FANDOM


Psíquico poseido wikihammer

Psíquico poseído

Los seres humanos han evolucionado a lo largo del tiempo. Desde que nuestros congéneres se irguieron, dominaron el fuego, y se asentaron en comunidades, la Humanidad ha evolucionado a pasos agigantados. El ser humano en sí mismo también ha sufrido una evolución, y conceptos que antes eran cosa de magia o sucesos inexplicables o impensables, ahora, en el M40 son usuales e incluso imprescindibles para nuestra forma de vida. Hablamos de los poderes psíquicos.

Los poderes psíquicos son la bendición y la maldición de la Humanidad. Por una parte, ofrecen un abanico de posibilidades beneficiosas, permitiendo una navegación veloz por la Galaxia atravesando la Disformidad o una visión futura de los peligros a los que se enfrentará la Humanidad, dando tiempo a prepararnos para evitarlos. El mismo Emperador es el psíquico de mayor poder de la galaxia.

Sin embargo, los psíquicos también son una amenaza constante. Los Demonios del Caos y otras entidades de la Disformidad utilizan a los psíquicos mas inexpertos como puertas para entrar en el Espacio Real. La energía incontrolada que un psíquico es capaz de desencadenar puede devastar comunidades enteras, y la amenaza que representan para la Humanidad no ha podido nunca calcularse con exactitud.

A los ojos de la Eclesiarquía, todos los psíquicos, con la excepción del bendecido Dios-Emperador, son descarriados que deben ser vilipendiados y odiados. Por ende, son perseguidos a lo largo y ancho de todo el Imperio por la Inquisición, la Eclesiarquía y los Adeptus Arbites. La Inquisición los juzga, y destruye a los que considera débiles. Aquellos que son considerados suficientemente fuertes son enviados a diversas organizaciones imperiales para ser adiestrados.

Sin embargo, incluso aquellos psíquicos autorizados por las fuerzas del Imperio de la Humanidad (Psíquicos de Batalla, Navegantes, Bibliotecarios Marines Espaciales, Astrópatas y los miembros del Adeptus Astronomica) son tratados con suspicacia por el Adeptus Ministorum.

Ecle Confesor

Confesor

La Eclesiarquía, y en particular sus Confesores, es particularmente tenaz en su misión de atrapar a estas amenazas en potencia para la Humanidad. Comunidades enteras, e incluso planetas, se ven envueltas en gigantescas cazas de brujas, extendiendo la sombra de la sospecha y el temor sobre toda la población que exhorta a los ciudadanos a espiar a sus vecinos, confesar sus propios pecados y erradicar al enemigo interior.

A veces, la situación se escapa a cualquier tipo de control, ya sea debido a la magnífica oratoria de un Confesor o a las manipulaciones de otros individuos u organizaciones (en particular, se sabe que la Inquisición ha utilizado muchas de estas cacerías de brujas en su propio beneficio). En estas circunstancias, las masas pueden perder el control, acusando a todo el mundo de corrupción y sumiendo a toda la comunidad en una orgía de muerte y destrucción hasta que se consigue restablecer el orden.

En estas situaciones, individuos menos piadosos aprovechan estas oportunidades para sus propios propósitos, eliminando rivales, o al menos haciéndoles caer en desgracia y saldando viejas cuentas.

FuentesEditar

  • Codex: Cazadores de Brujas (3ª Edición). 
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.