FANDOM


Khorne medio sin fondo

Cerberus el Rebañacráneos, mascota de los Poderes Ruinosos, patrocina este espacio para honrar a sus demoníacos señores. Pulsa sobre él y te introducirá en los misterios del Caos.

¡Sangre para el Dios de la Sangre! ¡Visitas para los artículos del Caos!

Caos Akhor'menet mil hijos hechicero

Akhor'menet, hechicero de los Mil Hijos

A diferencia de sus hermanos hechiceros de la Legión Traidora de los Mil Hijos que se contentan con utilizar sus poderes contra el Imperio y promulgar la voluntad de Tzeentch, Akhor'menet posee un propósito superior. Desde que Ahriman conjuró su Rúbrica y condenó a los guerreros de su Legión al confinamiento y servidumbre eternas como Marines Rúbrica, Akhor'menet ha perseguido una meta que lo consume: la libertad de todos ellos. Desea revertir la maldición de la Rúbrica para que sus hermanos puedan luchar de nuevo hombro con hombro en la Legión o recibir el descanso eterno que ya se han ganado.

Siendo un hechicero con una astucia increíble y un intelecto prodigioso, Akhor'menet ha cruzado el Imperio en una incansable búsqueda para ayudar a sus camaradas. Llegó a vislumbrar y comprender fugazmente la manera de cómo podría invertir el hechizo de Ahriman, pero la totalidad del proceso lo ha eludido hasta el momento.

Su desesperación ha ido creciendo con cada siglo que ha transcurrido, a pesar de haber conseguido algún que otro éxito. En sus viajes ha descubierto varios hechizos poderosos que habían quedado olvidados de la mente humana desde los tiempos de la Herejía de Horus. Con dichos poderes ha presionado e incluso forzado su entrada en repositorios de conocimientos técnicos y mágicos de varias especies xenos. Y con la sabiduría adquirida en el interior de esas bóvedas prohibidas, Akhor'menet espera doblegar la Disformidad a su voluntad y acabar con la maldición de los Mil Hijos.

En la actualidad Editar

Actualmente, su objetivo le ha llevado hasta el Vórtice Aullante buscando información que ponga punto final a su búsqueda. Por el bien de sus Hermanos de Batalla no puede vacilar ni desfallecer, no puede fallar. No puede permitir que nada se interponga ante su meta, ni su propia debilidad, ni un poderoso enemigo ni siquiera los propios Dioses del Caos.

FuentesEditar

Extraído y traducido de Lexicanum Inglés.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.