FANDOM


Bulldog El Sargento Guillermito, mascota de los Marines Espaciales, tiene el honor de patrocinar este espacio por orden del Capellán Cassius de los Ultramarines. ¡Pulsa sobre él y te acompañará a una Cruzada épica!

¡Lee más! ¡Sin piedad, sin remordimientos, sin miedo!

Mascota eldar wikihammer 40k La Vidente Lolai te pondrá dos runas negras si no sigues leyendo. Pulsa sobre su imagen para acceder a la sabiduría de los Eldars.

Aquel que lee su propio artículo puede evitar su propia perdición. Aquel que lee los artículos de otros puede provocársela.

Inqsello Por orden de la Sagrada Inquisición este artículo debe ser mejorado para adaptarse al Código de Estilo del Círculo de Terra so pena de crucifixión para su autor. Si usted es el autor, por favor, no se mueva de la terminal en la que se encuentra, un acólito del Ordo Hereticus se dirige a su posición.

La Batalla por Macragge se cobró un gran número de víctimas entre los Ultramarines, heridos y muertos de los que el capítulo tardaría muchos años en recuperarse. Sin embargo, los hijos de Guilliman no se mantuvieron inactivos todos esos años, y participaron en muchas batallas. En Yundo, Tylannia, Archos y un centenar de otros mundos, los Ultramarines combatieron a los enemigos del Imperio, pero no pudieron hacerlo como capítulo durante mucho tiempo, hasta el Asedio del Sepulcro de Orar.

Orar fue uno de los mayores héroes de los Ultramarines tras la Heréjia de Horus y consiguió mantener la Franja Este a salvo de las amenazas alenígenas. Tras innumerables triunfos y victorias, Orar finalmente cayó en la batalla y fue enterrado en el mundo de Commrath a la que Calgar respondió de inmediato con todas las fuerzas que tenía a su disposición.

La llegada del emisarioEditar

Unas semanas antes, un emisario eldar había solicitado parlamento con el Gobernador de Commrath. Orar había sido enterrado con muchas reliquias de sus campañas, algunas de ellas eran de herencia imperial y otras tenían una procedencia desconocida. El eldar reclamaba ser dueño de una de aquellas reliquias, conocida por los Ultramarines y por los habitantes de Commrath como el Cetro de la Galaxia, y exigía que se le devolviera, Eso era imposible porque la santidad del sepulcro de Orar no iva a violarse para acceder a los caprichos de un alienígena, y tampoco iban a tolerar la entrega de un objeto sagrado. Por consiguiente, el gobernador rechazó la petición de los eldars, que después se convirtieron en demandas, y en amenazas. El gobernador no sería dominado y ordenó que mataran al emisario eldar por su impertinencia, aunque no fue tan consciente para ignorar las amenazas eldars. De inmediato, dispuso de alerta a las defensas planetarias y solicitó ayuda a los Ultramarines.

Un mes más tarde los eldars atacaron. Tras evitar las defensas orbitales de Commrath, se materializaron en la superficie del planeta mediante métodos desconocidos a unos cuatrocientos kilómetros al oeste del sepulcro de Orar. Las fuerzas de Defensa Planetaria pensaron que tendrían éxito, ya que fuera el método que fuera con el que los eldars habían empleado para alcanzar la superficie del planeta, no podría haber transportado titanes u otras armas de apoyo pesado. Pero, poco a poco, los defensores de Commrath fueron dispersados y los eldars avanzaron.

Esto fue lo que los Ultramarines se encontraron al llegar al planeta. Después de que Calgar recibiese un informe de la situación estimó que los eldars estaban a punto de entrar en el sepulcro y los defensores del planeta no podían detenerlos.

Los Ultramarines se centraron en proteger y fortificar muy bien el sepulcro, no para defenderlo sino que era una posición muy buena donde situarse y su altura le permitía vigilar el terreno en todas las direcciones y ver muchos kilómetros. Para preparar las defensas, se derribaron estatuas para usarlas como barricadas, se apuntalaron los edificios y se quitaron los obstáculos en la zonas de disparo.

La batalla empiezaEditar

ME Asalto

Veterano cargando contra Guardianes Eldar

Cuando los Eldars llegaron, comprobaron que el sepulcro estaba fuertemente defendido. En su primer ataque, los Guardianes Eldars y los Guerreros Especialistas atacaron por la puerta principal, mientras los tanques y las piezas de artillería abrían fuego contra los defensores desde la distancia. Cuando los Eldars llegaron a lo más alto del sepulcro, Marneus Calgar ordenó que los Marines Espaciales saliesen de su cobertura y se enfrentasen a corta distancia contra los Eldars, pero intentando disparar al combate cuerpo a cuerpo, ya que los Eldars son guerreros realmente mortíferos en este tipo de combate.

Los Eldars intentaron dividirse para dividir a los Ultramarines, pero estos aprovecharon esta situación para atacarles, ya que así eran más débiles. En ese momento, Calgar dirigía a 5 Compañías completas dentro del sepulcro, y el resto de los Ultramarines estaban en el valle que rodeaba al edificio, divididos en pequeños grupos que lanzaban ataques relámpago a los xenos. En la escala de mando, cada Sargento o Capitán dirigía a los hombres de su escuadra o Compañía, pero todos eran dirigidos a la vez por Calgar, se encontrase donde se encontrase.

El Señor del Capítulo planificó tan bien la estrategia que los Eldars encontraron una fuerte resistencia en todos los puntos donde atacaban. Las Escuadras Tácticas atacaron a los Prismas impidiéndoles abrir fuego contra la fortaleza. Los Predators hicieron huir a las Arañas de Disformidad, las Escuadras de Motocicletas atacaban a los Vypers. Durante todo el caos de la batalla, Calgar nunca abandonó su lucha en las puertas del sepulcro, al mismo tiempo que dirigía toda la batalla, sin titubear ni vacilar en un solo instante. Aquella batalla duró un día entero, y aunque los Eldars matasen a los Marines, mientras Calgar siguiese con vida, los demás Ultramarines seguían luchando y defendiendo el sepulcro.

Algunos de los héroes de aquel día fueron el Sargento Caturi de la 3ª Compañía, que mató a una docena de Guerreros de la Senda, el Hermano Cunion, que defendió al Primer Capitán Severus Agemman cuando este cayó inconsciente, y el Guardia de Honor Tiberan, que resistió él solo en una brecha, llegando a matar a un Señor Espectral.

El ataque del avatarEditar

Tras aquellos días de combates la batalla terminó en las puertas del sepulcro. Los eldars lanzaron un ataque, el más potente hasta la fecha, esta vez estaba dirigido por un Avatar de Khaine.
Avatar eldar 2

Avatar Eldar armado con la Condenación Aullante.

Aunque los exterminadores de la 1ª compañía no le hacían ningún daño, el avatar mataba a un marine con cada golpe que daba. Además su presencia hacia que los eldars luchasen con más esfuerzo e ímpetu.

Con este nuevo ataque la línea defensiva de los Ultramarines se tambaleó, y Calgar pensó que la única manera de obtener la victoria era mediante acciones desesperadas, por lo que Calgar se dirigió a pelear contra el Avatar en combate singular. Los eldars intentaron pararlo pero con sus potentes golpes llegó frente al Avatar.

El triunfo de CalgarEditar

Calgar atacó primero golpeando fuerte al Avatar, lo que hizo a éste retroceder. Pero el Avatar contraatacó rápidamente, fallando su primer ataque; el segundo le hizo una gran herida en la armadura y el tercero se clavó profundamente en el hombro. El cuartó golpe intentó decapitar a Calgar, falló y golpeó en uno de los guantaletes de Ultramar. El guantelete empezó a fundirse y Calgar cerró la mano, atrapando la espada. Ambos lucharon por el control de la espada, y Calgar se la arrebató al Avatar. Tras esto, el Señor de los Ultramarines le dio un fuerte golpe con el puño libre que le golpeó de lleno, haciéndole explotar en una lluvia de metal fundido y ceniza; después Calgar se apoyó sobre una rodilla. Los eldars, al ver la derrota de su líder, huyeron del campo de batalla y a las pocas horas desaparecieron del planeta.

Calgar cogió el cetro y se lo llevó a Macragge, donde se defendería mucho mejor si los eldar lo intentaban recuperar de nuevo.

FuentesEditar

  • Codex Marines Espaciales (5ª Edición).
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.