FANDOM


Khorne medio sin fondo

Cerberus el Rebañacráneos, mascota de los Poderes Ruinosos, patrocina este espacio para honrar a sus demoníacos señores. Pulsa sobre él y te introducirá en los misterios del Caos.

¡Sangre para el Dios de la Sangre! ¡Visitas para los artículos del Caos!

Be'lakor Príncipe Demonio

Be'lakor, primer Príncipe Demonio de los Dioses del Caos.

"Él no es muchos, él es único, él es el primero. Una criatura tan antigua como la misma creación, que se ha movido sin ser vista entre las estrellas durante milenios, retorciendo los destinos de muchas razas y alimentándose de su miseria. ¡Pero le he encontrado, he descubierto su nombre!"
Tecnomagos Kyber Arbastri, dirigiéndose al Concilio de Chalice


Inimaginablemente antiguo, el Príncipe Demonio Be'lakor es el primero de su especie. Elevado desde la mortalidad por todos los Dioses del Caos, recibió una porción del poder de cada uno de ellos. El destino de Be'lakor siempre ha estado influenciado por la interminable lucha entre los dioses, ya que pertenece en la misma medida a cada uno de los Dioses Oscuros. Al principio, Be'lakor usó la envidia de los Poderes Ruinosos para obtener sus favores, sin jurar jamás obediencia absoluta a ninguno de ellos en concreto. Por un tiempo, los dioses se enfrentaron por Be'lakor como niños peleándose por su juguete favorito. Sin embargo, pronto se dieron cuenta del disparate que era combinar su poder en un solo recipiente, ya que Be'lakor era casi incontrolable. En seguida empezaron a crear nuevos Príncipes Demonio, y cada dios eligió solo campeones que eran leales a él y solo a él. Be'lakor siguió siendo el más fuerte de los Príncipes Demonio, aunque su poder se redujo cuando los dioses extendieron su energía entre sus otros sirvientes. No obstante, Be'lakor sigue siendo un maestro de las sombras, moviéndose tras el velo de la historia para ejercer la voluntad de los Dioses del Caos sobre el universo.

HistoriaEditar

Un antiguo malEditar

Be'lakor Príncipe Demonio Horrores de Tzeentch

Be'lakor, el primer Príncipe Demonio del Caos, acompañado por una horda de Horrores de Tzeentch.

Los orígenes de Be'lakor solo se cuentan como leyendas y rumores; historias arrancadas de las lenguas de Demonios cautivos o saberes prohibidos recogidos en los muros de antiguas criptas. Crudos pictogramas hallados en las cuevas de mundos secos y muertos y primitivas estatuas ocultas en las abismales profundidades de los océanos de mundos letales hablan del inmortal reinado de Be'lakor en la galaxia. Los eruditos se han vuelto locos buscando pistas de la presencia del Demonio entretejidas en la historia del universo, siempre acechando en las sombras tras el alzamiento y la expansión de las razas mortales. Incluso el hermético Capítulo Astartes de los Caballeros Grises, creado por el Emperador para combatir contra las fuerzas demoníacas de la Disformidad, sabe poco de la verdadera historia de Be'lakor, solo mentiras contradictorias e invenciones imposibles.

Las leyendas hablan de que Be'lakor ha gobernado imperios de mortales desde el amanecer de los tiempos. El Príncipe Demonio conquistaba un mundo y subyugaba a su pueblo, obligándole a adorarle como a un dios. Cuando la raza declinaba, arruinada por la avaricia y malevolencia de Be'lakor, el Demonio partía de nuevo, hallando una nueva raza floreciente que convertir en sus juguetes. Se dice que el Príncipe Demonio fue en varias ocasiones el señor de imperios del tamaño de sectores, un dios Demonio que gobernaba más de mil mundos y era servido por miles de millones de fieles seguidores.

Aún existen reliquias y ruinas de mundos muertos que sugieren que podría haber algo de verdad en estas leyendas; lo que es más difícil de dilucidar es si su fuente fue Be'lakor o no. El Magos Kyber del Adeptus Mechanicus ha pasado toda su vida recomponiendo la historia de Be'lakor durante su exploración de las zonas salvajes de la galaxia, rastreando antiguas reliquias de la Era Oscura de la Tecnología. Siguiendo las débiles trazas dejadas por el paso de Be'lakor a través de la historia, el Magos Kyber ha encontrado estatuas aladas talladas a partir de los huesos fosilizados de psíquicos, desmigajados rollos de piel humana que muestran miles de diminutas figuras inclinándose ante una oscura forma alada y fragmentos de cuerno negro como la noche guardados en relicarios sagrados. Desconocedor de la auténtica naturaleza de Be'lakor, Kyber está convencido de que todos estos objetos están relacionados con un gran señor alienígena, una antigua criatura que ha existido durante millones de años en diversas formas y que está tras incontables hazañas de maldad.

Sin saberlo, Kyber está siendo manipulado por Be'lakor. El Príncipe Demonio puso las primeras pistas de su existencia en el camino de Kyber, llevando al Magos a las ruinas de un mundo que él gobernó antaño. Desde esta semilla de curiosidad, Kyber ha descubierto nuevos sistemas, planetas e imperios arruinados largo tiempo olvidados por Be'lakor. Mientras el Demonio ayuda a Kyber desde las sombras, el Magos reúne el legado oculto y olvidado que Be'lakor ha ido dejando tras de sí, lo que solo facilitará que recupere sus objetos de poder perdidos y al mismo tiempo borre su existencia de la historia.

Heraldo del Fin de los TiemposEditar

Be'lakor el Señor Oscuro por Catherine Oc
"Solo un tonto confía en un Demonio. Están hechos de la misma materia que el cambio, la locura pura de la Disformidad hecha manifiesta. Sin embargo, como los hombres, los Demonios son criaturas de avaricia, orgullo y arrogancia, y en estas cosas confío completamente."
Abaddon el Saqueador


Como un irritable hijo primogénito, Be'lakor siempre ha guardado una amarga envidia hacia cualquiera que obtenga el favor de los Dioses Oscuros. Durante milenios, el Príncipe Demonio ha socavado las maquinaciones e intrigas de los siervos demoníacos y mortales del Caos. Sin embargo, lo que Be'lakor cree que es libre albedrío y venganza contra los que han usurpado su poder, es solamente el Gran Juego entre los Dioses del Caos. Cuando el Demonio destruye a un Campeón de Nurgle, inevitablemente está cumpliendo los deseos de Tzeentch, y cuando mata a un guerrero del Dios de la Sangre está cumpliendo la voluntad de Slaanesh. Be'lakor está ciego ante estas manipulaciones de los dioses. Su propia sed de poder y el placer de demostrar su superioridad sobre los Campeones rivales parecen suficientes para hacerle olvidar los grilletes hechiceros que los dioses enrollan continua y fuertemente en torno a su cuello.

En épocas más recientes, los rumores dicen que Be'lakor ha empezado a seguir a un nuevo campeón de los Dioses Oscuros: el Señor de la Guerra, Abaddon el Saqueador. Supuestamente, el Príncipe Demonio ha pasado siglos vigilándole e influyendo sobre los sucesos a medida que estos fluyen y refluyen en torno al Señor de la Guerra, sabiendo en cierto modo que sus destinos están entrelazados. Durante cada una de las Cruzadas Negras de Abaddon, el Señor de las Sombras ha estado acechando en el fondo. Durante la 3ª Cruzada Negra, las leyendas dicen que fue Be'lakor quien manipuló al Príncipe Demonio Tallomin para que ayudase al Saqueador y acabase por asaltar Cadia. También se cree que fue Be'lakor quien le advirtió a Abaddon de la traición de Drecarth el Sin Vista, llevando a la destrucción de este y a la absorción de los Hijos del Ojo por la Legión Negra durante la 6ª Cruzada Negra.

En ambos casos, los actos de Be'lakor parecen haber apoyado el ascenso de Abaddon al poder, aunque un examen más cercano expone motivos mucho más oscuros a la vista. Aunque Tallomin provocó grandes pérdidas a los ejércitos de Cadia, lo hizo a costa de perder numerosas partidas de guerra de la Legión Negra, para gran ira de Abaddon, mientras que Drecarth podría haber resultado con el tiempo un poderoso aliado para el Saqueador, si Be'lakor no hubiese avivado las ascuas de venganza que ardían en el corazón de Abaddon. Oculto tras un velo de secretos y mentiras, es imposible saber con seguridad si Be'lakor está cumpliendo la voluntad de los Dioses del Caos o si está trabajando en su contra. No obstante, sus planes y maquinaciones han sido fundamentales en el éxito de Abaddon.

A medida que el Fin de los Tiempos se precipita hacia su terrible conclusión, Be'lakor se alza de nuevo a la sombra de Abaddon. Cuando el Señor de la Guerra emprendió su 13ª Cruzada Negra, el Demonio marchó con él. Con el odio y la envidia guiando su mano, el Príncipe Demonio se ha abierto camino hasta el lado del Señor de la Guerra, ganándose un puesto en el círculo interior de Abaddon y haciéndole creer que es el heraldo de los Poderes Ruinosos. Seguramente Be'lakor está maquinando contra Abaddon de algún modo, buscando socavar la victoria prevista para el Señor de la Guerra por los Dioses Oscuros y reclamar el poder y la gloria de la conquista para sí mismo. Dónde y cuándo se revelará esta traición, solo lo sabe el propio Be'lakor...

ArmamentoEditar

Be'lakor blande una espada etérea única, cuya fantasmal forma permanece en una transición eterna entre forma y sombra, solidez y silueta. El dominio sobre esta arma permite a Be'lakor atravesar armaduras, escamas, carne y hueso sin resistencia, cambiando su esencia de sombra informe a filo mortal en un instante, a capricho de su amo. Nadie puede decir con seguridad si esta arma es parte del propio Príncipe Demonio, o quizás un antiguo regalo de los Dioses Oscuros que Be'lakor ha conservado a pesar de su caída en desgracia.

MiniaturaEditar

  • Warhammer Fantasy.

Leer másEditar

Relato Oficial Caos: La Sombra de la Bestia.

FuentesEditar

  • Dataslate: Be'lakor the Dark Master.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.