FANDOM


Necron sin fondo

Gygabi'tha, cronista de las Dinastías, ha despertado tras eones de sueño para rescatar sus arcanos archivos. Pulsa sobre ella y te guiará por la laberíntica historia de los Necrones.

Tus visitas honran a la Triarca

Ctan El Portador de la Noche Necrones Fondo Blanco y Negro Wikihammer

Aza'gor el Portador de la Noche.

"Aza’gorod, el Portador de la Noche. La encarnación de la muerte. Un asesino de estrellas y de mundos. Un devorador de dioses. Los Ancestrales mismos no pudieron hacer frente a esta criatura engendrada por las estrellas. Y, sin embargo, como es el destino de todas las cosas, el Portador de la Noche fue quebrado bajo el talón del Imperio Necrón, atado y humillado. Si la criatura puede ser atada a nuestra voluntad, entonces no hay nada que no podamos lograr. Nunca más nos inclinaremos ante ningún amo. Nunca más cederemos el mando de nuestro destino."
Illuminor Szeras


El C'tan bautizado como Aza'gor el Portador de la Noche por los Necrontyr y llamado Kaelis Ra el Destructor de la Luz por los Eldars, mientras que, para la emergente raza de la Humanidad, simplemente se convirtió en el Segador. De todas las razas jóvenes, solo los Krork escaparon al don del Portador de la Noche; la raza que un día se convertiría en los Orkos se libró del miedo a la muerte.

Es uno de los dioses estelares más conocidos en la galaxia. Sus Fragmentos son desplegados por los Necrones en la batalla para destruir a sus enemigos mediante su mortífera mirada y el letal toque de su guadaña.

HistoriaEditar

C'tan vs guardianes de la muerte

El Portador de la Noche se enfrenta a los Guardianes de la Muerte

Con la biotransferencia de los Necrontyr, mucho de lo que se sabía de los dioses estelares se deshizo en mitología. Sin embargo, el conocimiento del Portador de la Noche se ha mantenido en todas las razas desde ese momento. La guerra entre los Ancestrales y los C’tan desató fuerzas más allá de la comprensión, y el sufrimiento causado entre las razas antiguas fue más allá de toda medida. De todos los dioses estelares, el Portador de la Noche infligió la mayor miseria a la galaxia. Tan profundo fue este legado que el miedo a su silueta todavía se siente con intensidad por un millón de especies. La misma estrella bajo la cual la raza Necrontyr vivió sus vidas breves y mórbidas dio a luz a la vasta energía solar que era el Portador de la Noche.

En su búsqueda de un arma con la que derrotar a los Ancestrales, los Necrontyr recurrieron a la poderosa energía coalescente que se alimentaba en la fotosfera de su estrella. El primero de los C’tan en manifestarse abiertamente, el Portador de la Noche, trajo consigo el beso de la muerte que había plagado a la raza Necrontyr desde su nacimiento. Habiéndose alimentado del poder prolongado pero insípido de una estrella, el Portador de la Noche encontró las epicúreas delicias del asombro y miedo de los Necrontyr mucho más de su agrado. Mató a quienes se atrevieron a abordarlo directamente, alimentándose de la esencia de su terror y sufrimiento. Su apetito no conocía límites, y solo con promesas desesperadas de servidumbre pudieron los Necrontyr convencer a la criatura de que había más razas más allá de su mundo con las que podía deleitarse, innumerables seres conscientes que podría destruir.

Poco después, los Necrontyr despertaron los poderes de muchos más dioses estelares, convirtiéndose por un tiempo en sus sirvientes voluntarios en la guerra contra los Ancestrales. Como los otros C’tan, el Portador de la Noche anhelaba adoradores y esclavos para satisfacer su monstruoso ego. Muchos de sus sirvientes cayeron en una locura asesina, incapaces de resistir las sangrientas visiones que trajo la presencia de su señor. Haciéndose fuerte en una matanza sin fin, nada podía satisfacer su hambre.

El Portador de la Noche se lanzó ansiosamente a la guerra contra los Ancestrales, devastando regiones enteras del espacio en nombre de su monstruoso apetito. A medida que la lucha se prolongaba y la colosal escala de destrucción crecía, el Portador de la Noche se distanció cada vez más de la causa por la que supuestamente había estado luchando, conformándose únicamente con destruir y alimentarse a voluntad. Incluso cuando los Ancestrales fueron derrotados y barridos de la galaxia, el Portador de la Noche luchó contra todas las criaturas vivas. Usó sus poderes para llegar a las mentes de las razas jóvenes y plantar las semillas de sus miedos más oscuros, nutriendo a razas enteras cuya completa existencia estaba cubierta por el horror de la muerte y la mortalidad. En última instancia, el Portador de la Noche se condenó cuando su rival, el Embaucador, lo convenció de que los festines más suculentos estaban en las energías vivas de sus compañeros C’tan. Así comenzó un reinado de asesinatos, ya que el Portador de la Noche empleó todos sus poderes para cazar a sus compañeros dioses.

Si no se hubiese empachado hasta el punto de la arrogancia de las esencias de sus compañeros dioses estelares, el Portador de la Noche podría no haber caído. Una vez que el último de los Ancestrales se hubo desvanecido, el C’tan fue derrotado por aquellos a los que ni siquiera consideró dignos de su atención. Su esencia fue hecha añicos por hipercañones ideados por los mejores Criptecnólogos de la galaxia, armas que el Portador de la Noche estaba convencido habían sido construidas como tributo, pero que se volvieron en su contra mientras se daba un banquete. Fue atado dentro de una serie de unidades de contención necrodérmica y dejado bajo el domino de aquellos a los que una vez llamo esclavos.

En el momento en que los Necrontyr finalmente derribaron al Portador de la Noche, el miedo primordial a esta monstruosidad devoradora de estrellas ya estaba impreso en la psique colectiva de muchas más razas de las que jamás podría haberse alimentado. Se había convertido en la personificación de la muerte en la memoria racial de todas las especies, y aunque los Necrones que una vez le sirvieron trataron de emplear este miedo innato para sus propios fines, el terror de la mortalidad fue el regalo de despedida del Portador de la Noche. 

Fragmentos del Portador de la NocheEditar

La perdición de los astros y el fin de los planetas, esta entidad es la muerte encarnada. Cuando se la libera sobre el campo de batalla se manifiesta como una gigantesca parca amortajada que brilla con una luz oscura, una imagen que resuena en lo más profundo del subconsciente primitivo de las razas inferiores. Todo aquel que contempla a este Fragmento siente los fríos dedos de la muerte aferrando su garganta, porque esta terrible y majestuosa forma alberga su ineludible destrucción. También es capaz de proyectar un relámpago transdimensional de energía crepitante con sus manos.

Se sabe que uno de estos Fragmentos, aprisionado en el planeta Pavonis, fue liberado debido a la intervención del humano renegado Kasimir de Valtos y sus aliados Eldars Oscuros, que pretendían obtener grandes beneficios resucitándole. Aunque debilitado debido a su largo sueño, el Fragmento logró escapar de su tumba antes de que el Capitán Uriel Ventris de los Ultramarines le destruyese, y saltó al espacio para alimentarse en las estrellas y hacerse fuerte una vez más.

Conflictos de canonEditar

Artículo principal: El Portador de la Noche (Trasfondo Antiguo).

Desde 3ª Edición hasta 5ª, el Portador de la Noche fue considerado el segundo más activo de los cuatro C'tan supervivientes a la Guerra en el Cielo. Según el Codex: Necrones de 3ª Edición, fue derrotado por una coalición de alienígenas y se refugió en Pavonis, y fue despertado por la intervención del humano renegado Kasimir de Valtos y sus aliados Eldars Oscuros, que pretendían obtener grandes beneficios resucitándole. Según la novela Portador de la Noche, de Graham McNeill, aunque debilitado debido a su largo sueño, logró escapar de su tumba en el planeta Pavonis antes de que el Capitán Uriel Ventris de los Ultramarines le destruyese, y saltó al espacio para alimentarse en las estrellas y hacerse fuerte una vez más.

En la versión inglesa del Codex: Necrones de 5ª Edición se menciona a este C'tan como "Aza'gorod", pero por algún motivo en la traducción española aparece como "Aza'gor".

MiniaturaEditar

  • 3ª Edición.

FuentesEditar

  • Codex: Necrones (Ediciones 5ª, 7ª y 8ª).
  • White Dwarf nº 385 (Edición inglesa).
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.