Wikihammer 40k

En adelante, serán necesarias 50 ediciones para postear en las Discusiones de Wikihammer. ¡Ánimo y a por ello!

LEE MÁS

Wikihammer 40k
Advertisement
Wikihammer 40k
10 917
páginas
Impriwars banner.jpg

Mapa del Departamento Cartographicae de la Brecha Jericho

"Nació de la sangre y la oscuridad, y a la sangre y la oscuridad regresará."

Palabras dichas durante una lectura del Tarot Imperial al comienzo de la Cruzada de Achilus.

La Brecha Jericho, conocida hace tiempo como el Sector de Jericho, es una región de espacio próxima a la Franja Este de la galaxia, en el Segmentum Ultima. Dicha área de la galaxia fue en el pasado parte del Imperio de la Humanidad, permaneciendo dentro de dicho dominio durante milenios, hasta que se vio engullida por una era de aislamiento, desintegración y mal. Esta sección del espacio estuvo perdida para el Imperio por casi cuatro mil años terranos, un largo periodo en el que muchos de sus planetas acabaron siendo corrompidos por el Caos, mientras que otros quedaron infestados con peligrosas especies xenos. El Imperio lanzó recientemente la Cruzada de Achilus para recuperar la Brecha y volver a llevarla hasta la luz del Emperador.

La Cruzada de Achilus es un conflicto de reconquista que se está desarrollando en tres frentes dentro de dicha área. Es un brutal conflicto en el que se lucha y emplea toda arma disponible para el Imperio, y sus líderes han jurado en nombre del Emperador que nunca se retirarán y nunca se rendirán. A pesar de dichas intenciones, la Cruzada de Achilus puede que llegue a fracasar. El creciente Imperio T'au, siempre atento a cualquier oportunidad de extender el Bien Supremo, ha puesto sus codiciosos ojos en los mundos y recursos de la Brecha, y ha puesto en marcha sus propios esfuerzos para hacerse con ellos. En mundos olvidados por el Imperio largo tiempo atrás, los esclavos de los Dioses del Caos reinan sin oposición, mientras que en el corazón de la Brecha, sin que se sospechara al lanzar la Cruzada, los sirvientes de los Poderes Ruinosos han creado un blasfemo dominio bajo el control de Príncipes Demonio y Señores del Caos en donde son las cambiantes leyes de la Disformidad, y no las del Espacio Real, las que gobiernan las frágiles fronteras del espacio-tiempo. Y para empeorar aún más la situación, el Gran Devorador ha vuelto a aparecer desde los abismos del vacío intergaláctico. Los Tiránidos de la Flota Enjambre Dagon buscan consumir todos los mundos habitados que se encuentran en la Brecha Jericho, dejando tras de sí tan solo una estela cuajada de cadáveres de mundos muertos entre las antiguas estrellas.

Los comandantes de la Cruzada de Achilus en la Brecha Jericho discuten acerca de su futuro

Mientras ruge la guerra entre las fuerzas de la Cruzada de Achilus y sus muchos enemigos, otros seres con agendas mucho más antiguas que la de la Cruzada se mueven entre las estrellas de la Brecha Jericho. La Brecha está bajo vigilancia de los Guardianes de la Muerte, la división especial y única compuesta por Marines Espaciales, procedentes de cada Capítulo existente, puestos al servicio de la Inquisición y asignados a la tarea de defender al Imperio de las peores amenazas alienígenas. Mientras el resto del Imperio dejó de lado el Sector de Jericho tras su caída, la vigilancia de los Guardianes de la Muerte nunca ha flaqueado. En los largos milenios de la Era de la Sombra, nombre que recibe el periodo en el que el sector quedó separado de la gracia del Emperador, los Guardianes de la Muerte se mantuvieron alerta y en guardia en sus Fortalezas de Vigilancia y en las dispersas Estaciones de Guardia que salpicaban el sector caído. Gracias a ellos fueron derrotados muchos enemigos del Imperio, y muchas grandes amenazas hallaron su fin antes incluso de que lograran afectar al Imperio de la Humanidad en su conjunto, incluso sin que lo supieran los distantes señores de los Guardianes de la Muerte dentro de la Ordo Xenos de la Inquisición. Sin embargo, dichas batallas no fueron sino el preludio de la terrible contienda que llegó después, ya que según muchas fuentes dentro del Imperio los Últimos Días han llegado al fin, y la última vigilia ya ha comenzado. El destino de la Brecha Jericho está ahora en la balanza, y solo los Guardianes de la Muerte poseen la habilidad y la tenacidad necesarias para lograr la victoria para los líderes de la Cruzada de Achilus, y para proteger a los hijos del Emperador de las terribles amenazas para toda la galaxia que moran en las entrañas de la Brecha.

Con el extraordinario descubrimiento de la Puerta Disforme Jericho-Fauce en el 777.M41, una pieza de avanzada tecnología cuyos misteriosos creadores siguen siendo desconocidos pero que conecta la Franja Este con el Sector Calixis en el Segmentum Obscurus, la posibilidad de emplear este conducto estable a través de la Disformidad para lanzar una Cruzada Imperial sobre la Brecha Jerico y reclamar esta área estratégica del espacio para el Imperio pronto halló el favor de los Altos Señores de Terra. El Lord Militante Tiber Achilus formuló un plan para llevar a cabo una campaña militar de tal índole, procediendo a continuación a reunir y poner bajo su mando a las fuerzas necesarias del Adeptus Astartes, la Guardia Imperial, la Adepta Sororitas, y grupos de naves de guerra de la Flota Imperial para cumplir con la voluntad del Emperador. Los Altos Señores, sin embargo, eran conscientes de que la existencia de un Portal Disforme como aquel representaba una grave amenaza a la par que una oportunidad. Por ello, bajo un palio del más absoluto secreto, y con la complicidad de los dirigentes de la Inquisición en el Sector Calixis y el Departamento Munitorum, lanzaron una Cruzada Imperial desde un punto de reunión a mitad de camino del territorio que querían conquistar. El Imperio pronto se encontró frente a obstáculos de importancia al querer llevar a buen puerto dichas metas, ya que la prevista reconquista pronto fue frenada por una marea de sangre. La Cruzada de Achilus se convertiría en un agotador conflicto lleno de reveses de la fortuna y acosado por enemigos tan inesperados como terroríficos. El propio Lord Militante Achilus no sobreviviría para ver cumplirse la primera década de la campaña.

Historia[]

Hay muy pocos mundos en el vasto y disperso Imperio de la Humanidad que no se encuentren dentro de una zona de guerra o de otra, lo que da veracidad al dicho que reza que en el M41 "solo hay guerra". Para algunos planetas la guerra es un asunto temporal que se desarrolla en breves pero intensos instantes mientras estallan o se detienen insurrecciones e invasiones. Para otros mundos la guerra es algo constante, una picadora de carne alimentada por generaciones enteras de habitantes de dichos planetas. Este último caso es el que puede observarse en la zona de guerra conocida como la Brecha Jericho.

El Sector Jericho original, en tiempos una poderosa y próspera región del Imperio, sucumbió a la oscuridad con la llegada de su Edad de las Sombras. Sus mundos, antaño brillantes ejemplos de lo que podría llegar a conseguir la Humanidad, se colapsaron y cayeron en la anarquía mientras diversos colectivos, antes unidos por su adoración al Dios-Emperador, pusieron su lealtad y su fe al servicio de los Dioses Oscuros de la Disformidad. La región al completo cayó en el recividismo, la regresión y el temor, un planeta tras otro, hasta que todo vestigio de orden cesó de existir. Esta caída en la ruina coincidió con el desastre que representó la Era de la Apostasía, ocurrida en el M36 y que se extendió por toda la galaxia, pero, aunque el Imperio acabó recobrándose de los estragos causados en dicha era, la Brecha Jericho no lo consiguió. Al verse asediado en numerosos frentes por un número incontable de enemigos, el Imperio abandonó la Brecha Jericho a su propio destino, para que sobreviviera por sus propios medios. Con el tiempo, la Disformidad rodeó por completo ese reino maldito, separándolo del extenso Imperio mediante Tormentas Disformes de una magnitud sin precedentes.

A lo largo de esta terrible Era de la Sombra, la Brecha Jericho estuvo dominada por Herejes y Demonios. Los seguidores del Caos se abalanzaron sobre aquellos mundos incapaces de defenderse por sí mismos, y la única autoridad era aquella que podía apoyarse en el uso de las armas y la fuerza. El antaño orgulloso planeta Verronus, la capital del antiguo Sector Jericho, fue engullido por el fenómeno disforme conocido como la Anomalía de Hadex, un caldero remolineante de energías desconocidas que, según algunas fuentes, fluye a través del tiempo y está dotada de alguna clase de vasta y extraña forma de consciencia. Aunque algunos mundos siguieron aferrándose a su fragmentada y medio recordada herencia, para la mayoría de ellos el Emperador acabó convirtiéndose en poco más que un distante mito, o como mucho acabó convertido en una cruel deidad que había dado de lado a sus hijos.

Sin embargo, aunque prácticamente toda influencia y referente del Imperio había abandonado a su suerte a la Brecha Jericho, un grupo permaneció allí. Los Guardianes de la Muerte, una fuerza única de Marines Espaciales, reunidos de muchos Capítulos diferentes, creada para servir a los intereses de la Inquisición, mantuvieron activas sus Estaciones de Guardia mientras continuaban con su solitaria "Larga Vigilia". La auténtica misión de los Guardianes de la Muerte sigue siendo un secreto conocido solo por aquellos situados en las más altas esferas de los organismos rectores del Imperio, ya que desde luego sus filas no están lo bastante nutridas como para evitar por sí solos la caída en la oscuridad de la región. A pesar de ello, jamás se fueron, y cuando el Imperio descubrió la Puerta Disforme Jericho-Fauce, sus avanzadillas hallaron una región aún controlada y vigilada por los incansables Astartes de negras corazas.

A finales del M41, la Brecha Jericho es un reino envuelto en guerra total. Tras asegurar el espacio oscuro y vacío que rodeaba el extremo de la Puerta Disforme en el lado de la Brecha Jericho, apodado como "Pozo de la Noche", el Imperio lanzó una poderosa Cruzada, con las bendiciones de los Altos Señores de Terra. Incontables millones de individuos fueron enviados en un esfuerzo por reclamar los mundos perdidos del antiguo Sector Jericho y de más allá de él, arrancándolos de las manos de las fuerzas de la oscuridad, para hacer brillar de nuevo la luz del Emperador sobre una región que estuvo durante demasiado tiempo privada de Su favor. Sin embargo, el Imperio no solo se encontró con los sirvientes de los Poderes Ruinosos enquistados en los mundos de la Brecha Jericho. También halló multitud de especies alienígenas, de las cuales la más poderosa era el colectivo T'au. La Cruzada de Achilus se detuvo en seco y el desastre se logró evitar por poco hasta que, con la muerte del líder original de la Cruzada y el ascenso de un nuevo Lord Militante, la Cruzada quedó dividida en tres salientes astrográficos, la mejor opción para enfrentarse a las numerosas amenazas que cuajaban la región.

Sin embargo, la Cruzada pronto se encontró con otro enemigo más, ya que los xenos Tiránidos de la Flota Enjambre Dagon habían logrado hacer retroceder el extremo más al norte del Imperio casi hasta el punto en donde comenzó. Enfrentada a los intransigentes servidores del Caos por un lado, a los determinados T'au por otro y a los voraces Tiránidos por un tercer frente, el destino de la Cruzada de Achilus descansa ahora sobre el filo de la navaja mientras incontables miles de soldados imperiales mueren por la causa cada día. Nadie puede ver el final de esta era de guerra total y, mientras tanto, los Guardianes de la Muerte siguen firmes en su vigilia, siempre en guardia ante un enemigo que podría causar la aniquilación de toda la región.

La Gran Cruzada[]

El área galáctica conocida hoy en día como la Brecha Jericho fue reclamada por las Legiones de Marines Espaciales del Emperador durante la Gran Cruzada, hace más de diez milenios, recibiendo en aquel entonces el nombre de Sector Jericho. Aunque existen pocos detalles acerca de su fundación en los registros imperiales que quedan de aquella época, si se sabe que representó una campaña excepcionalmente sangrienta. Los acontecimientos de la Herejía de Horus y las consecuencias de dicha guerra civil galáctica devastaron aún más los mundos del sector. Sin embargo, en los siguientes milenios mundos no doblegados fueron reclamados y muchos imperios xenos fueron aniquilados para ser reclamados para el género humano. El Sector Jericho se convirtió en un bastión del poder del Imperio, esculpido en el frío espacio virgen de la galaxia y colonizado por la dinámica y siempre creciente humanidad.

Mundos que habían quedado reducidos a ruinas y cenizas durante la Herejía y la posterior Gran Purificación fueron reconstruidos y convertidos en poderosos centros industriales. Las poblaciones de las colonias crecieron en número y riqueza, y con ellas creció a la par la riqueza y esplendor del Sector Jericho. Las viejas heridas de la Herejía de Horus desaparecieron gracias a la garantía de orden y estabilidad en el sector. Desde las altas torres de obsidiana del Mundo Colmena de Verronus a los destellantes santuarios de cristal de la sagrada Eleusis, el dominio del Imperio se extendió a lo largo de más de cien mundos en el sector. A pesar de los estragos del tiempo, las guerras y otros desastres el Sector Jericho continuó siendo un parangón de orden y poder del Imperio a lo largo de varios milenios, hasta que inesperadamente todo desapareció en la oscuridad y el derramamiento de sangre que lo vio nacer.

La Era de la Sombra[]

Durante la época que sería conocida como la Era de la Sombra en la Brecha, la oscuridad y la anarquía reclamaron el Sector Jericho. Este periodo vio como quedaba barrida la gloria de la Sector Jericho, haciendo que toda la región se desplomara y degenerara en un área conocida solo como la Brecha Jericho en las cartas astrográficas de los Navegantes del Imperio, un área de la galaxia no tocada por la luz del Emperador y bañada por el mal.

Este declive se inició a principios del M36, durante el periodo de descreimiento, desorden y tiranía conocido como la Era de la Apostasía. A lo largo de este periodo de guerra civil, el Imperio estuvo más cerca de su total destrucción que en ninguna otra época desde la Herejía de Horus. Por razones desconocidas la comunicación entre el Sector Jericho y el núcleo del Imperio se volvió cada vez más y más difícil. Los Astrópatas tenían grandes problemas para enviar y recibir mensajes telepáticos intactos, y las naves estelares que entraban y salían de la región se perdían a causa de las Tormentas Disformes que se aglutinaban en el área, como si quisieran aislar aún más el sector. Para empeorar aún más las cosas, un masivo ¡Waaagh! Orko, de una escala nunca vista en milenios, cortó completamente las grandes rutas comerciales entre el sector y los poderosos mundos del Reino Imperial de Ultramar, situado al sur galáctico. Con el Imperio completamente anegado y empantanado por los conflictos y las guerras, el Sector Jericho acabó viéndose marginado y olvidado, y acabó por escurrirse más allá del alcance del Imperio sin que un solo burócrata del Administratum de Terra se diera la menor cuenta.

Los pocos registros que quedan de aquella época indican que un corrosivo mal invadió el sector después de que este quedara aislado del resto del Imperio. Lentamente, los planetas que antes habían estado bajo el control imperial directo del mundo capital del sector, Verronus, fueron perdiéndose uno tras otro. Viéndose incapaces de conseguir ayuda por parte del extenso Imperio, algunos acabaron declarando la guerra a sus vecinos debido a simple paranoia o a una ambición sin límites, mientras sus líderes se veían postrados e impotentes para evitarlo bien por la propia debilidad de sus corazones, o bien por haberse aferrado a las promesas de los Dioses Oscuros. Otros mundos, como el propio Verronus, sucumbieron a la rebelión interna. En casi una única generación la mayoría del Sector Jericho cayó poco a poco en la anarquía y el salvaje barbarismo debido a su aislamiento. Cuando la última patrulla naval del Imperio fue reclamada para que se presentase en Kar Duniash para cumplir con unos deberes apremiantes, informaron que los últimos jirones de orden imperial en el Sector  Jericho ya no eran sino pequeños y andrajosos círculos de luz enfrentados a la oscuridad envolvente. Muy pronto aquellos últimos reductos cayeron también, olvidados e ignorados. La Era de la Sombra reclamaría los planetas y a los habitantes del Sector Jericho durante casi cinco milenios. No existe prácticamente ningún registro de los acontecimientos notables acaecidos durante este periodo en el sector. Solo los Astartes de los Guardianes de la Muerte tienen conocimiento de lo ocurrido durante la Era de la Sombra, e incluso ellos guardan pocos registros de aquello, puesto que su atención estaba concentrada en otra parte y sus intereses abarcaban acontecimientos de mucho mayor alcance que el destino de unos pocos mundos solitarios y abandonados al filo del espacio humano.

El final formal de la civilización imperial dentro del Sector Jericho se produjo después de que los Altos Señores de Terra ordenaran en el M37 el gran censo y revaloración de los Dominios del Hombre conocido como el Tercer Misericordia Imperialis Mundi. En el transcurso de dicha extensa revisión de los dominios del Emperador, se decretó que el Sector Jericho, junto con otra docena de sectores en la Franja Este, no existiría de nuevo hasta que una Cruzada Imperial pudiera devolverlo otra vez al redil del Imperio. La región fue rebautizada por los astrocartógrafos imperiales como la Brecha Jericho, volviendo así en nombre y naturaleza a la oscuridad de la que había surgido casi seis milenios terranos atrás. Las Tormentas Disformes y distorsiones temporales que aislaron la Brecha Jericho al comienzo de la Era de la Sombra nunca se han disipado por completo, mientras que las fronteras del Imperio solo se redujeron hasta un punto próximo a ellas. Como resultado, viajar a esta región del espacio se convirtió en una tarea peligrosa que solo llevaron a cabo los Guardianes de la Muerte y unos pocos Inquisidores a lo largo de los últimos cuatro milenios. No obstante, con el descubrimiento y apertura de la Puerta Disforme de la Fauce de Jericho, que enlazaba la Brecha Jericho con el Sector Calixis, situado en el otro extremo de la galaxia, hizo que la región volviera a ser accesible de nuevo para el Imperio, lo que permitió desencadenar la inevitable Cruzada Imperial.

La Puerta Disforme Jericho-Fauce[]

La recientemente descubierta Puerta Disforme Jericho Fauce, que acabó con el aislamiento de la Brecha Jericho del Imperio

La Puerta Disforme Jericho-Fauce conecta el sector imperial perdido, llamado hoy en día como la Brecha Jericho y situado en el Segmentum Ultima, con el turbulento Segmentum Obscurus, afectado por las fuerzas del Caos, en el que se encuentra el Sector Calixis y la fronteriza región de las Estrellas del Halo conocida como la Extensión de Koronus. El origen del dispositivo sigue siendo aún desconocido, y su verdadera naturaleza es solo uno de los muchos misterios a resolver en aquellas regiones de la galaxia. La Puerta Disforme fue descubierta por el Imperio en el 755.M41, y ya estaba activa para entonces, aunque saber por cuánto tiempo había estado en activo sigue siendo motivo de debate entre los estudiosos del Imperio. Dentro de la Ordo Xenos de la Inquisición muchos creen que la puerta estuvo dormida y a la espera durante decenas de miles de años terranos, hasta que alguna clase de evento desconocido la activó no antes del 397.M41. Esta temporización puede enlazar la activación de la Puerta Disforme con el llamado "Año de las Profundidades Soñadoras”, un periodo de continuas, y en muchas ocasiones mortales, alteraciones de la Disformidad que afectaron en aquella misma época a la Extensión de Koronus. Lo que sí parece ser es que la existencia de la Puerta Disforme era desconocida para los habitantes del Sector Jericho antes de la Era de la Noche, debido a que las antaño bien conocidas rutas disformes del sector atravesaron esa misma sección del espacio durante siglos sin que se produjera ningún informe de actividades anómalas.

Las Puertas Disformes son pasajes estables bidireccionales entre dos ubicaciones interestelares distantes entre sí, que quedan enlazadas a través del Inmaterium. Aunque son extraordinariamente raras, no son desconocidas para el Imperio, y tampoco son idénticas en naturaleza, apariencia o alcance. Quizá la red más extendida de este tipo de puertas sea la Telaraña Eldar, una serie de portales que interconectan una red arterial a través de la sección de la Disformidad en donde una vez se extendieron los antiguos dominios del perdido imperio Eldar, aunque hoy en día tal red ha quedado muy reducida en alcance tras la antigua Caída, encontrándose en constante peligro de desbaratarse o de ser atacada por entidades de la Disformidad. Existen otras Puertas Disformes que parecen ser incluso más antiguas, precediendo por mucho incluso el ascenso al poder de los Eldar de antaño. Estas otras Puertas pertenecen por lo general a seres y razas como los legendarios Ancestrales, que no son sino mitos de una edad perdida en la historia galáctica. La Puerta Disforme Jericho-Fauce corresponde a esta última categoría, de acuerdo con los estudiosos xenológicos imperiales.

Las estructuras físicas que representan los dos extremos de la Puerta Disforme Jericho-Fauce, ubicados en extremos opuestos de la galaxia) son idénticas: masivas e irregulares lunas crecientes que flotan en solitario en el vacío del espacio interestelar, inmóviles y prácticamente inmunes a la acción de cualquier clase de fuerza exterior que se les aplique. Parecen haber sido forjadas a partir de una roca oscura con vetas de extrañas pautas geométricas de color oro viejo y metal perlescente, que refulgen levemente cuando se observan mediante ojos humanos, casi como si fueran un espejismo insustancial. Esta ilusión óptica puede estar causada por las continuas y paradójicas tensiones gravitatorias y electromagnéticas que pueden hallarse en las cercanías de la puerta, y al hecho de que toda la estructura está envuelta en un poderoso efecto de cizalladura dimensional similar, aunque muchas veces más poderosa, a los Escudos de Vacío de un Titán o una nave estelar imperial.

Una nave inicia el tránsito a través de la Puerta Disforme Jericho-Fauce

Toda materia sólida que pasa a través del espacio comprendido por los brazos de la luna creciente, que abarcan una distancia de 100 kilómetros, desparece en la oscuridad y es lanzado de manera irresistible al otro extremo de la puerta, en donde es escupido de vuelta al espacio normal en el otro lado de la galaxia, cruzando lo que podría describirse como un "corredor" o un "túnel" a través de la Disformidad. Por lo que se ha podido observar hasta ahora, el periodo de tiempo necesario para el tránsito es prácticamente desdeñable, meros segundos de tiempo subjetivo transcurridos en una helada y negra dislocación que se extiende a través de una distancia que tomaría normalmente muchos años en ser atravesada por una nave imperial que usara un Motor de Disformidad estándar, si es que dicho tránsito directo fuera acaso posible. Este trayecto no está exento de peligros. Aunque no es necesario el uso de un Motor de Disformidad o un Campo Geller para utilizar la Puerta Disforme, el tránsito a través de ella es un fenómeno bastante turbulento. Pronto se descubrió que toda nave que no hubiera sido construida con la debida solidez y que intentara realizar el viaje podría acabar gravemente dañada e incluso destruida por las tensiones gravimétricas del tránsito, lo que limita el uso de la Puerta Disforme a naves de guerra y otras naves estelares de gran potencia y poder.

La existencia de la Puerta Disforme Jericho-Fauce no es solo un enigma y una oportunidad para la Humanidad, sino también una potencial fuente de peligro para el Imperio de la Humanidad, que es lo que preocupa a las altas instituciones del Imperio. La puerta existe y ahora está abierta, por lo que el Imperio debe o destruirla o reclamarla para sí, no existen más opciones que sean proporcionales con la seguridad de los territorios del Emperador. Sin embargo el problema se ha complicado por el hecho de que los expertos del Imperio aún no han descubierto ninguna forma de controlar las funciones de la Puerta Disforme aparte de destruir la estructura física de una de las terminales con forma de luna creciente. Esta acción requeriría de la potencia de una flota de batalla imperial al completo para tan siquiera intentarlo o conseguirlo. Por tanto, fue el descubrimiento de la Puerta Disforme y la incapacidad para destruirla o controlarla lo que hizo inevitable el lanzamiento de la Cruzada de Achilus, y puede ser lo que fuerce finalmente a los Altos Señores de Terra a tomar acciones mucho más drásticas en caso de que fracase.

Cronología[]

"Somos el Imperio. Somos esclavos de nuestro pasado. Nuestro futuro está atado a cosas que se han perdido para la memoria y la leyenda. Esta es nuestra fuerza, nuestra maldición y nuestro destino. No me preguntéis por el futuro; preguntadme por el destino escrito en las hazañas de los muertos."

Yoren Kipraus, Cardenal de Verronus, martirizado en 245.M36.

Esta es una breve línea temporal de acontecimientos seleccionados relacionados con la historia de la Brecha Jericho, los hechos más importantes que le dieron forma y los registrados por los Guardianes de la Muerte, cuyas incansables vigilias han tenido su influencia. Entre los levantamientos y las invasiones, los Guardianes de la Muerte han prevalecido. Entre los destrozados cimientos del poder del Imperio y el retorno de antiguos enemigos, los Guardianes de la Muerte han prevalecido. Entre las conquistas de la Cruzada de Achilus y los estragos de la Flota Enjambre Dagon, los Guardianes de la Muerte han prevalecido. Esos registros han sido obtenidos de los Telares de Datos de Megara del durmiente claustro de la Fortaleza de la Guardia Erioch, nivel de seguridad Heliotropo-Sigma: Disponible para todos los Hermanos de Batalla de los Guardianes de la Muerte. Acceso y archivos de mayor nivel disponibles solo por autorización del Comandante de la Guardia Mordigael. Estos registros tienen una cierta cantidad de entradas importantes expurgadas debido a circunstancias misteriosas, por lo que no pueden ser considerados como un registro completo o fidedigno de los acontecimientos. Aún quedan muchos enigmas por resolver en la Brecha Jericho.

Prehistoria de la Brecha Jericho[]

Nota: Los siguientes datos han sido extraídos de registros disponibles muy limitados.

  • La Gran Cruzada (Fecha Desconocida, aprox.M30) - El área de espacio designada como la Brecha Jericho es conquistada durante la Gran Cruzada del Emperador de la Humanidad para unificar la galaxia como un reino unido para la Humanidad por las fuerzas de la Flota Imperial controladas principalmente por las Legiones de Marines Espaciales de los Amos de la Noche y los Ultramarines. El área de la Brecha estaba escasamente poblado por la humanidad pre-imperial, pero poseía muchos planetas ricos en recursos y capaces de albergar vida. Por ello, fueron marcados con prontitud como objetivos para la colonización y expansión del Imperio. Numerosas razas xenos menores fueron exterminadas en una campaña extremadamente sangrienta que puso la Brecha bajo el control del Imperio, y 132 mundos fueron adscritos como llevados al Acatamiento Imperial. Las pruebas que restan indican que la oposición más importante a la Gran Cruzada en la Brecha provino de tener que desatrincherar un imperio Orko en miniatura situado en la porción de la Brecha cercana a la frontera galáctica, y más particularmente en la destrucción de los restos de unas xenoformas muy avanzadas tecnológicamente, posiblemente de gran antigüedad y claramente no humanoides conocidas en muchos registros como los "Ghanathaar", quienes dominaron los límites de la Brecha próximos a la Franja Este galáctica. Este conflicto destruyó la capacidad de albergar vida de muchos mundos de esta porción de la Brecha, un factor que moldearía el futuro Sector Jericho. La Capilla de las Edades en Macragge, Mundo Capitular de los Ultramarines, contiene entre sus miles de santuarios un relieve de carantracita con los nombres de dos mil treinta y tres Hermanos de Batalla fallecidos, que perecieron en la guerra contra los "Ghan’at Hark", que se cree que está relacionado con aquel enorme conflicto, aunque no existen más registros de aquel.
  • La Herejía de Horus (Fecha Desconocida, M31) - Debido a las horrendas maquinaciones del Caos y a la lamentable traición del Señor de la Guerra Horus, el Imperio fue llevado al borde de la aniquilación por una enorme guerra civil que destrozó el reino de la Humanidad y que hizo que la mitad de las Legiones de Marines Espaciales se volvieran en contra del Emperador. A pesar de que Horus y las fuerzas traidoras fueron derrotadas en la Batalla de Terra, el Emperador resultó gravemente herido y tuvo que ascender al Trono Dorado. Este conflicto fue seguido por un periodo de gran oscuridad y derramamiento de sangre que duró casi un milenio, antes de que se pudiera restaurar una semblanza de orden en el Imperio. Como parte de ello, las Legiones de Marines Espaciales que se habían mantenido leales fueron divididas en Capítulos más pequeños, integrados por hasta 1000 Astartes , durante la Segunda Fundación, para que una rebelión de esa escala no pudiera volver a producirse jamás.
  • Fundación del Sector Jericho (Aprox. a principios del M32) - Tras un interregno que duró 1200 años estándar, y que estuvo en ciertos momentos salpicado por el derramamiento de sangre, el dominio del Imperio de la Humanidad sobre la Brecha Jericho se cimentó por completo, y el territorio fue rebautizado como el Sector Jericho en el gran "Imperium Universalis". La capital del sector fue ubicada en el Mundo Colmena de Verronus, que fue utilizado en la Gran Cruzada como punto de paso y que mantuvo su afinidad por los extensos dominios humanos en los siglos anteriores, mientras que el Mundo Santuario de Eleusis ganaría prominencia en siglos posteriores por su santo nativo y porque, según la leyenda, fue bendecido por los pasos del propio Emperador. La fundación de este sector no estuvo exenta de incidentes, ya que se hizo necesario lanzar una campaña de supresión contra unas sombrías fuerzas xenos que habían comenzado a asaltar las estrellas de la zona sur en torno al sistema estelar de Oertha. La amenaza fue rechazada, y los  [CENSURADO], uno de los Capítulos de Marines Espaciales basados en flota que tomaron parte en la campaña, reclamaron sus derechos sobre el Mundo Salvaje de [CENSURADO] como uno de sus mundos de reclutamiento, lo que los convirtió en parte de las defensas del Sector Jericho.

Edad de Oro del Sector Jericho[]

  • Era Dorada de Jericho (M32 a M35) - Mientras el extenso Imperio alcanzaba su cénit en poder e influencia, el Sector Jericho fue uno de los muchos sectores en alcanzar un renacimiento de poder y logros a medida que grupos de planetas imperiales de todo tipo aparecían de entre los escombros de los anteriores fracasos y de los territorios inexplorados de los mundos alienígenas tomados en nombre de la Humanidad. El Sector Jericho se convirtió en un bastión y un ejemplo de la civilización y majestad imperial esculpido en los fríos páramos del espacio, con una pujante población que pronto aumentó hasta ser centenares de millones de individuos. El Sector Jericho es un eje comercial e industrial del Imperio cuyo sangriento pasado ha caído casi en el olvido, un reino de piedad y devoción cuyo renombre era tal que su nombre se mencionaba en Terra como una de las joyas de los dominios de la Humanidad. Sus mercancías eran codiciadas en lugares tan lejanos como el bendito Ultramar y el distante Espandor. Con el paso de los milenios el poder y la fortuna del Imperio creció y menguó, pero el Sector Jericho siguió siendo fuerte y próspero a pesar de las vicisitudes de la guerra, la invasión y los pequeños desastres. Sin embargo el amanecer del M35 presagió tanto el oscurecimiento del destino del sector y la aparición de los Guardianes de la Muerte en la historia conocida de la Brecha Jericho.
  • El Interregno de Nova Terra (401.M34 - 975.M35) - Durante el Interregno de Nova Terra, el Imperio quedó dividido en facciones beligerantes por las guerras civiles entre los comandantes imperiales. Durante los siglos de batalla y desgaste que siguieron, el Sector Jericho, que se encontraba lo bastante lejos de las líneas del frente como para que pudiera evitar un contacto directo con el conflicto, se convirtió en un apoyo activo y sonoro de los Leales Terranos, desviando grandes cantidades de recursos y personal para alimentar la distante guerra. El drenado de los recursos del sector fue volviéndose cada vez más difícil de sostener, lo que provocó que se extendiera la escasez de recursos y el descontento a lo largo y ancho de los mundos del Sector Jericho por primera vez en su historia.
  • El Primer Mártir (267.M35) - Este es el primer registro perteneciente a la Fortaleza de la Guardia Erioch disponible para el nivel de seguridad actual: Balthazar Ho’Tsun, Señor de la Vigilia, Capitán de los Puños Imperiales, murió en combate en la Corriente de Slinnar. Se desconoce contra qué enemigo se enfrentaron los Guardianes de la Muerte, o qué fuerzas se vieron implicadas en el combate.
  • La Muerte Invisible (566.M35) - El Capítulo de Marines Espaciales de [CENSURADO] es declarado Excommunicate Traitoris por sus graves crímenes contra el Imperio. Como resultado de ello, sus bienes materiales y personales fueron reclamados como pago de la sanción por orden de la Inquisición, y los miembros del Capítulo fueron sentenciados a muerte. Debido a estas órdenes, el Mundo Salvaje de [CENSURADO] fue puesto desde entonces bajo el agudo escrutinio de los Guardianes de la Muerte de la Fortaleza de la Guardia Erioch, y posteriormente el planeta fue sometido a Exterminatus y su presencia fue expurgada de todos los mapas y cartas del Sector Jericho.
  • La Quema del Palacio Blanco (990.M35) - Un conjunto de Equipos de Eliminación de los Guardianes de la Muerte fue enviado al planeta Vanir para llevar a cabo un ataque quirúrgico contra el Gobernador Planetario imperial y su administración. Los Equipos de Eliminación purgaron el palacio del Gobernador de toda forma de vida, detonando posteriormente una serie de dispositivos de fusión que redujeron el edificio y los siete kilómetros cuadrados circundantes de la superficie planetaria a cenizas humeantes. Este acontecimiento dejó una marca indeleble en la historia de Vanir, entrando en la mitología de la población nativa del planeta como "La Ira de los Ángeles Negros". Este incidente creó a su alrededor una leyenda duradera que perduró incluso más allá del posterior colapso de la civilización del planeta, llegando hasta nuestros días.

La Caída de Jericho[]

  • La Caída del Sector Jericho (M36-M37) - La caída en desgracia del Sector Jericho fue rápida, y existen muchos registros acerca del por qué antes de que la oscuridad descendiera y eclipsara la esperanza y la razón.
  • La Era de la Apostasía (aprox. 100-600.M36) - El Alto Señor Goge Vandire endureció su presa sobre el Imperio, iniciando una monstruosa tiranía que sería conocida en tiempos posteriores como el Reinado del Terror, y que posteriormente daría origen a la Era de la Apostasía, el periodo de conflicto y derramamiento de sangre más tenebroso que el Imperio hubiera desde la Herejía de Horus. Como parte de la red de poder y control que estableció sobre el Adeptus Mechanicus y el Adeptus Ministorum, Vandire aseguró firmemente en su esfera de control numerosos sectores imperiales clave, destacados ya fuera por su importancia estratégica o su valor económico, poniéndolos bajo el control de comandantes-marioneta que solo le guardaban lealtad a él. El Sector Jericho Sector pronto quedó bajo la férula de esta política y, bajo el mando directo del Alto Señor, se estableció un nuevo gobierno de colaboración con la Lady de Sector Castagar Murella y el Archicardenal Udo Asterus adscritos como Supra-Gobernadores Temporal y Espiritual, respectivamente, del Sector Jericho. Todos los prelados de la Eclesiarquía y los Comandantes Imperiales del sector tuvieron que arrodillarse ante sus nuevos señores, cuya autoridad venía respaldada por escuadrones de la Flota Imperial y decenas de miles de tropas de choque de las Fratrías Templarias. Tomados por sorpresa por este inesperado giro de los acontecimientos y por la legítima autoridad que llevó a cabo el cambio, el dominio de los regentes controlados por Vandire no tuvo al principio ninguna clase de oposición, y la poca resistencia que se pudo formar fue aplastada, tras lo que un sangriento periodo de tiranía y opresión nunca antes visto se apoderó del Sector Jericho. Entretanto, los Supra-Gobernadores se hicieron infames por la velocidad e insensibilidad con el que rápidamente expandieron su fortuna y poder personal. Los miembros de los Guardianes de la Muerte, que operaban en secreto en el Sector Jericho y cuyo número y posesiones eran desconocidos por los lacayos de Vandire, continuaron con su usual costumbre milenaria de no interferir en los asuntos domésticos cada vez más graves del Imperio, salvo que estos se interpusieran en sus órdenes. Sin embargo, el Señor de la Vigilia de la Fortaleza de la Guardia Erioch ordenó a todos aquellos que se encontraban bajo sus órdenes que protegieran cuidadosamente la inviolada naturaleza y el secreto de la Guardia. Toda nave o fuerza de las Fratrías Templarias que se acercara demasiado o interfiriera en las actividades de los Guardianes de la Muerte fue eficiente y silenciosamente desviada de su curso o destruida por sistema, manteniéndose con ello el secreto de los Guardianes de la Muerte.
  • La Voz de la Verdad (245.M36) - Yoren Kipraus, Cardenal de Verronus, habló en público contra los "excesos y pecados mundanos" del Archicardenal Asterus, y poco después fue secuestrado en mitad de la noche por las fuerzas de las Fratrías Templarias. Su basílica fue arrasada y saqueada, y sus clérigos fueron asesinados o esclavizados. El propio Kipraus, tras estar sometido durante meses a torturas, fue declarado hereje, siendo descuartizado por chacales de médula como entretenimiento en un gran festín en honor del aniversario del nombramiento de los Supra-Gobernadores. Debido a su martirio, Kipraus sería posteriormente beatificado como Santo del Culto Imperial por orden del futuro Eclesiarca reformador Sebastian Thor.
  • Aparecen las Crías del Veneno (257-262.M36) - Se produjeron por todo el Sector Jericho incontables revueltas y surgieron numerosos movimientos de resistencia armada debido al crecimiento exponencial de las cuotas exigidas por los Supra-Gobernadores. A pesar de que muchas de las insurrecciones fueron aplastadas rápida y brutalmente, el daño colateral resultante fue extenso, lo que redujo todavía más la capacidad productiva del Sector Jericho, lo que a su vez dio pie a exigencias aún mayores para acabar con  un déficit que no podía ser cubierto, creando un ciclo autoalimentado, cada vez más grave, de represión y revueltas. Los Supra-Gobernadores iniciaron una paranoica serie de purgas para eliminar a todo aquel al que consideraran como una amenaza potencial, incrementando sus beneficios al saquear los cofres de los magnates y la nobleza del Sector. Entre estas posesiones se encontraban los terrenos y naves del por entonces ausente Capitán Independiente Mordecai Haarlock, cuyas posesiones se encontraban en el Sector Jericho y en muchos otros sectores más allá de sus fronteras, y que fueron reclamadas e incautadas a su regreso al Sector Jericho por orden de la Supra-Gobernadora Murella Mordercai. En protesta, Haarlock se resistió al arresto, matando a todos aquellos que le retenían, y huyendo posteriormente con una única nave, la Lanza del Destino, al interior de la Corriente de Slinnar, jurando cobrarse una sangrienta venganza.
  • El Señor del Relámpago (263.M36) - En respuesta a la apertura de una celda en la Cámara Omega y la aparición de una lanza rota de arcaico diseño y hecha de un material desconocido, un Equipo de Eliminación de los Guardianes de la Muerte inició una campaña en el Mundo Feudal de Sovereign, que descubrieron que se encontraba en las garras de una homicida entidad energética xenos conocida como el Señor del Relámpago, el cual se había presentado ante los nativos como un falso mesías. La criatura espectral había ganado fuerzas alimentándose con las fuerzas vitales de miles de sacrificios hechos en su nombre, siendo adorado por un ejército de salvajes guerreros. Solo un Hermano de Batalla de los Guardianes de la Muerte consiguió regresar a la Fortaleza de la Guardia Erioch con el resquebrajado corazón cristalino del Señor del Relámpago.
  • La Guerra de Haarlock (263-270.M36) - Empleando el miedo y la mera fuerza de su personalidad, el Capitán Independiente Mordecai Haarlock convenció a una flota errante de corsarios, mercaderes refugiados y disgustados Capitanes Cartistas para que se unieran a él en una guerra de resistencia contra los Supra-Gobernadores del Sector Jericho y contra aquellos que les apoyaban. Iniciaron una guerra de guerrillas basada en emboscadas y ataques relámpago contra naves solitarias de recogida de tributos y asentamientos de las Fratrías Templarias, haciendo a la vez contrabando de armas y de sacerdotes de la Eclesiarquía que se habían opuesto al control de Vandire sobre el Adeptus Ministorum, ayudando a los movimientos de resistencia al régimen de Vandire en la Brecha Jericho y las regiones adyacentes.  Mordecai Haarlock demostró una increíble habilidad para desarrollar esta clase de guerra encubierta, actuando como capitán corsario y como maestro espía. A medida que su infamia se extendía, recibió el apodo del Lord Araña. Era el único hombre en el centro de una telaraña que comprendía incontables hebras de células terroristas, espías, agentes y naves corsarias. Su emblema de la araña dorada que atrapaba en sus garras un Áquila Imperial se convirtió en un símbolo de esperanza para todos aquellos que se encontraban oprimidos por el reinado de los Supra-Gobernadores, y como una señal de miedo para sus vasallos.
  • Haarlock y Erioch (266.M36) - En los anales de la Fortaleza de Vigilancia Erioch existen registros de la llegada del Lanza del Destino a las fronteras del Sistema Erioch. Desconociendo donde había ido a aparecer, Mordecai Haarlock penetró en el sistema estelar, siendo rápidamente rodeado y puesto en la mira de los cañones de los Guardianes de la Muerte. Viéndose forzado a deponer las armas, Mordecai y sus socios fueron llevados a bordo de la Fortaleza de Vigilancia y puestos bajo el control de varios Equipos de Eliminación. Tres días más tarde, Haarlock y su nave recibieron permiso para partir. Nunca habló de lo que le ocurrió durante esos tres días, ni regresó de nuevo al Sistema Erioch.
  • La Llegada de la Oscuridad (268.M36) - Una enorme nave del tamaño de una ciudad y de origen desconocido surgió a gran velocidad de la Disformidad en el Sistema Andronicus, estrellándose contra la segunda luna de Andronicus Prime, destrozándola. Los fragmentos se precipitaron sobre el planeta, ocultando el sol y arrasando sus verdes bosques. Toda vida en Andronicus Prime resultó exterminada en cuestión de días.
  • El Desertor (273.M36) - Las revueltas contra el Reinado del Terror se extendieron por el Imperio como fuego en el bosque, y en todas partes la sagrada Confederación de la Luz de Sebastian Thor seguía destruyendo poco a poco el régimen de Vandire. Mientras huía de un asesino debido a sus simpatías para con la causa Thoriana, el Capitán Durek del Crucero de Batalla Poder de Terra de la Flota Imperial, se encontró con el Capitán Independiente Haarlock y aceptó unirse a su causa. Junto a él llevo consigo una red de contactos con la Flota de Batalla Jericho de la Armada Imperial y una alianza con las fuerzas y agentes de la Confederación de la Luz.
  • El Despertar del Ser Oscuro (273.M36) - Algo alienígena despertó en la helada superficie envuelta por la noche de Andronicus Prime, y los Guardianes de la Muerte respondieron. Varios Equipos de Eliminación barrieron la destrozada superficie y dirigieron bombardeos orbitales contra ella. Al final se estableció una Fortaleza de la Guardia de los Guardianes de la Muerte en los turbulentos campos de asteroides que hoy en día limitan el acercamiento orbital al planeta.