FANDOM


Heráldica Casa Makabius

Emblema/Heráldica de la Casa Makabius.

La Casa de Caballería Imperial de Makabius, o más comúnmente conocida como Casa Makabius, fue una vez una Casa de Caballeros de Segundo Grado leal al Imperio de la Humanidad y también al lejano Mundo Forja de Mezoa. Transformada por una guerra civil de siglos que envolvió a su mundo natal de Baroda, en el Abismo del Grial, la Casa Makabius fue conocida desde siempre por su temperamento belicoso; algunos incluso dirían avaricia e imprudencia. Sin embargo, los vástagos aguerridos de la Casa Makabius continuarían distinguiéndosse en las batallas más sangrientas y salvajes de la Gran Cruzada, desesperados por traer gloria a su casa y su nombre. Así, impulsados por su propia arrogancia y la sed de poder de sus grandes héroes, Marcos Hrotham, Héroe de la Pacificación de Skarron, condenaría a su casa para siempre. Aureolado por la gloria que ganó en Skarron, Markan Hrotham buscaría añadir más a esta vinculando su suerte a la del Señor de la Guerra Horus. De regreso a Baroda y a la cabeza de una generación más joven de Caballeros de Makabius, Marcos depuso por la fuerza de las armas a la élite gobernante de Makabius antes de tomar el manto de Señor Protector y ofrecer su Casa en apoyo de la causa del Señor de la Guerra. Sin embargo, pronto sería traicionado, ya que en lugar del Architraidor Horus Lupercal fue Mortarion el Segador, Primarca de la sombría Legión de la Guardia de la Muerte, que vendría a Baroda a reclamar el juramento de la Casa Makabius. Así, los sueños de gloria y conquistas de la Casa Makabius fueron derribados y su camino a la ruina y la condenación asegurado.

Historia Editar

Caballero Andante Sacre Negro

Esquema de colores de la Casa Makabius.

Es una de las tragedias olvidadas de la Herejía de Horus que el amargo valor de los vástagos de la Casa Makabius les llevaría tanto a su destrucción total como el deshonor eterno. Eclipsados incluso en la muerte por las grandes tragedias de un Imperio sacudido por la guerra y la traición, los guerreros de la Casa Makabius estaban siempre a la vanguardia de las batallas, ansiosos por demostrar su valor y decididos a forjar un destino mayor para sí mismos. La sombría determinación de cara a situaciones imposibles que era su sello fue clave en el éxito de muchas campañas imperiales en las regiones más septentrionales del Imperio, y sin embargo esta misma determinación y deseo implacables de grandeza también vería esas conquistas rotas y en ruinas.

Nacida del mundo sacudido por las tormentas de Baroda, sumido en lo profundo del Abismo del Grial, la Casa del Makabius comenzó el M30 en las garras de una muerte lenta y sin gloria. Aunque los caprichos de las corrientes de las inestables corrientes de la Disformidad en el Abismo del Grial habían resguardado a las muchas Casa de Caballeros de Baroda de los terrores de la Vieja Noche en gran medida, también las mantuvo prisioneras en un mundo cuya riqueza natural fue agotada hace mucho tiempo. Donde una vez los vástagos orgullosos de las Casas de Baroda marcharon a la batalla en las mejores armaduras de Caballero forjadas por las artes de Marte, ahora en los campos de batalla de ese mundo se veían parodias torpes de los antiguos caballeros, eructando nubes de combustible petro-químico y chapados de hierro chapucero, cubriendo la una vez reluciente ceramita. Las antiguas historias de la Casa Makabius no registran qué Casas de Baroda golpearon primero contra sus hermanos, tomando por la fuerza de los recursos que ya no podrían reclamar el trabajo, pero hablan de la ferocidad del conflicto que siguió, de batallas que sacudieron la tierra e incendiaron los cielos. Durante siglos, las Casas del Baroda lucharon entre si, malgastando las vidas de sus vástagos a cientos por el control de las pocas minas a cielo abierto y refinerías-fortalezas a prueba de tormentas y provocando la extinción de muchas líneas de sangre. Al caer cada Casa, el vencedor añadía sus armas y tierras a su cuenta, hasta que sólo quedó una Casa de Caballeros.

La fuerza reunida de la Casa Makabius invadió el último reducto de la Casa Wentorth en el 831.M30, algunas décadas antes del contacto Imperial, poniendo fin a casi 800 años de sangrienta guerra civil en un puñado de horas finales de destrucción intestina. Durantes unos breves años Makabius gobernó con supremacía a través de las escarpadas colinas y océanos tempestuosos de Baroda, seguros en su asunción de lo que les parecía una posición de poder desalentadora. Con el control de las armaduras del Caballero que quedaban en el planeta, y la incorporación de muchos de los vástagos derrotados de otras Casas, las filas de la Casa Makabius crecieron. Los combates ritualizados por rango y posición se convirtieron en algo común y la élite gobernante miró con avidez a las estrellas, en busca de nuevas conquistas. Sin embargo, esta expansión les fue negada por la naturaleza del Abismo del Grial y su propia tecnología obsoleta; hasta que el Imperio llegó a Baroda.

La flota imperial que pasó por casualidad sobre Baroda era pequeña para los estándares de la Gran Cruzada, apenas un centenar de naves con sólo unas pocas docenas de regimientos del Ejército Imperial y una Compañía de mil efectivos de los Puños Imperiales que, sin embargo, avergonzó a todo el tan cacareado poder que la Casa Makabius había reunido para sí. Condicionados por siglos de guerra sólo para descubrir fuerzas ajenas al planeta, y temiendo el poder de dichas fuerzas de más allá del espacio, Makabius lanzó las pocas y paupérrimas defensas orbitales que tenían. El lamentable puñado de misiles obsoletos y antiguos drones guiados fueron despachado rápidamente por las armas de la flota imperial y los cielos de Baroda se oscurecieron por las Cápsulas de Desembarco, que vomitaron un ejército en las llanuras de martilleadas por los rayos fuera de las ciudades fortificadas de Makabius como nunca había visto Baroda.

A pesar de la abrumadoraa fuerza frente a ellos, el Lord Marcial de la Casa, Sirus Lethale, se negó a simplemente someterse a la autoridad Imperial. En un acto típico del sombrío orgullo de su Casa, el Lord Marcial lanzó un reto al Senescal de los Puños Imperiales: una batalla abierta para decidir el destino de Baroda; el orgullo de su casa frente a la de la VII Legión. Deseoso de evitar la destrucción de una Casa de Caballeros recién descubierta, así como la necesidad de evitar ser involucrado en una larga campaña de pacificación, el comandante de los Puños Imperiales accedió. Las dos partes se reunieron en mitad de las siempre presentes tormentas que arrasaban el planeta, en Arbren Moor, con la heráldica brillante de los Fellblades y Exterminadores de la VII Legión dispuestos contra los caballeros veteranos de la larga guerra civil de Makabius, figuras tintineantes, monótonas, auténticas fábricas de humos petroquímicos. En una breve y horrible batalla de un solo lado, las Legiones Astartes destruyeron el destacamento escogido por el Lord Marcial de Caballeros mal equipados y peor mantenidos, volándolos en pedazos con andanadas de corto alcance de sus Cañones Demolisher o desmembrados en asaltos masivos de Exterminadores mientras los guerreros de Makabius se negaron a rendirse cuando todavía podían moverse y luchar. Por ello, los Puños Imperiales elogiaron su valentía y determinación, incluso cuando remataban un sangriento final para la batalla.

En las postrimerías de lo que se conoció como la Batalla de Arbren Moor, la Casa Makabius y Baroda juraron lealtad al Imperio. Junto con los derechos y privilegios tradicionales de una Casa de Caballeros Imperial, también ganaron el patrocinio del Mundo Forja de Mezoa, que se comprometió a reequipar a la Casa con Caballeros dignos de una Casa del Imperio. Sin embargo, este proceso no sería cuestión de una noche. No sólo tenía Mezoa que construir las armaduras necesarias, un proceso laborioso de gran complejidad ritualística como correspondía a una expresión de la voluntad del Dios Máquina, sino que también tenía que transportarlos a través del desalentador Abismo del Grial hasta Baroda. Como resultado Baroda y Makabius languidecieron durante muchas décadas en un estado de abandono, incapaces de unirse a la gloriosa Gran Cruzada de los ejércitos del Emperador a través de las estrellas y redimir su humillante derrota, siempre atormentado por las noticias de grandes victorias obtenidas en mundos distantes por otros generales y Casas.

Cuando llegaban nuevas armaduras desde Mezoa se desataba una feroz competencia para reclamarlas y muchos de los que triunfaron en tales lides optaron por unirse a los ejércitos del Emperador que pasaban por Baroda en pequeños grupos, buscando la gloria lejos de su mundo. El Lord Marcial y el cuerpo gobernante de la Casa, el Magna Concilium, impusieron una prohibición de ocupar el papel de Questoris sin la aprobación del señor inmediata de un vástago, con la esperanza de detener la marea y mantener su control sobre el lentamente creciente poder militar de la Casa. Sin embargo, esto sólo sirvió para ver a esos jóvenes vástagos Makabius desesperados por participar en la conformación del nuevo Imperio, obligándoles a convertirse en Desarraigados y abandonar su casa.

Entre las estrellas de la creciente frontera norte del Imperio, muchos de sus ejércitos se jactaron de tener vástagos errantes de la Casa Makabius entre sus filas. Mientras que estos hijos e hijas de Baroda carecían a menudo de los números para luchar como una unidad masiva, obtuvieron una reputación temible como tropas de choque y rompedoras de asedio. Siempre los primeros en ofrecerse para encabezar un asalto y luchando con una valentía temeraria frente a fuerzas enemigas superiores, eran llamados a menudo como la "Esperanza Desesperada" por los ejércitos de la Gran Cruzada con los que luchaban, un gesto de respeto y de cierta oscuridad en la lengua de algunos comandantes acerca de los vástagos errantes de Casa Makabius. A pesar del desprecio que sus acciones le granjearon en algunos círculos, moviéndose como lo hacían de ejército a ejército en su búsqueda de la gloria en la batalla, los vástagos de Casa Makabius lideraban ofensivas imperiales donde otros se negarían, comprando gloria fugaz con su sangre y vidas. Tal fue el caso de la Pacificación de Skarron. Allí es donde estaba desplegado Markan Hrotham, descendiente de Makabius y que cambió el curso de la batalla, destrozando a varios de los autómatas arácnidos que defendían una cripta-forja y convirtiendo lo que parecía una rara derrota para los Lobos Lunares en una resonante victoria. Este hecho le fue recompensado con el favor de Ezekyle Abaddon, Primer Capitán de la XVI Legión, y le valió un lugar dentro de niveles superiores de la Flota Expedicionaria, muchos de los cuales hablaron a Markan largo y tendido sobre el potencial sin explotar de su descuidada Casa. Estas aseveraciones alimentaron la arrogancia y la lujuria ya desmesurada de Markan por el poder.

Despojado de sus mejores y más brillantes vástagos a lo largo del siglo y medio de reconstrucción y éxodo que siguió a los sucesos de Arbren Moor, las raíces de la corrupción arraigaron entre muchos de los vástagos de Makabius que permanecieron en Baroda. Los murmullos de descontento fueron más allá con el amanecer del M31, ya que otras Casas de Caballeros subían a posiciones de prestigio e importancia en el Imperio mientras Makabius se moría casi en el exilio por el lento goteo de nuevas armaduras que Mezoa lograba transportar a través del Abismo del Grial. Las tensiones con otras Casas cercanas crecieron, en particular, con el recientemente redescubierta Casa Vyronii en Dametus III / II, que fue vista por Makabius como una rival tanto en favor Imperial como influencia sobre los pocos puestos de avanzada habitados en el Abismo del Grial. Sólo la falta de armaduras disponibles para campañas fuera de Baroda evitó un brote de hostilidades entre las dos Casas; tal era la avaricia con la que el Lord Marcial y el Magna Concilium consideraban los estamentos de Vyronii.

En mitad esta lucha Markhan Hrotham volvería envuelto en gloria a Baroda, en los meses anteriores de lo que sería la Atrocidad de Istvaan III, acompañado por muchos de sus hermanos que habían abandonado su Casa y mundo hace décadas mundo. Con él llevaba misivas selladas del Señor de la Guerra, en las cuales buscaba secretamente la lealtad de Casa Makabius con promesas de gloria y venganza futura sobre aquellos que pensaran les habían despreciado. Aunque fue rechazado por el Magna Concilium y el Lord Marcial, que temían las consecuencias de la ambición de Markhan, este encontró apoyo entre los vástagos más jóvenes de Makabius. Muchos anhelaban la misma fama que Markhan y sus compañeros habían disfrutado. Con el apoyo de estos miembros de la Casa, Markhan derribó a la vieja, utilizando medios legales y otros no tanto. Con los miembros recalcitrantes de la Casa eliminados o conducidos al exilio, se arrogó el título de Lord Protector y prometió su Casa al servicio personal del Señor de la Guerra. A cambio, los agentes del Señor de la Guerra se las ingeniaron para desviar envíos de Caballeros y otros armamentos a Baroda, una acción que sirvió tanto para reforzar como para obligar a Makabius a luchar por la causa de Horus, así como debilitar a los posibles elementos leales en los frentes de la Gran Cruzada.

En Baroda, el nuevo Lord Protector emitió rápidamente una orden a sus parientes fuera de Baroda y en las diversas flotas de la Gran Cruzada, reuniéndolos secretamente a la espera de la llamada de Horus a las armas. Para cuando se sucedieron las batallas en el Sistema Istvaan y la obertura de la Herejía de Horus, Markhan había reunido la gran mayoría de Casa la Makabius en Baroda para recibir la generosidad de Horus. Sin embargo, no todos los parientes que regresaron estaban dispuestos a tolerar el precio del favor de Horus, pues habían forjado lazos de unión con elementos leales entre las flotas expedicionarias. Adoptando el título de "Caballeros del Pacto", recordando los juramentos de lealtad que habían hecho al Emperador, estos guerreros tomaron las armas y sitiaron la Torre Negra, el sanctum astropático de Baroda. En un breve y brutal conflicto que pareció un eco lúgubre de las masacres en Istvaan, la historia se repitió cuando el Lord Protector utilizó a los caballeros leales a él y los emisarios oscuros del Señor de la Guerra para destruir a los Leales, cuyo sacrificio sería desconocido hasta mucho después de la guerra.

Sólo unos pocos meses después, en el 006.M31, una gran flota de guerra llegó a la órbita de Baroda, de aspecto oscuro y terrible. Cuando los Caballeros de la Casa Makabius embarcaron, listos para unirse al ejército del Señor de la Guerra, fueron confrontados a su vez por Mortarion, señor de la Guardia de la Muerte y recién llegado de las llanuras sembradas de cadáveres de Istvaan. Portando la autoridad del Señor de la Guerra, Mortarion tomó el mando de la Casa Makabius y todos sus activos, ordenando que Baroda fuese despojada de todos los recursos que quedasen, tanto minerales como humanos, con el fin de suministrar a sus flotas y asignó a los guerreros de la Casa Caballero como tropas choque para su sombría Legión. El Lord Protector Markhan fue convocado para entrevistarse con el Primarca personalmente, para no volver a ser visto por sus hermanos. A falta del liderazgo directo de Markhan, la única opción para el Makabius era la Pacificación OscurA, a pesar de la terrible reputación de la XIV Legión y rumores sobre el destino de otras unidades auxiliares en sus campañas. A medida que los guerreros de la Casa Makabius dejaban Baroda atrás, su cadáver eviscerado se mantuvo como un ejemplo sombrío de los métodos del Segador, con todos sus sueños de gloria subsumidos y reemplazados por las campañas genocidas de Mortarion.

Campañas notables Editar

  • La Muerte de Domica Minoris (007.M31) - La primera acción de la Casa Makabius junto a la Legión Traidora de la Guardia de la Muerte sería la aniquilación absoluta de los defensores del puerto espacial de Domica Minoris. Aquí los leales habían logrado rechazar el primer asalto de la Guardia de la Muerte utilizando tuneladoras de minería de clase titán. Aterrizando con una fuerza de sólo treinta Caballeros, la Casa Makabius sacó a los traidores del punto muerto y aseguró la victoria total.

Caballeros notables de la Casa Editar

  • Sacre Negro - Caballero Andante de Bendrik Makabius. Reclamado después del asalto a la Torre Negra contra los autodenominados "Caballeros del Pacto", durante el cual Bendrik mató al anterior piloto de la armadura, Sacre Negro se convirtió en el Caballero de Bendrik hasta el momento en que él mismo murió sólo unos meses más tarde en Dominica Menor, cuando Mortarion ordenó a la Casa Makabius forzar una brecha en las defensas leales.
  • Vindex Magnar - Caballero Lancero de Julius Makabius. Alabado por su papel en la defensa de Akre Primaris durante la Gran Cruzada, donde se le concedió su nombre por el mismísimo Primarca de los Ultramarines Roboute Guilliman, Vindex Magnar se ganaría una fama mucho más oscura en los últimos años, sobre todo por su papel en la asalto genocida contra Lascal, donde cientos de los cuerpos que se pudrían se volvieron irreconociblees por la huella de sus pisadas.
  • Gloriam Eternus - Caballero de clase desconocida de Sirus Arkhen. Destruido durante el Asedio de Mezoa.

Personajes notables de la Casa Makabius Editar

  • Sirus Lethale - Lord Marcial de la Casa Makabius al momento de su reunificación con el Imperio.
  • Markam Hrotham - Héroe de la Pacificación de Skarron y más tarde Lord Protector de la Casa Makabius al inicio de la Herejía de Horus era, y tal vez todavía es, una figura emblemática de la caída de su Casa. Mediante su vínculo con el Primer Capitán Ezekyle Abaddon uniría el futuro de su Casa a la suerte del Señor de la Guerra Horus y conducirla en última instancia a su destrucción. Audaz y de una impridencia temeraria al mando de su Caballero, Markhan Hrotham de era un asesino consumado que igual tomo el poder del Magna Concilium por la fuerza como ​​aplastó la rebelión abierta de los autoproclamados "Caballeros del Pacto" dentro de su propia Casa. Cuando en el 006.M31 Mortarion el Segador llegó a reclamar el juramentos de la Casa Makabius al Señor de la Guerra, el Lord Protector Markam fue convocado para entrevistarse con el sombrío Primarca de la Guardia de la Muerte, para no ser visto otra vez. Aún así su armadura de Caballero, con su cabina sellada, aparece a veces en el campo de batalla y su sello genético puede verse refrendando cada uno de los decretos de Mortarion, alimentando aún más los rumores sobre su nueva servidumbre, o como algunos llaman esclavitud, al Primarca de la XIV Legión XIV.
  • Bendrik Makabius - Bendrik Makabius fue el efímero piloto del Caballero Andante Sacre Negro.
  • Julius Makabius - Julius Makabius era un temido Aucteller de la Casa Makabius, piloto del Caballero Lancero Vindex Magnar.
  • Sirus Arkhen - Héroe notable de la generación más joven de Caballeros de Makabius, que siguió los pasos de Markam Hrotham y se unió a la Gran Cruzada. Fue vencido y asesinado por el Magister Thenus Apeo de la Casa Hermetika en su Crisol de Iluminación.

Fuerza de combate Editar

En los primeros años de la incorporación de la Casa Makabius al Imperio, esta podía desplegar sólo unas pocas armaduras consideradas capaces de combatir, pues la mayoría de esas armaduras que habían sobrevivido a la Era de los Conflictos y el declive tecnológico de Baroda estaban apenas operativos, productos de canibalizar varias máquinas diferentes. Eso no era óbice para que la Casa Baroda no careciera de guerreros o experiencia; los vástagos supervivientes eran veteranos de la guerra civil que había engullido Baroda durante siglos, incluyendo aquellos guerreros incorporados a Makabius de Casas caídas. Pero sin Caballeros, fueron obligados a ser espectadores de muchas de las batallas de la Gran Cruzada en un cuasi exilio en ese planeta.

Cuando los nuevos Caballeros comenzaron a llegar a Baroda desde el Mundo Forja de Mezoa, Makabius entró en un período de lenta reconstrucción, y para el 000.M31 había recibido casi un centenar de nuevas armaduras, entre ellos varios del avanzado modelo Cerastus. Sin embargo, debido a las dificultades inherentes a los viajes a través de las corrientes traicioneras del Abismo del Grial, estas armaduras llegaron en pequeñas partidas en Cruceros de Exploración en lugar de arcas del Mechanicum, las cuales los Mezoanos no arriesgarían en la región. Peor aún, una vez unido a un vástago de Makabius, el Caballero en cuestión dejaba Baroda a la primera oportunidad, ya fuera solo o en pequeños gurpos, para unirse a las grandes fuerzas de la Gran Cruzada.

Así, para cuando Markan volvió a su mundo natal, quedaban apenas dos docenas de armaduras totalmente equipadas como guarnición y controladas en su mayoría por miembros de la vieja guardia y el Magna Concilium, mientras que la gran mayoría de la fuerza Casa Makabius estaba dispersa en pequeños contingentes en docenas de Flotas Expedicionarias.

Con Markan como Lord Protector de Baroda, la Casa de Makabius cortó sus tenues lazos con Mezoa y comenzó una relación encubierta de suministros con los agentes del Señor de la Guerra, cuyas fuentes ni siquiera ellos sabían. En unos pocos meses, sus filas crecieron hasta casi los doscientos caballeros totalmente equipados, y una multitud considerable de tropas de retención y apoyo a las máquinas de guerra. Muy probablemente estas armas fueron desviadas en gran parte de envíos destinados a otras unidades, y es notable que varios convoyes de municiones y armas con destino a Damaetus III / II desaparecieran en los meses previos a los eventos en el Sistema Istvaan.

Herádica Editar

Colores Editar

La Casa Makabius siempre ha sido conocida por su aspecto austero, desdeñando el uso de blasones más coloridos de otras casas. Como tal, los colores oficiales de Makabius se muestran en una heráldica biseccionada en color crema y sables, aunque algunas fuentes también les dicen estar en cuartos de crema y sable. Esto bien puede ser una consecuencia de su estado de abandono en el momento de su implementación entre las Casas de Caballeros del Imperio o la escasez de los compuestos químicos necesarios para la producción de tonos más coloridos.

Armas Editar

El escudo de armas de Makabius representa un par de martillos cruzados de color sable centrados sobre una estrella de cuatro puntas carmesí en un campo pálido. Debido a su afiliación personal al Señor de la Guerra inmediatamente después de la Masacre del Desembarco en Istvaan V, la Casa Makabius también llevaba el sello personal del Señor de la Guerra, el Ojo de Horus, como parte de su heráldica, estando este último de manera destacada en el escudo de armas, banderas y el mismo blindaje como una venerada insignia de campaña.

Heráldica personal Editar

Como corresponde a una Casa tan severa y austera como Makabius, las normas heráldicas que se desarrollaron en Baroda durante la Era de los Conflictos son de naturaleza muy estricta. Como suele ser el caso en Mundos Caballero que tuvieron que atravesar una época de guerras intestinas, estas normas hacen hincapié en la unidad de propósito y la sumisión a la voluntad de la Casa sobre un despliegue extravagante de iconos personales y marcas de honor.

De acuerdo a este conjunto de reglas, la armadura del caballero se dedica a la Casa, siendo limitada la heráldica personal a los estandartes y en ocasiones el escudo heráldico. La heráldica personal denota invariablemente un rango marcial tales como el patrón de diamante del Aucteller o la barra de púas reservada a los miembros de la Orden Implacable. La mayoría de los emblemas personales figuran una significación militar distintiva: espadas y otras armas, así como cráneos son los motivos más comunes. Como una cuestión de tradición estos emblemas personales se prestan en negro, tal vez para dar más relevancia al signo de la casa. El emblema personal suele ser elegido por el caballero después de su Rito de Iniciación.

Como una excepción, la Casa Makabius incorpora el Ojo de Horus en su heráldica, más notoriamente en el aspecto de una insignia de campaña que muestra las armas de la casa a ambos lados del Ojo de Horus. También es notable que a pesar de ponerse del lado de Señor de la Guerra, la Casa Makabius retuvo el símbolo Imperialis en el blindaje de sus Caballeros.

Con su anexión a la flota del temido Mortarion y las innumerables atrocidades de las que la Casa fue parte más tarde, la heráldica de la Casa Makabius fue cada vez más simplificada hasta que sólo quedaron los signos del Señor de la Guerra y la Casa, lo que significó que en los últimos años de la Herejía muchas armaduras presentaban tan pocas marcas de identificación que eran difíciles de distinguir.

Galería Editar

Fuentes Editar

Extraído y traducido de Wikihammer 40K UK.

  • The Horus Heresy IV.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.