Wikihammer 40k

Abierto plazo de presentación Certamen de Relatos Wikihammer + Voz de Horus ¡Entérate aquí!

LEE MÁS

Wikihammer 40k
Advertisement
Wikihammer 40k
11 485
páginas
Impriwars banner.jpg

Los Caballeros Grises (Grey Knights en inglés) fueron el primero de los nuevos Capítulos en ser creados durante la Segunda Fundación. Representan una excepción entre los Capítulos de la Segunda Fundación puesto que no tienen antecesores, su semilla genética fue diseñada desde fuentes desconocidas. La historia de su creación no es un hecho que se recuerde e incluso su inclusión en la Segunda Fundación es debatible. Hay pistas acerca del Capítulo que indican que fue creado por el Emperador en secreto en algún momento durante la Gran Cruzada.

Los Caballeros Grises trabajan en estrecha cooperación con el Ordo Malleus, el brazo militar de la Inquisición. Como consecuencia de esto el Capítulo permanece aparte de los otros Marines Espaciales en muchas formas, y su organización es completamente única.

Fundación[]

Nadie ahora vivo puede afirmar que conoce con certeza los orígenes de los Caballeros Grises. El propio Capítulo tiene un solo relato escrito de su fundación, ubicado en su monasterio fortaleza: la Ciudadela de Titán. A partir de esta y otras fuentes legendarias conocidas por muy pocos, se puede reconstruir una historia llena de peligros, un regalo muy valioso y el secreto de un conocimiento que destroza el alma.

Se cuenta que durante los últimos días de la Herejía de Horus, se convocó por primera vez a los fundadores de los Caballeros Grises. Mientras el Emperador, sus generales y consejeros preparaban a Terra para el ataque, el Architraidor Horus, el Maestro de la Humanidad contemplaba a amenazas aún mayores. Ciertos mitos de esa época lejana apuntan a que solo el Emperador previó el peligro que representaban el Caos y los habitantes del immaterium: sus damons y dioses. Estas coalescencias de emociones que surgen en la disformidad, no serían satisfechas con la destrucción de la Humanidad, sino con su corrupción, subyugación y tormento eterno. Las referencias sugieren que el servidor más leal del Emperador, Malcador el Sigilita, recorrió el Imperium devastado por la guerra mientras la Herejía se desataba, siguiendo órdenes del Emperador de buscar individuos cuyos hombros soportasen la carga de salvar el futuro de la Humanidad.

Entre los que Malcador presentó al Emperador, había ocho Marines Espaciales. Sin paragón en su dedicación al Imperium, conscientes de la amenaza de la disformidad y con habilidades esotéricas, fueron aprobados y el Emperador ordenó a Malcador el paso siguiente.

Malcador llevó al grupo de Marines Espaciales a Titán, una luna gélida de Saturno. Por medios ahora desconocidos, el Sigilita había ocultado la obra del Emperador en Titán a traidores y leales por igual. Según un tapiz eléctrico, Malcador reveló un monasterio fortaleza, erigida en secreto. En su interior estaban los medios para fundar un Capítulo que no descendía de las Legiones que aún luchaban, sino uno nuevo creado con semillas genéticas forjadas por el Emperador de forma aislada. Ni siquiera Malcador sabía cuánto tiempo había tardado en desarrollarse tal plan, lo que le había llevado a encontrar reclutas adecuados, forjar armas y equipo de guerra especializados, etc. Se sospecha que fue él quien nombró a uno de los ocho, conocido por la leyenda como Janus, para dirigir el Capítulo naciente como su primer Gran Maestre Supremo.

Lo que sucedió a continuación escapa incluso a la comprensión de los Caballeros Grises. Con Terra preparada, un hechizo de poder sin precedentes liberó a Titán de las garras de la realidad. La luna desapareció de su órbita, deslizándose hacia la disformidad. El tiempo y el derramamiento de sangre se apoderaron del sistema Solar. Titán soportó, anclado en el empíreo. Los que estaban allí, sin conocer la trágica conclusión de la Herejía, buscaron llevar a buen puerto el regalo del Emperador a la Humanidad mientras energías titánicas protegían al mundo del abrazo de la disformidad.

Los años pasaron en el espacio real, y dentro de la disformidad atemporal, antes de que Titán reapareciera. Cuando lo hizo, fue durante la confusión y anarquía de la Segunda Fundación. Se rumorea que la Inquisición tuvo que ver mucho en ese esfuerzo. Es en los registros de la Segunda Fundación donde los Caballeros Grises aparecen por primera vez, como el Capítulo 666ª del Adeptus Astartes.

El millar de guerreros que encontraron esos Inquisidores, y los neófitos, no estaban listos para cumplir con la voluntad del Emperador de inmediato. Con sus aliados de la Inquisición manteniendo en secreto su existencia, los Caballeros Grises iniciaron su guerra oculta. Como fuerza de combate, solo ellos podían enfrentarse al daemon sin temor a la corrupción. La existencia de tales seres, y la hechicería usada para desterrarlos es un misterio pues todos los testigos son eliminados.

En una Fortaleza de Titán[]

Símbolo de los Caballeros Grises

En Titán, la luna más grande de Saturno, se eleva sobre el hielo y los océanos de metano líquido una mastodóntica Fortaleza-Monasterio de basalto. Este monasterio es el lugar de residencia del Capítulo más secreto de todo el Imperio: los Caballeros Grises, la Cámara Militante del Ordo Malleus. Los vestíbulos y pasadizos de esta fortaleza están llenos de pendones otorgados a la orden por actos heroicos llevados a cabo a lo largo de casi diez mil años, aunque solo aquellos que pertenecen a los Caballeros Grises o al Ordo Malleus son capaces de reconocer los nombres de los conflictos inscritos en letras doradas.

Los Caballeros Grises son unos de los defensores de la Humanidad más especializados que existen. El frágil Imperio acababa de sobrevivir a la Herejía de Horus y todavía estaba a merced de los poderes del Caos. El Emperador comprendió que pronto sería necesario un grupo de incorruptibles guerreros que protegieran al Imperio de las espantosas criaturas del Caos en los días que habían de llegar. Los otros Capítulos de Marines Espaciales habían sido creados a partir de la semilla genética de Legiones ya existentes, pero algunos dijeron que los Caballeros Grises se habían creado a partir del propio cuerpo del Emperador. El Ordo Malleus acababa de nacer y la corrupción de Horus dio nuevo ímpetu a la creación de una orden que se dedicara exclusivamente a cazar y exterminar lo demoníaco.

Los Caballeros Grises fueron integrados permanentemente en el Ordo Malleus y se convirtieron en el martillo con el que estos servidores del Emperador golpearían a las fuerzas del Caos, por lo que, tradicionalmente, el Supremo Gran Maestre ha sido miembro de este cónclave interno de la Inquisición. Los reclutas son psíquicos en potencia, seleccionados de las más salvajes culturas guerreras imaginables. Los aspirantes son llevados a la base del Capítulo en Titán, donde deben superar las duras pruebas que dejan fuera a aquellos que no poseen la fuerza física y la inmensa fortaleza mental necesarias para convertirse en Caballeros Grises. A los pocos que sobreviven al proceso de selección se les implanta la semilla genética que convertirá el humano que son en el Marine Espacial que serán. En este momento empieza el verdadero entrenamiento.

Caballeros Grises[]

Caballero Gris.

Se utilizan la bioingeniería y psicocirugía más avanzadas para convertir a los aspirantes en los guerreros más poderosos de la galaxia, inmunes al miedo y a visiones que acabarían con la cordura de otros Marines Espaciales. Los Rituales de Execración y el duro régimen de entrenamiento aseguran que solo los aspirantes más dedicados y puros alcancen los requisitos de esta sagrada orden. El alma de un Caballero Gris debe estar acorazada contra las tentaciones del Caos y las dulces mentiras de los Demonios. Afrontar tales horrores y superarlos sin la más mínima mancha en el alma requiere la fe más fuerte, la voluntad más decidida y el corazón más puro. Es el intensivo entrenamiento lo que permite a los Caballeros Grises resistir la atracción del Caos.

De todos los reclutas que llegan a Titán, son pocos los que sobreviven o muestran las capacidades mínimas requeridas por la hermandad. Ser un Caballero Gris significa llevar una vida de pureza espartana, solemne meditación y negación de los placeres de la vida, con la intención de fortalecer la mente y acorazar el espíritu con la fe. Una dedicación tal es necesaria si se quiere ser capaz de sobrevivir a los horrores de la Disformidad y, hasta el momento, estas precauciones y la preparación han resultado efectivas, ya que ningún Caballero Gris se ha corrompido ni ha tenido dudas en batalla. Los Caballeros Grises que entran en el campo de batalla han entrenado juntos durante toda la vida y forman una inquebrantable hermandad de devotos guerreros. Todo Caballero Gris dará su vida de buen grado como desafío a lo demoníaco y el recuerdo de su heroísmo en el Capítulo tomará la forma de leyendas que explicarán sus hazañas.

Primeros Caballeros Grises en combate.

Quizás el peligro mayor para el Imperio es la amenaza que suponen los psíquicos descontrolados, ya que estos peligrosos individuos pueden convertirse en puentes a través de los cuales los engendros de la Disformidad pueden manifestarse. Las entidades demoníacas poderosas pueden forzar su salida del Inmaterium con el nexo que un psíquico desprotegido cree al utilizar sus poderes. Por este motivo, los Caballeros Grises solo aceptan a los psíquicos más potentes. Los más fuertes y puros de estos psíquicos son entrenados hasta que alcanzan un nivel igual al de los Bibliotecarios del Adeptus Astartes. Algunos de los que alcanzan ese nivel se distinguen por su habilidad, ocupan los más altos rangos del Capítulo y van a la batalla en las sagradas y ancestrales armaduras de Exterminador. Estas barrocas y recargadamente ornamentadas armaduras son reliquias sagradas en sí mismas y todas muestran la insignia del Capítulo: una espada atravesando un libro. Los Caballeros Grises utilizan el mejor equipo y las mejores armas que el Imperio puede producir (las más utilizadas son las armas Némesis y los bólteres tormenta) y, al volver del combate, después de combatir con lo demoníaco, todos sus objetos son purificados y reconsagrados.

El Liber Daemonica[]

"Mientras hojeaba las amarillentas páginas del volumen que había cogido, un servidor del Capítulo se me acercó y con gran reverencia me pidió el libro que sujetaba. Es cierto que poder tener un tomo como aquel en mis manos en un privilegio que pocos tienen, hasta un capricho digo yo. A todos los hermanos cuando son neófitos se les inculcan innumerables enseñanzas para que la propia mente sea una copia y extensión de una gran biblioteca común de conocimiento. Sin prestarle mucha más atención al servidor, cierro cuidadosamente el volumen y se lo entrego. En cuanto se marcha me vuelvo a sumergir, pero esta vez en la biblioteca de mi mente, en toda la historia que comparto con mis hermanos."

The_Grey_Knights

The Grey Knights

Los milenios que los Caballeros Grises han pasado luchando contra las fuerzas de la oscuridad les han provisto de innumerables conocimientos blasfemos. Esta colección de conocimiento irreverente se guarda en la caverna más profunda y segura de Titán, en la Librarium Daemonica, un depósito de detestables conocimientos que gime maldito por el mal que contiene. Llenos sus pasillos de cristales de datos y servidores demoníacos, este es uno de los lugares mejor protegidos del Imperio, puesto que sería nefasto que la información que contiene cayese en las manos equivocadas. Cada Caballero Gris lleva una copia del Liber Daemonica, el tomo que contiene los ritos de batalla sagrados del Capítulo, guardado en una caja de ceramita sobre su pecho. Esto simboliza la más poderosa arma con que cuenta un Caballero Gris: su inquebrantable fe en el Divino Emperador. El libro contiene los principios básicos de sabiduría sacados del conocimiento oscuro almacenado en la Librarium Daemonica.

Vigilantes en la sombra[]

2.jpg

La amenaza del Caos en la Galaxia es omnipresente y, aunque el Capítulo mantiene una fuerza de lucha en Titán, la mayoría de los Caballeros Grises están esparcidos por las estrellas. Guiados por los mejores Navegantes de la Navis Nobilite y a bordo de las naves más veloces del Adeptus Mechanicus, los Caballeros Grises están preparados para sofocar los ataques de los secuaces del Caos. Los Caballeros Grises suelen ser los primeros en llegar al lugar de la incursión demoníaca, y hay muchas grabaciones de tropas que han llegado más tarde solo para encontrar derrotado sin saber cómo al enemigo.

Los guerreros de los Caballeros Grises se encuentran entre los mayores héroes del Imperio y son incontables las vidas que han salvado con su dedicación y su heroísmo. Es el ferviente deseo de todo Caballero Gris que, a su muerte, su cuerpo sea devuelto a Titán y enterrado en las consagradas criptas bajo el templo del Emperador. En el corazón del monasterio se alza una gran piedra de basalto en la que están escritos los nombres de todos aquellos hermanos que han dado su vida combatiendo el mal. Aunque nadie que no pertenezca al Capítulo sabrá nunca sus nombres, los cuerpos de algunos de los más grandes héroes del Imperio están enterrados en Titán.

Nombres de los Caballeros Grises[]

Ningún Caballero Gris mantiene el nombre que le dieron al nacer. En parte, esto se hace para distanciar al individuo de su vida anterior y sus lealtades previas: es como un símbolo de que ha renacido para servir a la Inquisición. De todos modos, una vez que la identidad de un Caballero Gris ha sido desmontada y vuelta a montar como resultado de su entrenamiento, ni siquiera recordará su pasado, así pues, ¿qué importa si su nombre ya no es el mismo de antes? Solo tras haber completado su entrenamiento recibirá el Caballero Gris su nuevo nombre; hasta ese momento, a los reclutas aspirantes se les asigna un simple número para referirse a ellos. Cada nombre de Caballero Gris es de hecho un fragmento de sabiduría mágica, elegido y bendecido por los escribas del Capítulo para actuar en perfecta oposición al nombre verdadero de un Demonio concreto. Por tanto, puede decirse que incluso los nombres de los Caballeros Grises son armas contra sus odiados enemigos. Al igual que los nombres verdaderos de los Demonios, los auspiciosos nombres dados a los Caballeros Grises fluyen constantemente, y muchos de ellos han ido surgiendo una y otra vez a lo largo de los milenios, adquiriendo relevancia y poder cuando algún Demonio específico renace desde la Disformidad. Así pues, el nombre de un Caballero Gris puede haber sido usado por muchos otros Hermanos de Batalla antes que él.

Organización del Capítulo[]

Caballeros grises 9.jpg

Al contrario que la mayoría de Capítulos de Marines Espaciales, los Caballeros Grises no siguen los principios del Codex Astartes al organizar sus fuerzas. Debido a la manera exclusiva en la que son reclutados e instruidos, cada guerrero va subiendo puestos en un escalafón preestablecido y formará parte de una escuadra dirigida por un hermano de mayor rango, en vez de ser asignado a una Compañía de Batalla. Estas escuadras acostumbran a actuar independientemente según sea requerida su presencia y operan a pleno rendimiento aunque se encuentren a años luz del resto del Capítulo. Por eso el líder de una escuadra de Caballeros Grises es obedecido sin que sus órdenes se pongan en duda.

Los Caballeros Grises mantienen una fuerza de aproximadamente mil hermanos de batalla. Esto no incluye a oficiales o especialistas y, como todos los Capítulos de Marines Espaciales, cuenta con un pequeño ejército de siervos en su mayoría mortales y servidores cibernéticos que asisten al Capítulo. La mayoría desconoce que los Caballeros Grises también mantienen grandes cuerpos de psíquicos mortales, escribas, eruditos del ocultismo y otros muchos cuyos susurros, pasos agobiados o cánticos distantes se escuchaban en los pasillos iluminados por velas. Estos sirvientes, endurecidos frente a las verdades parciales que presencian y cuyas mentes se borran a menudo por seguridad, ayudan a mantener la santidad de la Ciudadela de Titán contra la intrusión daemónica, entre muchas otras tareas.

Los Caballeros Grises son gobernados y dirigidos por el Concilio del Capítulo, formado por el Señor del Capítulo o Gran Maestre Supremo, y los ocho Grandes Maestres de las hermandades. El Concilio se reúne rara vez en persona, ya que sus miembros a menudo luchan lejos de Titán. Cada miembro tiene la misma voz, aunque el Señor del Capítul tiene la responsabilidad de emitir un juicio final.

Cada Gran Maestre domina uno de los órganos constitutivos del Capítulo, como la Armería o el Librarius. Nominalmente, cada institución forma parte de su hermandad, aunque envía elementos de estas organizaciones para que asuman funciones ampliadas con otras. Esta autoridad, solo parcialmente ceremonial, está ligada al mando de una hermandad en particular, y con el tiempo la asociación informa de su estilo y tácticas de combate.

Los Caballeros Grises mantienen dos cuerpos de combate más y otras posiciones de honor. Respondiendo directamente al Concilio del Capítulo, acompañan a las fuerzas a petición de los Grandes Maestres. La Orden de los Purificadores rara vez cuenta con más de cincuenta, y es una hermandad de clausura con sus propias tradiciones cuyos guerreros espiritualmente puros están dirigidos por Caballeros de la Llama. Los Paladines son la élite marcial del Capítulo, una compañía de unos cien de los guerreros más hábiles, de cuyas filas se selecciona al Anciano Caballero Gris más honorable. Los Capellanes dirigen al Capítulo en la oración durante las reuniones en el Salón de los Campeones, y es allí donde a menudo se busca la sabiduría y el conocimiento de los Dreadnought Venerables.

Cuando un nuevo recluta ha completado su larga y agotadora inducción en los Caballeros Grises (en torno a medio siglo terrano), se le otorga el honor de llevar una servoarmadura y es asignado a una escuadra de Caballeros Grises bajo el mando de un Justicar. Al llegar a este punto, ya se le permite llevar su heráldica personal.

Si sobrevive lo suficiente como para llegar a convertirse en un Justicar, dirigirá en batalla una escuadra de Caballeros Grises, quizá una especializada, como las tropas teleportadas o las de Expiación. Aquellos pocos que demuestren merecerlo y cuyos poderes psíquicos hayan sido atemperados durante siglos de servicio recibirán el honor de entrar en batalla vestidos con una Armadura de Exterminador de los Caballeros Grises. Aquellos que sobresalgan de entre los más recios de estos guerreros serán promocionados al rango de Hermano-Capitán.

El mayor honor que puede recibir un Caballero Gris es que su orden le estime merecedor de convertirse en Gran Maestre, pero son pocos los que sobreviven el suficiente tiempo. Aunque aquellos que lo consiguen están, sin lugar a dudas, entre los mejores servidores del Emperador.

Hermandades[]

La mayoría de los hermanos de batalla de los Caballeros Grises están organizados en ocho grandes hermandades. Cada hermandad comprende cien Caballeros Grises teóricos bajo la autoridad general de su Gran Maestre y el liderazgo activo de su Hermano Capitán. Su mando suele contar con el apoyo del Campeón de la hermandad, sus Ancianos y ocasionalmente otros oficiales. Los guerreros de cada hermandad se agrupan en escuadras de diez, cada una dirigida por un veterano experimentado al que se le ha concedido el título de Justicar. Cada escuadra es tácticamente flexible, capaz de desplegarse en misiones como escuadras de combate con la mitad de sus fuerzas. Las escuadras siguen siendo efectivas y dignas de batalla incluso estando tan divididas, permitiendo a los comandantes de la hermandad enfrentarse a múltiples amenazas los más eficientemente posible.

Cada Caballero Gris está entrenado en el uso de las variadas y esotéricas armas y el equipo del Capítulo, y en cada misión las escuadras se despliegan con diferentes equipos tácticos y se les confían diferentes objetivos estratégicos. El desglose del tipo de escuadra en una situación determinada lo determina el Gran Maestre y el Hermano Capitán de la hermandad. Sin embargo, se ha demostrado durante mucho tiempo que un equilibrio de escuadras de exterminadores y escuadras de choque, apoyadas por escuadras de Interceptores y escuadras de Expiación, es, con mucho, la combinación más eficaz.

Las ocho hermandades son las siguientes:

Tropas de los Caballeros Grises[]

Gran Maestre[]

Artículo principal: Gran Maestre (Caballeros Grises).

Un guerrero justo, fiel a la causa del Emperador, un ajusticiador de Demonios y azote de la tiniebla, el Gran Maestre de los Caballeros Grises es carismático, audaz y carente de miedo. La obediencia de los que le siguen es total, puesto que son faros de la luz del Emperador.

Hermano-Capitán[]

Capitán caballero gris.jpg

Artículo principal: Hermano-Capitán (Caballeros Grises).

Los Hermanos-Capitanes de los Caballeros Grises también son ejemplos a seguir de los ideales del Capítulo y el lazo que une a estos líderes con los integrantes de su escuadra se forja muchas veces a lo largo de siglos de combates. Estos líderes son la encarnación de la resolución, el sacrificio personal y la devoción de los Caballeros Grises. La muerte de uno de ellos es llorada como una trágica pérdida para el Imperio.

Bibliotecarios[]

Artículo principal: Bibliotecario Caballero Gris.

Entre todos sus hermanos los Bibliotecarios son los más hábiles usuarios de sus poderes psíquicos y no dudan en usarlo para destruir a sus enemigos o proteger a sus hermanos en combate.

Exterminadores[]

Exterminadores Caballeros Grises con sus Armas Némesis encendidas.

Artículo principal: Exterminadores Caballeros Grises.

Los guerreros de élite del legendario Capítulo de los Caballeros Grises son temibles sobre el campo de batalla y han sido entrenados para combatir bajo condiciones tremendas y triunfar. Están equipados con las más antiguas y reverenciadas armas y armaduras del Imperio y cada uno de ellos es un poderoso psíquico capaz de combatir en solitario. Se dice que estos soldados deben resistir la agonía que sufre el alma del Emperador para que su iniciación se dé por terminada. Si esto es verdad, su voluntad y estoicismo están más allá de los de aquellos que se consideran los más devotos servidores del Imperio.

Escuadras de Choque[]

Artículo principal: Escuadras de Choque.

En batalla, los Caballeros Grises asegurarán la zona para el despliegue de su comandante y de los Exterminadores. Manteniendo a raya a los malvados seres de la Disformidad se aseguran de que las tropas de élite de su Capítulo puedan alcanzar fácilmente su objetivo.

Purificadores[]

Artículo principal: Purificadores.

Estos guerreros son considerados como los más puros del Capítulo. En la batalla, quemarán al enemigo con el fuego purificador de sus almas. Además, ellos custodian el oscuro saber de la Fortaleza de Titán.

Interceptores[]

Artículo principal: Escuadras Interceptoras.

Equipados con un teleportador personal, estos guerreros son capaces de destrozar formaciones y emboscar al enemigo.

Escuadras de Expiación[]

Artículo principal: Escuadras de Expiación.

Allí donde se requiere artillería pesada, aparecen las Escuadras de Expiación de los Caballeros Grises. Ofrecen protección y cobertura a sus hermanos durante los conflictos más crudos, en los que estos estarían desvalidos ante la intensidad del fuego enemigo.

Land Raider[]

Dreadnought caballeros grises.jpg

Artículo principal: Land Raider.

El Capítulo de los Caballeros Grises tiene un parque móvil compuesto por diversos tanques para enfrentarse a los más poderosos enviados del Caos. Los Land Raiders de los Caballeros Grises son como capillas móviles, santuarios en los que pueden purificar su mente y preparar su espíritu para la batalla.

Land Raider Cruzado[]

Artículo principal: Land Raider Cruzado.

Es por todos conocido que los Caballeros Grises recibieron al menos un Land Raider Cruzado tras su participación en el Incidente Scharnel. En su interior, los Caballeros Grises equipados con Armadura de Exterminador pueden llevar a cabo sus ritos de homenaje al Emperador.

Dreadnought Venerable[]

Es raro que un Caballero Gris sea enterrado en el sarcófago de un Dreadnought cuando su servicio al Emperador toca a su fin, puesto que solo sueñan con descansar en Titán por toda la eternidad. No obstante, las heridas de algunos son incapacitadoras pero no mortales y el Caballero Gris acepta ser enclaustrado en una máquina para poder así seguir al servicio del Emperador.

Acciones Notables[]

Héroes de los Caballeros Grises[]

Hermano Juez Alaric[]

Caballeros grises 2.jpg

El Juez Alaric dirige una fuerza de ataque de los Caballeros Grises.

En su primera misión, Alaric y sus hombres acabaron persiguiendo al Príncipe de las Mil Caras, Siervo de Tzeentch, Ghargatuloth. A lo largo del camino, Alaric eliminó Cultos secretos a lo largo de la Senda de San Evisser, quien a su vez se había convertido en un instrumento del enemigo. Cuando su ayudante inquisitorial, Ligeia, sufrió una contaminación mental a manos de los Demonios y hubo de ser ejecutada en la prisión de Mimas, Alaric tuvo que descifrar los secretos de la propia Senda. Su búsqueda le llevó finalmente a Vulcanis Ultor, la principal Ciudad Colmena de la Senda. Aquí, tras un breve combate con las confusas Hermanas de Batalla de la Orden de la Rosa Ensangrentada, Alaric se introdujo en la tumba del Santo Caído, y se enfrentó a él y a su inimaginable fuerza. Sólo cuando su hermano Juez Exterminador Tancred aplastó al Santo apareció físicamente Ghargatuloth. Al decir el verdadero nombre del Demonio, Alaric trajo a la criatura al Espacio Real, donde con la ayuda de todas las fuerzas imperiales cercanas expulsaron al Príncipe Demonio por otros mil años.

Cualidades normalmente enterradas por el entrenamiento de un Caballero Gris, como la imaginación y la creatividad, son de hecho rasgos destacados de Alaric. Combinada con su físico de Marine Espacial, y sus poderes psíquicos, su aguda mente fue el factor decisivo que le permitió sobrevivir en el Mundo Demoníaco de Drakaasi, donde fue capturado y despojado de su servoarmadura. Estas características pueden ser consideradas inestables e indeseadas entre los Caballeros Grises, lo que habría impedido que Alaric alcanzase el rango de Hermano-Capitán. Sin embargo, el Inquisidor Nyxos parece tener planes especiales para aprovechar mejor los talentos de Alaric dentro de la Inquisición.

Hermano Juez Exterminador Tancred[]

Caballeros Grises luchando contra los Portadores de la Palabra.

Tancred es reverenciado como el mejor espadachín por el hermano Alaric, el segundo sólo por detrás del Hermano-Capitán Arvann Stern. El propio Tancred podría ser un Hermano-Capitán por propio derecho, pero escogió la vida del soldado de élite. No habiendo encontrado nunca un oponente digno en la batalla, ni un agente del Caos lo bastante fuerte para competir con él, Tancred finalmente encontró su muerte en la invocación del Príncipe Demonio Gargatuloth, que había poseído el cuerpo corrupto del Santo Caído Kelkannis Evisser.

Cuatro veces más grande y fuerte que cualquier Caballero Gris, el Santo corrupto mató a todo Caballero Gris cercano.

Tancred, herido y manejando la Espada de Mandulis, se elevó del humo y se acercó al Santo Caído, diciendo el Rezo de Batalla de los Caballeros Grises mártires:

"Soy el Martillo. Soy la espada en Su mano. Soy el Guantelete sobre Su puño. Soy las Dificultades de Sus enemigos y los infortunios del traidor. Soy el Final."

Con dos de sus Hermanos de Batalla, los Jueces Santoro y Alaric, Tancred decapitó al Santo, y permitió a Gargatuloth mostrarse en el Espacio Real, dando a Alaric la posibilidad de decir el nombre verdadero del Demonio. Por ello, Tancred dio su vida, pero causó el destierro del Príncipe de Mil Caras. Ni su cuerpo ni su armadura fueron encontrados después del destierro de Gargatuloth, lo que hace especular que todavía puede estar vivo.

Gran Maestre Ganelon[]

El Gran Maestre Ganelon es uno de los héroes de los Caballeros Grises. Dice su historia que se enfrentó a un poderosísimo Hechicero de Slaanesh que, antes de luchar contra él, le prometió en nombre del Príncipe Oscuro Slaanesh cualquier cosa que pueda desear si se unía a Slaanesh. Pero Ganelon rompió el hechizo y le dijo:

"No hay nada más que pueda desear que el deber cumplido."

Tras romper el hechizo del Hechicero, Ganelon lo decapitó de un solo golpe y acabó con la amenaza del Caos.

Miembros conocidos[]

Heráldica[]

Heráldicas Caballeros Grises Ilustracion.jpg

Rojo, blanco y negro son los colores comunes de casi toda su heráldica, pues esos fueron los colores empleados por los primeros Grandes Maestres al abandonar sus Legiones y abrazar el sagrado deber que el Emperador les había encomendado. La heráldica de cada hermano de batalla es única y cambia durante los largos siglos de servicio a fin de reflejar sus mayores hazañas. Para muchos Caballeros Grises, este es el único registro de sus acciones en todo el Imperio de la Humanidad.

Cada icono y color tiene su propio significado esotérico dentro del Capítulo; por ejemplo las calaveras indican sometimiento de poderosos enemigos demoníacos, y las espadas honores en el campo de batalla. Las líneas almenadas, divisiones de color y el color ascendente son signos de la posición de un Caballero dentro de la Hermandad, ya que el color, dirección e inclinación de la línea o su división tienen su significado propio. Para los forasteros, estas diferencias suelen ser demasiado sutiles para notarlas, pero cuentan mucho del Capítulo.

Ocasionalmente los Caballeros Grises añaden simbología de aliados en su heráldica si estos son merecedores de ello. Una calavera puede llevar el icono de la Inquisición, al representar una gran victoria obtenida sobre un poderoso enemigo demoníaco con la ayuda de uno de los Sagrados Ordos. Otras veces, un hermano de batalla llevará el icono de un aliado caído en combate, la única prueba de su existencia capturada en su escudo, y un recordatorio de su servicio a los Caballeros Grises en vida. Sin embargo, resulta raro que adopten símbolos por este motivo, puesto que pocos aliados son lo suficientemente dignos como para ganarse el respeto de los Caballeros Grises.

El icono de una espada es un símbolo de gran poder, y representa un acto que resguardó a la escuadra del hermano de batalla, que cambió las tornas de un enfrentamiento importante o que provocó el exterminio de un odiado rival. Una espada blanca sobre rojo es el símbolo de la misericordia del Emperador, un acto que se considera inspirado por la bondad del Señor de la Humanidad. En cambio la espada negra colocada sobre un fondo rojo es una medida de la ira del Dios Emperador y se concede por actos de venganza. Pero aún más raras son las espadas rojas sobre negro, que representan la justa furia del Emperador y la locura que la fe puede conllevar. Un hermano de batalla que lleva una espada roja ha sido puesto al límite de su deber, y logrado sobreponerse.

El símbolo estilizado del Aquila Imperial es un icono sagrado para los Caballeros Grises, de forma que solo los héroes más acreditados lo llevan. Representa un gran acto de servicio al Emperador, tan importante que eclipsa las otras glorias. Generalmente, solo los Grandes Maestres, Hermanos-Capitanes y Paladines portan el Aquila dominante, aunque en raras ocasiones un Justicar o un hermano de batalla distinguido llevará el símbolo. La naturaleza de tal condecoración es tan variada como los hermanos de batalla honrados con la misma, pero en cualquier caso denota una devoción inquebrantable al Emperador.

Frases célebres[]

  • "Yo soy el martillo, yo soy la mano derecha del Emperador, el instrumento de Su voluntad, el guantelete que cubre su puño, la punta de Su lanza, el filo de Su espada...." - Hermano Capitán Stern.
  • "...Yo soy Su espada del mismo modo que Él es mi armadura, yo soy Su ira del mismo modo que Él es mi devoción..." - Hermano Justicar Alaric.
  • "Nosotros somos los guerreros de los Caballeros Grises: nuestra armadura es la Fe, nuestro escudo, la Devoción y estamos armados con la Pureza de Propósito. Pero, por encima de esto, llevamos la luz del Emperador allá donde lo demoníaco oscurece la Humanidad." - Hermano Capitán Stern de los Caballeros Grises antes de la purga de Binario Xoédico 978.M41.
  • "Luchamos por el Imperio, no por nuestras almas. Nuestras almas ya están salvadas o condenadas de acuerdo a la voluntad del Emperador." - Justicar Anval Thawn.

Leer más[]

Wikihammer-LVDH v2.jpg

Galería[]

Fuentes[]

Extraído y traducido en parte de Lexicanum Inglés.

  • Codex: Caballeros Grises (5ª y 8ªEdición).
  • Codex: Caballeros Grises (9 ªEdición) Págs 7, 12, 18 y 19.
  • El Adeptus Oscuro, de Ben Counter
  • Codex: Ángeles Sangrientos 5º Edición.
Advertisement