FANDOM


Legión de la Cruz de Hierro
El contenido de este artículo pertenece a la saga No Oficial de Balhaus, que ha recibido el Sello de Calidad Wikihammer.

¡Disfrútala!

Helheim

Helheim, planeta de origen de los balhausitas

Los Balhausitas son los naturales del territorio de Balhaus o sus colonias, un conjunto de individuos repartidos en distintos mundos que son un reflejo diverso de su cultura y compleja historia.

Origen

El adjetivo gentilicio balhausita comienza a usarse en el 753.M36 (0 DDF), identificándose así a los primeros individuos que conformaron la sociedad, la cual inició una evolución distintiva separada del Imperio de la Humanidad.

Los primeros humanos que habitaron en lo que hoy es Balhaus fueron pioneros que llegaron a Helheim por orden del Adeptus Administratum en el 473.M35 (1280 ADF), con objeto de explotar masivamente su riqueza.

Ciento cincuenta millones de individuos entre trabajadores, soldados de la Guardia Imperial y representantes de la Eclesiarquía fueron los primeros en poner el pie en Helheim trasladados desde otros sectores, iniciando de manera inmediata docenas de explotaciones, minas, refinerías, fábricas y plantas de manufactura que pronto comenzaron a nutrir la inmensa maquinaria Imperial con sus productos, incrementándose la población rápidamente con el paso del tiempo.

Mucho más tarde, y con veintisiete mil millones de individuos que esquilmaban sin media los recursos, las condiciones ambientales de Helheim se habían convertido en no aptas para la vida. Se decretó así el traslado de la población a otras colonias, pero un pequeño número de sujetos se negaron a abandonar el planeta que los había cobijado durante su vida, lo cual despertó las iras del Imperio desatando sobre ellos una terrible purga, la cual acabó prácticamente con todos aquellos que no quisieron ser llevados a otros mundos para continuar su trabajo.

Tras la devastación se abandonó Helheim catalogándolo como mundo muerto, si bien aún quedaban escasos supervivientes bajo las tóxicas capas de la superficie.

En el 751.M36 (1 ADF), Alois Krautzmitt y su familia llegaron al planeta con objeto de alejarse de la influencia Imperial, iniciando así una nueva sociedad con los supervivientes de la purga que perdura hasta hoy en día.

Características sociales

Desde su fundación, Balhaus evolucionó no sólo como cultura, sino también como una especie distinta de la Humanidad, conformándose nuevos sujetos a lo largo de los milenios gracias a la manipulación genética, lo cual da lugar al homo Balhaus.

Del mismo modo, se trata de una civilización no afín a la humana, intolerante con todo lo que tenga que ver con el Imperio pero abiertos, no obstante, a la comunicación y tratos con otras razas Xenos. Esto fue especialmente importante en los primeros siglos de su andadura, pues el intercambio comercial y tecnológico con otras culturas potenció sustancialmente su crecimiento, hasta que su expansión alcanzó grandes límites y una población densa repartida a lo largo de todos sus territorios.

Los balhausitas no creen en religiones, dioses ni ningún otro poder místico, sino tan solo en la ciencia, mostrándose reacios a cualquier cosa que tenga que ver con esto. Sin embargo son tolerantes con las creencias de otras razas y son conscientes de la existencia de la Disformidad, así como de los entes que contiene.

La principal dedicación de Balhaus durante su existencia ha sido la ciencia y la investigación, lo cual los ha situado en un plano tecnológico muy avanzado con respecto a otras culturas, permitiéndoles alcanzar límites completamente fuera del alcance de otros.

Del mismo modo, las características proteccionistas de su sociedad y poco afán integrador han limitado en muchas ocasiones un crecimiento superior, lo cual ha causado que se vean solos y con insuficiencia de recursos ante peligros de gran calado, como las infecciones esporádicas de Orkos o las invasiones tiránidas.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.