FANDOM


Bulldog El Sargento Guillermito, mascota de los Marines Espaciales, tiene el honor de patrocinar este espacio por orden del Capellán Cassius de los Ultramarines. ¡Pulsa sobre él y te acompañará a una Cruzada épica!

¡Lee más! ¡Sin piedad, sin remordimientos, sin miedo!

Inqsello Por orden del Ordo Wikia de la Santa Inquisición, este artículo se considera fuera del Canon Imperial. Se declara carente de toda veracidad y blasfemo; y todo el que lo lea sufrirá purga inmediata. Si usted es el autor, diríjase a las autoridades competentes para someterse a la penitencia pertinente.

Atención: Material No Oficial sin Sello de Calidad Wikihammer

Los Caballeros Estelares son un Capítulo de Marines Espaciales establecidos cerca de Tormenta Ira del Emperador que han defendido el Imperio desde su creación. Ellos son la XI Legión, durante la Gran Cruzada el Emperador envió a esta Legión junto con la II, para realizar una misión secreta solo conocida por el propio Emperador, los 2 Primarcas y las 2 Legiones.

Desde el fin de la Herejía de Horus han estado esperando el momento de darse a conocer y recuperar el estatus de Legión. Su Primarca es Sol y su planeta natal es Lumen.

Son especialistas en el combate nocturno, ataque sorpresa y los asaltos orbitales. Pese a ser olvidados por el Imperio hace miles de años, han jurado defender al Emperador y a toda la Humanidad hasta el último aliento.

Infancia del primarca

El 11º primarca cayó sobre la superficie de Lumen cuando las cápsulas que contenían a los primarcas desaparecieron de Terra. Cuando se produjo el momento del aterrizaje, el planeta atravesaba por un periodo de su translación donde de día, no se vislumbraba su estrella principal, Verginaus; lo que sumía al planeta en una noche eterna durante 2 semanas y media. Al caer la estela iluminó el cielo nocturno como un flagrante destello, por lo que la gente del planeta creyó que los dioses les habían bendecido con una estrella para que les iluminase. El rey del planeta, Pisítrato envió una expedición para recuperar aquel regalo de los dioses. Cuando la expedición llego encontró un enorme cráter en la tierra y en el centro un bebe, a ese punto se le llamó " el Origen de la Luz ".

El rey adoptó al niño ya que el privilegio de poseer a un ser como aquel solo podía recaer en la persona más poderosa del planeta, cuyo poder, procedía de la divinidad. Pisítrato puso a su hijo adoptivo el nombre de Sol, en honor a la estrella del lejano y olvidado planeta que las ancestrales leyendas citaban como origen de la raza humana. Al principo se creyó que el niño era en realidad un dios. Durante el crecimiento del primarca se olvidó esa idea pero se siguió considerando al niño un regalo divino debido a las extraordinarias aptitudes que poseía. A lo largo de su infancia su padre adoptivo le educó en esgrima, estrategia, diplomacia y una perfecta condición física. Así mismo el niño tenía una curiosidad por todo lo que le rodeaba y sobre todo le interesaban las estrellas.

En la sociedad de Lumen habia implantado un fuerte sistema estamental en el que el rey gobernaba sobre todo el planeta y sus gentes. Bajo él se encontraba la alta y baja nobleza, encargados de regir las diversas regiones de Lumen en nombre del Rey. Los seguía el Clero, defensores y valedores de la religión politeísta de Lumen. Por último estaba el vulgo, dividido en aquellos que poeían una destacable fortuna y los que no tenían apenas nada, dedicados a trabajar para las clases superiores y cumplir sus deseos. Como toda sociedad feudal, a medida que se desciende a una clase más baja, se perdían derechos y se ganaban deberes.

En su adolescencia el primarca comenzó a tener un fuerte sentimiento de empatía hacia los que le rodeaban, por lo que siempre que podía ayudaba a todas las personas, especialmente a los criados, cuyo bajo salario les impedía llevar una vida cómoda y desatendida. Cada vez que podría, Sol tomaba prestado algún objeto de valor que los díscolos cortesanos de su padre no valorases, dándoselo a los criados para que los vendieran y sacaran algo de dinero. Su padre adoptivo al enterarse de esta suya, le regañó y le amenazó ya que un líder debía ser duro e inmisericorde con aquellos que le servían, especialmente con los de más baja alcurnia, pues su deber y destino era servir y acatar las órdenes y deseos de la clase dominante. Así había sido durante siglos y debía seguir siendo.

Al cumplir los 20 años su padre le dijo que estaba preparado para descubrir la totalidad del planeta y ya podría realizar el ritual que le convertiría en el heredero del trono, además de tener la máxima protestad en Lumen solo por debajo del rey. El primarca no entendía nada ya que no podía imaginar lo que escondía el planeta, puesto que lo había estudiado a fondo y conocía cada uno de los bellos rincones de Lumen.

El día marcado, su padre adoptivo le esperaba en el muelle de embarque real. Una guardia de honor escoltó al primarca hasta la lanzadera del Rey. El primarca preguntó a su padre a que sitio iban, pero la única respuesta que obtuvo fue el silencio de toda la tripulación. La nave llegó a un punto de una de las cadenas montañonas situadas en el hemisferio norte. La nave descendió y la comitiva llegó hasta un pequeño poblado que allí se encontraba. El rey se dirigió hacia un gran almacén en las afueras de el poblado. Cuando todos los presentes estuvieron dentro, Pisítrato dió una orden y un operario pulsó una runa que se encontraba en la pared; acto seguido se abrió una pasarela y el grupo comenzó a descender, llegando hasta una ciudad subterranea altamente custodiada. El Rey llevó a su hijo por la ciudad hasta que se encontraron con una escena que horrorizó al joven primarca. Allí se acinaban centenares de personas que vivían en la máxima pobreza, sin higiene y con unas condiciones inhumanas. Su padre le dijo que se encontraban frente a otra raza, que esas personas no se podían considerar humanas y no debían mezclarse con la pura sangre de la superficie. El rey explicó al primarca que toda la energía y las materias que ellos utilizaban venían de las manos de los rasvenfas,que era como llamaban a esas personas. Para la gente de la superficie, los rasvenfas eran incluso peor que el más infame de los villanos del bajo vulgo, pues por estos corría sangre humana. Los rasvenfas no eran mejor que los animales, una raza burda y primitiva que debía servir y morir sin ver la luz del sol. Su origen se remontaba muchos siglos atrás cuando un despiadado xenófobo tirano de Lumen apresó a aquellos que se les oponían, encerrándolos en la oscuridad del planeta, obligados a realizar las tareas más pesadas y deshonrosas que una persona podría realizar.

Pisítrato dijo a su padre que era el momento del ritual, La Cazería. El Rey mandó apresar a cincuenta personas y que las llevases a la superficie. El grupo llegó hasta una especie de bosque y ordenó que soltasen a los humanos. Pisítrato le explicó al primarca que para ser considerado un verdadero hombre debía cazar a esos hombres y mutilar sus cadáveres, tradición que realizaban los jóvenes nobles para dar paso a su vida adulta. El primarca se negó a hacerlo ya que matar a sus semejantes era un crimen horrendo, además de que estaban indefensos. El primarca se negó y su padre le llevó junto con el resto de oficiales quefueron cazando a esos hombres uno a uno. Cuando terminaron, Pisítrato ordenó ir a por cien hombres para el primarca y este se volvió a negar y el Rey furioso por la debilidad de su hijo le abofeteó. Sol explotó en cólera y de un puñetazo le partió la mandíbula a Pisítrato. Acto seguido el primarca huyó del lugar y fue a esconderse en las montañas. Cuando el Rey llegó a su palacio declaró al primarca traidor y ordenó cazarlo y llevarle ante él para matarle con sus propias manos.

Encuentro con el Emperador

El primarca se escondió cerca de la ciudad subterránea de los esclavos. El primarca estaba furioso por el gobierno de su planeta y la corrupción existente por lo que decidió liberar a los esclavos. La noche siguiente de su huida el primarca se acercó al poblado que había visitado con el rey. Cuando llegó se deshizo rápidamente de todos los guardias gracias a su potencial físico. En cuanto los mató a todos bajó al subterráneo y acabó con los guardias que se encontraban allí, tras esto el primarca dió un discurso a los esclavos y estos exaltados por las palabras del primarca se le unieron. El plan del primarca era liberar una a una las colonias de esclavos que había en el planeta para luego establecerse como rey de este. Al principio fue un proceso lento ya que el primarca no sabía donde se encontraban las otras colonias y eran atacados por las tropas reales continuamente. Los rebeldes se escondieron en las montañas y lanzaban pequeñas incursiones a los pueblos cercanos para conseguir alimento.

La suerte les sonrió cuando atacaron a un convoy que llevaba esclavos de otras colonias, algunos no sabían en que colonia estaban pero otros sí, por lo que el primarca decidió atacar a las tres colonias que se le presentaron más cercanas. Los tres asaltos los dirigió personalmente el primarca y gracias a su figura inspiradora, los esclavos lucharon con más ahínco y valentía lo que les permitió capturar fácilmente las colonias. El primarca pensó que tener como cuartel esas infernales bases no les serviría por lo que dirigió el ataque de varias ciudades y pueblos para que sirvieran como cuartel a su ejército. En su camino conquistador el primarca perdonaba a todos los que se le unían y juraban ayudarle en su causa pero a aquellos "pura sangre" que no mostraban arrepentimiento eran ejecutados. Poco a poco el primarca fue liberando más colonias y conquistando el planeta. El rey mandaba oleada tras oleada de soldados reales pero eran derrotados lo que aumentaba más su frustración. Debido a que el ejército rebelde era de un tamaño inmenso el primarca nombró a varios generales, las personas con la que tenía más confianza.

Un día llegó al planeta una gran flota de naves espaciales, era la flota imperial donde se encontraba el Emperador y le acompañaba el primarca Sanguinius. El Emperador y Sanguinius bajaron al planeta y durante su bajada encontraron la ciudad real sitiada por un vasto ejército. El Emperador hablo al rey sobre la Gran Cruzada y el rey aceptó unirse al gobierno imperial siempre y cuando él siguiese siendo la máxima autoridad del planeta. El Emperador asintió y el rey le pidió un favor de súbdito: que eliminase al ejército rebelde. A Sanguinius le pareció buena idea ya que así podría combatir junto a su nueva legión. El Emperador preguntó al rey quién dirigía las tropas rebeldes a lo que este le respondió que no era nada más que un idiota revolucionario. Pero una de las cuidadoras del primarca le dijó al Emperador que su líder era parecido al gigante alado que le acompañaba, y que el chico al que cuidó poseía un aura parecida.

El día cuando los rebeldes lanzaron su asalto final les resultó fácil llegar hasta el palacio pero al llegar allí se encontraron con unos gigantes de armaduras rojas que no les recordaban nada a los antiguos guardias. El primarca logró traspasar la defensa de los Ángeles sangrientos y llegar a la estancia donde se encontraban el Emperador y su hermano primarca. Sanguinius se lanzó a por Sol y estos dos primarcas mantuvieron una lucha feroz hasta que se dieron cuenta al mirarse a los ojos que eran hermanos por lo que Sanguinius le dejó continuar su camino hacia el rey. El Emperador le dijo que se detuviese y este al escuchar la voz de su verdadero padre le hizo caso. El Emperador le preguntó cual era su nombre a lo que el primarca respondió Sol. El primarca contó su historia al Emperador y este le contó quien era y el cometido de la Gran Cruzada . El Emperador había encontrado a otro de sus hijos perdidos. El Emperador dejó que el primarca hiciese lo que quisiera con el corrupto rey, este lo cogió lo alzó por los aires y lo lanzó hacia los esclavos enfurecidos que lo descuartizaron. El Emperador dio a su hijo la XI legión a la que el primarca llamó los Caballeros Estelares. También se forjó una armadura para el primarca. Su otro regalo fue una estrella artificial para que iluminase al planeta en el periodo de oscuridad absoluta; el primarca llamó a esta estrella Sol Secundus.

El Emperador partió con sus 2 hijos a Terra , cuando llegaron el primarca se sintió fascinado de ver la estrella de la cual había tomado nombre. Este pidió conseguir fuego de esa estrella y su padre cumplió su petición. Con este fuego el primarca se forjó una espada a la que puso de nombre Helios.

Gran Cruzada

El Emperador presentó a Sanguinius y Sol, los demás primarcas encontrados, cuando Sol vió a Horus , una fugaz imagen le vino a la cabeza; él se encontraba en una cápsula y su nuevo hermano, golpeaba el cristal por donde él miraba. El primarca no dió importancia a este hecho por lo que lo apartó de su mente. En cuanto terminó los preparativos, el primarca partió de Terra para conquistar en nombre de su padre.

El Emperador dio a Sol la 95ª flota expedicionaria, esta estaba compuesta por un destacamento del ejército imperial, cuyo comandante era Gonzalo Fernández. Sus subordinados eran Manuel Filiberto, Juan de Austria, Fernando Álvarez y Ambrosio Espínola. A esta sección del ejército imperial se le conocía como los Tercios de Hispania

Esta flota también incluía la Legio Solar de titanes; nombre puesto en honor al primarca honor al primarca.

Aspecto físico del Primarca

Sol era un primarca de estatura parecida a Sanguinius o Fulgrim. Tenía el pelo color castaño y largo. Su rostro era alargado; tenía los ojos dorados y le brillaban como estrellas. Una característica muy peculiar suya es que era bastante alegre y simpático por lo que mostraba un aura de simpatía y confianza hacia los demás. Esto le hizo ser muy querido por las personas más cercanas a él. Era muy inteligente y le gustaba aprender sobre las culturas que conquistaba ya que así podría mejorar y probar nuevos métodos de lucha. Era un primarca muy fiel y leal hacia su padre y siempre intentaba cumplir la voluntad del Emperador, independientemente de lo difícil que resultase la tarea. Otra de sus virtudes era la generosidad pues siempre estaba dispuesto a ayudar a alguno de sus hermanos cuando lo pedían consejo o la participación en alguna campaña militar.

Llevaba una armadura grácil y rápida ya que preferia lanzarse rápidamente al combate y moverse con gran velocidad. Constaba de una armadura completa de color plateado con los adornos en dorado, estos eran los iconos y símbolos de la legión, así como estrellas muy presentes en la cultura de Lumen. Aunque apenas usaba el casco, como la mayoría de sus hermanos, este también era dorado con una gran joya azul en la frente, además, estaba adornado con dos grandes alas también doradas. En determinadas campañas y actos oficiales, usaba una capa color azul oscuro decorada con infinidad de estrellas, llegando a decir su hermano Leman Russ que llevaba el cielo a sus espaldas. Además, llevaba un gran zafiro en la placa pectoral con forma de octograma.

Otra característica notable de su armadura era que Sol había desarrollado un sistema para poder teleportarse por el campo de batalla, similar al que portan los Interceptores de los Caballeros Grises. Durante la batalla, cuando el primarca necesitaba recorrer una gran distancia en poco tiempo o salvar colosales abismos, desaparecía en un destello de luz, por lo que fue cocido como ´´La Luz`` o ´´El Ángel de Luz``. Este sistema era bastante fiable ya que se decía que Sol se fundía con la propia luz, pudiendo vislumbrar a un Kaudillo Orko a varios kilómetros de distancia y un segundo más tarde, este yacía muerto bajo la espada de Sol. Lamentablemente, con la desaparición del primarca se perdió este tipo de extraña tecnología.

Otra de las peculiaridades del primarca y que también tenían alguno de sus hermanos como Sanguinius era el don de la premonición. Sol era capaz de anticiparse a eventos futuros, algo que le resultó muy útil en ciertas campañas al poder conocer con suficiente antelación los planes del enemigo y poder atacarlos por sorpresa. Además, se cree que pudo haber intuido el inicio de la Herejía de Horus y la muerte de su hermano Sanguinius. Para continuar con este don, forjó la Armadura de Suria, que consistía en una armadura artesanal profundamente decorada a la que incorporó energías místicas que solo él conocía, creyendo sus sucesores que en ella depositó parte de su poder. Gracias a esta armadura, los marines que la porten, pueden llegar a experimentar la misma habilidad visionaria del primarca pero para ello debe pasar largas jornadas de oración, meditación, silencio y ascetismo. Otra características de sus portadores es que deben ser elegidos por el consejo de Sabios del capítulo pues muy pocos Caballeros Estelares tienen la suficiente habilidad para poder soportar tan pesada carga.

Un caso mucho más raro aún en la historia de los Caballeros Estelares, es que se han reportado casos de astartes del capítulo que podían esperimentar las visiones sin portar la Armadura de Suria. Estos astartes, en algún momento de su vida, fueron tocados por la gracia del primarca transmitiéndoles sus poderes. El último caso conocido es el del capitán Antares Athal de la 4ª compañía que cuando todavía era un neófito, el primarca se le apareció en sueños en forma de una luz radiante y desde ese día, posee una pequeña fracción de su poder.

Caballeros Estelares durante la Gran Cruzada

A la legión se le proveyó de servoarmaduras de la clase mk.II y mk.III. además de armamento, vehículos, munición y equipo para los marines espaciales.

Estructura de la legión:

La estructura de la legión fue creada por el propio primarca y estaba dispuesta así:

Primarca: Sol

Comandante General: Toliman. Toliman era el  hijo del mejor amigo del primarca en Lumen por lo que obtuvo el rango de Comandante General y palafrenero del primarca.

Guardia Nébula: guardia de honor del primarca compuesta por los guerreros más experimentados de la Legión. Estaban liderados por el propio Toliman. La Guardia Nébula era una unidad de élite sin parangón entrenada en todos las situaciones de combate y ambientes de batalla. Eran maestro de un sinfín de tácticas de combate y estaban entrenados en el manejo de todas las armas disponibles, tanto a distancia como cuerpo a cuerpo. Además, poseían un amplio dominio de la servoarmadura o la armadura de exterminador, así como de otros equipos astartes, usando siempre la que más convenía en la batalla.

Spacemarine (23)

Sargento táctico 5ª Compañía.

Capitanes. La legión estaba compuesta por 19 compañías siendo la 1ª la de los veteranos.

  1. Capitán: Hemal.
    1. Capitán de los Ángeles de Plata (Veteranos de Vanguardia): Meissa.
    2. Capitán de las Estelas de Sangre (Veteranos de la Guardia): Raselguese.
      Spacemarine (22)

      Marine táctico de la 2ª Compañía.

      Spacemarine (21)

      Sargento veterano de la 4ª Compañía

  2. Capitán: Aldebaran.
  3. Capitán: Polux.
  4. Capitán: Altarf.
  5. Capitán: Regulus.
  6. Capitán: Spica.
  7. Capitán: Zubeneschamali.
  8. Capitán: Antares.
  9. Capitán: Kaus Australis.
  10. Capitán: Sadalsuud.
  11. Capitán: Deneb Algedi.
  12. Capitán: Alrisha.
  13. Capitán: Asterión.
  14. Capitán: Lacertae.
  15. Capitán: Praecipua.
  16. Capitán: Elvashak.
  17. Capitán: Sextantis.
  18. Capitán: Anser.
  19. Capitán: Scuti.
  20. Capitán: Alya.

La flota espacial de la legión estaba compuesta por las naves estelaresde cada compañía más algunas más auxiliares. Cada nave poseía las habitaciones y salas de entrenamiento para la compañía a la que sirviera además de hangares para cápsulas de desembarco ,tanques, thunderhawk stormbirds. Todas poseían un puente de mando constantemente comunicado con el dragón y poseían espacio para hospedar a un destacamento del ejército imperial u otras compañías de astartes. Sus cruceros más poderosos eran:

El Dragón (Crucero de Batalla clase Gloriana) que era la nave insignia del primarca. Su capitan era Eltanin. El dragón era una nave de tamaño gigantesco, construida en la Luna. Esta nave fue uno de los múltiples obsequios que el Emperador dio a Sol. Esta nave contenía el santasactorum del primarca, una enorme biblioteca, salas y habitaciones para la gran mayoría de la legión y el ejército imperial. También era el almacén de la Legio Solar y los vehículos superpesados de los Tercios de Hispania. Además poseía un sistema armamentístico devastador. Su característica más famosa era el "aliento del dragón" un arma creada por los tecnosacerdotes de Marte capaz de destruir una nave enemiga o cualquier ciudad de un solo disparo, convirtiendolas en un amasijo de metal fundido en apenas unos segundos. Esta nave se utilizaba en la Gran Cruzada como nave de mando de la legión, independiente de donde se encontraran el resto de la flota. Aquí era donde viajaban los rememoradores. Otra de sus características más peculiares era que en vez de la proa tener forma de punta, la proa era la cabeza de un dragón y por la boca salía su devastador cañón.

El Fénix cuyo capitán era Ankaa. Esta nave era la 2ª más grande de la flota de los caballeros estelares. Esta nave se utilizaba como puesto de mando en una campaña cuando el dragón no se encontraba presente. El primarca ofreció esta nave a Toliman, su comandante general, que la aceptó como su nave insignia. Sus características eran muy similares a las del dragón en relación a armamento, hospedaje y hangares pero en una escala menor a esta. La leyenda de esta nave cuenta que en su primera misión resulto destruida y a partir de sus cenizas la reconstruyeron de manera que fuese más grande y mejor por eso el primarca puso a esta nave el Fénix.
Spacemarine (24)

Veterano 1ª Compañía.

El Argos cuyo capitán era Puppis. Esta era una nave de gran tamaño con respecto a las naves de la flota, exceptuando al Dragón y al Fénix. Pese a su gran tamaño era una de las naves más maniobrables y rápidas que había en la Gran Cruzada. Esta nave era utilizada en tareas de exploración y formaba parte de la avanzadilla de la legión. Esta nave era capaz de hospedar hasta 5 compañías de Caballeros Estelares.

Encuentro con Némesis

La legión estaba anclada en un sistema solar, de 6 planetas habitables cuando les quedaban 3 planetas por conquistar, Sol recibió un mensaje de su padre, en un mes llegaría al sistema con otro de sus hermanos perdidos. El Emperador dijo a su hijo que conquistase 2 de los planetas excepto, donde se encontraba la capital, ya que el Emperador dirigiría en persona el asalto a la capital del sistema planetario. Esto era debido a que aquel sistema estaba habitado por humanos y estos se habían negado a unirse al Imperio. El primarca conquistó los 2 planetas en una semana y durante las 3 restantes sitió al planeta capital, mientras esperaba la llegada de su padre. El día de la llegada del Emperador, se realizaría una reunión en el santasactorum de Sol, el primero que vió Sol fue el Emperador, este saludó afectuosamente a su padre y tras él entró su nuevo hermano. En cuanto se vieron Sol notó una sensación muy fuerte más que cuando conoció a su padre o a sus otros hermanos. Los 2 primarcas se abrazaron y su nuevo hermano se presentó como Némesis, primarca de los Señores del Averno.

En ese asalto final, el Emperador se dio cuenta del potencial que tenían esos 2 primarcas luchando juntos y más por ser la primera vez que se encontraban. En la batalla final Sol y Némesis mostraron una sincronía entre ellos, que ninguno de los otros primarcas había conseguido. Entre los dos acabaron con los 100 guardias personales del emperador de aquel sistema dejando a su padre acabar con este útimo. Tras esa campaña el Emperador, volvió a Terra, por unos asuntos personales y ambos primarcas se separaron para seguir con las conquistas de la Gran Cruzada.

Durante gran parte de la Gran Cruzada , los Caballeros Estelares combatieron junto al resto de legiones. Sol mantuvo muy buenas relaciones con todos sus hermanos excepto por unos rozes con Fulgrim, Mortarion, Ferrus Manus y Lorgar; que más adelante fueron resueltos. Con el primarca que peor se llevó fue Lion El'Jonson. Al principio se llevaron muy bien pero al final de la Gran Cruzada comenzaron a tener muchos rozes entre ambos. Otro detonante de su seca relación fue que Sol recriminó a su hermano lo sucedido con Russ en el planeta Dulan. Tras esto Sol se acercó más a Russ ya que le parecía que el culpable de todo había sido Lion, lo que provocó que el primarca Ángel Oscuro guardase rencor hacia Sol por haberle culpado.

La misteriosa desaparición de la Legión

En algún punto de la Gran Cruzada, el Emperador llamó a Sol y Némesis a Terra. Cuando llegaron allí se reunió con ambos primarcas en las estancias más privadas del Emperador. Allí les contó que estaba realizando un proyecto secreto y para poder terminarlo necesitaba "una partícula de energía pura". El único sitio donde se encontraba dicha partícula era en el halo de estrellas que rodeaban a la vía láctea. El Emperador pidió a sus dos hijos que fuesen con sus legiones a por esa partícula y se la trajesen, pero había un gran inconveniente; ambos primarcas y sus legiones debían rechazar el honor que les habían otorgado resultando eliminadas de cualquier registro imperial. Esto era debido a que nadie salvo el Emperador sabría nunca lo ocurrido hasta que regresasen de aquella misión y el Emperador hubiese terminado su proyecto.

Tras esto el Emperador mandó a llamar a todos los primarcas a Terra para comunicarles la noticia. Cuando todos los primarcas llegaron a Terra se reunieron en un gran salón del palacio imperial. El Emperador había sentado a Sol y Némesis en unos bancos apartados del resto de sus hermanos, entonces el Emperador comunicó a todos los primarcas que Sol y Némeis habían tenido un comportamiento muy inadecuado y le habían dado la espalda a su padre intentando traicionarlo para hacerse ambos con el poder de la galaxia; por lo que condenaba a ambos primarcas a muerte y la disolución de ambas legiones.

Todos los primarcas defendieron a Sol y a Némesis alegando que ningún primarca podría cometer esta traición. Los únicos que parecieron alegrarse fueron Perturabo y Angron que admitieron que así tendrían más planetas por cabeza y aquellos primarcas cuya relación con Sol y Némesis era mala. Poco a poco el Emperador fue hablando con los primarcas uno a uno para convencerles de que la decisión que había tomado era inamovible. El Emperador también pidió a sus hijos que no mencionasen nunca este hecho ya que ya había sido muy cruel lo que había hecho. Justo antes de marcharse el Emperador permitió a los primarcas despedirse entre ellos. Todos los primarcas se despidieron efusivamente de sus hermanos. Un caso notado es que Lion El'Jonson abofeteó a Sol y mostro su pena por no poder ejecutarlo él mismo. Sol se prometió a si mismo vengar este insulto a su vuelta. El Emperador mandó a destruir las estatuas de sus 2 hijos, pero en realidad lo que hizo fue llevarlas a sus estancias personales para mantener el recuerdo de sus hijos durante su misión.

Desarrollo de la misión

En cuanto todos los primarcas se alejaron de Terra, las dos legiones salieron desde allí para cumplir con la misión del Emperador . Su tarea al principio no era solo conseguir esa partícula de energía, sino también conquistar para que nuevos planetas se uniesen al Imperio. En un principio todo fue bien; conquistaban con una velocidad asombrosa todos los planetas con los que se encontraban además de que iban acercándose a su objetivo poco a poco.

Llegada al halo de estrellas

Terminada ya casi la Gran Cruzada y casi empezada la Herejía de Horus, las 2 legiones llegaron al Halo de Estrellas. El Emperador dio instrucciones precisas a los primarcas de que hacer allí cuando llegasen. Cuando llegaron al planeta los primarcas descubrieron que estaba habitado por lo que decidieron enviar primero una embajada para intentar conseguir la partícula para su padre de la manera menos violenta posible. Al principio ambos primarcas con sus personas de más confianza bajaron a la superficie del planeta. Cuando llegaron se extrañaron mucho ya que aquellos alienígenas les dijeron que los llevaban esperando desde hacía mucho tiempo. La raza se presentó como los Sag-Giga y les dijeron que eran una las razas más antigua de toda la galaxia.

Esta raza eran como humanos pero con una coloración de piel muy oscura y bastante más bajos. Los primarcas relataron a esta raza el porque de su llegada y estos accedieron a darles la partícula, pero antes debían de pasar una serie de pruebas para demostrar que eran puros y dignos de poseer la partícula.

Sol fue el primero de los 2 hermanos que intentó la prueba. El día señalado el primarca fue hasta un gran templo donde pasaría las pruebas. Las pruebas consistieron en chequeos psíquicos, fortaleza física y mental y una infinidad de pruebas que ningún mortal hubiese superado. Sol superó todas las pruebas con cierta facilidad y se preparó para la más difícil de todas: una prueba donde su espíritu y su alma serían puestos a prueba para demostrar si era puro. Esta prueba le costó a a Sol superarla mucho ya que sentía rencor hacia alguno de sus hermanos pero consiguió eliminarlo, pasando la prueba y ganandose la aceptación de los Sag-Giga. Cuando terminó volvió al Dragón para decir a su hermano que era el siguente en realizar la prueba y para comunicar a su padre el éxito de la misión. A los 7 días de la marcha de Némesis este regresó de las pruebas; lo mismo que tardó Sol; solo que Némesis volvía empapado de sangre alienígena. Némesis le dijo a Sol que habían intentado asesinarlo y que en realidad no les querían dar la partícula. Némesis convenció a Sol de que si querían recuperar la partícula debían atacar el planeta por lo que se dispusieron a prepararse para la batalla. Antes del asalto planetario Sol extrañado le preguntó a su hermano porque los habían traicionado si a él le parecieron muy amigables. Némesis le respondió que le habían engañado y que debía confiar en su hermano antes que en esos xenos.

El asalto al templo

Némesis propuso un trato a Sol, el primero de los dos que consiguiese la partícula sería el que se la entregase al Emperador. Sol aceptó y se dispusieron a asaltar el templo.
Zigurat2-con-carteles

Edificio del templo

Al principio Sol se mostraba reacio a combatir ya que esa cultura le parecía leal y no podía imaginarse como habían llegado a aquello, pero avanzaba hacia adelante ya que sería él quien obtuviese la partícula.

Cuando accedieron a la parte interior del templo, descubrieron que aquello era más grande de lo que pensaban ya que el templo se extendía decenas de kilómetros bajo la superficie. Sol encontró una vía de acceso más rápida a la cámara central por lo que se distanció bastante de Némesis aunque este se recuperó rápidamente. Cuando apenas quedaban 500 metros para que Sol obtuviese aquella partícula; un disparo impactó en el pecho de Toliman. Este, herido de muerte cayó al suelo. Sol corrió rápidamente en ayuda de su mejor amigo mientras llamaba a voces a los apotecarioas para que fueran en su ayuda. Cuando llegó Sol; Toliman estaba en un gran charco de sangre mientras su vida se escapaba a cada jadeo que daba. Toliman le dijo a Sol que ya era demasiado tarde y que nada podría salvarlo. Toliman también dijo que siguiese adelante y continuase con la misión que le había encomendado el Emperador, que restituyese el honor de la legión y que continuase sirviendo lealmente a la humanidad. Tras esto Toliman expiró. Sol explotó en ira debido a la muerte de su mejor amigo y cargó violentamente contra los Sag-Giga, acabando con cientos de ellos y llegando el primero, por lo que obtuvo el derecho de coger la partícula. Tras esto las 2 legiones se retiraron del templo volviendo a la flota para acabar destruyendo el planeta desde sus naves. Cumplida la misión Sol avisó al Emperador, de su regreso y su padre le advirtió que Horus y algunos de sus hermanos se habían vuelto contra él, que tuviese cuidado en su regreso por si se encontraba con ellos y que mantuviese vigilado a Némesis. Sol le dijo que antes de regresar a Terra pararían en Lumen para reponerse y enterrar a Toliman.

Regreso a Lumen

Tras abandonar el halo de estrellas, ambas legiones se detuvieron en Lumen para reabastecerse y reparar los vehículos dañados. Allí también los Caballeros Estelas aprovecharon la oportunidad para incorporar nuevos reclutas a la legión.

Durante todo ese periodo el primarca había estado custodiando aquella partícula al mismo tiempo que organizaba un gran entierro para Toliman.

El día anterior a la partida de las legiones para su vuelta a Terra se produjo el gran entierro de Toliman. Este iba a ser enterrado en el "Valle del Resplandor", un gran valle situado en el hemisferio sur del planeta donde se enterraban a todos los hermanos caidos en cambate. Todos los marines de los Caballeros Estelares formaron un gran pasillo donde se pasó el feretro de Toliman. A este evento asistió todo el planeta, una selecta representación de los Tercios de Hispania, otra de la Legio Solar y los Señores del Averno. El funeral duró un día entero y finalizó cuando Sol cerró la puerta del sepulcro de Toliman y nombró a su sucesor, el Comandante General Plaskett.

La Batalla de Camuck VII

Durante su regreso a Terra las 2 legiones se encontraron con una flota leal a Horus que venía a atacarlos. Sol se extrañó mucho ya que nadie salvo él, Némesis y el Emperador, estaban al corriente de la misión. Los Señores del Averno que se encontraban por detrás de los Caballeros Estelares, fueron los primeros en ser atacados. Sol mandó al Argos y a las naves más veloces de la legión para que fuesen a ayudar a su hermano. Mientras el Dragón y el Fénix junto con la mayoría de las naves daban apoyo. El primarca ordenó preparar una fragata por si la batalla se complicaba demasiado para que los capitanes Polux(3ª compañía),Zubneschamali(7ª compañía) y Sadalsuud(11ª compañía) pudiesen partir hacia Terra para llevar la partícula al Emperador.

Lo que más sobresaltó a Sol fue la aparición de una gran nave del bando de Horus. Aprovechando la posición ventajosa del Argos, Sol ordenó que junto con las otras naves que llegaron al combate aprovechasen su situación para rodear la gran nave y torpedearla. El Argos en esa batalla estaba siendo expléndido ya que fue la que dio el golpe de gracia a la gran nave enemiga y destruyó varias naves de menor tamaño. Sol contactó con Puppis para felicitarle.

Durante todo el enfrentamiento Sol intentó contactar con Némesis y los Señores del Averno pero no obtuvo respuesta.

El punto climax de la batalla fue cuando se rebeló al 10º primarca del Caos, Némesis.

Némesis contactó con Sol y le dijo que el Dragón sería su tumba así como que le arrebataría la partícula.

Sol ordenó un repliege de sus naves alrededor del Dragón para reorganizar la estrategia y pensar como derrotar a su hermano.

La mayoría de las naves pudieron escapar del cerco de los Señores del Averno, aunque algunas mejor que otras; pero otras resultaron destruidas aunque en estas últimas no viajaba ningún capitán. La afrenta para Sol fue la destrucción del Argos. Este hecho funesto para los Caballeros Estelares aconteció de esta manera:

El Argos al ser la nave más resistente de entre las cercadas se rezagó para permitir que las otras naves de menor tamaño pudiesen escapar. El Argos se logró abrir paso a duras penas y consiguó salir del cerco pero la nave insignia del capitán Elenin de la 1ª compañía de los Señores del Averno la siguió. Cuando el Argos se encontraba a una distancia media entre las 2 flotas. Elanin ordenó lanzar todas las lanzas de energía a máxima potencia contra el Argos. Los capitanes y la gran mayoría de astartes que se encontraban en la nave consiguieron escapar en thunderhawk pero el capitán Puppis y la tripulación se quedaron en su nave hasta el final.

La gran explosión destelleó durante unos segundos en el puente de mando del Dragón. La furia de Sol fue tal que ordenó cargar el aliento del dragón y dispararla contra la nave de Elanin. La nave enemiga fue destruida ya que no poseía ninguna posibilidad frente al poderoso disparo.

1er Enfrentamiento entre Sol y Némesis

Némesis retó a Sol a un combate a muerte en la superficie del planeta. Este no dudó ya que quería vengar a todos sus hombres caídos. Sol se teleportó rápidamente a la superficie del planeta. Allí se encontró con Némesis, en una meseta de la parte nororiental del planeta. Sin darse cuenta Sol se había llevado la partícula por lo que si caía, Némesis se la arrebataría. El combate fue épico ya que los 2 hermanos se conocían demasiado bien y sabían como iban a reaccionar. Durante el combate se desató una enorme tormenta y el cielo se ensombreció hasta tal punto que la única luz que se veía era la de los relámpagos. En el centro de aquella tormenta, múltiples destellos rojo-azulados eran provocados por Helios(espada de Sol) y Lucifer(el martillo de Némesis).

El momento álgido de la batalla fue cuando Némesis le dijo a su hermano que el asesino de Toliman había sido él. Sol se bloqueó en cuanto le dijo esto y Némesis aprovechó la oportunidad para golpear la cara de Sol con Lucifer. El primarca cayó al suelo y se quedó allí tendido. Cuando Némesis entre carcajadas se preparó para asestar el golpe de gracia a Sol. Tan rápido que pareció la luz, Sol se levantó y ejecutó una serie de estocadas de una belleza y perfección increibles que Némesis no pudo detener. Tras su última estocada Némesis cayó al suelo con varias heridas por toda su armadura. Sol le dijo que el Imperio siempre perduraría y que los Caballeros Estelares lo defenderían hasta el último hombre. Némesis le preguntó por qué no lo mataba a lo que Sol le respondió que no acabaría con su vida ya que le había derrotado y no mataría a su mejor hermano. Acto seguido volvió al Dragón ordenando la vuelta a la disformidad para regresar a Terra.

Regreso a Terra

Los Caballeros Estelares llegaron a la capital del Imperio dos meses después del fin de la Batalla de Terra. Durante el trayecto, Sol había sentido en la Disformidad la muerte de su hermano más querido, Sanguinius, Horus y el Emperador, encerrándose en sus aposentos durante días, desolado, llorando por las muertes de los tres, la de miles de astartes y millones de víctimas inocentes.

A pocos días de llegar a Terra, llegaron al Dragón una serie de mensajes cifrados redactados por el mismísimo Emperador donde contaba los hechos más importantes de la Herejía de Horus, siendo el más doloroso para Sol, la muerte de su hermano Ferrus Manus. En el último mensaje, enviado poco antes de que el Emperador se teleportase al Espíritu Vengativo, pedía perdón a su hijo, por la carga a la que le había sometido y por no poder remediar todos sus errores del pasado. Sus últimas palabras alentaban a Sol a que siguiese su camino en las estrellas y quizá dentro de mucho tiempo, volverían a alzarse y entonces Sol combatiría de nuevo a su lado.

Sol se dirigió a Terra con sus mejores hombres para contemplarla una última vez. Se encontró con un paisaje devastado por la guerra y desolado por la pérdida de millones de inocentes, miles de astartes, centenares de héroes y más que nadie, por la muerte del Emperador. Sol anduvo vacío, desolado durante horas; entre los cascotes todavía humeantes y las cicatrices en la yerma tierra; afligido y apesadumbrado; por la destrucción del Imperio, por tantas vidas segadas; nostálgico, melancólico; porque el Imperio había sangrado, porque ya nada volvería a ser como antes. Los Caballeros Estelares habían sido olvidados y así sería por siempre.

Con las pocos ánimos que le quedaban, Sol se valió de toda su astucia y habilidad para colarse en el Palacio Imperial. Por última vez en sus días, caminó por las inmensas avenidas que le habían dado la bienvenida el día que llegó a Terra, ahora destrozadas y arrasadas, por las colosales torres de las que pendieron sus estandartes, ahora partidas y derribadas.

Justo antes de partir de Terra, Sol vio las estatuas de sus nueve hermanos leales. El primarca sintió un inmenso orgullo hacia todos ellos, ya que habían defendido al Imperio, dando su vida y la de sus guerreros. Sol sintió una profunda pena por Sanguinius y Ferrus Manus ya que nunca más los volvería a ver con vida, aunque había algo dentro de él que le decía que en un futuro muy lejano los encontraría de nuevo. Por último, sus ojos se cruzaron con los de Lion El'Jonson y rememoró la ofensa que le hizo antes de partir al Halo de Estrellas. Durante toda su travesía, Sol había llevado a cabo una maduración interior y había perdonado a su hermano Ángel Oscuro. Además tenía el presentimiento de que había sido recíproco.

Tras la Herejía

2º Enfrentamiento con Némesis.

Un día estando la legión en Lumen, llegó un mensaje de los Señores del Averno. La legión se sobresaltó ya que había quedado destrozada tras la batalla de Camuck VII; el primarca ordenó el despliege de toda la legión para enfrentarse contra su hermano otra vez si era necesario.

El mensaje citaba a la legión cerca del planeta Bamatuvdes. La legión llegó pronto al planeta y organizó una sólida defensa. Pero lo que salió de la Disformidad, nadie se lo esperaba. Era la nave de la X compañía de los Señores del Averno. Su capitán, Halley pedía una audiencia con Sol.

Al principio no se fiaban ninguno, pero Sol accedió a concederle una audiencia. El capitán Halley llegó al puente de mando del Dragón y relató al primarca su historia: él junto con algunos astartes de su legión permanecían leales al Emperador, ellos habían conseguido escapar pero otros de sus hermanos se encontraban todavía entre los traidores. Su arriesgado plan era atraer a los Señores del Averno, entablar batalla con ellos dando tiempo a los leales a escapar durante la confusión reinante. Todos los Caballeros Estelares se negaron en un principio ya que constituía un riesgo demasiado alto. Pero Sol en con su  gran empatía aprobó la propuesta y ordenó preparar las armas.

A las pocas horas de la llegada de Halley, llegó Némesis. Sol comprendió que para dar el máximo tiempo tendría que distraer a Némesis el mayor tiempo posible por lo que la única opción era entablar un combate singular contra él. Esta vez Sol provocó a Némesis retándole en la superficie del planeta. Su hermano aceptó y ambos se teleportaron a la superficie.

Mientras tanto Plaskett junto al resto de sus capitanes dirigían la batalla espacial. Plaskett estaba demostrándo ser un buen Comandante General ya que estaban conteniéndolos fácilmente y dando grandes posibilidades de escapatoria a los astartes leales.

Pero Némesis había planteado la batalla de antemano. Sin previo aviso un centenar de naves caóticas salieron de la Disformidad, y la balanza empezó a inclinarse hacia los Señores del Averno.

Sol no podía permitirla victoria de la legión enemiga por lo que siguió con el enfrentamiento contra su hermano a pesar de estar seguro de que iba a ser derrotado. Némesis se había estado preparando desde su último encuentro y estaba venciendo a Sol. Este último abandonada toda esperanza de victoria se lanzó contra su hermano para dar tiempo a su legión a escapar lo más íntegra posible y con el mayor número de astartes recogidos. Némesis contentó de su futura victoria, machacó a Sol y lo dejó semiincosciente. Némesis empezó a burlarse de su hermano y ordenó a todos sus capitanes descender a la superficie para humillar a su hermano. Sol esperaba su muerte pero su hermano le dijo que tampoco le mataría ya que estaba esperando a otro momento más satisfactorio para hacerlo. Tras la vuelta a la Disformidad de su hermano, Sol expresó una leve sonrisa en su magullado rostro porque había cumplido su objetivo.

Tras la batalla con los Señores del Averno, volvieron a Lumen para decidir que hacer con los astartes rescatados. El capitán Halley pidió a Sol que los Señores del Averno leales al Emperador, continuasen sirviendolo junto a los Caballeros Estelares, en gratitud a la ayuda prestada. Sol estableció que una compañía de Señores del Averno servirían al Emperador, junto a ellos. Vivirían en Glacekoc, la luna de mayor tamaño de Lumen.

Encuentro con Roboute Guilliman

Pocos días antes de que Roboute Guilliman partiera de Macragge hacia su funesto destino a manos de Fulgrim, recibió una visita que no esperaba. Mientras ultimaba los últimos detalles de su marcha, recibió una inquietante noticia. En la sala que había construido para él y sus hermanos se encontraba un hombre que solicitaba audiencia. Guilliman estaba extrañado ya que nadie salvo unos pocos primarcas y sus hombres de máxima confianza conocían la existencia de aquel lugar. Además, como había un hombre llegado al planeta y superado sus defensas sin detectado y detenido.

Guilliman se dirigió a la sala, decido a parlamentar con aquella persona pero cauto de lo que podría pasar. Cuando entró vio la sala en perfecto estado, todos los estandartes estaban en su respectivo respaldo menos uno. Uno de los blancos estandartes estaba tirado sobre la mesa, justo delante de la silla que correspondería al Emperador. En la silla XI había un gigantesco hombre, un gigantesco hermano que creía muerto.

Guilliman incrédulo preguntó a Sol que era aquello, y el Primarca le relató toda su triste historia. Tras horas de conversación en la que ambos hermanos se preguntaron acerca de los hechos de la Herejía y los hechos de la secreta misión de la II y XI Legiones, Sol le dijo a Guilliman lo que había venido a hacer. Comentó que había llegado a sus oídos la creación del Códex Astartes y que deseaba implantarlo en su Legión. Además, pedía a Guilliman que introdujese a su Legión, ahora Capítulo de los Caballeros Estelares en el Imperio y desbloquease las rutas espaciales hacia Lumen, borradas cuando partió hacia su misión. Así mismo, se aseguraría que los distintos capítulos en los que se dividirían los Caballeros Estelares tampoco sufrieran problemas de integración en el Imperio y que por encima de todo, le asegurase la conservación y preservación de su Semilla Genética. Guilliman, al principio escéptico fue siendo más receptivo a las peticiones de su hermano, prometiéndole y asegurándole que todo se haría como pedía.

Antes de despedirse, Guilliman ofreció a su hermano la posibilidad de volver a ser reconocidos como la XI Legión, algo que Sol rechazó, pues solo correspondía al Emperador hacer aquello. Con un cálido abrazo, ambos se despidieron.

3 enfrentamiento con Némesis

Al año de la Batalla contra los Señores del Averno, Sol decidió ir junto a 6 compañías a Tártaro, planeta de origen de los Señores del Averno. Su misión era rescatar a la colonia de donde procedían todos sus astartes leales para que aquellos Señores del Averno continuasen estando formados por gente de Tártaro. Tardaron 6 meses en llegar a Tártaro. La colonia que iban a rescatar recibía el nombre de Elíseo y de ella habían salido todos los Señores del Averno leales al Emperador.

Cuando estaban terminando de subir a la población de la colonia a las naves, un hecho insólito sobresaltó a los Caballeros Estelares. Se empezaron a abrir grandes fisuras en la realidad, entrando la Disformidad en el espacio real. De aquellas fisuras surgieron las naves de los Señores del Averno y una infinidad de demonios. Sol ordenó el abandono inmediato del planeta, pero antes decidió volver a hablar con su hermano.

El oficial de comunicaciones del Dragón le dijo a Sol que tenía un mensaje de la flota enemiga. El mensaje decía que activase la comunicación por holograma. Sol hizo lo que decía el mensaje y cuando entabló la conexión, dio un grito de sorpresa al ver lo que tenía ante si. Era su hermano, pero había perdido toda su forma humana, ahora se asemejaba a un demonio. Némesis le dijo que los dioses del Caos le habían recompensado con la demonicidad y le habían dado un planeta. Él había rechazado aquel planeta y había pedido que llevasen a Tártaro a la Disformidad, donde allí reinaría hasta el final de los tiempos. También, Némesis retó una vez más a Sol, ya que aquel era el momento de su muerte.

Sol se teleportó a Tártaro llevando la partícula de su padre, ya que nunca la dejaba. Allí se encontraba Némesis junto a parte de su legión por lo que Sol llamó a los Caballeros Estelares para que se uniesen a la batalla.

Se organizó una gran batalla campal entre ambas legiones, mientras los dos hermanos combatían entre sí. Los astartes, mediante avanzaba la lucha se impacientaban cada vez más, ya que temían quedar atrapados en la Disformidad. El punto álgido de la batalla fue cuando todos los astartes pararon de combatir para ver la pelea titánica que se estaba llevando a cabo. Sol y Némesis luchaban entre ellos de una manera salvaje, muy violenta, provocándose heridas fatales, pero siempre continuaban luchando. En un momento de la batalla, Sol cayó al suelo y Némesis invocó a los dioses del Caos para que le diesen fuerzas para acabar con su hermano. Los 4 cumplieron la petición de Némesis dándole cada uno de ellos una parte de su energía. Sol se levantó para continuar luchando pero Némesis con su nueva fuerza de un puñetazo lo derribó partiéndole la armadura. Némesis empezó a golpear a Sol, quebrándole la armadura entera y dejándolo herido de muerte. Némesis se preparó para darle el golpe de gracia con Lucifer, justo en el momento del impactó Sol consiguió interponer a Helios, saliendo despedidas por los aires ambas armas. Tras este respiró Sol se levantó y pronunció el dircurso que los Caballeros Estelares pronuncian todos los días en recuerdo del primarca:

"Hijos mios, servid al Emperador y al Imperio con la misma fuerza que yo los serví. No vacileis ante nada ni nadie, continuad luchando porque siempre hay esperanza. Sed la luz que ilumine a la Humanidad en sus tiempos oscuros, sed las estrellas que brillen en el cielo de la noche. Esperad con paciencia hasta que mi padre despierte porque volveré junto a mis hermanos, esperad mi regreso porque recuperaremos el honor perdido. Seremos los más grandes de entre los grandes, los más leales entre los leales. ¡¡¡¡¡¡¡¡ Caballeros Estelares, que las estrellas iluminen nuestro camino!!!!!!!

Tras esto, Sol se avalanzó contra Némesis agarrándole. Después de esto, un círculo de energía rodeo a los 2 hermanos y a los pocos segundos desaparecieron.

Todos los astartes de quedaron paralizados ante lo que acababa de ocurrir. Plaskett advirtiendo del peligro en el que se encontraban ordenó la salida del planeta y la vuelta a la flota. Justo antes de subir a su cañonera recuperó a Helios.

Tras esto volvieron a Lumen para ver como organizarse tras la marcha del primarca.

Cuando llegaron a Lumen, Plaskett siguió las órdenes del Primarca para que se dividiese la Legión en varios capítulos conforme dictaminada el Codex. Además, los Caballeros Estelares y sus sucesores se adhererían a este. Sin embargo, Sol daba carta blanca a todos sus comandantes para rechazar aquellos dictámenes del Códex que considerasen.

Como la Legión apenas había sufrido bajas durante la Herejía de Horus, se pudieron fundar muchos capítulos durante las posteriores fundaciones y dada la enorme estabilidad de la semilla genética, ha seguido siendo así desde entonces. Entre los más famosos se destacan: los Luceros del Amanecer, los Guardianes de Aduban, los Libertadores, Ángeles del Crepúsculo, los Dragones Azures, los Titanes Solares, los Cantores de la Tormenta, las Espadas Estelares, los Defensores, la Hermandad de las Sombras, los Guardianes del Abismo, los Caballeros Lunares, los Caballeros Dragón, los Caballeros Solares, los Caballeros de la Luz, los Caballeros de la Oscuridad y su descendiente más famoso, los Caballeros Espectrales, así como los extintos Caballeros Astrales.

Capitulo en la actualidad

En la actualidad, el capítulo está compuesto por 10 compañías, además de una compañía de Señores del Averno establecida en Glacekoc. Siguen establecidos en Lumen, pero también han extendido su influencia a varios mundos cercanos, formando un pequeño imperio, donde estos planetas son gobernados por Altair, su actual Señor del Capítulo y sirven para el reclutamiento de tropas.

La influencia del capítulo está extendida por todo su subsector. Debido a la naturaleza entregada del capítulo, siempre aceptan todas las misiones que se les encomiendan, independientemente del lugar a donde los manden.

Mundo natal

Su planeta natal es Lumen, el 4º en un sistema solar de 10 planetas. El planeta Lumen es bastante similar a Macragge, ya que posee océanos y algunas cordilleras montañosas.

Localizaciones más características del planeta

Corinto: La fortaleza del capítulo de los Caballeros Estelares, su centro está situado en "el Origen de la Luz". En una cordillera del hemisferio norte. Es una fortaleza enorme con capacidad para todos los astartes del capítulo, además de los vehículos. Es una fortaleza hecha de mármol brillante y una gran avenida que va desde su puerta principal hasta la ciudad más cercana. Todo este camino está flanqueado por las estatuas de todos los héroes del capítulo. Otra de las curiosidades de la fortaleza es que hay habitaciones personales para cada astartes, nada de barracones de compañía. Esto es debido al primarca, que decía que cada marine debía tener sus aposentos personales y su propio espacio. La fortaleza cuenta con un gran comedor donde todos los astartes se reúnen para realizar las distintas comidas del día. También se encuentran los aposentos personales del Señor del Capítulo. Posee los hangares para todos los vehículos del capítulo y enormes salas para guardar el armamento. En el ala oeste se encuentra "el Núcleo". La gran forja del capítulo y donde se mantienen todas las armaduras que no están usándose, además de las reliquias del capítulo. En la otra ala se encuentra el gran Apotecarión, uno de los más grandes y especializados de todo el Imperio. Los apotecarios además de encargarse de la salud de todos sus hermanos, investigan sobre enfermedades extrañas y otra de las características que los hace únicos de todos los marines: se encargan de tratar las enfermedades de los humanos que se encuentran en su pequeño "imperio". Los dos emplazamientos más famosos de toda la fortaleza son la gran sala de reuniones donde se reúne todo el consejo para discutir sobre los asuntos externos e internos. Aquí también se reúnen los invitados y los líderes de los ejércitos que combaten junto a los Caballeros Estelares. El otro emplazamiento es el "Acrocorinto", situado en el centro de la fortaleza. Es una gran extensión al aire libre donde los marines discuten entre ellos y realizan ejercicio.

Valle del Resplandor: un gran valle situado en el hemisferio sur del planeta. Es un valle de una anchura y longitud enorme. Aquí se entierran a todos los hermanos caídos en combate. Es un valle compuesto principalmente de mármol. Cada vez que se realiza la sepultura de algún marine, todos los astartes que se encuentren en el planeta formarán un pasillo desde la "Basílica del Ocaso" hasta su tumba. Tras ser enterrado, se le erigirá una estatua de él y se pondrá en la puerta de su sepulcro. También se pondrá en el pedestal de la estatua una placa de obsidiana con todas las acciones en las que participó. Aquí se encuentra el sepulcro de Toliman. De una belleza y magnificencia enorme.

Espacio puerto de Cappla: el espacio puerto más grande de todo el planeta, se encuentra a mitad de distancia entre Corinto y Albenalma (la capital del planeta). Posee capacidad para guardar una ingente cantidad de naves que llegan de otros lugares así como toda la flota del capítulo. Uno de sus lugares más característicos es la "Guarida del Dragón", una gran gruta subterránea donde se guarda el Dragón, cuando no está en alguna misión.

Albenalma: la capital del planeta y la ciudad donde se crió el primarca. También se le conoce con el seudónimo de "la ciudad de la luces". Se encuentra en el hemisferio norte. La ciudad posee numerosos rascacielos y grandes zonas verdes. El antiguo palacio del rey y casa del primarca, sirve como aposentos a los invitados más ilustres así como zona de banquetes y fiestas. Aquí también hay aposentos para algunos de los astartes del capítulo por si necesitan hospedarse junto a sus invitados. Aquí vive mucha gente, pero no llega a tener más del 12% de población del planeta, ya que en el planeta hay numerosas ciudades, por lo que la población está bastante distribuida. La ciudad es muy cosmopolita, allí vive gente de todas las partes del planeta y de los planetas cercanos y es un gran punto económico de todo su subsector.

Campamento Terómir: es un campamento donde se entrenan los reclutas. Está situado en las montañas donde el primarca abandonó al rey y comenzó la rebelión. Allí se entrenan todos los aspirantes antes de ser nombrados exploradores. El complejo está formado por numerosos barracones y edificios donde en cada uno viven 10 aspirantes. Posee sistemas de defensa propia por si se diese algún ataque.

Capilla de Altasnar: gruta natural en las montaña más alta de Lumen, el Radumión. Esta gruta sirve como lugar de reflexión y meditación para los astartes del capítulo.

Ciudadela del Emperador: gran construcción situada cerca del campamento Terómir. El primarca ordenó su construcción con motivo de su encuentro con el Emperador. Allí se encuentra la ´´Basílica del Alba`` donde los recién nombrados marines espaciales reciben una ceremonia por parte del capellán de mayor graduación. Tras esta ceremonia se encaminan a la habitación que guarda la ´´Luz Interior``. Este legendario objeto son los restos que quedaron del primarca tras su desaparición. Los nuevos hermanos de batalla juran delante de la ´´Luz Interior`` defender hasta su último aliento al Imperio y los ideales promulgados por Sol. También se encuentran una sala dedicada a cada primarca leal al Emperador. Especialmente destacan la de Sanguinius por ser el primer hermano con el que se encontró Sol, y las de Leman Russ, Roboute Guilliman y Corax por las numerosas campañas que realizaron juntos.

Planetas de los Caballeros Estelares:

Lumen: el planeta capital, el cuarto de su sistema

Fragorcer: 5º planeta del sistema Lumen. Su característica más famosa son sus grandes océanos, 67,8% de la superficie del planeta, solo hay 2 medianos continentes y una infinidad de islas. Destaca su pesca

Istades: planeta que se encuentra a 2 días de Lumen, es bastante grande y es el 3º de su sistema, posee numerosos campos y bosques de donde se sacan muchos alimentos para todo los planetas de los Caballeros Estelares. Dedicado a la agricultura y la ganadería.

Tacerod: planeta a 3,5 de Lumen, el 9º en su sistema. De tamaño a pequeño, su función es la exportación de minerales.

Bladiht: planeta a 5 días de Lumen, es el 5º de su sistema. En el hay numerosas fábricas y es un punto industrial muy importante en el subsector.

Vumuna: 6º planeta del mismo sistema de Bladiht, es mucho más pequeño que su predecesor y sirve de apoyo para este último.

Asdensador: 4º planeta de su sistema y a 5,5 días de Lumen. Es el planeta más bello y apacible de todos los gobernados por los Caballeros Estelares, encontrando un punto perfecto entre naturaleza y tecnología, siempre al servicio de la primera. Suele ser un mundo de descanso para todos los ciudadanos de los distintos sistemas.

Jaceris: 7º planeta del sistema junto a Asdensador. Su función es la cría y la exportación de ganado.

Raccilles: 2º planeta de su sistema y a 7 días de Lumen. Es el segundo planeta más desarrollado tecnológicamente por detrás de Lumen y es un centro referente en cuanto a innovación.

Galesta: 3º planeta del sistema de Raccilles. Es donde se construyen las naves del capítulo y las naves para todo el resto de planetas. Además, es el hogar de la Legio Solar, donde se construyen los nuevos titanes y se hacen las reparaciones.

Kaleneosgre: 7º planeta de su sistema y a 9 días de Lumen. Es el más extraño de todos y de aquí se sacan la mayoría de materiales para las armaduras del capítulo.

Organización:

Los Caballeros Estelares siguen las reglas del Codex Astartes de organización, aunque con algunas variaciones. Su máxima autoridad es el Señor del Capítulo, y tras este, el Capellán jefe y el Bibliotecario jefe le suguen en la escala de mando, ambos en el mismo nivel. Tras estos dos últimos, vienen el Señor de la Forja y el Señor del Apothecarion. Después de estos viene el 1 capitán y luego los capitanes en orden de antigüedad. Estos serían los integrantes en el consejo del capítulo. Además aquí también participan los dreadnought más antiguos.

Ya dentro de una compañía el orden de mando es: capitán , capellán , campeón, sargento veterano (I), apotecario y portaestandarte, sargentos veteranos, sargentos, marines rasos y nuevos integrantes de una escuadra.

Entre las compañías, la que tiene mejores derechos es la primera, depués de la segunda a la novena todas tienen el mismo nivel y la décima es la que tiene menos derechos.

La primera compañía es la de veteranos y exterminadores, de la 2 a la 5 las de batalla, de la 6 a la 9 de reserva y la 10 de exploradores. Cada compañía esta compuesta por los 6 tácticas, 2 de devastadores y 2 de asalto más los dreadnought de la compañía. La 1 está compuesta por 60 exterminadores y unos 40 veteranos con servoarmadura. La 10 está formada solo por exploradores .

Estrucura del capítulo:

Señor del Capítulo : Altair.

Capellán jefe: Acrux.

Bibliotecario jefe: Vega.

Señor de la Forja: Deltroton.

Maestro del Apothecarion : Rasalhague.

Gran Dreadnought Venerable: Polaris (luchó en la Herejía de Horus)

Capitanes:

  1. compañía: Sirio.
  2. compañía: Hadar.
  3. compañía: Proción.
  4. compañía: Antares.
  5. compañía: Archenar.
  6. compañía: Capella.
  7. compañía: Riguel.
  8. compañía: Unukalkhai.
  9. compañía: Beltelgeuse.
  10. compañía: Castor.
Heráldica del Capítulo

Las servoarmaduras son de color plateado con los cascos también en plateado. Todos llevan el símbolo del capítulo en la hombrera izquierda pintado de azul oscuro, excepto el alto mando y los exterminadores que lo llevan en la derecha ya que en esta llevan una Crux Terminatus.

Los cascos de los sargentos y de los veteranos de la 1 compañía son color burdeos y los sargentos veteranos de la 1, llevan el casco en naranja. Los cascos del los apotecarios son blancos, el del Campeón de la Compañía celeste, los tecnomarines son color rojo metalizado, los bibliotecarios lo llevan de color azul, la guardia de honor de color azul oscuro, el Campeón del Capítulo de colo azul noche, los capellanes con forma de calavera y color hueso y cada capitán del color de su compañía. El Señor del Capítulo lleva el casco dorado.

Guardia de Honor: hombreras y placa pectoral en dorado.

  1. compañía: hombreras y placa pectoral en amarillo apagado.
  2. compañía: hombreras y placa pectoral en verde claro.
  3. compañia: hombreras y placa pectoral en fucsia.
  4. compañía: hombreras y placa pectoral en azul.
  5. compañía: hombreras y placa pectoral en rojo.
  6. compañía: hombreras y placa pectoral en negro.
  7. compañía: hombreras y placa pectoral en marrón.
  8. compañía: hombreras y placa pectoral en amarillo.
  9. compañía: hombreras y placa pectoral en naranja.
  10. compañía: hombreras y placa pectoral en plateado.

Capellanes : todo la armadura negra, excepto por las hombreras de la compañía y el fondo de la hombrera izquierda en plateado. Llevan un casco en forma de calavera.

Bibliotecarios: todo en azul, excepto por las hombreras de la compañía y el fondo de la hombrera izquierda en plateado.

Apotecarios : todo plateado, las hombreras del color de la compañía, excepto las rodillas, el casco y el fondo de la hombrera derecha que es blanco. En esta hombrera llevan el signo de su orden.

Tecnomarines : todo plateado, las hombreras del color de su compañía, excepto el servobrazo/arnés, las rodillas el casco y el fondo de la hombrera derecha en rojo metalizado. En esta hombrera llevan el signo de su orden.

Como recuerdo de la Gran Cruzada, ciertas unidades del capítulo tienen unos colores característicos. Los Veteranos de la Guardia conocidos como las ´´Estelas de Sangre`` tienen la muchila roja y dorada así como la hombrera izquierda rojo sangre. Los Veteranos de Vanguardia conocidos como los ´´Ángeles de Plata`` tiene los retroreactores naranjas y verdes y la hombrera izquierda naranja. Los casco siguen el mismo patrón de la 1ª compañía.

Semilla genética

La semilla genética de los Caballeros Estelares es una de las más puras de las conocidas aunque puede mostar algunas trazas de corrupción, pero existe una posibilidad ínfima de que se de.

La semilla se almacena tanto como en Lumen y en Terra. Como tras la Herejía, sobrevivieron muchos de sus marines, se crearon bastantes sucesores de la legión.

Todos los órganos característicos de los marines se desarrollan sin nigún problema.

Flota de los Caballeros Estelares

Los Caballeros Estelares, pese a ser un capítulo asentado en un mundo capitular, poseen una imponente flota, herencia de los oscuros días de la Herejía de Horus y que le sirve en su noble tarea de auxilar al Imperio, llegando con la mayor celeridad allí donde se les necesite. Además, los Caballeros Estelares son famosos por sus asaltos planetarios por lo que necesitan una gran infraestructura para tal fin.

Barcazas de batalla:

El Dragón: la famosa nave insignia del primarca ha seguido estando activa hasta nuestros días. Es la más grande de todas las de la flota y solo se despliega en contadas ocasiones. Su capitán es Aldhibain.

El Fénix: otra de las naves famosas durante la herejía. Es la segunda más grande. Su capitán es Phoenicis. Con la fundación de los Caballeros Espectrales, Albireo el anterior Señor del Capítulo se la regaló para que le sirviera como nave insignia.

El Cisne: la tercera nave más grande. Es una nave muy bella y es usada para realizar conferencias o actos en el espacio, aún así posee un potencial muy elevado de ataque. Su capitán es Sadr.

La Hidra: la cuarta nave. Posee un diseño extraño, comparado con las otras naves del Imperio. Otra de sus características es su gran resistencia lo que la hace un difícil adversario. Su capitán es Dhanab al Shuja.

El Unicornio: la quinta nave. Es otra nave de bello diseño. Posee un gran "cuerno" en la proa que usa para clavar en las otras naves. Su capitán es Monoceros.

El Lobo: la sexta nave más grande. Es muy rápida y su tripulación es bastante solitaria, lo que hace que combatan muchas veces sin ayuda. Su capitán es Thusia.

El Lince: la última entre las barcazas de batalla. La más rapida y maniobrable de todas las de su clase. Su capitán es Elvashak.

Cruceros de ataque:

Tormenta Solar: nave de la 1 compañía, su capitán es Alwaid.

Lucero del Alba: nave de la 2 compañía, su capitán es Altais.

Titán Crepuscular: nave de la 3 compañía, su capitán es Thuban.

Estralla de Luz: nave de la 4 compañía, su capitán es Edasich.

Corona de Ashuin: nave de la 5 compañía, su capitán es Tyl.

Rugido de Fuego: nave de la 6 compañía, su capitán es Giausar.

Fulgor Astral: nave de la 7 compañía, su capitán es Arrakis.

Lanza de Helios: nave de la 8 compañía, su capitán es Kuma.

Saeta Incandescente: nave de la 9 compañía, su capitán es Grumium.

Mirada Llameante: nave de la 10 compañía, su capitán es Alsafi.

Espada de Ra: nave no perteneciente a ninguna compañía, su capitán es Aldhibah.

Furia de Malakbel: nave no perteneciente a ninguna compañía, su capitán es Aldhibain.

Resplandor de Horajti: nave no perteneciente a ninguna compañía, su capitán es Doradus.

Arco de Apolo: nave no perteneciente a ninguna compañía, su capitán es Gliese.

Reliquias del capítulo

Helios: la espada del primarca, forjada con fuego del Sol de Terra, por el mismísimo Emperador. La única persona que tiene derecho a empuñarla es el Señor del Capítulo. La espada, es un arma que posee mucha más fuerza que las otras espadas normales y puede perforar el blindaje enemigo, debido a sus altas temperaturas.
Images (1)

Helios

Selene: espada forjada por Horus en los albores de la Gran Cruzada en agradecimiento a los Caballeros Estelares que liderados por el comandante general Toliman, combatieron junto a los Lobos Lunares en varias campañas. Toliman portó la espada hasta su muerte, siéndole entregada después a Plaskett. Con la desaparición del primarca, la espada fue pasando por todos los capitanes de la primera compañía hasta que se perdió cuando los Caballeros Estelares se enfrentaron a una incursión de los Eldar Oscuros en el M.38. Recientemente ha sido encontrada y pese a su origen y los milenios que ha estado en posesión alíenigena, la espada no ha cambiado ni un ápice y sigue mostrando la gloria que con sus anteriores portadores.

El aliento del dragón: cañón principal del Dragón, puede destruir fortalezas estelares, ciudades y todo tipo de naves enemigas de un disparo. Debido a la naturaleza de este arma, solo se utiliza en contadas ocasiones y solo el Señor del Capítulo puede autorizar su uso.

El juramento de la vida: juramento redactado por el primarca que lo guarda el Señor del Apothecarion. En este cada apotecario jefe, promete que siempre luchará por salvar y curar tanto a su hermanos como al resto de la Humanidad.

El timón del Argos: panel de mando del Argos, fue recuperado tras su destrucción. Ahora se guarda en el "Núcleo".

La armadura de Suria: armadura diseñada por el primarca y forjada al poco de su desaparición. Solo hay una y la porta un marine elegido por el bibliotecario jefe. La función de este astartes es meditar, ya que esta armadura le aporta poderes premonitorios.

Cáliz del Ángel: uno de los Cálices de Sangre de los Ángeles Sangrientos encontrados por los Caballeros Estelares durante una misión. Debido a la amistad entre Dante y Altair, este se lo regaló al capítulo como muetra de afecto por la ayuda prestada durante la campaña de Armageddon.

Los doce yelmos: durante la Gran Cruzada, los 12 primeros capitanes, portaban un yelmo característico representando cada una de las 12 criaturas del zodiaco de Lumen, cuyo origen se remontaba a la antigua Terra. Estos yelmos se exponen hoy en día en la sala principal de Corinto y portarlos en batalla es el mayor honor que un capitán de los Caballeros Estelares o sus capítulos descendientes puede ostentar.

Estandarte de la Legión: el más importante, sagrado y venerado de todos los estandartes de los Caballeros Estelares. Fue regalado por el Emperador al inicio de la Gran Cruzada y ha sido portada por los más valientes en todas las grandes victorias de los Caballeros Estelares. Los Caballeros Estelares se cuidan de que este estandarte solo sea desplegado en aquella ocasiones que combaten solos, ya que un observador perspicaz podría darse cuenta de lo que representa, lo que supondría una infinidad de problemas para el Capítulo.

Estandartes del Capítulo: los Caballeros Estelares poseen varios estandartes del Capítulo, los cuales rememoran las mayores victorias de los Caballeros Estelares que han obtenido a lo largo de la historia. Destacan los tres bordados en conmemoración a las tres veces que los Caballeros Estelares tuvieron que defender Lumen y al resto de planetas del masivo ataque de los Señores del Averno. Estos eventos son conocidos como La Noche Estrellada en el M34 , El Paraíso Perdido en el M37 y la Serenata de las Estrellas en el M40.

Creencias

La principal creencia de los Caballeros Estelares es la leyenda de la "Llegada del Sol". Esta leyenda cuenta que algún día el primarca regresará a Lumen para dirijir a los Caballeros Estelares, además tras su llegada, Sol traerá de vuelta a todos sus hermanos leales para que el Imperio continúe con la antigua Gran Cruzada y para frenar a las fuerzas del Caos dirijidos por todos sus hermanos caóticos.

La otra leyenda de los Cabayeros Estelares es la de la "Supernova". Fue creada por el primarca antes de su último enfrentamiento con Némesis y la guardó en sus aposentos personales, fue descubierta por Plaskett tras su regreso a Lumen. Es una leyenda que causa gran pesar a los Caballeros Estelares, ya que dice que si alguna vez no hay nadie posible para defender el Imperio, ellos serán encargados de defenderlo hasta el último hombre. Los Caballeros Estelares y sus descendientes están preparados para cumplir esta misión, se presente cuando se presente.

Doctrina de Combate

Los Caballeros Estelares son especialistas en el combate nocturno, legado de las tácticas de su primarca cuando conquistaba Lumen de su tiránico padre adoptivo. Desde entonces, los Caballeros Estelares han sentido una especial atracción por la noche. Sin embargo, a diferencia de sus hermanos de la Guardia del Cuervo, no se esconden en las sombras ya que tras un golpe letal vuelven a su seno, los Caballeros Estelares luchan a campo abierto, confiando en sus años de experiencia bajo estas circunstancias. 

Otro de los puntos fuertes de los Caballeros Estelares son sus despleigues lejos del campo de batalla, lo que les permite atacar por flancos o posiciones inesperadas, siempre como una fuerza cohesionada de astartes, pues el sentimiento de hermandad entre este capítulo, es uno de los más fuertes del Imperio. Esto, a supuesto el origen de discusiones con otros comandantes imperiales, al no desplegarse en el lugar acordado o actuar tarde en una batalla. No obstante, esto a supuesto la consecución de la victoria especialmente en muchas batallas que se consideraban perdidas por lo que unos pocos comandantes han alabado esta forma de actuar del Capítulo.

También, son un capítulo muy laborioso y siguiendo las enseñanzas del primarca, se dan la Humanidad con todas sus fuerzas, participando en cualquier campaña en la que fueran necesarios, a veces de manera consecutiva, antes de volver a Lumen. 

Además, el gran sentimiento de hermandad que hay entre los hermanos de batalla, permite que puedan combatir juntos con gran habilidad por lo que es normal que en las grandes campañas, en las que se requiere a un gran número de efectivos, se llame a los Caballeros Estelares.

Estrellas Fugaces

Esta táctica consiste en lanzarse en cápsulas de desembarco, durante la noche. Dicha estrategia ha sido usada por los Caballeros Estelares en innumerables ocasiones siendo estrellas de salvación para sus aliados y estrellas de muerte para sus enemigos. Especialmente bella y letal cuando el capítulo la ha realizado en su totalidad. La última vez que se hizo fue en Sigma V, donde un hechicero del Caos conquistó dicho planeta para convertirse en Príncipe Demonio, encerrándose en una vasta fortaleza donde realizaría los sacrificios pertinentes para tal fin. Tras varios meses de inútil asedio por parte de múltiples regimientos de la Guardia Imperial, los Caballeros Estelares se lanzaron en su totalidad desde la órbita renovando el espíritu de sus aliados y llevando la muerte a sus enemigos.

Luces del Amanecer

Esta táctica consiste, en aparecer súbitamente cuando está amaneciendo, con el sol justo a la espalda de los Caballeros Estelares. Debido a sus brillantes armaduras, deslunbranan a sus enemigos más cercanos y se lanzaran al combate, aprovechando este factor para ganar rápido su primer asalto, e ir extendiéndose por todo el campo de batalla, llevando la luz a los enemigos del Emperador.

Participación en conflictos importantes

-Era de la Apostasía, participó todo el capítulo escoltando o defendiendo planetas o naves leales al Emperador, y atacando a aquellos que seguían a la corrupta Eclesiarquía.

-Guerra de Badab, fue enviada la 3ª y 8ª compañía, así como algunas escuadras de veteranos de vanguardia de la 1ª compañía

-2ª Guerra Tiránida, fueron enviados veteranos que ya habían tenido contacto con los tiránidos.

-3ª Guerra Tiránida, fue enviada la 2ª,4ª y 7ª compañía con apoyo del Ordo Xenos.

-3ª Guerra de Armageddon, fue enviada la 6ª compañía, y la 5ª y 9ª en determinadas ocasiones.

-13ª Cruzada Negra, participó el capítulo entero, aunque no siempre a la vez.

Los Señores del Averno leales al Emperador

Justo antes del último combate entre Sol y Némesis, llegaron a Lumen, una compañía de Señores del Averno leales al Emperador, y Sol les cedió la Luna de Lumen, Glacekoc. Cuando salvaron a la colonia leal de Tártaro, se establecieron en la luna también para así proporcionar reclutas a la compañía establecida allí.
Estrella señores del averno

Emblema de los Señores del Averno leales al Emperador

El capitán de los Señores del Averno tiene un asiento en el consejo del capítulo de los Caballeros Estelares y puede expresar su opinión e ideas sin ningún miedo, ya que será escuchado y considerado porque los Caballeros Estalares consideran a los Señores del Averno leales, sus hermanos marines más cercanos y cuando combaten juntos lo hacen como si fueran uno solo. Actualmente, el capitán que dirige a la compañía es el capitán Halley (no es el capitán Halley que estuvo presente en la Herejía de Horus)

La fortaleza de los Señores del Averno leales en Glacekoc se llama "La Guarida de la Esperanza". Es una fortaleza de tamaño mediana, con capacidad para 250 astartes, salas de entrenamiento, un apotecarion de tamaño mediano, una forja donde se guardan las servoarmaduras y reliquias del capítulo, salas para guardar el armamento y salas para guardar los tanques. Las naves se guardan en hangares anexos a la fortaaleza. Esta hecha de basalto. En el centro de la fortaleza hay una gran puerta de bronce, de gran tamaño y muy decorada con dibujos de demonios. No se sabe desde cuando lleva la puerta allí y hacia donde lleva, pero siempre hay 10 hombres vigilándola. Algunos creen, que la puerta lleva a la fortaleza de los Señores del Averno, que se pasaron al Caos, pero no se ha confirmado.

El tamaño de la compañía establecida en Glacekoc es más grande que la que dictamina el Codex Astartes, pudieno llegar hasta 200 Señores del Averno leales. Aún con esta organización siguen el Codex escrito por Roboute Guilliman. La organización interna es un capitán, los sargentos veteranos, los sargentos y los hermanos de batalla.

Continuando con la especialidad bélica de la Legión, los Señores del Averno destacan en el combate masivo, lanzándose como una única gran y cohesionada fuerza que arrasa todo a su paso.

La servoarmadura están pintadas de color azul hielo, con las hombreras y la placa pectotal en naranja. Los sargentos llevan el casco rojo. El capitán lleva el casco también de naranja. Los apotecarios llevan el casco, la hombrera derecha y las rodillas de blanco; los capellanes van de negro, el casco color hueso y en forma de calavera y la hombrera izquierda de azul; los tecnomarines el casco, la hombrera izquierda y las rodillas de rojo metalizado; los bibliotecarios de azul con la hombrera derecga en el color original y el campeón en casco lo lleva amarillo.

Semilla Genética

La semilla genértica de los Señores del Averno leales es bastante estable, pero en contadas ocasiones puede fallar y hacer que los astartes leales vayan al Caos. Todos los órganos que se les implantan a los Señores del Averno funcionan perfectamente.

Flota

Cruceros de ataque:

Titán de Hielo: su capitán es Jotun.

Aliento Escarchado: su capitán es Risar.

Gigante de las Nieves: su capitán es Bursar.

Creencias

Los Señores del Averno leales creen en el Emperador, pero desde que Némesis le traicionó ya no le rinden culto. Uns de las leyendas de los Señores del Averno leales, relata que su última batalla será contra sus hermanos caóticos y el que salga vencedor reclamará para él, a toda la legión. Otra cuenta que cuando Némesis reaparezca será su capitán quien se enfrente contra él para intentar derrotarlo.

Tácticas Específicas

Tormenta de Granizo: Esta táctica consiste en lanzarse toda la compañía en cápsulas de desembarco. Esta pensada para usarse cuando los Caballeros Estelares usen la táctica de "Estrellas Fugaces" para que ambos capítulos llegen al combate de la misma forma.

Cometas en el Cielo:

Esta táctica consiste en que las thunderhawk sobrevuelen el campo de batalla como si fuesen cometas y los Señores del Averno salten en retroreactores al combate.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.