras que los Carroñeros asaltan a los técnicos. Los mocosos juveniles de los niveles superiores descendían causando travesuras sin sentido.

Bandas Editar

  • Clan Spinoza. Esta familia gobierna los negocios de la Colmena Trazior.
  • Clan Dorcas. Esta familia son clientes de los Spinoza. Habitan en niveles inferiores, zonas destinadas principalmente a técnicos. Este Clan tiene entre sus inmuebles un bloque acuartelado que se enclavaba fuertemente en la piel de la Colmena Trazior por una entrada. Esta fortaleza vigilaba el acceso y la salida de los trenes terrestres. Los soldados desfigurados y llenos de tatuajes portan túnicas de colmena de un color verde militar oliváceo, van repletos de amuletos. El diccionario de los reclutas en referencia a estas cicatrices faciales y sus tatuajes deletreaban alianzas entre bandas y clanes; similares escarificaciones señalaban el propio origen de nacimiento del soldado.
  • Casa Orlock. La Casa del Hierro domina la Colmena Trazior así como los niveles de producción de energía.
  • Fantasmas Señoriales (Lordly Phantasms). Mocosos adinerados de los niveles superiores que se agruparon en una banda juvenil, disfrutaba poniéndose máscaras de demonios y vestían ropajes de seda brillante a los que colocaban emblemas lascivos. Estos Fantasmas Señoriales usaban sus exóticas armas y equipos para asaltar las anchas avenidas superiores en sus triciclos propulsados, y a través de los centros comerciales nocturnos casi desiertos, buscando una locura estilizada con la banda de niñatos o dar caza en un bar apestoso o un elegante burdel en el que se pudieran desatar durante unas pocas horas antes de huir ante los Adeptus Arbites. También se habían encargado de aterrorizar a las bandas de los pisos inferiores. El líder de los Fantasmas era Raphaelo Florienborque. En esta banda militaría Lexandro D'Arquebus en su adolescencia.

Lugares de renombreEditar

  • Cúspide Oberon. En sus niveles superiores habitan los habitantes privilegiados de la Ciudad Colmena. Aquí es donde reside Lord Spinoza, quien gobierna en los negocios de la ciudad Colmena.
  • Cúspide Titania. Una de las tres cúspides de Trazior. La más grande de la ciudad Colmena.
  • Territorio de los técnicos. Callejones serpetinos y estrechos que se diseccionaban en un zigzag revuelto de industrias humeantes donde familias repletas de celos descomponían sus vidas, produciendo engranajes o pistones, ejes o placas de armaduras. Los repletos patios colosales y las siniestras catacumbas abovedadas en la que cables de vidrio transportaban solo una memoria diluida de la distante luz solar, y donde las gárgolas de ventilación exhalaban un aliento rancio que había sido filtrado ya unas cincuenta veces. Algunos de los privilegiados eran quirúrgicamente alterados para que pudieran operar un torno con mayor velocidad. En este territorio habían fábricas de carburadores de los trenes terrestres solían vivir grupos de noventa chicos, en la que una electro-vela tintineaba ante un precioso icono policromado que había en cada cubículo a lo largo de la galería, colgando por encima del mobiliario grasiento y acre, de tornos, parrillas, molinillos y la alfombra de virutas metálicas que parecía una sucia nieve plateada.
  • Estaciones de energía. En ellas se encuentra el disipador de calor central, una tenue y nauseabunda catacumba laberíntica con arcos de plastiacero barrocos doblados bajo el peso de la colmena, asfixiados por el esfuerzo. Los muros de las instalaciones donde se ubican estos disipadores de calor son de plastiacero y la entrada se compone de un sofocante pasadizo que se ramificaba. En las entrañas del complejo se encuentra una sala donde está el disipador, aislada aunque muy caliente.
  • Bloques acuartelados. Pertenecen al Clan Dorcas. Las puertas de esta fortaleza se enclaban en los muros perimetrales de la Colmena Trazior. Esta fortaleza vigila la entrada y salida de los trenes terrestres al exterior. Sus verjas agrietadas son de plástico. Miembros de varias bandas, desde jovencitos a veinteañeros, se abarrotaban en el perímetro, en el vestíbulo de recepción o se apiñaban en el suelo, esperando ser admitidos, una operación lenta. Recelosos soldados apuntaban con sus rifles de aturdimiento al pupurri de cuerpos en caso de desórdenes, ya que se producían tensiones y enemistades. En los muros de paneles prefabricados de plastiacero colgaban posters holográficos borrosos mostrando la exhuberante arquitectura ostentosa en el interior de la Colmena Palatina en el que el señor de Necromunda gobierna. Cuando se abren las compuertas para dejar paso a los trenes terrestres se pueden ver las dunas de color escarlata y anaranjado de las dunas de residuos químicos de uno de los desiertos de ceniza.
  • Submundo. Zona contaminada, apestosa, tóxica y sin ley. Bajo los niveles de las fábricas, niveles de la colmena habían quedado abandonados, quedando en un estado ruinoso. Solo las bandas de Carroñeros y de saqueadores deambulaban por la asfixiante inmundicia del Submundo. En su mayor parte enterrados bajo basura, en algunas ocasiones esos puertos antiguos habían sido cerrados mediante soldaduras hacía milenios. Algunos de estas soldaduras se habían corroído, según se decía... La mayor parte del Submundo estaba frío y húmedo, aunque no en la vecindad del salto térmico. El aire, aunque fétido, ya había sido compasivo. Desde tiempo atrás, la temperatura fue positivamente genial. Entre pilares y columnas, a través de una planicie subterránea de escombros, pronto se observaba un muro deslustrado que se curvaba de forma gradual alejándose de derecha a izquierda.

Fuentes Editar

  • Confrontation. Introduction of the new skirmish wargames in the 41st millenium. White Dwarf #10 (1990).
  • Space Marine, por Ian Watson. Novela (1993).
  • Necromunda. Gang Wars. Gaming Supplement. Games Workshop (2017).
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.