FANDOM


Bigotes 2 El Hermano Bigotes de los Martillos de Wikia protege este artículo y a toda la Wiki.

¡Este artículo es para los editores! ¿Cómo es que aún no eres uno de ellos?

¡Regístrate YA!

Ari es un Hermano Táctico de la 4ª Compañía de los Martillos de Wikia.

HistoriaEditar

Ari se crió en una de las innumerabes tribus de los Panyora, que habitan en la gran isla al este del Gran Continente de Nyumba.

Hijo del hermano menor del jefe de uno de los grandes clanes, Ari llevaba una vida fácil en comparación con otros chicos de la tribu pero no exenta de esfuerzos. Puesto que su padre y su tío mantenían una buena relación, Ari siempre los acompañaba en las travesías por tierra y mar cuando salían a cazar algún gran animal, donde siempre demostraba el suficiente valor y coraje para entrar en liza con la bestia a la que se enfrentasen. Sin embargo, su primo, y futuro jefe del clan, era un chico cobarde que prefería que todos sus hombres muriesen, antes de que él sufriera un rasguño. Envidioso frente a la actitud de Ari, intentó por todos sus medios que fuese expulsado del clan pero no obtuvo ningún resultado. Desde su barco, veía a Ari con alguna pieza importante del animal cazado mientras todos le vitoreaban y felicitaban. El odio hacia su primo creció hasta cotas muy altas cuando Ari fue el que mató de un hábil arponazo a una ballena negra, lo que le hizo ganarse a los diez años de edad su primer tatuaje facial.

Conforme pasaba el tiempo, se iba corriendo la voz de que Ari sería el siguiente jefe, puesto que Voras, su primo todavía no había no había cazado a ninguna pieza de importancia. Una mañana, Voras congregó en la plaza central a toda la tribu y les dijo que se adentraría en la infesta jungla para traer a un lagarto de Jurank, una feroz especie que mataba a toda criatura que cometiese el error de acercarse lo suficiente. Antes de partir, pidió a Ari que lo acompañase, pues su ayuda sería muy estimada.

Tras pasar varios días sumergidos en la apabullante vegetación, Ari descubrió la pista de un lagarto de Jurank, y siguiendo su rastro, llegaron a un pequeño lodazal donde vivía. Armándose de valor, Ari cogió sus armas y se adentró en la infesta charca, con su primo siempre detrás, guardándole las espaldas. Para suerte de ambos, encontraron al animal dormido, lo que les permitiría acercarse con más facilidad. Cuando Ari estaba a escasos metros del lagarto, Voras le lanzó una piedra, despertando al animal que se abalanzó sobre Ari. Voras corrió y se encaramó a un árbol para contemplar cómo el lagarto devoraría a su primo. Sin embargo, Ari luchó valientemente y aunque sufrió múltiples heridas, mató al lagarto. Agotado y jadeante, Ari estaba de rodillas frente al lagarto, cuando un objeto contundente le golpeó la cabeza.

Despertó al día siguiente, sumergido en una charca y rodeado de pequeñas criaturas que aguardaban para comérselo. Herido y confundido, vagó sin rumbo por la jungla varias semanas, cazando con lo poco que tenía a su alcance. Ari no podía regresar a la aldea, pues su primo se había llevado las monturas donde estaban los mapas. Cada mañana, al despertase lo maldecía y juraba vengarse de él.

Cuando consiguió salir de la jungla, se encontró con una caravana que viajaba a una de las grandes ciudades de la isla y pidió ir con ellos. En la ciudad, trabajó unos meses como pescador, hasta que una mañana, mientras regresaba al mercado tras una dura noche de pesca, vio a un hombre subido sobre un estrado de madera, pregonando acerca de un gran acontecimiento que se iba a desarrollar en la capital de Nyumba en seis meses. Aquel hombre anunció la próxima edición de los Juegos Nyumbianos, donde los mejores muchachos de Nyumba participarían en una serie de pruebas de destreza, fuerza, ingenio e intelecto de donde saldrían los futuros candidatos que formarían parte de los Martillos de Wikia. Ari, poco conocedor de los Marines Espaciales, si sabía lo suficiente de aquellos legendarios guerreros, por lo que sin dudarlo ni un instante, reunió el poco dinero que tenía y compró un pasaje para la capital. Ari veía la oportunidad de convertirse en un Marine Espacial como una vía de escape para abandonar Nyumba, pues ya nada le ataba a su pueblo. En los Juegos, pese a no ser de los mejores en las pruebas de intelecto, pudo compensarlo con una gran prueba de fuerza y la mejor marca en la prueba de habilidad, por lo que pasó el corte.

Tras superar el Juicio por el Fuego, llegó al Sello Eterno, donde comenzó a ser instruido. Allí descubrió que todos sus nuevos hermanos estaban formados por hombres de todas las culturas de Nyumba, algo que alegró a Ari pues había leído que cada una de ellas era experta en algo.

Tras años de trabajo y esfuerzo, de duro entrenamiento físico, intelectual y espiritual, y de luchar en la 10ª Compañía bajo las órdenes de Hel Vaal, le fue otorgada la servoarmadura. Tras volver de su primera misión, y haber habatido a cinco pielesverdes, Ari apareció en el Apothecarion pidiendo que le realizaran un tatuaje facial por su nueva hazaña. Uriel Antares, que fue quien lo recibió, le dio permiso para hacérselo, pues otros de los hermanos que venían de Panyora también se los hacían. Mientras hablaban, Ari le confesó lo de la venganza de su primo y Uriel lo llevó junto al Capellán Grimald Loken. Junto a él, aprendió que no podía mantener esa venganza, pues ahora era un Marine Espacial y debía tener en mente otras cosas más importantes. Además le dijo que había enemigos que se aprovechaban de ese rencor y lo utilizarían para destruirlo. Tras varias sesiones de purificación y meditación espiritual y exigentes entrenamientos físicos, todo bajo la atenta mirada de Grimald, este le permitió volver a su escuadra. Junto con su amigo Uriel Antares, colocaron a Ari en la escuadra de Albrecht, Auberon y Maxwell, pues ambos vieron que ese era el mejor lugar para él. Agradecido por la ayuda prestada de sus "mentores", les prometió que nunca más dejaría que el rencor se apoderase de él.

Ahora combate junto con sus nuevos Hermanos de Batalla, y todos han demostrado tener una compenetración increíble para unos Marines tan jóvenes, lo que les ha hecho ganar algo de fama dentro de los Martillos de Wikia. Armado con un Bólter y un cuchillo, Ari sabe cuándo debe lanzarse al combate y cuándo debe defender una posición y abrir fuego, algo que ha hecho que ya lleve una gran cantidad de enemigos muertos. Tras varios años de ir de un campo de batalla a otro, ha obtenido más tatuajes faciales y corporales y todavía hay sitio para muchos más. Ari y el resto de sus hermanos de escuadra tienen por delante un futuro prometedor y él mismo se ha jurado dar consejo y ayuda a todos los que como él un día dejaron que el rencor recorriese sus venas.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.