FANDOM


Maestro Administratum 3 El Archiescriba Primuscriptor, mascota del Imperio de la Humanidad, ha marcado este artículo como propiedad del Adeptus Terra. Pulsa sobre él para aprender más sobre los dominios del Emperador.

El conocimiento es poder. Guárdalo bien.

Arbitrador Lucretia Bravus Gabrydon Inquisidor Hammenstein Adeptus Arbites Wikihammer

Una Arbitradora blandiendo una Maza de Energía.

"¿Que exige qué? Las exigencias de la ley tienen prioridad ante todo, incluso aquí en la Colmena Tarsus."
Regulador Hanz Rikennan, Distrito IV, Colmena Tarsus


Los Arbitradores son duros jueces y agentes de la ley. Imponen y hacen cumplir las leyes del Imperio, a la vez que ejecutan a los rebeldes, los sediciosos y los alborotadores.

Los Arbitradores no pertenecen a ninguna fuerza policial planetaria, sinó que forman parte de una organización que está por encima de todas ellas: el Adeptus Arbites. No suelen ser muy fuertes, y algunos incluso carecen de habilidades sociales, pero su capacidad para aguantar daños y rastrear a sus presas no tiene parangón.

DescripciónEditar

Arbitrator

Arbitrador.

El crimen abunda en los millones de mundos del Imperio. Y no sólo se dan delitos menores de individuos que buscan obtener beneficios, sinó que también existe una red de crimen organizado a una escala como jamás se había llegado a imaginar en el pasado de la Humanidad. Subsectores y planetas enteros se hallan bajo el yugo de cárteles ilegales y organizaciones criminales. Incluso hay Gobernadores Planetarios rebeldes que han dado la espalda al Imperio y regentan sus dominios como si fueran sus feudos particulares, acaparando los recursos naturales, la mano de obra y las riquezas generadas por sus planetas.

En tan funestas circunstancias, recae sobre el Adeptus Arbites la labor de defender los derechos del Imperio e impedir que Subsectores enteros se rebelen contra la autoridad durante generaciones (a veces incluso permanentemente).

El Adeptus Arbites no es una fuerza policial galáctica; apenas se interesa por los delitos menores como el hurto, el homicidio o la evasión de impuestos, ya que la investigación de tales crímenes entra dentro de la jurisdicción de las fuerzas planetarias locales. En vez de ello el Adeptus Arbites se encarga de mantener el orden a una escala muy superior, erradicar la corrupción, recabar el diezmo imperial y vigilar ante cualquier señal de brujería.

De entre las filas del Adeptus Arbites surgen los temibles Arbitradores. También conocidos como Jueces, estos hombres y mujeres cumplen su deber con estoicismo y lealtad incuestionable al Imperio. Los Inquisidores suelen recurrir al Adeptus Arbites cuando necesitan un acólito fiable adiestrado para improvisar sobre la marcha, con experiencia en combate y una fe irreprochable. Los Arbitradores son famosos por el prodigioso celo y empeño que ponen en su trabajo, así como por su capacidad para sobrevivir a todo tipo de heridas y adversidades en persecución de sus presas.

Los Arbitradores son resueltos e intrépidos. Exigen una obediencia total a los ciudadanos con los que entran en contacto. Allí donde los disturbios civiles y el crimen amenacen la estabilidad de un mundo, encontraremos los Arbitradores, impertérritos, impartiendo órdenes a los agentes locales y persiguiendo a los alborotadores para restaurar la ley y el orden.

Arbites reprendedor

Reprendedor (por Victor Corbella).

Los métodos de los Jueces son muy variados y similares a la forma en que los Inquisidores desempeñan su trabajo. Los medios que emplean pueden variar según sus mentores, la Schola Progenium a la que hayan asistido y demás factores relacionados. Sin embargo, a diferencia de los Inquisidores, que tienen sus propias prioridades particulares, todos los miembros del Adeptus Arbites poseen un único objetivo y una responsabilidad comunes: impartir la justicia del Emperador. Algunos Arbitradores investigan abiertamente y no ocultan la identidad de los individuos a los que persiguen, aun cuando sean de noble cuna o alto rango. Esto puede provocar frecuentes hostilidades manifiestas entre Juez y perseguido, aunque es evidente que las fuerzas ajenas al planeta en cuestión no dudarían a la hora de escoger bando en caso de apelar a ellas. Pero éste no es el único procedimiento para las investigaciones; otros oficiales del Adeptus Arbites son bastante metódicos en su trabajo, y se dedican minuciosamente a reunir pruebas e interrogar a contactos y testigos.

Las relaciones entre la Inquisición y el Adeptus Arbites suelen ser de las más cordiales dentro del Adeptus Terra. Los Arbitradores colaboran a menudo con los Inquisidores para poder impartir justicia con más efectividad. Sin embargo, este tipo de alianzas no siempre ha funcionado del todo bien. Se tiene constancia de algunos Jueces que se han rebelado contra los Inquisidores a cuyo servicio habían sido encomendados, normalmente por haber considerado que dichos Inquisidores habían quebrantado alguna de las sacrosantas leyes imperiales. Es por ello que los Inquisidores más radicales deben tener cuidado a la hora de reclutar miembros de los Adeptus Arbites para que les sirvan como acólitos.

Rangos del ArbitradorEditar

El listado siguiente intenta detallar los rangos o títulos que puede adoptar un Arbitrador, en orden de importancia decreciente, y dependiendo de la rama de investigación que dicho Arbitrador siga.

Aunque existen algunos títulos cuya importancia se solapa dentro de la jerarquía, estos solo afectan a la respuesta o deferencia que ha de mostrárseles según la situación en la que se encuentren, el cargo de la persona para la que trabajan o el nivel de escalafón dentro de la organización en la que lleven a cabo sus actividades.

Rangos Arbitador

Alguacil MayorEditar

"Estos hombres están más allá de la mera piedad."

Los Alguaciles Mayores son tan poderosos como el propio Imperio. La simple veleidad de las circunstancias no hace mella en su voluntad. La única medida que conocen es la fría norma legal, y no tienen reparo alguno en castigar severamente a quienes la infringen.

AlguacilEditar

"Dondequiera que va un Alguacil, no tardan en seguirle la carnicería y el humo de las armas de fuego."

Los Alguaciles llevan la palabra de la ley a los más siniestros cubiles de depravación e iniquidad, impartiendo justicia con el brillante destello de los fogonazos de sus disparos.

ProcuradorEditar

"¡Abrid fuego!"

Los Procuradores lideran los pelotones antidisturbios y tropas de contención del Adeptus Arbites contra criminales fuertemente armados (que, visto lo visto, no deben de valorar demasiado sus vidas).

Justicia MayorEditar

"Los nobles se echan a temblar cuando el Justicia Mayor pasa cerca de ellos."

Los Justicias Mayores llevan la luz del juicio del Emperador a los nobles decadentes, los oficiales corruptos y los mundos envilecidos por la veneración a los dioses siniestros.

MagistradoEditar

"Todo delito tiene su precio, y son los Magistrados quienes recaudan esa deuda."

Los Magistrados dictan sentencia en los casos más complejos de herejía y sedición. Mantienen con vida el alma del Imperio adjudicando penas de muerte a los criminales.

InteligidorEditar

"Hay quien tiene más o menos malicia, y luego están los expertos en inteligencia. Que el Emperador se apiade de los criminales a quienes persiguen estos tipos..."

Los Inteligidores son maestros del espionaje, la táctica y la investigación forense. Su formidable intelecto tan sólo se ve igualado por su entrega al Imperio.

ArbitradorEditar

"Recibió dieciséis tiros en el estómago, y aun así cazó a su hombre. Eso sí que es un auténtico Arbitrador..."

Los Arbitradores son los guardianes de la ley y el orden en el Imperio. Implacables, inflexibles y prácticamente imposibles de matar, son la personificación de la justicia del Emperador.

InvestigadorEditar

"Claramente marcas de filos xenos, pero luego abiertas para disimular los cortes. Alguien que no quiere que otros sepan quién estuvo aquí”"
Arbitrador Sebastine Natto

Los Investigadores han aprendido las artes de la indagación, y se valen de sus contactos, su carisma y algunos trucos sucios para descubrir la verdad.

ReguladorEditar

"Quiero que los cacen como los perros que son."

Los Reguladores llevan la ley a los bajos fondos, enfrentándose sin ayuda a todo aquel que osa desafiar las leyes del Emperador.

AgenteEditar

"Muchachos, a formar. Escarmentaremos a esta escoria con nuestros escudos y porras eléctricas."

Los Agentes saben cómo mantener el orden en las situaciones más desesperadas, manteniéndose firmes y combatiendo codo a codo junto a sus camaradas Arbitradores.

CadeteEditar

"¿Y vosotros os consideráis Arbitradores? No valéis ni para vestir el uniforme."

Los Cadetes han recibido la instrucción suficiente para combatir y cumplir sus deberes para con el Imperio; son individuos audaces y están ansiosos por imponer la ley del Emperador.

PictografíasEditar

FuentesEditar

  • Dark Heresy - Libro Básico (RPG).
  • Dark Heresy: Reglamento (2ª edición).
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.