FANDOM


Tecnosacerdote Wikihammer 4 El Adepto Sabiondus, mascota del Adeptus Mechanicus, protege este saber; pues es parte del Omnissiah. Pulsa sobre él para aprender más sobre los adoradores del Dios Máquina.

El Omnissiah sabe todo, comprende todo. Tus visitas honran al Dios Máquina.

Emblema Casa Krast

Emblema de la Casa Krast.

La Casa Krast es una familia aristocrática de Caballeros que sirve al Adeptus Mechanicus. La Casa Krast es oriunda del Mundo Caballero de Chrysis, y fue la primera de su tipo en ser redescubierta por el Imperio al inicio de la Gran Cruzada, a finales del M30. Chrysis y sus nobles son algunos de los aliados más veteranos del Imperio. Chrysis conserva una fuerte conexión con el Sistema Solar y Marte por una ruta disforme estable desde hace mucho tiempo. La Casa Krast ha dominado Chrysis desde la época de la Gran Cruzada, enviando sus Caballeros a la batalla a instancias del Fabricador General de Marte y la adscripción de sus nobles al servicio de la Legiones Titánicas de Marte. Sin embargo, Krast fue la única casa caballeresca de Chrysis que sobrevivió a los acontecimientos calamitosos de la Herejía de Horus, obligando a su gobernante a depender en gran medida del apoyo de Marte para recuperar sus pérdidas. Afortunadamente, Marte estaba feliz de hacerlo, pues estaba desesperada por conseguir recursos y Chrysis aún los tenía en abundancia. Los sacristanes más cualificados fuera del propio Marte sirven a la Casa Krast; sus caballeros son funcionalmente perfectos, bendecido por salmos digitales e himnos binarios de los sacristanes. Elogiados por sus habilidades y en honor de la antigua alianza de Chrysis con Marte, los nobles de Krast se inclinan ante el Dios Máquina, reverenciándolo como un aspecto del Dios-Emperador y señor de su mundo.

HistoriaEditar

Esquema colores Casa Krast

Esquema de colores de la Casa Krast.

Gran Cruzada y HerejíaEditar

El Mundo Caballero de Chrysis fue el primero en ser redescubierto al inicio de la Gran Cruzada a finales del M30 por el Comerciante Independiente Jeffers. A tan solo unas pocas docenas de años luz de Marte, el planeta fue llevado rápidamente al redil y conformados juramentos de lealtad entre sus señores y el Emperador. Su proximidad a Marte significaba también que las Casas de Caballeros de Chrysis serían capaces de reabastecerse rápidamente con caballeros, armas y equipos nuevos. Después de haber luchado contra la oscuridad durante incontables siglos, las casas de Chrysis acogieron con satisfacción la oportunidad de ser parte de este nuevo e incipiente Imperio de la Humanidad. La más importante de estas casas caballerescas fue Krast, y su fuerza de comabte fue reforzada aún más por su nueva alianza con el Mechanicum. Con mucho gusto la Casa Krast puso todo su poder a disposición de Marte para luchar en las guerras del Emperador, dejando a las casas menores la tarea de consolidar la alianza con el Mechanicum en Chrysis. Trágicamente, pronto fueron barridas en la gran guerra civil entre las Legiones de Marines Espaciales, cuando los aliados se volvieron el uno contra el otro en una amarga guerra civil. Esto tendría largas y nefastas consecuencias para los nobles del planeta; en los últimos días de los combates, el Architraidor Horus arrasó su planeta de camino a Terra, y casi todas las familias nobles de Chrysis, junto con sus Caballeros, fueron aniquiladas.

Los Caballeros de la Casa Krast regresaron a su planeta sólo para descubrirlo devastado y las casas menores casi borradas de su faz. Otrora un mundo de exuberantes selvas, Chrysis aún muestra las cicatrices causadas por Horus. Hoy en día, lo que antes eran continentes con bosques frondosos y océanos llenos de vida se han reducido a bosques petrificados y vastas cuencas abiertas, vacías salvo por los restos fósiles de antiguas criaturas marinas. Las fortalezas de casas de caballeros muertas todavía salpican el paisaje. En las costas de playas de suaves mareas convertidas en imponentes acantilados secos, y en las islas que se alzan sobre mares vacíos, sus restos derruidos son un recordatorio constante de la traición de Horus. En los lugares donde cayeron bombas víricas permanecen grandes lagos tóxicos, tan mortales ahora como lo eran hace diez mil años, cuando el Señor de la Guerra ordenó un Exterminatus sobre Chrysis. Periódicamente, enormes tormentas de polvo recorren la superficie de Chrysis, levantando nubes químicas que ruedan a través de sus fondos marinos secos, matando cualquier cosa en su camino. Sólo las fortalezas de la Casa Krast siguen en pie, junto con las plataformas mineras del Mechanicus que siguen arrancando del mundo su riqueza mineral. En los enclaves protegidos de los nobles queda cierta apariencia del mundo que alguna vez tuvieron, restos de verdes jardines y lagos artificiales protegidos de los estragos de la atmósfera en las ruinas de Chrysis. Aún así, es una parodia de la normalidad extraída de tapices descoloridos y relatos recordados a medias. Cuando un noble krastiano sube a la cima de su torre y mira a través de la bruma brillante de sus Escudos de Vacío sabe que su mundo ya no existe, ya quien le debe una satisfacción por su muerte. Desde la Herejía de Horus, los Caballeros de Casa Krast han prometido que cuando la amenaza del Caos asoma su cabeza malformada, ellos estarán allí para cortarle el cuello.

Primeros en Luchar Editar

Es un motivo de orgullo para los nobles de la Casa Krast ser el primer Mundo Caballero en realizar una alianza formal con el Imperio durante la Gran Cruzada. Que ellos lucharan por el Emperador durante la Herejía de Horus, y sufrieran tanto en el proceso, sólo fortaleció su sentido de superioridad sobre las otras casas caballerescas. Después de que su planeta fuera devastado por Horus, el Adeptus Mechanicus ayudó a los nobles a reconstruir y fortalecer sus Casas; a cambio la Casa Krast juró lealtad eterna a Marte. Es una unión que ha perdurado durante cien siglos, con los manufactorums del planeta rojo manteniendo los Caballeros de la Casa Krast y los nobles respondiendo a sus llamadas a la guerra. Sus vínculos con el Mechanicus influyen fuertemente la sociedad Krastiana, y sus nobles ofrecen oraciones a la Omnissiah en los santuarios abovedados al Dios Máquina en sus fortalezas protegidos por Escudos de Vacío. Es al Dios Máquina a quien oran, en la esperanza de que su tecnología bendita no les abandonará. A diferencia de las otras casas caballerescas, Krast contribuye con más Caballeros a las Legiones Titánicas de Marte que cualquier otra, con la excepción de la Casa Taranis. Los nobles de Krast saborean la gloria de luchar junto a los Titanes de Marte amén de triturar máquinas de guerra y fortificaciones enemigas bajo ardientes andanadas de sus cañones y los aullidos de sus Espadas Sierra Segadoras. Sabiamente, el actual Fabricador General mantiene este entusiasmo entre los nobles, ofreciéndoles la guerra donde la mancha de la Herejía y del Caos es encontrada.

Criados en los cuentos de la infame cobardía de los que siguen a los poderes de la oscuridad, y creciendo contemplando las cenizas de su mundo todos los días tras el parpadeo de sus escudos de vacío, no es de extrañar que los nobles de Krast tengan un odio insaciable de hacia los traidores. No puede haber mayor recompensa para un Caballero Krastiano de castigar al hereje, y en la batalla los jóvenes nobles de la casa son propensos a la imprudencia si se presenta la oportunidad de reclamar una muerte prestigiosa, como un Tanque Superpesado o un Ingenio Demoníaco. Los Decapitadores son la máxima expresión de este odio; nobles de la Casa Krast que han destruido Titanes del Caos y ganado un lugar eterno como héroes de Chrysis.

Decapitadores de Titanes Editar

Caballeros Paladín Casa Krast Tropas Árticas de Valhalla

Caballeros Paladín de la Casa Krast luchan junto a las Tropas Árticas de Valhalla.

De las traiciones que llevaron a la destrucción de todas las Casas de Caballeros de Chrysis excepto una, la Casa Krast sostiene que la peor fue la de la Legio Mortis. Cuando formaban parte de las Legiones Titánicas de Marte, durante la Gran Cruzada, los Cabezas de Muerte lucharon en más de una ocasión junto a los Caballeros Imperiales de la Casa Krast. Sin embargo, tras ponerse de parte de Horus durante la guerra civil, los Cabezas de Muerte renacieron a imagen y semejanza de Nurgle, y lideraron el asalto que devastó Chrysis y aniquiló a las Casas Menores del planeta.

Los Caballeros de la Casa Krast quieren vengar a sus camaradas caídos, y en cada batalla buscan a sus enemigos mortales, los Titanes de la Legio Mortis. Si un Caballero se adjudica la muerte de un Titán en batalla, la hazaña se celebrará por todo lo alto cuando regrese a su mundo natal. Pero esos fastos palidecerán comparados con los dedicados a un Caballero que derribe a un Titán de la Legio Mortis. El triunfo del Noble se celebrará con todos los honores, y a partir de entonces se le llamará Decapitador de Titanes. Cada Decapitador luce el emblema desfigurado de los Cabezas de Muerte en su armadura o tabardo en señal de victoria heroica.

El rumor de que la Legio Mortis se encuentra entre las fuerzas del Caos que asaltan la Puerta de Cadia ha hecho que la Casa Krast se redespliegue en esta zona de guerra.

Martillo de Traidores Editar

En el medio del Mar de los Gritos en Chrysis, en una isla que una vez fue un paraíso tropical, un imponente monumento de Adamantium se alza sobre miles de kilómetros de mares secos y tierras malditas. Este es el Martillo de Traidores, y es aquí donde la Casa Krast lleva su cuenta contra los sirvientes de los Dioses Oscuros. En la parte superior del monumento están las crónicas de las muertes más celbradas, los titanes de la Legio Mortis derrotados por los Caballeros krastianos. La cuenta discurre entre Ingenios Demoníacos, Tanques Superpesados ​​y fortalezas notables. Hacia la parte inferior se encuentras los ejércitos heréticos que han sido aplastados; poco más que los nombres de los mundos, comandantes destacados y cultos, y luego el número de víctimas en decenas de miles, como una idea de última hora. La base del Martillo de Traidores tiene un propósito diferente, y su enorme base está rodeada de cadenas y collares. Es aquí donde la Casa Krast trae a los traidores más odiados, generales del Caos, herejes y traidores, a menudo traídos en secreto de las zonas de guerra sin el conocimiento de la Inquisición.

Estos presos son desnudados y encadenados al monumento para sufrir el trabajo que sus dioses hicieron en Chrysis. Para la mayoría el aire y el viento envenenados los mata en horas, ahogándose en su propia bilis y sangre mientras su carne arde y sus cenizas se esparcen. Los sujetos más fuertes, como Marines Espaciales del Caos, son conocidos por durar varios días, hasta que una tormenta tóxica cae sobre la isla y desuella su carne, dejando sólo huesos humeantes y carbonizados atrás. Los agentes de la Inquisición han vuelto su atención en ocasiones hacia esta casa, pero siempre está ahí el poder del Mechanicus para sabotear sus esfuerzos. Estos extranjeros no encuentran acogida en Chrysis, con tantas probabilidades de desaparecer como los enviados al Martillo. Asimismo, no hay registros del Martillo de Traidores en cualquier base de datos o cogitador de la Casa Krast; su ubicación sólo es conocida por el señor de la casa y sus nobles de mayor confianza. El Adeptus Mechanicus es consciente del Martillo y el oscuro secreto de la Casa Krast, aunque el actual Fabricador General se contenta con dejar que los nobles castiguen a sus enemigos como mejor les parezca, siempre que Chrysis luche por los intereses de Marte.

Campañas notables Editar

  • Derrota del ¡Waaagh! Deztripafuriaz - La Casa Krast ha participado en muchas grandes victorias contra el Caos, pero nunca elude sus responsabilidades con sus aliados del Adeptus Mechanicus si los Tecnosacerdotes de Marte los convocan a la guerra. Durante la Batalla de la Caída del Heraldo, cuatro destacamentos de Caballeros de la Casa Krast combatieron a los invasores Orkos del ¡Waaagh! Deztripafuriaz junto a la Legión Titánica de los Cocatrices. A pesar de que la mitad de ellos se convirtieron en bajas irrecuperables, los tres supervivientes obtuvieron la aclamación personal del Fabricador General tras derribar al Gran Gargante de Deztripafuriaz en un asalto combinado antes de que destrozase al irremplazable Ordinatus Marte. En el fragor de la batalla, el Decapitador Forillus, que había destruido al Gargante del Kaudillo con su Espada Sierra Segadora, fue adscrito a la Legión Titánica.
  • Batalla por las Puertas de Obsilom (663.M33) - Cyan Krast lleva sus fuerzas a una gran victoria contra los siervos de los Dioses Oscuros, aplastando a la partida de guerra de la Mancha Dorada.
  • Incluso tras la Muerte (854.M40) - Un trío de caballeros de la Casa Krast se unen a los Ultramarines para defender el Mundo Minero de Gorvax contra una multitud de guerreros fantasma eldar del Mundo Astronave Iyanden. Un Trono Mechanicum de un Caballero toma el control después de que su piloto es asesinado por un francotirador xenos, y los ecos de los espíritus largo tiempo muertos guían al Caballero no tripulado a la batalla una vez más. El caballero esculpe su camino a través de un sinnúmero de construcciones de hueso espectral ante dos Caballeros Eldar, los más grandes y poderosos caminantes xenos, entablando finalmente un duelo épico de máquinas de guerra gigantes. Aunque los Eldars son finalmente derrotados, la victoria en Gorvax no pertenece a los vivos.
  • Una Espada en el Vacío (512.999.M41) - Una partida de caza del Caos ataca el transporte Imperial pesado Espada Penitente mientras se dirigía a las zonas de guerra de Heloeum. Cuando embarcan en la nave, los nobles de la Casa Krast montan en sus caballeros y se preparan para repeler a los Marines Espaciales traidores. En los vastos salones abovedados de la nave de carga, los Caballeros aplastan a los traidores bajo los pies y hacen saltar por los aires su vanguardia de Exterminadores y Arrasadores. Cuando una nueva ola del Caos es enviada contra la Espada Penitente, los nobles ordenan abrir los portones de carga, por lo que pudieron combatir a las naves de asalto entrantes. Con su nave dispersa y destruida, los traidores se refugian en el vacío.
  • La 13ª Cruzada negra (995.999.M41) - Las Casas Krast y Arokon se unen a las fuerzas imperiales que se apresuran a reforzar la Puerta de Cadia contra las hordas del Caos vomitadas desde el Ojo del Terror. Los Caballeros de la Casa Arokon se presumen perdidos en medio de las feroces mareas etéreas de la Tormenta Baphomel. Sin embargo, pronto llegan noticias de nuevo al Imperio que cuatro destacamentos de los caballeros que llevan los colores de Arokon se han visto combatiendo a las fuerzas del caos, rompiendo dos grandes formaciones de tanques de asedio de los Guerreros de Hierro con furia justiciera.

Caballeros notables de la Casa Krast Editar

Personajes notables de la Casa Krast Editar

  • Cyan Krast - En el 663.M33, Cyan Krast condujo a sus fuerzas a una gran victoria contra los sirvientes de los Dioses del Caos, aplastando a la partida de guerra de la Mancha Dorada en la Batalla por las Puertas de Obsilom.
  • Lord Taben Krast - En el 203.M36, Taben ofreció a su primogénito a la Collegia Titanica de Marte como una señal de su lealtad al Adeptus Mechanicus. A cambio, el fabricante General reafirmó su apoyo a la guerra de la casa contra el Caos.
  • Barón Lagos - El Barón Lagos es el piloto del Caballero Cruzado Redención de Adamantio. Durante sus largos años de servicio, Redención de Adamantio ha resistido la mayor potencia de fuego y daños en batalla que los enemigos de la humanidad podían ofrecerle, pero siempre, los sacristanes han reparado su armadura de adamantium, y, en todo caso, Lagos y los espectros de las memorias dentro de su Trono Mechanicum se vuelven más fuertes, con ganas de vengarse. Como Baron, los deberes de Lagos no sólo es mantener su fortaleza, sino dirigir los Caballeros bajo su servicio y responder a la llamada del Princeps cuando convoca a miembros de la Casa Krast a la guerra. Dependiendo de las necesidades de su señor, el Barón Lagos podría enviar un destacamento de la casa, ir a la batalla él mismo, o llevar a su propia escolta, una Corte Baronil, en la batalla.
  • Dagos - Dagos fue un Caballero notable krastiano que luchó en el Frente Infernal Vagorn contra un gran levantamiento en todo el Sector Vagorn del Segmentum Ultima. Dagos, a bordo de su Caballero Espada de Venganza, y un destacamento de Caballeros de Casa Krast, fueron desplegados en las primeras etapas del conflicto para tratar de destruir el mundo central de Crematis y matar a su líder, el Vidente de la Disformidad Neroteka el Desatado. Casi tan pronto como los Caballeros aterrizaron en los residuos de cenizas malditas de Crematis cayeron en una trampa tendida por el Frente Infernal y sus aliados, renegados de la Guardia Imperial, siendo dispersados y destruidos por los ejércitos concentrados de los traidores. Dagos y sus hermanos lucharon valientemente contra el ejército hereje, pero al final fueron destruidos por un trío de Shadowsword ​​mejorados por extraños hechizos que les protegían del fuego de los cañones térmicos y de batalla. Con su reactor perforado, la Espada de Venganza cayó y sus hermanos fueron arrastrados en cadenas por los Shadowswords como trofeos para ser presentado a Neroteka. Mientras los herejes abrían las puertas de su ciudad para presentar su premio, Dagos resucitó a Espada de Venganza entre los muertos, utilizando su dominio del Trono Mechanicum para eludir los sistemas dañados y sacar energía de los generadores de reserva. Con un escalofrío y una gran explosión en el cuerno de guerra, el Caballero volvió a la vida una vez más y se levantó sobre los sorprendido herejes. Dagos disparó una ráfaga de su cañón térmico a quemarropa en el balcón del palacio de Neroteka, destruyendo al hereje y todos sus generales, mientras se regodeaban con su victoria. Aunque Dagos fue luego asesinado por los traidores en pánico se llevó a cientos con él en una sangrienta última batalla, en la que había vencido a su líder y decapitado su levantamiento. Para honrar el sacrificio de Dagos, una estatua que conmemora su último acto de desafío yace vigilante sobre la entrada a la fortaleza de la Casa Krast.
  • Forillus - Forillus fue un Caballero notable Krastiano que luchó en la brutal campaña de castigo contra el ¡Waaagh! Deztripafuriaz en el planeta Caída del Heraldo. Forillus estaba entre el destacamento de la Casa Krast enviado en apoyo de la Legio Osedax para limpiar el planeta de pielesverdes. Los Krastianos se introdujeron en los pantanos infestados de Orkos y aniquilaron a miles, incinerando las barcazas que deambulaban por los pantanos y ahogando a los que trataban de escapar del aplastamiento bajo sus pies de adamantium. En el clímax de la batalla el propio Deztripafuriaz cargó hacia las líneas imperiales en su Gran Gargante, a la cabeza de un enorme ejército de pieles verdes hambrientos de batalla. A pesar de una lluvia de fuego, los Titanes y los Caballeros avanzaron por el inestable suelo, soportando proyectiles y rayos con sus cascos de adamantium o destruyéndose ante de alcanzarles, detenidos por sus Escudos de Vacío o de Iones. Forillus y sus hermanos conectaron decenas de golpes sobre el casco del Gran Gargante antes que el resto de los Pizoteadores, Gargantes y Karros de combate llegaran con fuerza. Deztripafuriaz cargó ansiosamente contra Ordinatus Marte, el mayor de los Titanes de la Legio, pero su arrogancia resultó ser su perdición, pues Forillus apuntó con su cañón térmico a la cabeza del Gran Gargante, convirtiéndola en escoria fundida. Sin cabeza, la máquina de guerra se tambaleó sobre los Orkos, aplastando a formaciones completas de ellos antes de desplomarse en el pantano. Por su valentía al salvar al Titñan, Forillus sería honrado por el Adeptus Mechanicus e incluido en sus filas como miembro de la Legión.
  • Daimos - Los nobles en Krast aprenden a odiar lo que los sirvientes de los Dioses Oscuros han hecho a Chrysis. Para muchos, esta ira y sed de venganza se centra sobre sus enemigos, haciéndoles guerreros sin miedo a ojos del Caos, pero para otros el odio puede envenenar sus mentes por completo. Daimos se crió rodeado por el desierto de Chrysis, un recordatorio constante de la naturaleza traicionera de los poderes de la oscuridad. Cuando emprendió la Iniciación, el odio desenfrenado en su mente fue inflamado aún más por los susurros del Trono Mechanicum. La primera vez que entró a la guerra fue contra sediciosos en el planeta Forsyn XII, un mundo de naturaleza salvaje que había pasado siglos aislado del Imperio por incesantes Tormentas Disformes. Como parte de los ejércitos del Imperio, Daimos ayudó a pacificar el planeta después de que negara a volver al dominio del Emperador. En bosques de sombras de la noche el noble Krastians incendió aldeas y cazó rebeldes, con los Forsynianos incapaces de igualar la fuerza de un Caballero. Aunque no había evidencia mancha del Caos en Forsyn, Daimos vio demonios en cada sombra y herejía en los ojos de todos los ciudadanos. Cuando el Gobernador Planetario recién instalado anunció que la rebelión había sido aplastada, Daimos no aceptó que los verdaderos siervos del Caos hubieran sido juzgados. Arriesgándose a convertirse en Desarraigado, Daimos convenció a sus hermanos a seguirle en una incursión definitiva en el bosques de Forsyn. Su viaje los llevó a las laderas boscosas de las montañas del Otoño Luminoso, donde la perseverancia de Daimos tuvo sus frutos, pues los Caballeros encontraron una fortaleza oculta, invisible para los augures por campos sobrenaturales y protegida por cañones automáticos y torretas de cañones láser. Erigida por traidores, los Marines Espaciales del Caos de la Legión Alfa, la fortaleza oscura sería la primera grieta en la armadura de Forsyn y un refugio desde donde sus ciudadanos rebeldes podrían convertirse al Caos. Formando una punta de lanza contra las fuerzas del Caos, Daimos y su hermanos Caballeros acabaron rápidamente con los traidores, destruyendo por completo la fortaleza oscura y dejando nada más que cenizas y escombros a su paso, aunque la Legión Alfa pudo escapar.
  • Teros - Teros fue el séptimo hijo de la Casa Krast y fue sólo el azar y una serie de coincidencias y tragedias lo que le llevó a sentarse en el Trono Mechanicum. Cada uno de sus hermanos mayores o bien murieron en la infancia, en desventuras juveniles o accidentes de formación antes de su Ritual del Iniciación. Sin embargo, cualquier temor de una maldición o mancha en el joven noble fue apartado rápidamente por la sangre de sus enemigos. Teros no sólo mostró una habilidad especial para la búsqueda de psíquicos en el campo de batalla, sino también un gran deseo de destruirlos. Teros demostró su destreza contra los psíquicos mientras luchaba contra incursores Eldars en el Golfo de Aeroth. Durante años, los piratas xenos habían saqueado las estaciones espaciales del Mechanicus del Golfo, apareciendo y desapareciendo antes de que las fuerzas del Imperio pudieran responder. En un esfuerzo por atrapar a los piratas tropas Skitarii, regimientos de la Guardia Imperial y un destacamento de Caballeros de la Casa Krast fueron dispersados entre las estaciones. Cuando los Eldars atacaron la estación solar de Epsilon Kay, Teros estaba allí esperándoles, después de haber sido atraído por el remoto lugar por un centenar de otros posibles objetivos. Dirigidos por una bruja, los piratas xenos utilizaron la hechicería para deslizarse en la estación más allá de los soldados imperiales, donde para su sorpresa Teros estaba esperando por ellos. El Caballero destrozó las fuerzas invasoras, enviándolos rápidamente en retirada. Cuando la bruja escapó a su nave, Terros vinculó los augures avanzados de su caballero a los Macrocañones de la estación, anulando sus controles y borrando de la faz del espacio la nave Eldar.

HeráldicaEditar

Trasfondo antiguoEditar

Los colores de la Casa Krast son el azul y el amarillo.

Las armas de la Casa Krast están cuarteadas, con una cruz de San Jorge escandinava negra sobre campo amarillo en los cuartos superior izquierdo e inferior derecho, y con una banda blanca y rosa sobre campo rojo en los cuartos superior derecho e inferior izquierdo.

Trasfondo actualEditar

Dados sus fuertes lazos con el Adeptus Mechanicus de Marte, la Casa Krast siempre ha lucido el rojo del Culto a la Máquina y las marcas industriales amarillas y negras en su librea. Aunque durante la Gran Cruzada su emblema era un león rampante, tras el desastre de la Herejía de Horus los Nobles de la Casa de Caballeros decidieron unánimemente cambiarlo por un guantelete negro estrangulando una serpiente amarilla, que representa al Caos que han jurado destruir.

GaleríaEditar

FuentesEditar

Extraído y traducido de Wikihammer 40K UK.

  • Legiones Titánicas (2ª Edición).
  • Codex: Caballeros Imperiales (6ª Edición).
  • The Imperial Knights Companion (6ª Edición).
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.