FANDOM


Medusa V Planeta

Pictocaptura orbital de Medusa V.

La Caída de Medusa V fue un conflicto militar multilateral librado en el mundo minero imperial de Medusa V en la Franja Este del Segmentum Ultima, el cual acabó siendo devorado por una tormenta Disforme, en el 999.M41. Afortunadamente, las fuerzas armadas del Imperio de la Humanidad fueron capaces de evacuar a toda la población civil leal del planeta antes de que fuese consumido. En la lucha se implicaron los Marines Espaciales, la Guardia Imperial, las fuerzas del Caos, los Orkos, los Necrones, los Eldars, los Drukhari, el Imperio T'au y los Tiránidos.

AntecedentesEditar

Sistema Medusa

Sistema Medusa.

En los doscientos años posteriores al Cisma de Medusa IV, Medusa V ha continuado floreciendo como la vía de acceso al Acelerador de Van Grothe, reabasteciendo a las naves escolta y exportando millones de toneladas de minerales valiosos a la Armada Imperial y al Adeptus Mechanicus.

Únicamente en los últimos años han empezado a precipitarse los acontecimientos, lo que ha puesto en tela de juicio la seguridad de Medusa V. El Acelerador ha comenzado a "hervir", fenómeno que ha dejado atónitos incluso a los más sabios de los eruditos y observadores del Imperio. En un principio, los cambios ocurridos en la tormenta Disforme no se consideraron preocupantes, pero ahora no cabe duda de que está aumentando de tamaño a una tasa muy alarmante. Existen teorías muy diversas para explicar por qué el Acelerador se está extendiendo. Algunos mineros ignorantes sugieren la posibilidad de que esté tratando de convertirse en un segundo Ojo del Terror.

Los expertos del Ordo Malleus postulan que un hechicero del Caos puede haberle lanzado alguna clase de conjuro maléfico y esté tratando de engullir toda la vida de la galaxia. Para cada razón plausible existen multitud de explicaciones descabelladas pero, a fin de cuentas, todas son irrelevantes. La cuestión es que el Acelerador se está extendiendo por el espacio a una velocidad vertiginosa y todos los puestos avanzados y estaciones de tránsito que toca la tormenta se pierden; todo rastro de vida desaparece por completo. Las naves del Adeptus Mechanicus que están intentando supervisar la tormenta han calculado que, en cuestión de meses, si no semanas, llegará a Medusa V. A pesar de las teorías sobre la tormenta, todo el mundo está de acuerdo en algo: Medusa V va a morir.

Confusión en Medusa VEditar

Tormenta Disforme Medusa V

La Tormenta Disforme se cierne finalmente sobre Medusa V.

Mientras las fuerzas imperiales presentes en la zona tratan de comprender los entresijos de este fenómeno galáctico tan extravagante y mortífero y planifican la evacuación de Medusa V, se están produciendo otros acontecimientos aún más misteriosos. El descontento general se extiende por la superficie del planeta a la par que la horrible tormenta Disforme que se aproxima. Varias de las ciudades que contienen los descendientes de los refugiados del Cisma ya se han rebelado abiertamente contra las autoridades planetarias. El Gobernador Soloman, el dirigente del mundo, esperaba que se tratara tan solo de una reacción natural frente a la grave amenaza que se cierne sobre el planeta, pero con cada día que pasa, los informes sobre la rebelión no hacen más que empeorar.

Los Tecnosacerdotes asistentes encargados de las enormes estructuras auspex situadas en los espaciopuertos sobre el planeta han detectado una serie de estallidos astronómicos de energía. El primero se originó en Medusa VII, un planeta desierto y yermo al que nunca se le había prestado atención. Luego se detectó una segunda y tercera lecturas en el propio Medusa V, una en la región deshabitada del hemisferio sur del planeta y otra a las afueras de la Colmena Machavius, el segundo centro de población más grande del planeta. Abundan los rumores acerca de unos invasores alienígenas que están a punto de asediar la ciudad, aunque todo intento de verificarlos ha fracasado hasta el momento.

Tres naves que formaban parte de una Flota Exploradora con rumbo al este fueron atacadas hace poco en circunstancias misteriosas dentro del alcance de los radares de la flota de patrulla de Medusa V. Se enviaron varias fragatas en su ayuda, pero al llegar, las naves de guerra imperiales se encontraron con las naves vacías y flotando a la deriva por el espacio sin rastro de los pasajeros ni de los atacantes.

Y, por si la situación no fuera ya grave de por sí, en los últimos días más de cien colonias agrícolas del margen norte del continente han sido totalmente destruidas víctimas de un torrente de ataques salvajes. Al parecer, toda la maquinaria agrícola ha sido saqueada y los atacantes no han dejado atrás ni siquiera las descomunales máquinas cosechadoras, tan solo ruinas ardientes y cadáveres. Como consecuencia, el resto de granjeros están empezando a abandonar sus colonias por miedo a sufrir ataques parecidos. Todos los días más agriobreros abandonan sus comunidades y la amenaza de padecer una hambruna a nivel planetario parece destinada a hacerse realidad.

Por otro lado, los Marines Espaciales de los Guardianes de la Muerte encargados de eliminar los restos de la Flota Enjambre Kraken han alertado de que una buena parte de la flota ha cambiado de rumbo tras un enfrentamiento titánico contra la Armada Imperial en Lycanis. El Bibliotecario Andreas de los Guardianes de la Muerte ha postulado que el precipitado crecimiento del Acelerador de Van Grothe puede estar actuando como una especie de señal luminosa para los Tiránidos y esté atrayendo a tan viles criaturas. Por el momento, los mejores esfuerzos por parte del Ordo Xenos para tratar de desviar el rumbo de los Tiránidos no han tenido ningún éxito y no cabe ninguna duda de que una invasión a gran escala por parte de estos alienígenas devoradores va a sumarse dentro de muy poco a la confusión reinante en Medusa V.

Llamada a las armasEditar

Al precipitarse los acontecimientos vertiginosamente hasta quedar prácticamente fuera de control, el Gobernador Soloman pidió ayuda al Almirante del sector, quien a su vez presentó el problema ante la Inquisición. Los Sagrados Ordos despacharon de inmediato a una célula de Inquisidores para investigar los acontecimientos del planeta. Estos agentes llegaron unas semanas después de la petición de auxilio y se encontraron con que en la Colmena Euriales, la capital de Medusa V, acababa de estallar un guerra civil en la que la guardia personal del Gobernador y el Adeptus Arbites intentaban desesperadamente rechazar a los rebeldes. Grandes masas de la población del planeta, que ya han declarado abiertamente su afiliación a los Dioses del Caos, se han alzado para desafiar al Imperio y el rumor de que las terribles Legiones Traidoras se encuentran al mando de esas tropas llena de desesperación a todos los ciudadanos leales. La Inquisición no ha perdido ni un instante en emitir una llamada de auxilio más amplia antes de que el planeta acabe siendo consumido irrevocablemente por la guerra que ruge en la superficie.

El Capitán Cato Sicarius del Capítulo de los Ultramarines fue el primero en responder a la llamada a las armas y volver a desembarcar en Medusa su poderosa Segunda Compañía. Multitud de otros Capítulos de Marines Espaciales han ofrecido ayuda y han enviado contingentes al planeta. Por su parte, una Cruzada de la Guardia Imperial encabezada por el Gran Mariscal Graf Harazahn de los Primeros Nacidos Vostroyanos sigue acudiendo en masa en estos momentos y se están reclutando regimientos para hacer frente al peligro o reasignándose de otras campañas.

Con cada día que pasa, la tormenta Disforme del Acelerador de Van Grothe se va acercando más a Medusa. El Gobernador Soloman informa de que las fuerzas del desorden, el Caos y malignos xenos, van haciéndose cada vez más atrevidos y más fuertes hasta obligar a los defensores imperiales a retirarse ante su avance. No cabe duda de que nos encontramos ante los últimos días de Medusa V, pues la tormenta Disforme acabará por destruir el planeta, si no lo hacen antes el gran número de enemigos del Emperador. No obstante, el Imperio no piensa dejar este mundo imperial a merced de las fuerzas de la oscuridad, pues un solo día de su producción industrial justifica plenamente el sacrificio en vidas humanas.

Las cápsulas y naves de desembarco atraviesan los cielos dejando estelas ardientes tras de sí y todo el planeta se ve envuelto en la mayor guerra que haya visto nunca, en la que se enfrentaron el Imperio de la Humanidad, las fuerzas del Caos, los Orkos del ¡Waaagh! Nazdreg, los Necrones, los Eldars, los Drukhari, los Guerreros del Fuego del Imperio T'au y los hambrientos Tiránidos.

Objetivos tácticosEditar

Fuerzas del CaosEditar

Ygethmor el Impostor Hechicero del Caos Legión Negra Elegidos de Abaddon

Ygethmor el Impostor, miembro de los Elegidos de Abaddon.

Ygethmor el Impostor, el Señor Hechicero de cuatro ojos de la Legión Negra y uno de los Elegidos de Abaddon el Saqueador, recibió una visión de los Poderes Ruinosos de la Disformidad, un parpadeo del futuro que podría hacerse realidad a través de sus actos. Se vio a sí mismo exaltado sobre una montaña de cadáveres mientras el poder sin diluir de la Disformidad se retorcía a su alrededor. Vio un planeta purgado por completo por el poder del Caos Absoluto, transmutado en un Mundo Demoníaco con él como su Príncipe Demonio y señor.

Ygethmor no era un desconocido para la Inquisición. Durante la 13ª Cruzada Negra, que había concluido apenas unas semanas antes del inicio de la campaña de Medusa V, el Oficio Asesinorum había aprobado el despliegue de un Equipo de Ejecución para eliminar a Ygethmor entre otros objetivos notorios de las fuerzas del Caos. Aunque es imposible acceder a los registros de sus misiones, se sabe que al menos siete agentes del Asesinorum fracasaron en su intento de acabar con la blasfema vida del hechicero. Tras la 13ª Cruzada Negra Ygethmor fue el responsable de la destrucción de la población de los mundos de Corrialis y Galafonte. Los agentes del Ordo Hereticus del sistema Galafonte no lograron aprender la lección de lo que era capaz de hacer Ygethmor a partir de las Masacres de Corrialis. En unas circunstancias prácticamente idénticas a las de ese planeta, la población de Galafonte se volvió contra sí misma adorando a los Dioses Oscuros en una matanza frenética de toda la vida del superpoblado sistema estelar. La Inquisición especuló después que el exterminio tanto de Corrialis como de Galafonte habían sido poco más que "experimentos" de condenación, preparando el camino hacia el intento de Ygethmor de convertirse en un Príncipe Demonio en Medusa V. Ygethmor comandaba el poderoso Crucero Acorazado del Caos clase Repulsión Espada de Condenación, que presumía de una potencia de fuego y una puntería muy superior a la de otras naves de su clase. Se sabía que el Espada de Condenación estaba poseído por un espíritu demoníaco, de un modo similar a los muchos Ingenios Demoníacos usados por la partida de guerra de Marines Espaciales del Caos de la Legión Negra de Ygethmor.

En Medusa V, Ygethmor sabía lo que debía hacer para conseguir el futuro que los Poderes Ruinosos le habían prometido: el planeta debía morir. Sobre un pilar de cadáveres amontonados sobre las ruinas de la Catedral de la Colmena Euriales, un ritual hechicero de inconcebible poder debía ser llevado a cabo. En el mismo momento en el que la tormenta Disforme engullese el planeta, Ygethmor tendría que invocar la energía ilimitada de la Disformidad. Sin embargo, para que este ritual tuviese éxito se requería el sacrificio de millones de vidas a los Dioses Oscuros y la gloriosa victoria de las fuerzas del Caos sobre los defensores imperiales del planeta. Para lograr sus objetivos, Ygethmor reunió bajo su liderazgo a un poderoso ejército, un conglomerado de numerosas partidas de guerra de Marines Espaciales del Caos. Cada una era un ejército por derecho propio y cada una estaba dirigida por un Señor del Caos hambriento de compartir la gloria del Impostor y de bañarse en la aprobación de los Poderes Ruinosos. Miles de Marines Espaciales del Caos de las infames Legiones Traidoras, incluyendo a la Legión Negra, los Hijos del Emperador, los Guerreros de Hierro, los Portadores de la Palabra, la Guardia de la Muerte y la Legión Alfa se reunieron bajo el estandarte de Ygethmor, reforzados también por Renegados de la cercana Fisura Disforme del Torbellino. Todos los guerreros del ejército de Ygethmor luchaban por honrar a los Dioses Oscuros y por disfrutar de las bendiciones del Caos si tenían éxito. Para Ygethmor, el premio era el poder desatado de la Disformidad y el dominio sobre lo que se convertiría en su Mundo Demoníaco personal, Medusa V. A pesar de sus promesas a Abaddon, Ygethmor luchaba por algo más que la gloria del Señor de la Guerra del Caos: cada victoria le acercaba un paso más a la demonicidad.

TiránidosEditar

Tiranidos Muerte silenciosa

Un Lictor genus Muerte Silenciosa.

En la oscuridad de la noche, los asustados ciudadanos de Medusa V susurraban historias de un fantasma asesino que acechaba las subcolmenas de las grandes ciudades colmena de su mundo. Cada colmena tenía sus propias leyendas y relatos sobre matanzas repentinas e inesperadas. Aunque los detalles variaban, todas describían a la misma bestia: una máquina de matar que aparecía de la nada, hacía sangrientos pedazos a sus víctimas y después desaparecía de nuevo. Fue conocido como la Muerte Silenciosa; para aquellos que lo habían visto matar y habían sobrevivido para contarlo lo describían como una violenta fuerza elemental que saltaba desde las sombras. Pero no era un mito. Si los habitantes de la subcolmena hubieran sabido la verdad sobre la presencia alienígena que había entre ellos, se habrían dado cuenta de que la auténtica pesadilla aún estaba por empezar.

La fracción de la Flota Enjambre Kraken que arrojó su sombra de improviso sobre Medusa V había evolucionado en el crisol de la guerra constante. Sus especies componentes se habían adaptado a luchar en ambientes urbanos densos, sobre todo los organismos de vanguardia que fueron sembrados primero en el asediado mundo de Medusa V. La Muerte Silenciosa era una de estas criaturas, no una sola entidad sino un nuevo género de Lictores que habían desarrollado habilidades camaleónicas tan poderosas que estos asesinos eran prácticamente invisibles. Dados los patrones de asesinato, había al menos un Lictor Muerte Silenciosa en cada Colmena de Medusa V. Estos seres habían advertido a sus bionaves progenitoras de las grandes cantidades de biomasa presentes en Medusa V y la Flota Enjambre había llegado al sistema Medusa como una nube de langostas dispuesta a arrasarlo por completo.

La Inquisición comprendió que en Medusa V se estaba arriesgando algo más que el destino de un solo mundo. Según el testimonio del Sargento Erasmus de los Ultramarines, el género Muerte Silenciosa era una adaptación evolutiva de los Tiránidos que podría, si era absorbido por las bionaves y replicado, hacer a todos los organismos de vanguardia Tiránidos virtualmente indetectables. Por tanto, cada Muerte Silenciosa debía ser cazado y destruido por las fuerzas imperiales a toda costa. Si la Flota Enjambre invasora era capaz de dominar las adaptaciones de los Lictores Muerte Silenciosa, los ciudadanos del Imperio nunca estarían libres de una amenaza Tiránida aún más potente. Los Tiránidos estaban determinados a despojar a Medusa V de toda vida y a reabsorber al género Muerte Silenciosa en el proceso.

OrkosEditar

Orko Nazdreg miniatura wikihammer

Kaudillo Orko Nazdreg.

En estos oscuros tiempos, el sistema Medusa, antaño un oasis de estabilidad para la Humanidad, se convirtió en un lugar traicionero, un hecho que muchos viajeros espaciales descubrieron pagando un alto precio cuando una fuerza de incursores desató una cruel campaña de piratería en la vecindad del sistema. Los augures del sistema detectaron la presencia de algo tan grande que solo podía ser un Pezio Orko moviéndose a través de la Disformidad, y las pictocapturas de los vuelos de reconocimiento revelaron finalmente la verdad una vez emergió en el espacio real. Adornado con un patrón de triángulos alternos y un distintivo glifo Orko, el Pezio fue identificado como el Scylla, propiedad del Kaudillo Nazdreg Ug Urdgrub. Después de la ruptura de su inesperada alianza con Ghazghkull Thraka durante la Tercera Guerra por Armageddon, y de la derrota de sus fuerzas combinadas en el sistema Piscina, Nazdreg había sido dado por muerto por el Imperio. Desafortunadamente, el infame Kaudillo regresó para acosar al Imperio una vez más. Aunque alertados de esta amenaza, las naves de defensa del sistema fueron incapaces de detener el avance del Pezio de Nazdreg, perdiéndolo finalmente de vista en el caos de las batallas orbitales que rodeaban Medusa V.

Debería ser una clara prueba de la anarquía que engullía al planeta en aquel momento que el impacto de un objeto del tamaño de un Pezio al norte de la Colmena Tisiphone a lo largo de la Cresta de Charybdis no fuese captado por las autoridades planetarias, pero cualquier esperanza de que los Orkos hubiesen muerto en el siniestro quedó pronto deshecha. En cuestión de días, docenas de comunidades granjeras fueron arrasadas cuando Nazdreg dirigió a sus guerreros en un nuevo ¡Waaagh! contra el Imperio. Los intentos de las Fuerzas de Defensa Planetaria por aplastar a los pielesverdes fracasaron y los asaltos de Nazdreg crecieron en tamaño a medida que más y más de sus guerreros emergían del destrozado Pezio. Pronto, los Chifladoz empezaron a comportarse de forma más rara de lo habitual, despotricando sobre que Medusa V y todo lo que había en el planeta pronto sería destruido. Solo cuando los Eztrambótikoz confirmaron que algo malo venía de verdad a través de la Disformidad se decidió Nazdreg a llevarse a sus guerreros a otro lugar en busca de una lucha aún mayor.

Para lograrlo, el Pezio de los Orkos debía ser reparado. Los Orkos limpiaron los asentamientos humanos que habían destruido de todo pedazo de maquinaria y metal que pudieron encontrar. Tras cada batalla, los Orkos arrastraban la maquinaria aún humeante de vuelta al Pezio para que los Mekánikos la atornillasen a su casco. Los Orkos habían llegado a Medusa V, y aunque no tenían planes de quedarse a ver su destrucción de primera mano, tampoco tenían intención de marcharse antes de disfrutar de la lucha. Cada victoria Orka traía más chatarra y tecnología para el Pezio Scylla, y acercaba el momento en el que los Orkos podrían reactivar su nave y llevar su ¡Waaagh! a nuevos mundos.

NecronesEditar

Lider Destructor Necron Exterminador Puños Imperiales Batalla Escudo Tormenta Wikihammer

Líder Destructor Necrón atacando a un Exterminador de los Puños Imperiales.

Nota: El trasfondo Necrón de este texto se corresponde con el canon de 3ª Edición, que ya no sigue vigente.

Los Necrones fueron una presencia durmiente en el sistema Medusa durante 60 millones de años. El mundo muerto de Medusa VII era en realidad un mundo necrópolis Necrón, un hecho del que el Imperio de la Humanidad no tenía constancia. Allí, muy por debajo de la superficie, la forma en hibernación de un Líder Necrón habitaba en una no vida suspendida desde hacía mucho. Conocido por los Eldars como "El Heraldo de la Tormenta" en tiempos ya olvidados, este Líder había sido uno de los arquitectos originales de la Gran Obra de los Dioses Estelares y uno de los principales sirvientes de los C'tan. Cuando la tormenta Disforme amenazó al sistema, el momento de alzarse de nuevo hubo llegado y las Arañas Necronas despertaron la malicia de los Necrontyr para que devorasen las almas de los vivos una vez más. En Medusa V, los dispositivos auspex de los Tecnosacerdotes detectaron los picos iniciales de energía que preconizaban la invasión Necrona. En los desiertos de más allá de las imponentes agujas de Colmena Macavius se arremolinaron las nubes de tormenta, chasqueando con una energía sobrenatural que desafiaba a las lecturas de los sensores. Bajo las alas de esta tormenta, falange tras falange de Guerreros Necrones marcharon a las órdenes de su señor, aplastando las defensas exteriores de la Colmena con facilidad. El Capitán Cato Sicarius de los Ultramarines, recién llegado al planeta, envió a varias unidades de su Compañía a la Colmena Macavius junto con el 27º Regimiento de Primeros Nacidos Vostroyanos de la Guardia Imperial. Para cuando la Colmena quedó envuelta por la tormenta y todas las comunicaciones quedaron interrumpidas, sus defensores ya se habían reagrupado contra la amenaza que se les echaba encima.

Los Necrones eran muy conscientes de la inminente Tormenta Disforme, y en consecuencia habían diseñado una estrategia para usarla a su favor. Los defensores imperiales de la Colmena Macavius nunca descubrieron que el auténtico avance de los Necrones sobre Medusa V no se dirigía contra ellos, sino hacia los fríos desiertos de Telosa. Allí, una legión de Enjambres de Escarabajos y Arañas Necronas trabajaban incesantemente para levantar estructuras monolíticas que podían mantener a raya la Disformidad, alimentadas por la esencia cosechada de aquellos que habían caído en la Colmena Macavius. Si se podía fabricar estos monolitos en cantidades lo bastante grandes, generarían un Escudo de Nulidad que protegería a todo el planeta de la furia del Inmaterium una vez fuese activado. Si los Necrones tenían éxito, serían libres de cosechar las almas de la población humana de Medusa V a placer mientras la tormenta Disforme arrasaba el resto del sistema a su alrededor. Cada victoria Necrona ayudaba a que las Arañas Necronas completasen el Escudo de Nulidad, permitiendo al Heraldo de la Tormenta y sus guerreros que cosechasen las almas del pueblo de Medusa V para los C'tan sin interferencias.

Marines EspacialesEditar

Cato Sicarius Ultramarines vs Eldars Oscuros Portada Warhammer 40,000 Conquest

Cato Sicarius dirige a la 2ª Compañía de los Ultramarines contra los Drukhari.

La inteligencia obtenida por el Oficio Asesinorum del Imperio reveló que el Hechicero del Caos Ygethmor el Impostor de la Legión Negra había vuelto su maligna mirada hacia Medusa V. A medida que las tormentas que sacudían la Disformidad se acercaban cada vez más a Medusa V y la locura, la herejía y la corrupción del Caos engullían el planeta, se hizo necesario recurrir a grandes héroes que plantasen cara a la oscura voluntad de los Poderes Ruinosos. Los horrores desatados por Ygethmor durante las terribles batallas de la 13ª Cruzada Negra de Abaddon estaban frescas en el recuerdo, y si el plan del Impostor tenía éxito, el Imperio sufriría sin duda.

Legendarios Capítulos de Marines Espaciales como los Ángeles Sangrientos, los Ángeles Oscuros, los Puños Imperiales, los Grifos Aullantes, los Templarios Negros y los Lobos Espaciales respondieron al desesperado ruego de socorro de Medusa V enviando Compañías enteras, y varios Capítulos más despacharon las unidades que pudieron apartar de otras misiones. No mucho después, una considerable fuerza de Astartes se había reunido en Medusa V y el Capitán Cato Sicarius de los Ultramarines, héroe del Cisma de Medusa, regresó para tomar el mando de este ejército combinado. Juntos marcharon en una cruzada por el honor y para desafiar a los Dioses Oscuros. El primer acto de Sicarius fue desplegar a los distintos elementos de la nueva Cruzada por todo el Sistema Medusa para interceptar y destruir a las fuerzas del Caos y malograr los planes de Ygethmor allí donde pudieran. Sicarius sabía que solo la muerte del malvado Hechicero del Caos acabaría con la amenaza a Medusa V y juró solemnemente ante el Emperador que cazaría al Impostor y lo mataría personalmente. En última instancia, los Marines Espaciales luchaban en Medusa V por su honor y por el de todo el Imperio. Cada victoria que conseguían y cada vida imperial que salvaban ayudaba a hacer que el oscuro ritual de Ygethmor fracasara.

EldarsEditar

Rostro Autarca mujer Eldar (Elarique Espada Rápida)

Rostro de una Autarca Eldar, posiblemente Elarique Espada Rápida.

Si Medusa V hubiera sido un mundo imperial normal en peligro mortal, los enigmáticos Eldars no se habrían preocupado más por su destino que por el de un simple hormiguero. Pero, como tantos otros mundos habitables estratégicamente situados de toda la galaxia, Medusa V alojaba un portal a la Telaraña por la que los misteriosos Eldars viajan por la galaxia. Nadie salvo los guardiantes de la Biblioteca Negra conoce la auténtica extensión de esta laberíntica dimensión. Conecta todos los Mundos Astronave y un millar de sitios más entre sí, recorriendo la galaxia como el gran sistema circulatorio de su imperio interestelar perdido. En su mejor momento, permitía a los Eldars atravesar grandes distancias totalmente a salvo de los peligros de la Disformidad. Pero el suyo es un imperio caído, y hoy día la Telaraña está quebrada y rota. El desgarrado extremo de la Telaraña anclado en Medusa V está permanentemente abierto, y al igual que los Eldars pueden salir de él sin previo aviso, también pueden entrar las fuerzas del Caos con el mismo sigilo.

En consecuencia, los Eldars buscaban evitar que la Disformidad inundase fuera de control la superficie de Medusa V y se infiltrase por el portal contaminando su territorio. El Mundo Astronave Alaitoc y otros se hallaban en un grave peligro potencial si Medusa V caía en manos del Caos, y sus Videntes predijeron que una plaga de Demonios infestaría su Circuito Infinito si las fuerzas de la oscuridad triunfaban. La Autarca Elarique Espada Rápida de Alaitoc estaba decidida a sellar el portal antes de que la Telaraña se deshiciese bajo la fuerza de la tormenta Disforme. Reunió fuerzas de una docena de Mundos Astronave con el sombrío conocimiento de que debía asegurarse de que el ritual de sellado se realizaba sin perturbaciones a toda costa. Solo los más cercanos a ella sabían que su némesis, Ygethmor el Impostor de la Legión Negra, había llegado a Medusa V, y que su enemistad hacia el retorcido Hechicero del Caos era tan fuerte que podría hacerla poner en riesgo el destino de su Mundo Astronave a cambio de la oportunidad de vengarse. En última instancia, una victoria Eldar en Medusa V aseguraría que los portales a la Telaraña fuesen cerrados y los Mundos Astronave quedasen a salvo de una posible invasión del Caos.

DrukhariEditar

Arconte Eldar Oscuro

Arconte Drukhari.

Los transportes de la región del sistema Medusa habían experimentado un grave aumento de los ataques piratas a lo largo de los meses previos al estallido del conflicto en Medusa V. Aunque las flotas de patrulla imperiales apostadas para defender el Sistema hicieron extenuantes esfuerzos por prevenir las crecientes pérdidas de cargamentos y naves civiles, tuvieron muy poco éxito. Los comandantes navales y los capitanes no lo sabían, pero la razón de su fracaso era la excepcional habilidad y liderazgo de un solo individuo: No'akei, la Hija del Dolor.

Antaño la doncella de Asdrúbal Vect, No'akei era una de los Drukhari más poderosos de toda Commorragh y la protectora personal de Asdrúbal. Toda la Ciudad Oscura sabía que No'akei había caído en desgracia ante su amo, y aunque nadie sabía exactamente qué había ocurrido entre ellos, No'akei pronto se vio exiliada de los palacios de Vect y expulsada de Commorragh. Lejos de hundirla, el exilio pareció endurecer la resolución de No'akei. Los guerreros Drukhari se agruparon en torno a ella para unirse a sus incursiones a medida que acumulaba victorias. Un millar de T'au fueron esclavizados en un solo día, arrebatados de su colonia bajo la cobertura de la noche. Una docena de transportes imperiales fueron destripados por sus guerreros de élite y millares de colonos humanos fueron arrastrados entre gritos a su perdición por las partidas de abordaje de los Drukhari. Allí donde iba, la gloria abundaba y su fuerza incursora se hacía más fuerte cada día a medida que más y más Kábalas le juraban lealtad.

Para muchos Drukhari, el liderazgo de una docena de naves de guerra y el apoyo de muchas Kábalas habría sido una satisfacción suficiente, pero No'akei ansiaba más: su envidia del poder de Vect la empujaba a continuar. La vergüenza de su ostracismo ardía como un fuego interior y deseaba con todas sus fuerzas que llegara el día en que pudiera derribar al Señor de la Kábala del Corazón Negro y apoderarse de Commorragh. Los Arcontes y Dracontes asociados a ella veían la ocasión de ganar gloria y poder. Si su jugada tenía éxito, todos recibirían enormes recompensas. Para lograr sus objetivos, No'akei necesitaba millones de esclavos para hacer un regreso triunfal a Commorragh, almas suficientes para sobornar a aquellos que de otro modo permanecerían leales a Asdrúbal Vect. Si quería vencer, No'akei necesitaba carnaza para alimentar al mayor golpe de estado de la historia de los Drukhari. Con malicia en su corazón, la Hija del Dolor dirigió a su fuerza incursora hacia la conflictiva superficie de Medusa V, dispuesta a masacrar o esclavizar a todos los que se cruzasen en su camino. En última instancia, todas las victorias de los Drukhari en Medusa V esclavizaban a más población del planeta, glorificando a No'akei y a sus aliados y favoreciendo sus planes de conquista de Commorragh.

Imperio T'auEditar

Desde sus instalaciones de investigación ocultas en Medusa V, los ingenieros-científicos de la Casta de la Tierra T'au trabajaban para descubrir el secreto del viaje Disforme. El mayor obstáculo para la rápida expansión de los T'au por la galaxia ha sido siempre su falta de conocimiento de la Disformidad, y desde su posición aventajada en el Espinazo de Raffealo se esforzaban por ponerle remedio. Dispositivos de escaneo etérico que apuntaban hacia el Acelerador de Van Grothe estaban cosechando inmensas cantidades de datos destinados a desentrañar los misterios del Inmaterium para los T'au.

Aunque las fuerzas imperiales de Medusa V no lo sabían, los T'au habían establecido una cadena de instalaciones científicas similares por todo el planeta, desenmarañando con ansia los secretos de la Disformidad. Para protegerlas se habían escondido Cuerpos de Cazadores en torno a ellas, guerreros pesadamente armados y altamente entrenados del Imperio T'au dispuestos a sacrificar sus vidas por la información que sus contrapartidas de la Casta de la Tierra estaba reuniendo a medida que se acercaba la tormenta Disforme. Cuando el Imperio de la Humanidad descubriese las auténticas intenciones de los T'au y su deseo de conocer el secreto del viaje Disforme, no había dudas de que dejaría caer toda su ira sobre ellos. Para prevenir esto, antes del conflicto de Medusa V los T'au habían fingido entablar negociaciones diplomáticas como una distracción para los ya asediados humanos, reclamando derechos de asentamiento en el planeta y poniendo a prueba la paciencia del Imperio hasta su límite en un esfuerzo por retrasar el estallido de la guerra.

Aun'T'Pel, el Etéreo asignado a supervisar las operaciones T'au en Medusa V, sabía perfectamente que este engaño solo sería creído por un tiempo limitado. Sus fuerzas estaban listas para llevar la guerra a los gue'la y a cualquier otro que se interpusiera en el glorioso destino del Imperio T'au. Cada batalla ganada por las fuerzas T'au en Medusa V ganaba el precioso tiempo necesario para que los científicos de la Casta de la Tierra completasen su investigación sobre la anomalía Disforme.

Guardia ImperialEditar

Guardia imperial comandante vostroya Harazahn

Lord Mariscal Conde Harazahn, héroe de la Cruzada de Medusa V.

Con Medusa V al borde de la aniquilación total y con la guerra entre múltiples combatientes engullendo la superficie del mundo minero, el Mando Sectorial imperial había despachado a una Cruzada de la Guardia Imperial para asegurar que el planeta no cayese en manos de las fuerzas de la oscuridad. El honor de dirigir la Cruzada de Medusa V recayó en un hombre, el Lord Mariscal Conde Harazahn de los Primeros Nacidos Vostroyanos. Con más de cien regimientos puestos bajo sus órdenes directas para la Cruzada, el Lord Mariscal había jurado asegurar el control completo del planeta y evacuar a todos sus ciudadanos leales supervivientes en nombre del Emperador, sin importar el coste. Luchando junto a los vostroyanos de Harazahn había veintenas de regimientos de todo el Imperio de la Humanidad. Sombríos y duros cadianos ocuparon las trincheras junto a salvajes Cazacráneos de Kanak. Estoicos valhallanos se dispusieron hombro con hombro con los duros y habilidosos catachanes, mientras que la Infantería Pesada de Venta tomó posiciones junto a los Incursores del Desierto de Tallarn y los Granaderos de Kroshin. Aunque muchos Comandantes Imperiales habían expresado su desdén por tener que obedecer a un mariscal vostroyano, aquellos que se habían molestado en investigarle o habían servido junto a él tenían una opinión mucho más favorable. Sabían que si la Guardia Imperial quería triunfar en Medusa V, necesitaban a un comandante con su fe y dedicación.

A medida que llegaban más fuerzas de la Guardia Imperial, Harazahn les ordenó que tomasen posiciones defensivas en puntos estratégicos designados de la superficie de Medusa V. Harazahn y sus logísticos habían identificado nueve posiciones defensivas clave en el planeta, incluyendo las Colmenas Zethus y Amphion en la Meseta Articus, el Espaciopuerto Deimos y el Observatorio Dioscuri. En cada lugar se dio una sola orden a las tropas: no se daría ni un solo paso atrás. La Guardia Imperial pretendía negar a la miríada de enemigos del Emperador el trofeo de Medusa V, o morir en el intento. Cada victoria de los Guardias Imperiales aseguraba la evacuación de miles de ciudadanos imperiales leales.

ConsecuenciasEditar

Imperio de la HumanidadEditar

Las fuerzas imperiales de Medusa V, tanto los Marines Espaciales como la Guardia Imperial, resultaron ser las vencedoras definitivas de la campaña. Aunque el planeta en sí no pudo ser salvado de la devastación de la tormenta Disforme del Acelerador de Van Grothe, gran parte de la población civil Leal fue evacuada con éxito, y el plan del Hechicero del Caos Ygethmor de obtener la demonicidad fue frustrado. Una victoria así se cobró un precio terrible, no obstante, y muchos Guardias Imperiales y Astartes eligieron quedarse en el planeta dirigidos por el Lord Mariscal Conde Harazahn para negar a los enemigos del Imperio cualquier objetivo de valor hasta que la tormenta Disforme se lo llevase todo por delante.

EldarsEditar

Eldar derrota exarca

Eldars masacrados en Medusa V

Las fuerzas de los Mundos Astronave lograron cerrar los portales a la Telaraña, pero sus bajas fueron numerosas, incluyendo a la Autarca Elarique Espada Rápida de Alaitoc. Sin embargo, la muerte de Espada Rápida no fue en vano, ya que fue capaz de cobrarse su venganza y decapitar personalmente al Hechicero del Caos Ygethmor el Impostor antes de morir a manos de su guardia personal de Elegidos del Caos de la Legión Negra.

Fuerzas del CaosEditar

Los planes de Ygethmor para ascender a Príncipe Demonio fueron frustrados. Aunque muchos de los Campeones del Caos aspirantes fueron capaces de alcanzar la gloria en el campo de batalla durante la campaña de Medusa V, no fueron capaces de reclamar el planeta para los Poderes Ruinosos debido a la heroica resistencia de las fuerzas imperiales. Ygethmor fue muerto por la espada de la Autarca Eldar Elarique Espada Rápida del Mundo Astronave Alaitoc, y los campeones de los Dioses Oscuros que lo habían seguido fueron dejados en el moribundo planeta a merced de la voraz tormenta Disforme.

DrukhariEditar

No'akei y sus seguidores lograron capturar a un número enorme de esclavos humanos en Medusa V para llevarlos consigo a su regreso a la Ciudad Oscura de Commorragh en la Telaraña. Al llegar, No'akei entró en el Salón de la Sangre en la Torre Oscura de Asdrúbal Vect para destronarlo, pero ella y sus partidarios se vieron traicionados por el astuto señor de la Kábala del Corazón Negro y sus esbirros. Rodeada por las fuerzas de Vect, No'akei fue obligada a abrirse camino para retirarse de Commorragh con las fuerzas supervivientes a la emboscada de Vect. El destino final de la Hija del Dolor sigue siendo desconocido, aunque si sigue viva, es seguro que está buscando un nuevo medio para tomar el control de la Ciudad Oscura.

OrkosEditar

El estrellado Pezio Espacial Scylla, que los Orkos habían intentado reparar para poder huir de Medusa V antes de que el planeta fuese destruido, se perdió. Los ataques tanto de las fuerzas imperiales como de las del Caos (incluyendo una "turbia pestilencia" dejada por Marines de Plaga) hicieron que Nazdreg y sus Chikoz buscasen otra forma de escapar del planeta. Una incursión exitosa en una instalación imperial cercana les permitió hacerse con un gran carguero. Los Orkos en retirada lograron entonces "convencer" a la tripulación de que engañasen a un Acorazado imperial de que los "evacuase" junto con el resto de civiles humanos. El destino subsiguiente del Acorazado se desconoce, pero es seguro que el Kaudillo Nazdreg volverá a acosar al Imperio de nuevo, en algún lugar y en algún momento.

Imperio T'auEditar

El objetivo de la expedición T'au, reunir información sobre la Disformidad para el avance de su investigación y desarrollo de mejores motores de Disformidad, fue bastante exitoso. Sin embargo, un análisis de los datos reunidos, y los terribles destinos de aquellos T'au que se quedaron atrás cuando la tormenta Disforme engulló Medusa V, hicieron creer a los científicos de la Casta de la Tierra que seguir investigando la naturaleza de la Disformidad sería inviable. La Cuarta Esfera de Expansión del Imperio T'au fue por tanto retrasada para consolidar aún más la reciente Tercera Esfera de Expansión. Muchos humanos se unieron voluntariamente al Imperio T'au durante la campaña solo por recibir la protección de los T'au frente a las otras facciones letales que arrasaban la superficie planetaria. Hubo grandes pérdidas para los T'au en Medusa V, entre las que destaca la heroica muerte de la Subcomandante Shas'el Ty'res, hermana de O'Shaserra y líder de la Casta del Fuego desplegada en el planeta.

TiránidosEditar

Los desorganizados enjambres Tiránidos de Medusa V fueron incapaces de lograr avances hacia la toma del planeta; los oficiales imperiales creen que la enorme diversidad de oponentes dispuestos en su contra, procedentes de múltiples especies y culturas diferentes, contribuyó a la falta de progresos Tiránida. Un Lictor Muerte Silenciosa de los que intentaba recuperar la Flota Enjambre fue capturado por las fuerzas imperiales y después se desvaneció; las investigaciones imperiales apuntan a que se escapó del Ordo Xenos, huyó al espacio a bordo de un carguero, mató a la tripulación y después se escondió a bordo de otra nave imperial que acudió a investigar. La Flota Enjambre que orbitaba el planeta se quedó inanimada y las bionaves flotaron sin rumbo, aparentemente abandonadas por la Mente Enjambre a su destino en la tormenta Disforme.

NecronesEditar

Incapaz de construir los grandes pilones para levantar un Escudo de Nulidad en torno a Medusa V, el Líder Necrón conocido como El Heraldo de la Tormenta fue dejado atrás en el moribundo planeta, condenado personalmente por el C'tan conocido como El Embaucador a permanecer allí durante tanto tiempo como el planeta estuviese engullido en la Disformidad, tras lo cual El Embaucador retornaría para aplicar los "auténticos castigos". El resto de las fuerzas Necronas fueron teleportadas junto con el Dios Estelar para amenazar a las gentes de la galaxia en otro lugar.

NotaEditar

El conflicto librado en Medusa V fue una campaña global de Warhammer 40,000 organizada en 2006 por Games Workshop, titulada La Caída de Medusa V. Casi 60.000 jugadores de todo el mundo participaron, enfrentándose en un total de 95280 partidas, convirtiendo la campaña en un evento verdaderamente mastodóntico.

FuentesEditar

Extraído y traducido parcialmente de Wikihammer 40K UK.

  • La Caída de Medusa V (Folleto).
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.