FANDOM


Legión de la Cruz de Hierro
El contenido de este artículo pertenece a la saga No Oficial de Balhaus, que ha recibido el Sello de Calidad Wikihammer.

¡Disfrútala!

Helheim

Helheim, planeta de origen de los balhausitas

Los Balhausitas son los naturales del territorio de Balhaus o sus colonias, un conjunto de individuos repartidos en distintos mundos que son un reflejo diverso de su cultura y compleja historia.

El término, en una de sus acepciones, también se emplea como sustitución del concepto humano, ya que el Homo Balhaus es un ser que, si bien en sus orígenes compartía gran parte de sus características, su propia evolución lo convirtió en una línea distinta y que los propios balhausitas clasifican en la actualidad como una especie diferente, aunque esto genera una densa controversia.

OrigenEditar

El adjetivo gentilicio balhausita comienza a usarse en el 753.M36 (0 DDF), identificándose así a los primeros individuos que conformaron la sociedad, la cual inició una evolución separada de la del Imperio de la Humanidad.

Los primeros humanos que habitaron en lo que hoy es Balhaus fueron pioneros que llegaron a Altar 967 por orden del Adeptus Administratum en el 473.M35 (1280 ADF) con objeto de explotar masivamente su riqueza. Los eventos siguientes, esquilmación del planeta y posterior purga, dejaron catalogado el lugar como Mundo Muerto a ojos del Imperio, lo cual dio pie para que en el 751.M36 (1 ADF), Alois Krautzmitt y su familia llegaran al planeta, iniciando la nueva sociedad denominada como Balhaus.

El progreso tecnológico desde sus comienzos indujo una evolución forzada de aquellos humanos, la cual fue realizada mediante intervención genética sobre las nuevas generaciones con objeto de lograr la eliminación de fallos cromosómicos, empleando procesos de tamización y corrección sobre los embriones recien conformados y la reordenación sistemática de sus patrones.

Como resultado de aquello, tras varios cenclos realizando las mismas operaciones, el propio proceso evolutivo adoptó en los nuevos nacidos de forma natural los patrones inducidos. Posteriormente a esto, la inclusión de estructuras moleculares adicionales en los mismos, como la del Lebenstenio, ofreció capacidades genéticas ampliadas, distinguiendo así aún más el ADN de las nuevas generaciones del de sus precursores humanos.

ControversiaEditar

Existe una distinción patente entre los términos "humano" y "balhausita" en función del tiempo donde se comparen, pues es posible determinar que ya a mediados del Miclo II (M37) la genética de los balhausitas era distinta a la de los humanos, acentuándose esta diferencia a partir de entonces y hasta la actualidad.

Desde un punto de vista puramente evolutivo, muchos científicos en Balhaus consideran que los balhausitas no pueden ser considerados como un mero linaje derivado de los humanos, sino que debe aplicarse el principio de especiación, es decir, considerar que los balhasuitas son debido a su evolución paralela una especie diferente.

Esta idea es apoyada por el hecho de que la separación espacial sucedida desde el Miclo I (M36) impidió que humanos y balhausitas siguieran coincidiendo durante un largo período —en la actualidad más de seis mil años—, lo cual ha dado lugar a la aparición de novedades evolutivas por las diferencias en sus medios ambientes, pese a que originalmente fueran la misma especie.

Simplemente este hecho, según recoge la propia ciencia, podría ser suficiente como para considerar a los balhausitas como una especie distinta ya que el flujo genético se interrumpió abruptamente y se produjo una derivación muy pronunciada. Si a esto se le suma además la evolución forzada para modificar los patrones de los nuevos individuos, parece lógico pensar que desde un punto de vista taxonómico balhausitas y humanos son dos especies bien diferenciadas.

Por otro lado están los detractores de estas teorías, aquellos que defienden que los balhausitas deben considerarse como una derivación específica de los humanos con características evolutivas que discurren por una línea diferente. Esto significa que a partir de un ancestro común, el Homo Sapiens, los balhausitas se han transformado en una nueva clasificación que compartía las mismas bases, y por muy diferenciados que estén sus cromosomas pertenecen al mismo género.

De este modo se reconoce así al Homo Balhaus como una derivación del Homo Sapiens, siendo esta manera la más reconocida para referirse a los balhausitas pese a la amplia discusión que esto genera dentro de los ámbitos ciientíficos orientados hacia la taxonomía.

"Homo Balhaus" frente a "balhausita" es así un tema de controversia no resuelto con claridad y cuyas referencias vienen enfrentándose largo tiempo, empleándose ambos términos indistintamente aunque bajo ellos exista toda un elenco de argumentaciones.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.