FANDOM


Dark Eldar chibi Maestitia Relictus fanart El Arconte Marquesade, mascota de los Drukhari, os ha invitado a leer su magnífica biblioteca sobre los secretos de Commorragh. Pero si hacéis el más mínimo ruido, vuestro dolor no tendrá final...

Sigue leyendo, tu alma ya es nuestra


Eldar oscuro azote al acecho

Azote de los Eldars Oscuros

"¿De verdad crees que eso que es llovizna? ¡Ja! Es la sangre de aquellos que han osado desafiar a los Azotes, chico. No puedes verlos desde aquí abajo, claro, pero sus cuerpos adornan los salientes de todas esas torres y capiteles de la Alta Comorragh, como frutos maduros en una rama. Ahí se quedan empalados, indefensos, gimiendo de dolor y desangrándose lentamente. No, no mires arriba, chico. Si uno de esos Azotes cruza sus ojos con los tuyos, será tu sangre la siguiente en llover hasta aquí..."
Edric Mano-trémula, anciano esclavo de Gomor Sump


Dotados de alas negras, los Azotes (Scourges en inglés) de los Eldars Oscuros se lanzan en picado desde el cielo, disparando con sus armas pesadas una tormenta de cristales y rayos de energía oscura. Atacan donde quieren y cuando menos se les espera, utilizando sus alas para retirarse rápidamente, o volar hacia delante, según la potencia de combate del enemigo.

Los mercenarios alados conocidos como Azotes son señores de la maniobralidad y han perfeccionado sus ataques aéreos en los minaretes y espiras que puntúan los cielos sobre Commorragh.

DescripciónEditar

Si cualquiera intentara colarse por entre las más elevadas torres y capiteles de la alta Commorragh y mirar en derredor, podría ver borrosamente una serie de figuras aladas planeando y revoloteando sobre la ciudad. Si mirase más detenidamente, podría reconocerlas como los temibles Azotes, Eldars Oscuros que han sido alterados y rediseñados como criaturas mucho más mortíferas. No obstante, si el intruso continuase mirando durante demasiado rato, lo que vería es a esas mismas figuras lanzándose como flechas a través de las nubes directamente hacia él, para llevárselo en volandas y empalarlo en alguno de los afilados salientes que rodean sus guaridas.

Los Azotes son parte intrínseca de la sangrienta vida de Commorragh. Las intrigas de la Ciudad Siniestra necesitan que alguien las alimente con información, ya que sin esto, las Kábalas más poderosas quedarían impotentes. Sin embargo, en la Ciudad Siniestra la comunicación psíquica está prohibida en la ciudad, y hasta los más seguros sistemas de trasmisión pueden ser interceptados. Por tanto, los nobles Eldars Oscuros pagan generosamente a los Azotes para que entreguen en mano sus misivas a su destinatario. Cada comunicado se sella con toxinas diseñadas expresamente, cuyos antídotos solo están en poder del receptor del mensaje (al menos, en teoría). Así pues, los Azotes son vitales para el desarrollo de las intrigas de la Ciudad Siniestra. Matar a uno de ellos es arriesgarse a sufrir represalias de lo más dolorosas.

Eldar oscuro azote commorragh

Solarita en Commorragh

Considerado el cenit de la modificación corporal, el proceso para convertirse en un Azote es largo y doloroso. Cualquier Eldar Oscuro lo suficientemente rico y osado puede ponerse en manos de los Hemónculos, pidiendo que sus huesos sean vaciados por los fríos taladros de un Artefacto del Dolor Talos, que se le injerten nuevos músculos en el torso y se le incorporen poderosas alas y depósitos de adrenalina que le permitan volar. Aun en el caso de que estos procedimientos tengan éxito, el individuo aún no podrá ser considerado un verdadero Azote, pues deberá apañárselas para volar hasta los altos salientes en los que habitan el resto de sus nuevos congéneres. Debe batir sus nuevas alas, aún ensangrentadas tras las múltiples intervenciones quirúrgicas, y elevarse desde los subterráneos dominios de los Hemónculos hasta llegar a lo que desde entonces será su hogar, luchando contra el dolor de sus recientes implantes, contra la fatiga que podría hacerle caer y morir, y contra las bandas de InfernalesGuadañas y demás terrores que acechan en los cielos. Cualquier candidato que logre completar con vida esta peregrinación se habrá ganado el derecho a ser considerado un Azote, y a mirar con aires de desdén al resto de Eldars Oscuros que siguen viviendo allá abajo, en la sucia y miserable superficie.

Muchos Azotes, especialmente los más veteranos, conocidos como Solaritas, se han desvinculado tanto de sus antiguas vidas que incluso tienen plumas en vez de pelo, o cráneos alargados como los de las aves. No importa cuál sea su apariencia, todos los Azotes disfrutan sobremanera del derramamiento de sangre que conlleva toda guerra a gran escala. Debido a esto y a las riquezas que han amasado trabajando para las Kábalas, los Azotes se permiten ir equipados con armamento altamente avanzado, y con las porosas armaduras fantasma, que les dan gran protección sin limitar su movilidad. Esta armadura también proyecta un pequeño campo de fuerza personal, lo que permite a los depredadores aéreos resistir incluso el fuego más contundente mientras vuelan. Muchas salvas de atronadora artillería antiaérea han caído silenciadas por una sola bandada de Azotes que bajaba ilesa del cielo. Así pertrechados, se dejan caer sobre sus presas, chillando entusiasmados mientras las acribillan sin piedad.

Los Azotes prefieren combatir a distancia, pues no quieren que sus carísimos e hiperalterados cuerpos sufran daño alguno. Siempre suelen moverse mientras disparan, cambiando constantemente el ángulo de ataque, y sus armas están diseñadas a tal efecto, para poder ser disparadas mientras vuelan. La más popular de ellas es sin duda la carabina cristalina, una versión avanzada del rifle cristalino con una cadencia de fuego mucho mayor. Una bandada de Azotes armados con carabinas cristalinas puede lanzar rápidamente una lluvia de proyectiles recubiertos de toxinas, atravesando infantería o enormes monstruosidades biológicas en cuestión de segundos. Cuando están equipados con Trituradoras, los mercenarios alados pueden liberar redes de alambre monofilamento con púas que trocean hordas de infantería. Sin embargo, cuando se enfrentan a un enemigo muy mecanizado, los Azotes tienen un surtido de armas con los que sembrar destrucción. Otros Azotes se inclinan por el bláster, que libera poderosas descargas de la misma energía electromagnética de los soles cautivos de Commorragh, o la lanza incandescente, que puede desintegrar a un enemigo en el acto.

ArmamentoEditar

Las bandadas de Azotes se componen de entre 5 y 10 guerreros, uno de los cuales puede ser un Solarita. Cuentan con armadura fantasma, carabina cristalina, hoja monomolecular y granadas de plasma. Hasta cuatro de ellos pueden equiparse con desgarradores, blásteres, blásteres de disrupción, lanzas incandescentes, cañones cristalinos y/o lanzas oscuras.

El Solarita puede cambiar su carabina cristalina por una pistola cristalina o pistola bláster y, opcionalmente, una espada venenosa, una lanza de energía o un agonizador.

MiniaturasEditar

  • 5ª Edición.
  • 3ª Edición.

GaleríaEditar

FuentesEditar

  • Codex: Eldars Oscuros (Ediciones 3ª, 5ª y 7ª).
  • Suplemento: Drukhari (ª Edición).
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.