FANDOM


Maestro Administratum 3 El Archiescriba Primuscriptor, mascota del Imperio de la Humanidad, ha marcado este artículo como propiedad del Adeptus Terra. Pulsa sobre él para aprender más sobre los dominios del Emperador.

El conocimiento es poder. Guárdalo bien.


Baal Solock es un planeta controlado por el Imperio de la Humanidad en el Sector denominado Estrellas del Arrecife, poco poblado en comparación con los Mundos Colmena, con bastante terreno agrícola y algunas ciudades no excesivamente populosas. Tiene un clima templado y agradable, y una atmósfera respirable y muy poco contaminada.

La capital de Baal Solock es Fuce, y está gobernada por el Legislador Supremo con la ayuda de varios representantes territoriales. Sorprendentemente para lo habitual en el M41, Baal Solock cuenta con sufragio masculino y femenino, y se asciende en su Legislatura en virtud de mérito y capacidad. La Eclesiarquía ejerce una escasa influencia en él, aunque adoran al Emperador. El sufragio femenino ha sido recientemente instaurado y las mujeres han empezado a avanzar en la Legislatura, aunque encontrándose aún con la oposición o desdén de miembros de la sociedad con mentalidades retrógradas. Este es el caso de Perdet Suiton Antoni, la mujer que más lejos ha llegado en la Legislatura de Baal Solock hasta la fecha.

Baal Solock tiene un nivel cultural y tecnológico muy similar al de Terra a mediados de su siglo XX; y solo los más enterados de sus mandatarios, como el Inspector de Naufragios, tienen una remota idea de lo que hay más allá de la atmósfera del planeta. Consideran a sus principales defensores, los Serpientes de Hierro, poco más que un mito. El planeta se encuentra, en definitiva, en una época de prosperidad y bonanza; ajenos a lo que ocurre en el resto de la Galaxia.

Cuando una nave de los Eldars Oscuros (llamados en Baal Solock Primuls) se estrella accidentalmente en una parte del planeta, las Fuerzas de Defensa Planetaria no tienen forma de acabar con los xenos supervivientes. Es solo gracias a la burocrática eficacia del Inspector de Naufragios a la hora de enviar rápidamente la petición de ayuda a los Serpientes de Hierro, y la de Antoni a la hora de tramitarla, que Priad de la Escuadra Damocles llega al planeta dos meses después. La última vez que Baal Solock había necesitado de los Serpientes de Hierro había sido 633 años atrás.

Antoni acompaña a Priad en esta misión y se asombra del material bélico del Marine Espacial, tecnológicamente incomprensible para ella, especialmente en lo relativo a las capacidades gravíticas del Land Speeder.

Priad consigue purgar todo el planeta de Eldars Oscuros y ordena, antes de volver con su Capítulo, que toda la zona alrededor de los restos de la nave Eldar estrellada quede clausurada para siempre por la tremenda cantidad de radioactividad que la afecta. Antoni elimina a dos Eldars Oscuros y se queda, como trofeo, dos enormes dientes romos que éstos guardaban con gran esmero en un arcón.

Retorno a Baal SolockEditar

Serpientes de Hierro contra Eldars Oscuros

Serpientes de hierro contra eldars oscuros

Priad de
Damocles vuelve a Baal Solock doce años después,  siendo ya Sargento, a buscar los dos dientes enormes que Antoni guardó, ya que se ha descubierto que pertenecieron a un gran Kaudillo Orko reverenciado por cientos de miles de pielesverdes. Estos, debido a un ardid de los Eldars Oscuros, han llegado a las Estrellas del Arrecife buscando la preciada reliquia en un número incontable y desproporcionado.

30 Escuadras de los Serpientes de Hierro, de entre las mejores, han intentado ya detener a esta horda invasora, bajo el mando del propio Señor del Capítulo Seydon. Sin embargo, han fracasado sin eliminar a una parte apenas significativa de los Orkos. El sabio Bibliotecario Petrok dice que la única forma de eliminar a los Orkos es encontrar la reliquia que buscan y usarla para dirigirlos a otro planeta fuera del Arrecife.

Cuando Priad vuelve a Baal Solock, se lo encuentra muy cambiado. Fortificaciones y puestos defensivos han sido construidos donde antes solo había parques y avenidas. También se encuentra con Antoni, extrañamente anciana, que ostenta ya el puesto de Legisladora Suprema.

Poco después, Antoni revela a Priad que realmente no han pasado 12 sino 40 años desde la última vez que Priad estuvo en Baal Solock; cosa que se entiende teniendo en cuenta las alteraciones espaciotemporales que produce la Disformidad. La nueva Legisladora Suprema cuenta cómo, pese al éxito de Priad eliminando a los Eldars Oscuros, los habitantes de Baal Solock se dieron cuenta de lo inocentes que habían sido y de lo indefensos que se encontraban ante las amenazas exteriores.

Esta certeza acaba convirtiendo la prudencia en un miedo patológico; y fue la propia Antoni la que ordenó la construcción de las fortificaciones 5 años después de la partida de Priad.

Priad pidió ver los dientes que se había quedado Antoni como trofeos, y ella le condujo al museo donde se exhibían desde hacía años. Priad fue atacado por una banda de Eldars Oscuros y se encontró cara a cara con su jefe. Pudo sobrevivir al encuentro solo gracias al veneno que alojaba en las glándulas de Betcher, adquirido de una mordedura de serpiente de hace algún tiempo, con el que mató al líder Eldar. La Escuadra Damocles purgó más tarde el palacio. Utilizando las muestras de dientes recuperados, los Apotecarios del Capítulo lograron replicar la mandíbula del Kaudillo, que se utilizó para atraer a los Orkos fuera de las Estrellas del Arrecife y hacerles asaltar uno de los mundos propios de la banda de Eldars Oscuros.

FuentesEditar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.