FANDOM


Tecnosacerdote Wikihammer 4 El Adepto Sabiondus, mascota del Adeptus Mechanicus, protege este saber; pues es parte del Omnissiah. Pulsa sobre él para aprender más sobre los adoradores del Dios Máquina.

El Omnissiah sabe todo, comprende todo. Tus visitas honran al Dios Máquina.

Emblema heráldico de la Casa Vyronii

Emblema heráldico de la Casa Vyronii.

La Casa Vyronii (conocida oficialmente por su título formal, La Antigua y Resuelta Orden de la Casa de Caballeros de Vyronii), también conocida por sus cognomens los Guardianes de Felweather y los "Devoradores de Dioses" (informal, autorreferencial), es una Casa de Caballeros Imperial de Segundo Grado que siempre se ha destacado entre los mayores defensores del Imperio de la Humanidad desde hace milenios. Cosiderada entre las casa más venerables de todo el Segmentum, sus Caballeros son famosos por su tenacidad y su comportamiento sacrificado. Separados del resto de los dominios de la humanidad durante milenios, la Casa Vyronii se mantuvo firme contra incursiones de xenos y la espantosa megafauna de su planeta de origen, Damaetus III/II. Severamente agotados para cuando fue redescubierta por las fuerzas de la Gran Cruzada, la Casa Vyronii se unió a las fuerzas del Emperador en su conquista de la galaxia y obtuvos muchos honores en los diferentes campos de batalla. Casi destruidos en las primeras horas de la Herejía de Horus, la Casa Vyronii fue salvada por la actuación del legendario Gios Jakh, cuyas advertencias despertaron del shock a los Caballeros de la Casa Vyronii y cuyo liderazgo resultaría de suma importancia en los oscuros años que siguieron.

Historia Editar

Proveniente del Mundo Caballero de Damaetus III/II, Casa Vyronii se alió con el Imperio en la amarga guerra contra los traidores liderados por el Señor de la Guerra Horus. Siendo una de las Casas de Caballeros más antiguas del Segmentum Obscurus, Vyronii derramó mucha de su sangre noble durante la Era de los Conflictos, por lo que sus números y recursos estaban peligrosamente agotados hacia el final de la Gran Cruzada y el estallido de la guerra civil galáctica. Decididos a no convertirse en espectadores mudos de su propio destino, los nobles de la Casa Vyronii juraron que se mantendrían firmes contra el archi-traidor, o morirían en el intento.

Los nobles de la Casa Vyronii se destacan por su semblante singularmente triste, una personalidad que nace del conocimiento de que cinco mil años de vigilia por parte de sus antepasados contra los terrores de la Vieja Noche podrían carecer de sentido o ser borrados por completo a manos de un guerrero que una vez fue el hijo más querido del Emperador. Es un comportamiento que penetra en la sangre desde la luna solitaria y triste que orbita un gigante de gas verde esmeralda y que la casa Vyronii llama hogar. Damaetus III / II, que se encuentra en un sistema estelar en el que se cruzan varias rutas disformes estables pero menores, es un mundo de retorcidos bosques y pantanos envueltos en niebla, por encima de los cuales se eleva el imponente Castillo Felweather, una vasta fortaleza erigida del cadáver del arca colonial que aterrizó en el planeta.

Cuando fue descubierto por primera vez, Damaetus III/II albergaba una gran variedad de formas de vida autóctonas. Sus oscuros bosques estaban poblados en gran parte por formas híbridas entre cefalópodos y mamíferos, muchas de un tamaño prodigioso, las cuales yacían al acecho en los pantanos sin caminos o anidaban en las ramas huecas de colosales árboles podridos; algunas criaturas poseían una inteligencia alienígena malévola. Estas criaturas eran capaces de comunicarse y exigieron la obediencia de los recién llegados, como las hambrientas deidades chthonian ya olvidadas de la prehistoria de la humanidad, tal y como lo habían hecho otras razas y viajeros que habían llegado antes a su mundo y cuyos restos mutilados se encontraban hundidos bajo la marga. Sin embargo, los colonos-caballeros eran de una pasta y temperamento diferentes, y se desencadenó una época de guerra en la que los colonos extrajeron de la PCE en el corazón de la Fortaleza Felweather los planos para luchar contra las horribles criaturas que querían darse un festín con ellos. Cuando se producían las batallas, los pantanos hirvieron y los bosques se carbonizaron mientras los dos bandos luchaban, cubriendo los cielos de color esmeralda en una noche que duraría décadas, hasta que, al final, las criaturas divinizadas fueron aniquiladas o expulsadas ​​a las remotas profundidades de los páramos sin caminos, convirtiéndose en el objeto de misiones por nobles aún no nacidos. Así los Caballeros de Vyronii llegaron a ser casi literalmente asesinos de dioses, utilizando los cadáveres de las bestias-dioses como menú de un banquete de proporciones épicas (según algunas leyendas).

Para entonces, la edad de oro de la humanidad había llegado a su fin y una era de condenación cubrió la galaxia. Durante la larga oscuridad de la Vieja Noche, los Caballeros de Damaetus se mantuvieron firmes contra incontables invasiones, muchos de ellos especies que no se han vuelto a ver y que deben permanecer en el anonimato, otros eran enemigos infames y familiares tales como los esclavistas que forman los Eldars Oscuros y brutales merodeadores Orkos. Unos xenos en particular centraron su mirada en el sistema Damaetus con consecuencias mortales; el Conglomerado Mitu, el cual ya había hecho caer bajo su égida vastas extensiones de las ((Coronid Deeps)).

Durante muchos y solitarios siglos, los Caballeros de Damaetus se mantuvieron firmes contra los viles Mitu. Aunque no realizaban una invasión convencional como tal, sus atenciones periódicas trajeron una destrucción indecible, y cuando una nueva oleada de terror alienígena descendía de los cielos esmeralda, los castillos construidos por la superficie de Damaetus III / II eran reducidos a ruinas y cenizas, y pronto incluso la poderosa Fortaleza Felweather quedó irrevocablemente herida y maltrecha. Aun cuando la casa Vyronii estaba al borde del precipicio, resignados a su inevitable destino, renovaron sus juramentos y tomaron posiciones para esperar el ataque final, el que todos pensaban acabaría con ellos; tenían todas las razones para creer que era la última defensa de la humanidad misma.

Pero el destino de la Casa Vyronii nunca llegó. No hubo más que silencio en el cielo hasta que, al fin, apareció una nueva estrella en el firmamento. Una estela de vapor desconocida cayó en picado hasta la superficie de Damaetus III / II y la nave aterrizó en mitad de los bosques, después de haber arrasado un claro de densa maleza, su improvisada zona de aterrizaje. Los Caballeros de Casa Vyronii salieron a su encuentro, suspicaces, pero dispuestos a vender caras sus vidas si esto demostraba ser su final. Sin embargo, no fue así, pues la nave era un Stormbird de la 1ª Legión, los Ángeles Oscuros, y representaba una avanzadilla de la Gran Cruzada en la región, la cual se encontraba entonces penetrando en profundidad en el vacío circundante después de haber limpiado de xenos las estrellas del Conglomerado Mitu. Otorgados por la providencia del lujo de la supervivencia, los señores de Vyronii podrían haberse considerado traicionados por tan cruel destino, el cual les negó tanto la gloria de una última resistencia como la reivindicación de la victoria sobre su antiguo enemigo. Un enemigo por el que ellos y las generaciones de sus antepasados derramaron tanta sangre simplemente para mantenerlos a raya había desaparecido, exterminados casi con vergonzosa facilidad por el Imperio que se extendía a través del Segmentum Obscurus. En cambio, la casa Vyronii fue llevada al fuego y la furia de la Gran Cruzada, atados a una deuda de liberación que creían nunca podrían pagar.

Vyronii tomó su lugar entre las grandes huestes de la humanidad, adscribiéndose a las cadenas de mando establecidas aunque nunca comprometiéndose a las ambiciones e intrigas que venían con ellas y manteniendo una distancia respetuosa y honorable siempre, nacida de innumerables años de aislamiento. Sirvieron junto a los Ángeles Oscuros que los habían encontrado, y más tarde con los Portadores de la Palabra y los Puños Imperiales, además de una docena de mandos del Excertus Imperialis. Obtuvieron grandes honores y el respeto de sus compañeros, amén de una reputación de reservados y amantes de la melancolía y la reclusión. Bajo las duras luces de soles alienígenas, los nobles de la casa vieron lo realmente triste era el color de sus armaduras, no el brillante verde esmeralda que veían la bajo la luz reflejada del gigante de gas sobre el que orbitaba su mundo. Por ello los vástagos cruzados ordenaron a sus sacristanes aplicar una heráldica verde esmeralda a sus armaduras en memoria de su casa, una librea que pronto sería aceptada como estándar por el Colegio de Armas del Officio Militaris a medida que la Gran Cruzada avanzaba inexorablemente.

Se inició un período de asimilación y reconstrucción mientras el grueso de la Casa Vyronii luchaba entre las estrellas, durante el cual delegación tras delegación se presentó ante el Gran Maestro Jahk de Vyronii y su corte. Los visitantes quedaron estupefactos ante el decrépito estado de las instalaciones, incapaces de mantener los envíos de los dominios más cercanos del Mechanicum, incluyendo Mezoa y el recientemente establecido ((Cyclothrathine Holdfast)), así como de Mundos Forja mucho más distantes e ilustres como Lucius. Todos deseaban que la Casa jurase fidelidad y a cambio se ofrecían para sustituir las armaduras antiguas y parcheadas hasta la extenuación con las máquinas de guerra de nuevo cuño, de clases más avanzadas y potentes. Sin embargo, estos aspirantes a benefactores deseaban algo más que servicio; codiciaban las antiguas unidades de almacenamiento de cristal enterradas bajo la Fotaleza Felweather. Desdeñosos de la avaricia no disimulada de algunos y el extraño dogma de otros, Jahk despachó a los enviados de su corte con el pretexto de ponderar sus muchas solicitudes. A pesar de que el Gran Maestre consideró el futuro de su casa, aquellos nobles que servían en los ejércitos de la Gran Cruzada estaban obteniendo incalculable gloria a través de las estrellas. Sirviendo en cinco flotas expedicionarias diferentes en las últimas décadas de la Gran Cruzada, los caballeros cruzados de la Casa Vyronii lucharon con distinción en el costoso Exterminio Orthrus, la limpieza de la Nebulosa Kusarikku y la campaña de pacificación de Calistaria, reforzando la posición de Jahk con cada victoria en lo que respecta a los pactos que tendría que firmar con el Mechanicum inevitablemente, cuyos emisarios seguían presionado por una audiencia desde hacía muchos años. Sin embargo, las guerras libradas entre las estrellas no sólo le beneficiaban con honores, sino con una necesidad cada vez más acuciante de reemplazar esas armaduras perdidas en combate.

El momento de decidir llegó, y Jahk determinó que para sobrevivir, su Casa debía alinearse con un Mundo Forja. La conveniencia determinó su elección y se alió con Cyclothrathe, cuyas ofertas de ayuda material habían sido, con mucho, las más generosas de todas. Poco sabían los nobles de Vyronii que el momento de elegir una lealtad como tal fue desacertado, pues era el año 005.M31 y sin saberlo, se estaban desarrollando los acontecimientos en Istvaan III, que sumirían al Imperio en una guerra civil.

El acto de unión entre el Mundo Caballero y el Mundo Forja iba a tener lugar en Damaetus III / II, ante una Fortaleza Felweather casi derruida y envuelta en maleza. Aquellos vástagos asignados a la Gran Cruzada que pudieron ser contactados fueron retirados y concentrados en la zona de aterrizaje donde aterrizó la Stormbird de la 1ª Legión hace años; casi toda la casa esperó la llegada de uno de los Altos Magos de Cyclothrathe y su guardia de honor de caballeros de la Casa Ærthegn. Una hora antes de la hora señalada, un módulo de aterrizaje cayó desde el cielo escupiendo llamas y humo hirviente de uno de sus motores. Llevaba el emblema del cráneo coronado de Vyronii, y antes de que sus motores siquiera hubieran empezado a enfriarse, su rampa de acceso bajó con tartamudez y una figura solitaria surgió cojeando. Los nobles reunidos reconocieron la figura de inmediato pues era Gios, el hijo mayor del Gran Maestro Jahk. Gios avanzó cojeando a través de la zona de aterrizaje y cayó de rodillas ante el Caballero Lancero de su padre, pronunciando una palabra de sus sangrientos labios: "Traición". Así fue como la Casa Vyronii se sumergió sin saberlo en el fuego de la rebelión de Horus. La delegación de Cyclothrathe no eran emisarios con regalos, sino una fuerza de ataque leal no a Marte sino al Señor de la Guerra, y si no fuera por la valentía alimentada por la desesperación de Gios su ataque sorpresa hubiera sido abrumador e imparable. En cambio, Vyronii se preparó para la guerra. La batalla que sobrevino fue breve, mas una de las más destructivas y desesperada jamás librada por los Caballeros de Damaetus. En ella el anciano Gran Maestro murió a manos de un ((Caballero Aucteller)) Cyclothratino de color gris tormenta. Al final, la fuerza de desembarco del Tagmatha fue expulsada pero a un coste terrible, con casi un cuarto de la fuerza de combate de la casa Vyronii destrozada.

A raíz de la ignominiosa muerte de su padre, un Gios herido recibiría el deber de liderar a la casa Vyronii, jurando además que exigiría justa venganza contra el asesino de su padre. Pero sola, Vyronii no tenía ninguna posibilidad de devolver el golpe contra un Mundo Forja, y cuando la noticia del ataque llegó a las autoridades imperiales, esta se recibió con recelo espurio, anticipándose a la acción, mientras que la creciente ola de miedo y guerra pronto ahogó la llamada de Vyronii en busca de justicia en un asunto que para muchos parecía una sangrienta disputa entre fuerzas igualmente excéntricas y renegadas. Sólo en el Mundo Forja de Mezoa escuchó su llamada y respondió, y donde la alianza con Cyclothrathe resultó ser traicionero, se firmó un pacto similar con Mezoa a toda prisa, fruto de la necesidad y la sed de venganza, aunque Vyronii no renunciaría a su independencia bajo una sumisión formal, incluso cuando se enfrentaba a la amenaza real de aniquilación. Cuando la guerra llegó en serio al Racimo Cíclope, las líneas de Vyronii ya habían sido dibujadas en sangre mucho antes. Al Emperador le debían una deuda que nunca podría ser reembolsada; aunque cada vida que tuvieran fuera dada para ello y sus enemigos fueran los de Vyronii sin importar las probabilidades. Que los odiados Magos de Cyclothrathe se declararan no mucho más tarde partidarios del Señor de la Guerra sólo confirmaría a los Vyronii que la suya era una causa justa, y los Caballeros de la Casa Vyronii se mantendrían heridos pero resueltos entre las filas de los leales.

Campañas notables Editar

  • La Batalla de la Colmena Ilium (008.M31) - Atrapados en Manachea cuando fue lanzada la invasión del Señor de la Guerra, un puñado de Caballeros Lanceros de la Casa Vyronii se mantuvieron valientemente del lado de los defensores leales cuando los Hijos de Horus descendieron sobre el planeta. Aunque en última instancia fueron derrotados, los valientes caballeros lograron emboscar a elementos traidores de la Legio Tempestus, y cuya acción más notoria fue acabar con el Titán Reaver Raxvalian en la emboscada del Bloque Fortaleza 77-4.

Caballeros notables de la Casa Vyronii Editar

  • Dei-phagia - Caballero Magaera de Gran Maestro Gios. Al contrario de su padre, el cual por tradición pilotó un Caballero Lancero, las graves heridas sufridas por Gios le condujeron a una ruptura con las tradiciones ancestrales de su Casa. Dei-phagia fue un regalo del Adeptus Mechanicus de Mezoa a sus nuevos aliados, la Casa Vyronii. Es un Caballero Magaera artesanal, cuyos sistemas de soporte de vida son mucho más poderosos y sofisticados que los del modelo estándar. De hecho, Dei-phagia es más parecido a un Dreadnought de las Legiones Astartes que a un Caballero, con el Gran Maestro Gios enterrado en su Trono Mechanicum como un héroe caído de los Astartes dentro del sarcófago de un Dreadnought. Prácticamente inmortal una vez fue enterrado en Dei-phagia, el Gran Maestro Gios lucharía durante décadas. La armadura fue llamada así en honor de la guerra ancestral de la Casa Vyronii contra los dioses-bestia de su mundo natal por los Magos de Mezoa antes de su entrega al Gran Maestro Gios.
  • Artemisia - Caballero Paladín del Canciller Jasstan. Artemisia luchó al lado de la 1233º de Auxiliares Solares en la duodécima luna de Sagathi X antes de ser llamado a Manachea poco antes de la invasión de los Hijos de Horus. Artemisia fue destruido en la defensa de la Colmena Ullan.
  • Apsinthos - Caballero Lancero del vástago Elsbeth Vorr. Como todas las máquinas de la Casa Vyronii, Apsinthos es una armadura muy vieja, veterana de la Era de los Conflictos y la Gran Cruzada. Unida con Elsbeth Vorr durante varias décadas, ha tenido tanto el honor de entrar en el círculo cerrado de los "Asesinos de Dioses", los Caballeros que han matado a uno de los dioses-bestias autóctonos de Damaetus III / II, y uno de pocos Caballeros que tuvo una muerte confirmada de un Titán. Tristemente, Apsinthos cayó en la hora de su victoria contra el Titán Reaver Raxvalian
  • Parisina - Caballero Cruzado del vástago Ullus Varrim Skor y líder de la unidad Parisina, la cual participó en la Segunda Batalla de Paramar. 

Personajes notables de la Casa Vyronii Editar

  • Gran Maestro Jahk - El venerable Gran Maestro Jahk era el gobernante de la Casa Vyronii durante su reunificación con el Imperio y las décadas finales de la Gran Cruzada. Era una figura controvertida dentro de su casa, a pesar de haberse ganado mucho respeto por su liderazgo clarividente y su firmeza durante la larga vigilia de la Casa Vyronii; prefirió en Damaetus para asegurar el futuro de su Casa en lugar de buscar la gloria entre las estrellas. Evidentemente disgustado por la avaricia de los enviados del Adeptus Mechanicus, el Gran Maestro Jahk demostró ser un político consumado, posponiendo la vital cuestión de la alineación de la casa hasta que su fama hubiera crecido considerablemente, asegurando así la independencia de la Casa Vyronii. Sin embargo, su obstinación dejaría vulnerables a la Casa Vyronii al comenzar la Herejía de Horus, pues la Casa aún no estaba unida con un Mundo Forja, asegurando así su reabastecimiento para cuando la sombra del Señor de la Guerra cayó sobre el ((Cyclops Cluster)). El Gran Maestro Jahk murió con honor en lo que sería bautizado como "La Batalla del Primer Aterrizaje" contra las fuerzas traidoras del Mechanicum de Cyclothrathe, las cuales esperaban emboscar a los Caballeros de Vyronii allí reunidos y acabar con ellos.
  • Gran Maestro Gios - Hijo mayor del Gran Maestro Jahk, géroe de la Gran Cruzada y líder supremo de la Casa Vyronii durante la Herejía de Horus, el Gran Maestro Gios se cuenta entre los gobernantes más alabados de la Casa Vyronii. Mediante sus acciones valientes y determinadas los Vyronii fueron advertidos del ataque inminente del mechanicum de Cyclothrathine en Dameatus III / II, el cual llevó a "La Batalla del Primer Aterrizaje". Siguiendo los pasos de su padre, un Gios mortalmente herido tuvo que ser encerrado en su Caballero Magaera artesanal tras la batalla, el Dei-phagia, el cual lo mantendría con vida durante muchos años. Decidido a vengar la muerte de su padre y cobrársela del traidor mechanicum de Cyclothrathe, Gios demostraría ser un líder competente y valiente durante los tiempos oscuros de la Herejía de Horus.    
  • Canciller Jaastan "Tres Veces Asesinado" - Vástago al mando del venerable Caballero Paladín Artemisia, Jastaan fue una figura famosa de la Casa Vyronii. Siendo uno de los caballeros más experimentados de su Casa, Jaastan fue gravemente herido no una o dos, sino tres veces en el nombre de Vyronii y el Emperador. En cada ocasión el experimentado guerrero viviría para volver al campo de batalla una vez más, hasta que al fin cayó en Manachea, en la defensa de la Colmena Ullan. Su sabiduría y experiencia lo convirtieron en uno de los miembros más importantes de la corte del Gran Maestro Jahk, y rara vez su consejo fue ignorado.
  • Elsbeth Vorr - Elsbeth Vorr es una figura excepcional entre los Caballeros de la Casa Vyronii, primeramente porque es una de las pocas mujeres al mando de una armadura de Caballero. Sin embargo, su reputación no viene de su género. Elsbeth Vorr es uno de los pocos caballeros conocidos por haber matado a uno de los temidos dioses-bestias de Damaetus III / II durante el M30, matando a la poderosa bestia con la lanza de su Caballero Lancero Apsinthos después de resistir sus terribles poderes psiónicos. Su formidable fuerza de voluntad le continuaría sirviendo fielmente en los años que combatió junto a las fuerzas de la Gran Cruzada. Su prometedora carrera terminó trágicamente en una última carga contra el Titán Reaver Raxvalian de la traidora Legio Tempestus, destruido en Manachea. Su destino final es desconocido, pero lo más probable sea que sus restos mortales y el cadáver de su Caballero aún yazcan sepultados en los escombros de la destrozada Ciudad Colmena Ilium.
  • Ullus Varrim Skor.

Fuerza de combate Editar

Para cuando se produjo la venida del Señor de la Guerra a las ((Coronid Deeps)), la Casa Vyronii se encontraba bajo mínimos. Su número se situaba justo por debajos de las 100 armaduras operacionales, predominantemente de las categorías Cerastus y Questoris. Esto colocaría a las Casa Vyronii en el segmentum inferior de las Casas de Caballeros de Segundo Grado. Como consecuencia de la renuencia de Gran Maestro a forjar lazos con el Adeptus Mechanicus, pocas de sus armaduras antiguas habían sido reemplazados y casi todas eran reliquias de la Era Oscura de la Tecnología y veterano de las guerras de la Era de los Conflictos, reparados y reconstruidos en innumerables ocasiones. Como tales, los Espíritus Máquina que residían dentro de cada uno estaban poseídos de una voluntad singular, a la vez belicosa y melancólica, y esta actitud se transmitió inevitablemente a los pilotos por su integración en los Tronos Mechanicum. Sólo más tarde, a raíz del infame ataque por el Mechanicum de Cyclothrathe y su consiguiente pacto con el Mundo Forja de Mezoa, la Casa Vyronii recibió el tan ansiado rearme. Particularmente el Gran Maestro Gios, el cual fue herido de muerte en su valiente misión de llevar la noticia de la traición del señor de la guerra a su padre antes de la llegada del Taghmata de Cyclothrathe, fue obsequiado por los Magos de Mezoa con un Caballero Magaera artesanal, apodado Dei-phagia, en referencia al exterminio por parte de la Casa de los dioses-bestias autóctonos de Damaetus III / II. Sus sistemas se soporte vital especiales no sólo le salvaron, sino que le hicieron casi inmortal, de una manera no muy diferente a un héroe de los Astartes encerrado en el sarcófago de un Dreadnought.

Para cuando el Señor de la Guerra llegó a las ((Coronid Deeps)), el grueso de la Casa se concentró una vez más en Damaetus III / II, con un puñado de caballeros sirviendo en Flotas Expedicionarias muy distantes. Esto incluyó a los caballeros que se sabían estaban luchando en el Asedio de Sebundapor junto a un Capítulo de los Ángeles Sangrientos en Feron III, mientras que se perdió el contacto con los caballeros que servían con el Millar de Ágilas de la Muerte de los Hijos del Emperador en la época de la Atrocidad de Istvaan III, la cual no se restablecería hasta varios años después. Cuando la guerra se apoderó de las ((Coronid Deeps)), Vyronii no eludiría su deber estando tan expuesto el Sistema Damaetus, desplegando contingentes para reforzar las fuerzas imperiales concentradas en Lascal, Manachea y Puerto Mandíbula, aunque se sabe que al menos un grupo de combate quedó atrapado en el bloqueo de Mezoa antes de que la sombra del la Guardia de la Muerte cayera sobre el ((Cyclops Cluster)). De los vástagos restantes de Vyronii, tal vez no más de 50, se dispuso a defender su planeta con la resolución propia de generaciones de vigilantes oscuros contra los horrores de la noche, enfrentándose la fatalidad que venía a por ellos atravesando la oscuridad del espacio.

Apariencia Editar

Colores Editar

Durante la Era de los Conflictos, los caballeros de la Casa Vyronii vestían un color crema uniforme, pues el resplandor verde natural del gigante de gas de Damaetus II le daba a sus armaduras el brillo verde esmeralda que más tarde adaptarían como color oficial de la Casa. Sólo después de su integración en las fuerzas armadas del Imperio y las posteriores expediciones hacia las estrellas distantes esta falta de adorno sería observada por los propios vástagos. A partir del 891.M30, la librea verde y blanca esmeralda de la Casa Vyronii fue reconocida oficialmente por el Oficio de Armas del Colegio Militaris, y para el 904.M31 había sido ratificado como su único privilegio. Amén de estos colores primarios, los nobles de Damaetus III / II preferían el rojo o gueule como color secundario, el cual simboliza la sangre que han derramado en la defensa de su mundo y de su gente.

Armas Editar

El emblema escogido por la Casa Vyronii es un cráneo blanco coronado en un campo de verde esmeralda del que nacen dos rayos blancos cruzados. Cuando incluye el blasón, la heráldica añade las alas de aves de una Casa de Caballeros alineada con el Imperio.

Heráldica Personal Editar

Quizás, y contrariamente a otras Casas del Segmentum Obscurus Extremis, tales como la Casa Orhlacc o la Makabius, la Casa Vyronii favorece una heráldica compleja y colorida, que incorpore incontables insignias de honor. Algunas de estas insignias de honor son más comunes, mientras que otras son el privilegio de unos pocos. Estas insignias de honor pueden asumir tanto el aspecto de emblemas pictográficos como formas más abstractas como bandas de colores secundarios o patrones para indicar el rango, logros o votos tomados antes de la batalla. Sobre todo, la Casa Vyronii venera sus centenarias armaduras sobre la identidad del piloto; eso explica por qué Vyronii no ve con buenos ojos los nombres o runas de oro con los que sus pilotos adornan los caballeros. Como tales, las obras de la piloto suelen ser emplazadas en los estandartes de honores o en la hombrera, ambos fácilmente reemplazables. Como resultado, pueden variar mucho de un caballero a otro. Como insignia que estima un largo servicio, la armadura puede albergar una insignia de campaña o el venerado Imperialis en su cubierta blindada.

Tal vez lo más común es el icono de la torre fortificada, plasmado por lo general en blanco. Esta insignia de honor proclama que el Caballero ha participado en la defensa de dominio ancestral de la Casa Vyronii, la Fortaleza Felweather. Entre los caballeros que han soportado un desafío especialmente difícil, era común llevar una siniestro curva raguly, una banda diagonal dentada para conmemorar la obra y el triunfo sobre un enemigo particularmente difícil. Elsbet Vorr llevaba uno para conmemorar su victoria sobre el dios-bestia que mató.

Rangos como el de canciller se denotan por la librea de cuadros rojo y blanco en la hombrera, lo cual todavía está en uso en numerosas casas. Este fue el caso del Canciller Jasstan, el cual portaba sobre esto tres bandas rojas diagonales para conmemorar las tres heridas graves que recibió, así como las tres espada que adoptó como "El Tres Veces Asesinado." Como se exigía por tradición, la combinación de colores de los estandartes de honores siempre era inverso a la representación de la hombrera, creando la colorida mezcla de rojo, blanco y verde que constituye el aspecto típico de un caballero de la Casa Vyronii.

Galería Editar

Fuentes Editar

Extraído y traducido de Wikihammer 40K UK.

  • The Horus Heresy IV.
  • Adeptus Titanicus (2ª Edición).
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.