FANDOM


Maestro Administratum 3 El Archiescriba Primuscriptor, mascota del Imperio de la Humanidad, ha marcado este artículo como propiedad del Adeptus Terra. Pulsa sobre él para aprender más sobre los dominios del Emperador.

El conocimiento es poder. Guárdalo bien.


Aventine es un mundo civilizado del Sector Askellon.

HistoriaEditar

Se dice que el mundo de Aventine fue colonizado poco después de la llegada de los humanos a Askellon, y sin duda su historia es larga. A pesar de que nunca ha sido contado entre los grandes poderes, Aventine siempre ha sido próspera, pero nunca tan influyente como desearía. Esta fricción ha llevado a muchas rivalidades con mundos cercanos en el subsector Thule.

La superficie de Aventine está dominada por incontables islas planas de bordes altos, entre las que fluye un mar poco profundo lleno de vida. En lo alto de las islas hay numerosos asentamientos, cada uno conectado al siguiente mediante elegantes puentes arqueados y decorados con estatuas que representan numerosos santos y otros próceres. La mayor parte de islas son en cierto modo autosuficientes y capaces de alimentarse del abundante mar circundante. La isla más grande es la sede del palacio de Lord Sarawak, gobernador de Aventine, y acoge los cuarteles y patio de armas de los Caballeros Aventinos, su guardia personal.

La estirpe de Sarawak se remonta a la tenue y lejana historia de Askellon, pero a sus antepasados se les negó siempre el estado que pensaban les pertenecía por derecho. Lucharon junto a los ejércitos, condujeron asaltos, y realizaron asedios. Sin embargo, los líderes de Aventine necesitaban más y siempre lamentaron su menor poder comparados con Desoleum o Cerix Magnus. Lord Sarawak es un hombre de gran capacidad y un gobernante muy querido por su pueblo. Toma como sagrado el juramento que hizo al ascender al trono de Aventine y se considera un siervo fiel y leal del Emperador. Pero lo que no se considera, es un leal servidor de la Prefecta Anastasia XX. Habiendo percibido la decadencia del sector y la falta de respuestas adecuadas a amenazas como el aumento del Pandemónium, ha llegado a creer que ella, y los gobernantes del sector en Juno, ya no son capaces de gobernar adecuadamente ni de proteger Askellon.

Al retirar la mayor parte de su contacto regular con Juno, Arawak ha apartado efectivamente su mundo del Imperio. No se ha separado oficialmente, sabiendo que hacerlo sería una enorme apuesta. En cambio, Sarawak ha determinado que su mundo se defienda solo, manteniendo su honor personal por encima de todo. En lo que a la gente de Aventine se refiere, la secesión aparente de su amo ha pasado casi desapercibida. En los últimos tiempos, ha estado reorientando su devoción para con él, fortaleciendo su dominio sobre el mundo. Mientras prepara su planeta para la independencia, ha abandonado muchos de sus deberes imperiales habituales. Una de esas áreas es el diezmo de psíquicos.

En Aventine, reservan una isla para los sospechosos de ser psíquicos, con sus acantilados coronados por una sombría prisión temida en el mundo entero. En los últimos tiempos, las Naves Negras han sido menos regulares en Aventine, y Sarawak ha ignorado la zona. La prisión ha quedado desatendida. Nadie puede decir qué horrores se pudren tras los muros golpeados por tormentas y, casi inconscientemente, la población se ha alejado todo lo posible, creando una zona vacía de vida natural. En todo el planeta, el diezmo es ignorado, un asunto que su pueblo aclama y ha aumentado la posición de su señor. Sin embargo, aunque pocos se atreven a informar de ello, cada vez hay más casos de fenómenos aparentemente triviales pero sin explicación, desde escarcha inesperada hasta sangrientas marcas de garras en las murallas.

Al mismo tiempo, Lord Sarawak medita en su palacio, rodeado de fieles consejeros y guardaespaldas. Aún tiene que admitir que su orgullo y determinación por evitar la perdición del sector sirve, de hecho, para acelerar la muerte de su propio mundo. Está por ver lo pronto que Aventine se encuentra con las brechas estallando de golpe y vomitando una marea imparable de la disformidad, pero puede que no sea demasiado tarde.

FuentesEditar

  • Dark Heresy: Reglamento (2ª edición)
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.