FANDOM


Legión de la Cruz de Hierro
El contenido de este artículo pertenece a la saga No Oficial de Balhaus, que ha recibido el Sello de Calidad Wikihammer.

¡Disfrútala!

Bomba de Retracción

Las Bombas Retractoras son artefactos que replican el efecto de Retracción Psíquica de manera artificial, amplificando sin embargo su efecto de forma omnidireccional al igual que podría hacer un Henkergeist de manera más focalizada sobre un área pequeña o un individuo concreto.

DescripciónEditar

Las bombas de retracción consisten en un sistema compuesto por un generador neutro de ondas psíquicas, un amplificador y un psicopolarizador, todos encerrados en un contenedor psicoestanco que aisla todo el mecanismo por completo.

Estos ingenios, creados originalmente en prototipos por la sección de Armamento de los Laboratorios Krautzmitt junto con expertos de la Casa Wassengeist en el 2480 DDF (713.M41), eran objetos cilíndricos de un metro de longitud y unos treinta kilos de peso que poseían una espoleta simple de contacto, siendo portados por una nave de superficie de la Weltwaffe como un KG87 para ser lanzados sobre un área concreta donde se deseaba que se produjeran sus efectos.

FuncionamientoEditar

Cuando una bomba de retracción alcanza su objetivo, la espoleta de contacto inicia un proceso que se produce en menos de un segundo, el cual consiste en la creación de una onda psíquica cuyo origen es el generador neutro, la cual es inmediatamente multiplicada por el amplificador para alcanzar una intensidad crítica y posteriormente cargada negativamente por el psicopolarizador.

El efecto de todo este proceso es que, cuando el contenedor psicoestanco libera su carga después del contacto, se produce una burbuja de absorción que atrae hacia ella cualquier tipo de energía psíquica circundante en un área esférica de unos diez metros de radio. La propia burbuja es en sí una microfisura en el Espacio real que se conecta con la Disformidad durante un mínimo intervalo menor a un segundo, cerrándose de inmediato a continuación.

La consecuencia es que la energía psíquica atraída es derivada de manera repentina y con inmensa fuerza hacia el Inmaterium, donde es dispersada anulándose por completo. La fuerza con la que esto sucede es tremendamente violenta, pero invisible a efectos prácticos para toda criatura no psíquica, si bien aquellos dotados de la capacidad de absorber y transformar este tipo de energías sufren un intenso impacto que las arranca de su ser, despojándolos de ella e incluso acabando con sus vidas por el colapso mental del que son objeto si se encuentran en el radio de acción de la bomba.

Estos artefactos no producen detonación alguna, de hecho, cualquier criatura no psíquica que se encuentre en las cercanías del lugar donde impactan tan solo presenciarán la caída al suelo a gran velocidad de un objeto cilíndrico que se rompe en el impacto sin que parezca que suceda algo más que el propio golpe.

UsosEditar

Las bombas de retracción, junto con la munición Verfäl, son especialmente utilizadas para la contención de seres psíquicos como demonios, criaturas procedentes de la Disformidad o capaces de utilizar las energías psíquicas en su favor, aunque utilizan principios de funcionamiento diferentes.

Son muy efectivas al ser usadas sobre Demonios Menores ya que su efecto los elimina con facilidad, siendo no obstante menos eficaces proporcionalmente contra criaturas más poderosas, pero aún así lo bastante potentes como para reducir sus capacidades.

Se trata, no obstante, de artefactos difíciles de construir y caros de producir por sus características, de manera que es muy raro verlos de manera habitual.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.