FANDOM


Legión de la Cruz de Hierro
El contenido de este artículo pertenece a la saga No Oficial de Balhaus, que ha recibido el Sello de Calidad Wikihammer.

¡Disfrútala!

Macropulso

Incidencia de un Macropulso desde su salida, estableciéndose a su alrededor la guía plasmática

"El efecto recuerda a los niños que queman insectos con una lupa, cuanto más tiempo permanece sobre ellos, mayor es el daño que produce...pero en este caso hablamos de insectos del tamaño de un edificio, así que gracias a las nuevas tecnologías hemos construido una lupa proporcional en tamaño y potencia para conseguir el mismo efecto."
Wilhelm Freybach, científico jefe del Departamento de Armamento de los Laboratorios Krautzmitt


Los Cañones de Macropulso son devastadores ingenios que basan su potencia en la derivación energética procedente de la Hiperfisión Subatómica mediante el uso de un Canalizador Cordiax.

DescripciónEditar

Un macropulso es un haz dirigido de electrones, iones, neutrones y fotones de alta intensidad procedentes de la hiperfisión de la materia a niveles subatómicos, cuyo resultado es una descarga energética masiva que tiene una escala de potencia base medida directamente en petavatios.

Los cañones de macropulso son grandes estructuras que abarcan alrededor de un kilómetro para poder generar y dirigir la energía contra un objetivo determinado, las cuales contienen complejos mecanismos de control y distribución de plasma. Su construcción es tan específica y dificultosa que es imposible adaptarla a ningún tipo de nave existente, de modo que Balhaus, por necesidades inmediatas, optó por montar en el 2662 DDF (076.M42) un aparato simple alrededor de la estructura en vez de a la inversa, dando origen a los destructores Rohr.

Su montaje para baterías de tierra era más factible, y complementaron a otras defensas como los cañones de aguja, siendo sin embargo sus requerimientos energéticos muy superiores a los de estos últimos.

FuncionamientoEditar

La potencia del macropulso viene dada por el cociente entre su energía y su duración, mientras que la intensidad considera el área sobre la cual se hace incidir esa potencia. De este modo, para conseguir un macropulso de gran intensidad, se necesita aumentar la energía disminuyendo su radio, con lo que el efecto se multiplica.

De esta manera, un Macropulso concentrado sobre un área concreta durante un solo segundo, vaporizará literalmente el material incidiendo directamente sobre su composición molecular. Debido a esto, los Macropulsos pueden generarse de forma constante o mediante intervalos, lo cual permite abarcar un rango mayor de objetivos aunque con menor poder destructivo.

EvoluciónEditar

El desarrollo de los cañones de macropulso tuvo que obviar en su configuración inicial una serie de características que resultarían muy eficaces para su función, si bien las necesidades inmediatas derivadas del combate contra la Flota Enjambre Tödringen requirió de un diseño rápido que liberara el ingenio con la mayor celeridad posible.

Superada la amenaza, y en los ciclos siguientes a la misma, los científicos balhausitas modifican el artefacto utilizando los últimos avances de la Femtotecnología, dando así origen a cañones de macropulso mejorados y cuyas necesidades energéticas están optimizadas, permitiendo así la aparición de cañones más ligeros que, si bien no son tan potentes como los originales montados en los Rohr, permiten su implementación en aparatos más livianos como las fragatas Obentod, las cuales cuentan con dos de estos dispositivos.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.