FANDOM


Mascota eldar wikihammer 40k La Vidente Lolai te pondrá dos runas negras si no sigues leyendo. Pulsa sobre su imagen para acceder a la sabiduría de los Eldars.

Aquel que lee su propio artículo puede evitar su propia perdición. Aquel que lee los artículos de otros puede provocársela.

Genestealer 2

Robagenes, mascota del Gran Devorador, patrocina este espacio hasta que la Mente Enjambre lo convierta en biomasa. Pulsa sobre él y te mostrará la terrible gloria biológica de los Tiránidos.

El Enjambre también se alimenta de tus visitas...

Vengadores implacables 3

Vengadores Implacables en acción, por April Lee.

"En este día, en los salones de los Mundos Astronave, los héroes del Río Negro están pasando a formar parte de las leyendas. Representan el sacrificio hecho por todos los caídos en Medusa V, y su recompensa duramente ganada: la santidad de nuestro reino."
Señor del Conocimiento Thielle de Alaitoc


La Batalla del Río Negro fue un enfrentamiento entre los Eldars y los Tiránidos en la Zona de Guerra Articus de Medusa V.

HistoriaEditar

En los campos de hielo de Articus, durante la Caída de Medusa V, un enjambre de un millón de Tiránidos se abalanzaba desde las llanuras heladas hacia los desfiladeros que daban paso al último de los portales abiertos de la Telaraña. Los Exploradores de Alaitoc alertaron a las fuerzas estacionadas en ellos del peligro que se avecinaba, pero las fuerzas perimetrales dejadas para proteger a los Videntes eran tan escasas que no había esperanza.

Apenas una veintena de Guerreros Especialistas de la Senda de los Vengadores Implacables tomaron posiciones en el punto más estrecho del desfiladero que llevaba al portal. Cuando el hielo se oscureció por la enorme cantidad de viles bestias reptantes que venían a por ellos, los Vengadores Implacables empezaron a matar.

Desataron una tormenta tras otra de cuchillas finas como astillas, y los cadáveres de las bestias asesinas alienígenas se amontonaron en grandes pilas. Aunque cayeron uno a uno, los Vengadores Implacables masacraron a miles de criaturas en el transcurso de una sola hora. Los cuerpos quitinosos de los organismos alienígenas se convirtieron en una montaña que los Vengadores Implacables escalaron paso a paso, lanzando una lluvia de disparos sobre aquellos que trataban de trepar sobre los cuerpos de sus congéneres caídos.

Sin embargo, el enemigo seguía siendo innumerable, y de tanto en tanto una garra alienígena lograba atravesar las defensas del Exarca y arrebatar otra vida Eldar. No obstante, cuando el último Vengador Implacable derramaba ya sus últimas gotas de sangre, los Tiránidos se batieron en retirada y se dispersaron a los cuatro vientos. La única mancha alienígena que alcanzó a los Videntes que cantaban junto al portal fue el río de sangre negra y apestosa que fluía desfiladero abajo.

Desde entonces, esos Vengadores Implacables son reconocidos como héroes en todos los Mundos Astronave, y su hazaña ya es legendaria.

FuentesEditar

  • White Dwarf nº 323 (Edición inglesa).
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.