FANDOM


Tecnosacerdote Wikihammer 4 El Adepto Sabiondus, mascota del Adeptus Mechanicus, protege este saber; pues es parte del Omnissiah. Pulsa sobre él para aprender más sobre los adoradores del Dios Máquina.

El Omnissiah sabe todo, comprende todo. Tus visitas honran al Dios Máquina.

Caballeros emblema cadmus

Emblema de la Casa Cadmus

La Casa Cadmus es una familia aristocrática de Caballeros que sirve al Imperio de la Humanidad. Hace poco que esta Casa de Caballeros se liberó de su servicio al Adeptus Mechanicus y sus miembros se enorgullecen de poder mostrar de nuevo su heráldica completa. Originarios del Mundo Caballero de Raisa, recientemente han sufrido bajas durante la destrucción de Gryphonne IV a manos de la Flota Enjambre Leviathan. Solo tres Caballeros del Destacamento mandado a colaborar en la defensa de ese Mundo Forja lograron sobrevivir a ese horroroso combate.

HistoriaEditar

Esquema Colores Cadmus

Esquema de colores de la Casa Cadmus

El mundo remoto de Raisa quedó aislado de la Humanidad durante miles de años estándar, encaramado en el borde de la galaxia y perdido en el vacío. Este sentido de la frontera es llevado a casa cada noche a los hombres y mujeres de Raisa cuando miran hacia arriba y ven la mitad del cielo brillar con estrellas y en la otra un cuadro de espacio vacío. Durante siglos sólo los Caballeros Imperiales protegieron a la gente de Raisa de las cosas oscuras que se arrastraban, acechaban y se deslizaban a través de sus bosques, y por la noche incluso los nobles se retiraban a sus fortalezas en las mesetas, dejando las tierras salvajes a los animales y otras cosas espantosas que merodeaban en la oscuridad. Los habitantes más temidos de los bosques raisanos eran los golems. Creaciones elementales de madera y piedra, cada golem era una maraña de enredaderas y árboles dotada de vida y conciencia por energías extrañas desde el vacío. Con puños de granito y garras de obsidiana un golem era capaz de perforar a través del blindaje de un Caballero y masacrar a su piloto. La única manera de matar a un golem era romper su corazón de piedra, la roca viva en su centro donde yacían las energías resonantes que los sostenían. En un conflicto que duró todo un siglo estándar conocido como la Guerra Golem, los Caballeros persiguieron y vencieron a las bestias terroríficas, destrozando las agujas de resonancia de los que nacieron. Fue a partir de esta guerra que la Fortaleza Golem, el hogar ancestral de la Casa Cadmus, ganó su nombre; sus gruesas paredes de granito fueron construidas a partir de los corazones de piedra muertos de las criaturas asesinadas.

La Matanza Editar

Con los golems desaparecidos, razas de pseudohumanos primitivos florecieron en los bosques de Raisa. Aunque estos eran un rival débil para los nobles montados en sus Caballeros, en gran número las criaturas podían amenazar las casas y provincias si no se controlaban. A veces, comunidades enteras desaparecerían durante la noche por las depredaciones de los mutantes, que se desvanecían de nuevo en los bosques antes de que la venganza de los nobles pudiera encontrarlos. Así que ahora, en la víspera del clímax del verano todos los años, los nobles se reúnen en la Fortaleza Golem para participar en la gran caza conocida como la Matanza. Nacida de la necesidad, la Matanza fue al principio una forma de que los nobles se aseguraran de que nunca más algo desafiaría su dominio de Raisa, como los golems hicieron en el pasado. Los pseudohumanos eran el objetivo principal de la Matanza; aunque primitivos de vez en cuando asaltaban los bordes de las ciudades de las mesetas. Aunque el origen de estos pseudohumanos no está claro, existen cuentos contados por campesinos supersticiosos que cuentan que son una ramificación corrompida de los colonos humanos originales, compartiendo un dudoso ancestro lejano con las casas nobles. Aunque si hay algo de verdad en esto no detiene a los nobles en el sacrificio de los mismos, las familias de alta alcurnia de contentan con no hablar de tales asuntos o considerar lo que podrían significar.

Mechanicus caballero imperial casa cadmus

Caballero Imperial de la Casa Cadmus en pleno combate

La Matanza se ha llevado a cabo desde hace miles de años estándar, y se encuentra en el núcleo de la sociedad raisana. En las primeras cazas los nobles solían estrellarse contra los bosques con sus Caballeros, iluminando los caminos oscuros con sus cañones y limpiándolos a medida que cortaban cualquier cosa más grande que un ratón de campo. Al final de la caza los nobles se relatan sus matanzas, aunque nunca hubo una verdadera forma de saber cuántos pseudohumanos reales habían sido asesinados por lo poco que quedaba después de que los proyectiles de los Cañones de Batalla y Espadas Sierra Segadoras hubieran hecho su trabajo. Con el tiempo la Matanza evolucionó y se hizo más eficiente, especialmente una vez que se hizo la alianza con Gryphonne IV. El uso de augures sofisticados y bioescáneres permitieron a los Caballeros detectar a los pseudohumanos tras kilómetros de bosque frondoso, y los contadores de bajas añadidos a los Caballeros se adaptaron para eliminar cualquier duda en cuanto a quién cosechaba el mayor recuento. Finalmente, la Matanza creció en importancia hasta convertirse en el medio por el cual era elegido el señor gobernante de la Casa de Caballeros. Esta se desarrolló como resultado del favor otorgado a los nobles que se cobraban la mayoría de las muertes y la posterior influencia que tuvo en la política de Raisa. El razonamiento era formalizar este reconocimiento otorgándole el señorío, con la comprensión de que iba a durar sólo un año estándar hasta la próxima Matanza. Durante los últimos treinta y dos años el Barón Roland de Swinford Hall ha liderado los recuentos de la Matanza; una hazaña sin precedentes en los anales del evento. Los otros nobles de Raisa han entrado recientemente en un acuerdo poco común, cuestionando si es correcto que la destreza en el sacrificio de pseudohumanos debe determinar el poder político en absoluto. Para estos disidentes se ha escuchado que el Barón Roland les dijo que si les importaba tanto quién tiene el señorío deberían simplemente mejorar su destreza en la Matanza. Es de resaltar que un líder de esa experiencia siga gobernando, pues la fuerza de combate de la Casa Cadmus sufrió mucho en la defensa del cercano Mundo Forja de Gryphonne IV contra la amenaza xenos de la Flota Enjambre Leviathan.

Lanzas CazadorasEditar

Los nobles de la Casa Cadmus tienen fama de cazadores sin igual, y hay pocas Casas de Caballeros que puedan presumir del mismo nivel de habilidad cuando se trata de perseguir a presas de tierra. El desarrollo de habilidades de caza es una necesidad en el territorio salvaje de Raisa, y los nobles cadmusanos son expertos en el control de sus Caballeros en un entorno denso como selvas y bosques. Los continentes densamente boscosos del mundo natal de la Casa Cadmus son el campo de pruebas para sus Caballeros, donde los grandes bípodes blindados verdes se estrellan contra el follaje y envían a la fauna corriendo en todas direcciones. Desde arriba, los Caballeros son difíciles de distinguir, pues sus placas de adamantio se camuflan con el dosel del bosque, haciéndoles parecer como las sombras ominosas de depredadores submarinos que se deslizan por oscuras aguas.

Nobles jóvenes a veces desaparecen durante meses solares para cazar en los bosques de Raisa, llevándose con ellos una pequeña compañía de siervos y Sacristanes escogidos. Esto puede convertirse en una especie de rito de iniciación, pues el noble cataloga sus presas y trata de superar a sus pares mientras profundiza en las selvas del Mundo Caballero. Incluso en una armadura de Caballero hay lugares que los padres advierten a sus hijos de no pisar, aunque con esto solo consiguen que este tipo de sitios sean más atractivos. La Maraña es un lugar así, un zarzal de árboles retorcidos y maleza anudada tan espesa que puede atrapar a un Caballero. Corre el rumor de que después de la Guerra Golem no fueron asesinadas todas las bestias, y algunos sobrevivieron huyendo a las regiones más lejanas de Raisa. Algunas familias creen que hay un nido de golems dentro de la Maraña, y más de un noble joven ha tratado de encontrar la verdad por sí mismo. Estas cacerías por lo general terminan con los Caballeros volviendo a la Fortaleza Golem cubiertos de lodo y vegetación rota, pero con las manos vacías, aunque siempre con cuentos de "cosas" vislumbradas a través de los árboles o simplemente en el borde de los augures. Estas historias no hacen nada para saciar a la nobleza y sólo aseguran que una nueva generación de nobles se ocupará de la búsqueda.

Aun en campaña, los Caballeros de la Casa Cadmus participan en cacerías, formando lo que se conoce informalmente como Lanzas Cazadoras, rastreando y matando a las criaturas locales. En el Mundo Letal de Dynak, los Caballeros de la Casa Cadmus ayudaron al 217º regimiento de Catachán en la derrota de un importante asalto de Corsarios Eldars desde la cercana Fisura de la Carroña. Después de que los Eldars se retiraran de nuevo a la Fisura, los nobles escucharon cuentos contados por los catachanes de una gran bestia observada en lo profundo de las cavernas pantanosas de Dynak. Los nobles desembarcaron de inmediato sus Caballeros y partieron en una búsqueda que los llevaría a través de la lodosa superficie del mundo hacia la vasta red de fétidas cavernas sumergidas. Al final los Caballeros cadmusanos acorralaron a una gigantesca sanguijuela-serpiente, derrotando a la bestia en una batalla que duró más de una hora. El comandante catachán sólo pudo asentir con aprobación cuando los Caballeros regresaron arrastrando la apestosa cabeza con colmillos de la bestia.

Al borde de la Galaxia Editar

Caballero imperial casa cadmus

Caballero de la Casa Cadmus junto a un Ultramarine.

Raisa yace en el borde de la galaxia conocida, con nada más que oscuridad mirando hacia ella desde el vacío intergaláctico de más allá. No es de extrañar, pues, que haya sufrido visitas extrañas de fuera de la Región Velada. A través de los siglos ha habido decenas de fenómenos registrados por la Casa Cadmus, cada encuentro o evento cuidadosamente escrito en el gran Libro de los Años, guardado en la Fortaleza Golem. En el Año de la Lluvia Oscura, millones de meteoros de obsidiana llegaron desde el vacío galáctico, estrellándose en las selvas de Raisa. Hombres tan tontos como para tratar de arrastrar los fragmentos de meteoritos de vuelta a sus casas, pensando que podrían tener algo de valor, enfermaron y murieron, con terribles lesiones negras cubriendo sus carnes. Al final la Casa Cadmus decretó la prohibición de los meteoros y reunió todos los que pudo encontrar usando armaduras de Caballero, sellándolos en las profundidades de la Fortaleza Golem. Sin embargo, los pocos hombres que miraron a uno de los meteoritos y vivieron susurraron que estaban cubiertos de escritura extraña y las imágenes toscamente talladas de Caballeros.

Durante el Año de los Mundos Embrujados, una luz cayó del cielo y aterrizó en el bosque de la Cuenca Arbórea. Esa misma noche el Barón dejó la Fortaleza Golem con algunos de sus hombres y llevó sus Caballeros hacia el bosque. Los rumores entre los siervos de la torre del homenaje dicen del Barón de regresó con un ataúd luminoso de diseño extraño y alienígena. A través de su tapa transparente se podía ver una mujer esbelta, delgada en extremo y carente de pelo con agraciadas orejas puntiagudas. Los mismos funcionarios dicen que la doncella fue llevada a la bóveda, ocultada entre los tesoros más sagrados de la Casa Cadmus.

En el Año de las Estrellas Veladas, un enorme cometa llenó los cielos de Raisa envuelto en fuego azul y blanco. Al pasar cerca del Mundo Caballero pequeñas estrellas se desprendieron del cometa y atravesaron la atmósfera. A medida que cayeron en el bosque las estrellas resultaron ser los restos de naves espaciales, pues el propio cometa era un antiguo y decadente Pecio Espacial. Del interior de cada fragmento xenos monstruosos y demonios mecánicos emergieron hacia los bosques. Ese año la Matanza cazó hombres de metal y xenos de piel verde. Las historias del contenido de la Fortaleza Golem han llegado incluso a los oídos de la Inquisición. Cuando el Inquisidor Grumund se refugió en Raisa antes de viajar a la Región Velada, preguntó casualmente al Barón Roland acerca de estos rumores de objetos alienígenas y oscuros desconocidos. La respuesta de Roland fue una sonrisa al otro lado de la mesa de banquete y un suave recordatorio a Grumund de que él estaba allí como invitado, y no debería entretenerse con los chismes de los campesinos. Mirando a su alrededor, en una habitación llena de nobles de la Casa Cadmus con los ojos puestos en el Inquisidor, este decidió sabiamente no insistir en el asunto.

Campañas notables Editar

  • La Muerte de los Traidores (ca. M31) - Horus yace muerto a manos del Emperador. Pero tan alto es el costo de la victoria que muchos buscan consuelo en perseguir a los Traidores que huían a través de las estrellas en lugar de enfrentarse a la tarea de reconstruir un Imperio destrozado. Esta campaña de venganza que se conoce como la Gran Purga. Las Casas de Caballeros que sobrevivieron con la fuerza para luchar se unieron a esta cruzada de retribución. Creyendo que el honor de muchos sería manchado por la traición de pocos, los Caballeros Imperiales cazaron a las Casas de Caballeros que se pusieron del lado de Horus con prejuicio extremo, tratando de redimir su reputación empañada. Llenos de justa indignación, una fuerza de ataque combinada de los Caballeros de las Casas Cadmus, Terryn y Borgius aniquilaron a los Traidores de la Casa Devine cuando las fuerzas imperiales reclamaron Molech.
  • Víctima de Commorragh (154.M41) - Una incursión de Eldars Oscuros captura un Caballero de la Casa Cadmus para sus juegos sangrientos en las arenas de Commorragh. Este se batió en duelo con valentía contra las creaciones de los Hemónculos durante treinta días solares antes de ser finalmente abatido por tres Ingenios del Dolor.
  • Desastre en Nalibraxis II (632.M41) - Durante la Cruzada Yoladriana, un destacamento de la Casa Cadmus aterriza sobre el mundo pantanoso de Nalibraxis II. Marchando en apoyo de las Tropas de Jungla de Catachán, los Caballeros se encuentran atrapados en una emboscada hechicera por las fuerzas de la Legión Traidora de los Mil Hijos. Con los catachanes muertos o degenerados en Engendros del Caos sin sentido, el puñado restante de Caballeros lucha con determinación de vuelta al punto de extracción. Pese a estar rodeados de autómatas blindados e Ingenios Demoníacos, los nobles supervivientes se abrieron camino hacia la libertad. Después de la batalla, la Casa Cadmus juró venganza contra las fuerzas de los Mil Hijos, decididos a borrar esta mancha en su honor.
  • A la pista de los Traidores (883.M41) - Tres Casas de Caballeros enteras unen sus fuerzas con el famoso as de tanques, el Comandante Pask, y su 423º regimiento de Cadia para exterminar a una Legión Titánica Traidora. Todos los Caballeros a disposición de Pask se desplegaron en uno de los mayores conflictos blindados de la historia del Imperio. El Caballero Anthonis, de la Casa Cadmus, ganó un elevado honor durante la batalla final, evitando que el Tanque de Batalla Leman Russ de Pask fuera aplastado bajo la poderosa pata del Titán Warlord traidor Odio sin Fin volando en pedazos la pierna descendente de la máquina de guerra escasos momentos antes del impacto. Pask sobrevivió para conducir su fuerza hacia una gran victoria imperial.

Caballeros Notables de la Casa Cadmus Editar

Personajes notables de la Casa Cadmus Editar

  • Barón Godfrey - Desde la fundación de la Casa de Caballeros, los nobles de Cadmus eran muy independientes, con cada familia orgullosa de su honor, hazañas y herencia. Fue este hecho el que fizo que fuese aún más sorprendente cuando, en los primeros años del M31, el barón Godfrey firmó un concordato jurando lealtad al cercano Mundo Forja de Gryphonne IV. La decisión de su gobernante fue recibida con conmoción unánime por todas las familias nobles de la Casa Cadmus, quienes consideraron que el tratado era una traición atroz a todo lo que representaban. El acto más condenatorio de Godfrey fue el cambio de la heráldica de la Casa Cadmus. Según el nuevo patrocinio de la Casa de Caballeros, ahora llevarían el engranaje del Adeptus Mechanicus en su corazón. Con todo el poder del Culto Mechanicus tras él, ninguno se atrevió a oponerse abiertamente a Godfrey, y vivió sus días como un rey feudal.
  • Barón Roland de Swinford Hall - El actual gobernante de la Casa Cadmus es oriundo de Swinford Hall, un ala cavernosa y lujosa de la Fortaleza Golem. Nacido de una antigua y poderosa familia de barones, Roland es un hombre intransigente que no tolera a la ligera la presencia de los necios. Su coraje ante la adversidad es leyenda. El Barón Roland es un explorador audaz y guerrero sin par entre la gente de su mundo natal, pasando a menudo largos meses estándar en campaña. En su corazón el viejo noble es un cazador y buscará cualquier oportunidad de cazar una nueva presa o poner a prueba sus habilidades, incluso formulando alianzas con el Adeptus Mechanicus a pesar de su feroz independencia. En tiempos de guerra, Roland lidera a los Caballeros Imperiales de la Casa Cadmus desde el frente, resplandeciente en su armadura de Caballero Lancero, para derribar a todos los que se le opongan. Inusualmente, Roland decide poner a prueba una armadura de Caballero Andante a la hora de competir en la Matanza, nada dispuesto a reclamar una ventaja injusta sobre sus rivales por utilizar la armadura acorde a su rango. Sin embargo, su racha ininterrumpida de treinta y dos victorias ha silenciado durante mucho tiempo a los críticos que afirmaban que no se tomaba en serio la Matanza.
  • Barón Orlando - Orlando es el próximo en la línea sucesoria para convertirse en uno de los Doce Barones de Raisa, y probablemente sería considerado como un rival por el control de la Casa Cadmus. Sin embargo, su desprecio por la Matanza -el evento anual en el que los nobles de Raisa cazan mutantes de su planeta- asegura que nunca podría reclamar el señorío de su Casa. Para Orlando, matar a las bestias es una tarea diaria, no un evento deportivo. Por lo tanto, Orlando se contenta como gobernante de Patton Hall, una torre del homenaje en la provincia más aislada de Raisa. Cuando es llamado a la guerra, Orlando pilota Ruina del Cobarde, su Caballero Cruzado. Siendo una de las armaduras de caballero más antiguas de Raisa, Ruina del Cobarde todavía parpadean en esmeralda cuando sus viejos escudo de iones repelen un potente disparo entrante. Todos los nobles de Orlando conocen bien el rugido atronador que emite cuando su Puño de Combate conecta el golpe. Es un sonido que se escucha con bastante frecuencia, pues a Orlando se le ha otorgado el liderazgo de muchas campañas; un tributo a su destreza en combate.
  • Sir Malcolm - Uno de los pocos veteranos supervivientes de la guerra en Gryphonne IV, Sir Malcolm fue fundamental en la defensa del distrito manufactorum del Mundo Forja, defendiéndolo al final en solitario contra una oleada tras otra de asaltos Tiránidos mucho tiempo después de que la falange de Skitarii estacionada junto a él hubiera sido abrumada.
  • Sir Roderick - Sir Roderick es un cazador experto y despiadado, y el hermano de lanza favorito del Señor Roland. A pesar de que todavía tiene que vencer la impresionante cifra de Roland en la Matanza, este noble se ha quedado constantemente en segundo lugar detrás del señor de la Casa Cadmus. Esto podría atribuirse a la educación inusual de Roderick. Hace muchos años, los salvajes pseudohumanos mataron a los padres nobles de Roderick mientras viajaban a un concilio en la Fortaleza Golem. Sólo el joven Roderick escapó para ser criado por un ermitaño en los bosques salvajes de Raisa. Durante más de una década Roderick aprendió a sobrevivir sólo con las armas que podía moldear con madera y piedra. Finalmente, fue rescatado por Roland durante una Matanza, donde el noble señor lo confundió con un pseudohumano y casi lo mató. Roderick reclamó su derecho de nacimiento y fue elevado a una posición destacada dentro de los Caballeros de la Casa Cadmus. Roderick ha puesto sus habilidades de caza a buen uso en docenas de mundos, dando caza con su Caballero al enemigo sin descanso. Las habilidades que aprendió contra los Tiránidos en Galfranus le serían más tarde útiles durante la defensa de Gryphonne IV. Él sería uno de los pocos supervivientes de esa guerra, cobrándose un alto precio en la Flota Enjambre.
  • Sir William - Cuando un noble especialmente joven se une con el Trono Mechanicum, como William, puede alterar su temperamento, pues la sensación de invencibilidad que viene con estar al mando de una armadura de Caballero llena su joven mente con visiones de gloria. La naturaleza imprudente de William le llevó cerca de la derrota numerosas veces; sus acciones durante la defensa de Gryphonne IV contra la Flota Enjambre Leviathan le granjearon gran gloria, pero casi le costaron la vida. Después de haber aprendido poco de la caída del Mundo Forja, William repetiría sus errores en el Mundo Colmena de Vaen mientras luchaba contra las hordas de Orkos. Al principio, apoyando a una fuerza compuesta de Cazadores Siniestros en un primer ataque contra las ruinas de la colmena de Hyrdaxion, no encontraron resistencia. En su lugar, fueron atraídos a una trampa situada en una gran bóveda central, donde toda la estructura fue manipulada en un vasto matadero mecánico. Aunque William y su Caballero Sable Sangriento desataron un bombardeo devastador contra las turbas de Orkos que cargaban contra ellos, no hubo ninguna posibilidad de victoria. Sólo los susurros de advertencia de su trono en última instancia salvaron a William y los Marines Espaciales. Volvió su arma hacia la muralla de la colmena, haciendo un agujero abierto hacia la llanura polvorienta. En ese momento el Capitán al mando de los Marines Espaciales ordenó un bombardeo orbital. William sacó a su caballero en el último momento posible, estrellándose contra el suelo, destrozando sus piernas y quedando inconsciente. Cuando volvió en sí, la voz del trono fue por una vez maravillosamente tranquila, y él disfrutó de la vista de la colmena infestada de xenos ardiendo brillantemente contra el cielo.

HeráldicaEditar

Colores de la Casa Editar

El Mundo Caballero arbóreo de Raisa, sin duda, inspiró el verde botella de la librea de la Casa Cadmus. Los Caballeros son difíciles de detectar desde arriba mientras sus enormes zancadas los llevan bajo las copas de los árboles de su mundo natal; una ventaja que han utilizado cada vez que se enfrentan a la amenaza de una invasión. Sin embargo, en el caso de la Flota Enjambre Leviathan llegase a Raisa, ni siquiera los bosques ofrecerían santuario a los Caballeros Imperiales.

Armas de la Casa Editar

Cuando el Barón Godfrey firmó un concordato jurando lealtad al cercano Mundo Forja de Gryphonne IV en los primeros años del M31, su escudo de armas fue cambiado para llevar el engranaje del Mechanicum en su corazón. Portaron este símbolo durante los siguientes diez milenios. Sin embargo, la reciente desaparición de Gryphonne IV bajo el ataque de la Flota Enjambre Leviathan en el 997.M41 ha liberado a la Casa Cadmus de sus obligaciones para con los Tecnosacerdotes. Para horror de Sacristanes de Raisa, y deleite de sus familias nobles, el Barón Roland de Swinford Hall ha restablecido la heráldica original de Casa Cadmus, rellenada con las alas y la cresta de un mutante muerto.

GaleríaEditar

FuentesEditar

Extraído y traducido de Wikihammer 40K UK.

  • White Dwarf Weekly nº 4.
  • Codex Caballeros Imperiales (Ediciones 6ª y 7ª).
  • The Imperial Knight Companion (6ª Edición).
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.