Wikihammer 40k

Ha sido provisionalmente levantada la restricción a comentar en Discusiones. ¡Aprovecha!

LEE MÁS

Wikihammer 40k
Advertisement
Wikihammer 40k
10 960
páginas
Impriwars banner.jpg

Escudo del Adeptus Mechanicus

"No hay verdad en la carne, solo traición. No hay fuerza en la carne, solo debilidad. No hay constancia en la carne, solo decadencia. No hay certeza en la carne, excepto la muerte."

Credo Omnissiah

El Adeptus Mechanicus es el nombre oficial imperial en el Adeptus Terra para el Culto Mechanicus o el Culto a la Máquina. En tiempos antiguos, antes que la Era del imperio comenzara oficialmente tras el fin de la Herejía de Horus, era denominado a menudo simplemente como el Mechanicum.

El Mechanicus reconoce al Emperador de la Humanidad como el líder del Imperio, pero no reconoce la verdad religiosa del Culto Imperial o la Eclesiarquía. En su lugar, el Mechanicus se rige por sus propios y oscuros manuscritos y rinden tributo a la deidad a la que llaman el Dios Máquina u Omnissiah. El Adeptus Mechanicus cree que el conocimiento es la verdadera manifestación de la divinidad en el universo, y que todas las criaturas y artefactos que encarnen el conocimiento son sagradas por ello. El Emperador es el objeto supremo de reverenciación para la humanidad, la encarnación viva del Dios Máquina o el Omnissiah, puesto que comprende y entiende mucho más sobre la verdadera naturaleza de la realidad que cualquier otro ser de la galaxia. El Adeptus Mechanicus considera que la carne es débil y considera sagrada la substitución de tejido biológico por partes biónicas y mecánicas. La mayoría de los tecnosacerdotes más longevos poseen ya pocas partes orgánicas en su cuerpo y poco a poco se vuelven más máquina que hombres.

El Adeptus Mechanicus tiene su sede en Marte, el primer mundo forja del Imperio, y son los únicos gobernadores del Planeta Rojo. Proveen de tecnología y avances científicos al Imperio y poseen sus propios ejércitos de grandes Titanes, Electrosacerdotes, Legiones Skitarii y Servidores de combate.

El Adeptus Mechanicus es a menudo conocido como el Sacerdocio de Marte. Mantiene el monopolio sobre el conocimiento tecnológico en el Imperio. Sus mundos forja fabrican el equipo y armamento más avanzado y poderoso del Imperio. Sus adeptos, los tecnosacerdotes, son vitales para mantener la mayor parte del equipo más avanzado tecnológicamente del Imperio, entre el que se encuentra incluso el soporte vital del Emperador, el Trono Dorado. Es el Adeptus Mechanicus quien controla el conocimiento técnico del Imperio, preserva los secretos científicos de antaño y quien explora las nuevas ciencias del cuadragésimo primer milenio.


Historia[]

Tecnosacerdotes del Mechanicus liderando a un manípulo de la Legio Cibernética durante la Gran Cruzada.

El Adeptus Mechanicus es el Adepta Imperial conocido originalmente como el Mechanicum de Marte. Aunque el Adeptus Mechanicus fue formalmente integrado al Imperio de la Humanidad mediante el Tratado de Marte (conocido como el Tratado del Monte Olimpo por el Mechanicum) durante el comienzo de la Gran Cruzada que buscaba reunir a la humanidad en el 800.M30, retiene un grado de autonomía sin parangón con el resto de organizaciones del Adeptus Terra. Esta autonomía fue garantizada al Mechanicus en el Tratado de Marte para proveer a los tecnosacerdotes de inmunidad contra los dictados de la atea Verdad Imperial y permitirle al Mechanicus continuar ejercitando su soberanía sobre todos los mundos forja sobre los que se había asentado a través de la galaxia durante la Era de los Conflictos. A cambio, el Mechanicus acordó ayudar en la construcción de las masivas flotas expedicionarias y en la provisión de la ayuda técnica necesaria para que el Imperio pudiera emprender su Gran Cruzada.

Mientras que casi todos los ciudadanos del Imperio observan los principios de alguna de las muchas sectas del Culto Imperial que adora al Emperador como su Dios, el Adeptus Mechanicus es virtualmente sinónimo del Culto Mechanicus, otra fe que podría considerarse herética por el resto del Imperio si el Adeptus Mechanicus no fuera tan esencial para la supervivencia de éste y si los tecnosacerdotes no probaran su lealtad al Emperador de incontables e irrefutables formas.

El Adeptus Mechanicus es vitalmente importante para la humanidad puesto que el Imperio, sin importar su avanzado estado tecnológico, posee un conocimiento científico muy limitado sobre cómo funciona realmente su tecnología. Esto no ha hecho más que reforzar la visión imperial prevaleciente de que la construcción y la utilización de maquinarias avanzadas es casi un acto religioso/mágico, plagado de inviolables instrucciones rituales. El Adeptus Mechanicus, con su entendimiento inherente del Espíritu Máquina y el Dios Máquina, tiene un cuasi-monopolio sobre los diseños de las Plantillas de Construcción Estándar (PEC) y otros conocimientos avanzados de tecnología imperial. Como resultado, el Mechanicus atesora una tremenda cantidad de poder en el Imperio erigiéndose como su productor, supervisor y principal reparador de cualquier elemento mecánico o electrónico, desde el equipamiento agrícola básico hasta las naves de guerra interestelares.

Marte[]

El Fabricador General, Kelbor-Hal, durante la Gran Cruzada.

La cuna del Adeptus Mechanicus fue el antiguo mundo forja de Marte. Marte fue colonizado muy tempranamente en la historia humana, mucho antes que empezara la Era Oscura de la Tecnología, y desarrolló una sociedad diferente a la de Terra tanto culturalmente como en términos de avances tecnológicos. La árida y oxidada superficie de Marte fue terraformada y bajo una atmósfera manufacturada de oxígeno-nitrógeno florecieron las colonias marcianas mientras permanecían políticamente independientes de Terra. Cuando comenzó la era de la colonización interestelar humana, tanto Terra como Marte sirvieron como los mundos madre co-iguales para incontables nuevas colonias humanas en la galaxia.

Durante la Era Oscura de la Tecnología, los imperios de Terra y Marte coexistieron bajo la tutela de un gobierno interestelar descentralizado para el beneficio mutuo. En la cúspide de su esplendor durante aquella era e incluso después, durante la anárquica Era de los Conflictos, Marte despachó cientas de flotas coloniales al vacío. Muchas perecieron en las terribles tormentas disformes que azotaron la galaxia antes del nacimiento del Dios del Caos Slaanesh, pero muchas otras sobrevivieron y lograron seguir adelante a velocidades sublumínicas en el Espacio Real. Aquellos que lo lograban fundaban nuevos mundos forja en el nombre del Dios Máquina y construían en ellos un retrato de los grandes manufactorums y templos de su distante mundo natal. Estos mundos forja creaban nuevos imperios para el Mechanicus entre los feudales mundos caballeros y añadían estos caminantes de guerra inigualables, los Caballeros, al propio y poderoso arsenal del Mechanicus.

Era de los Conflictos[]

El inicio de la Era de los Conflictos trajo el fin a la gloria y la paz del antiguo dominio humano interestelar. Repentinamente, a través de la galaxia, la humanidad se volvía contra sí misma mientras que una nueva cepa disforme de psíquicos emergía. Para empeorarlo todo, las tormentas disformes se lo tragaron casi todo en la galaxia, transformando el viaje y la comunicación interestelar en misiones muy peligrosas rallando la imposibilidad absoluta. Las guerras civiles asolaron miles de mundos humanos, incluso los mundos natales gemelos de Terra y Marte.

Muchas facciones en conflicto competían por el poder en Marte e iniciaron una brutal guerra civil utilizando armamento arcano e inimaginablemente destructivo, incluyendo el uso de habilidades psíquicas. La cuidadosamente construida atmósfera de Marte se quemó y, una vez más, la oxidada superficie del planeta quedó expuesta a la mortal radiación solar. El ambiente terraformado de Marte, el cual estuvo lleno de vida durante siglos, se convirtió nuevamente en un desierto carmesí. Los combatientes marcianos luchaban ahora en las mismas tierras desérticas de color sangre que los primeros colonos humanos encontraron hacía varios milenios. Gran parte de la población de Marte se retiró a zonas subterráneas, pues todo aquel que no estuviera equipado con trajes antirradiación no podría sobrevivir en la cruda superficie del planeta rojo.

Con el tiempo, una facción emergió dominante sobre todas las demás que habían luchado por el dominio del planeta, el Culto al Dios Máquina. Creyendo fervientemente en la extraña teología que mantenía que la expresión de la divinidad universal, el Omnissiah, estaba encarnado en la tecnología avanzada y en las máquinas, el Culto Mechanicum estableció su propio gobierno sobre el Planeta Rojo y erigió inmensos manufactorums nuevos y ciudades colmena a lo largo y ancho del mundo, divididos en diferentes ciudades-estado conocidos como Forjas o Ciudades Forja. Cada Forja estaba gobernada por un tecnosacerdote de alto rango, y la totalidad de la jerarquía del Mechanicus reverenciaba al alto sacerdote conocido como el Fabricador General.

El Emperador[]

Durante milenios, el Mechanicum gobernó sobre Marte, enviando expediciones coloniales para propagar su fe y su modo de vida a través de la galaxia, lo que llevó a la fundación de los primeros mundos forja. Marte además hizo la guerra a los tecnobárbaros divididos que dominaban Terra para ese entonces, ya que muchos de esos salvajes ignorantes tenían acceso a tecnologías dejadas tras el fin de la Era Oscura de la Tecnología las cuales no entendían o no sabían venerar de forma apropiada. Esta hostilidad innata entre Terra y Marte duró hasta finales del M30; tras su victoria en las Guerras de Unificación, el Emperador de la Humanidad acudió a Marte y aterrizó sobre el gran volcán del Monte Olimpo. Al verlo por primera vez, varios tecnosacerdotes quedaron sobrecogidos con la sensación de que estaban ante la encarnación en vida del Omnissiah, el Dios Máquina encarnado en forma humana. A cambio de la paz entre Terra y Marte, se reconoció el derecho de los tecnosacerdotes a practicar su fe y el derecho de mantener el control tanto de Marte como de los otros mundos forja que habían asentado; a cambio, el Mechanicum acordó construir naves espaciales imperiales en las plataformas orbitales del Anillo de Hierro de Marte y proveer de todo el material de guerra necesario para la Gran Cruzada del Emperador. Además, el Mechanicum acordó ceñirse a los mandatos del Emperador y no desarrollar tecnologías prohibidas como la abominable Inteligencia Artificial. Aunque el Mechanicum no lo sabía en su momento, había sido la IA la que casi destruyó a la humanidad durante la rebelión de los Hombres de Hierro en la Era Oscura de la Tecnología, y el Emperador estaba decidido a no repetir la historia. Con la firma de este acuerdo, conocido como el Tratado de Marte o el Tratado del Monte Olimpo dentro del Mechanicum, el Culto Mechanicus pasó a ser el Adeptus Mechanicus del reforjado Imperio de la Humanidad, y la Aquila Imperial fue rediseñada para llevar dos cabezas, una para Terra y otra para Marte.

Sin embargo, los términos de este acuerdo no calaron muy bien entre cierta parte de la jerarquía del Mechanicum. Una minoría de los tecnoadeptos creía que el Emperador no era el Omnissiah, pues el Dios Máquina siempre había sido adorado bajo la corteza de Marte en el Laberinto de Noctis. Estos tecnosacerdotes se irritaron particularmente ante el fin de la política independiente de Marte y la imposición de la restricción del Emperador sobre las tecnologías que el Mechanicum quisiera o debiera investigar y desarrollar. En el M31, a medida que la gran Cruzada progresaba, este descontento, cocinado a fuego lento, acabarían dividiendo al Mechanicum tal como lo haría el Imperio en su conjunto.

La Herejía de Horus[]

Durante la Herejía de Horus, muchas unidades del Mechanicum se declararon aliados del Señor de la Guerra Horus y lucharon contra aquellos de sus hermanos que se mantuvieron leales al Emperador, siendo conocidos posteriormente como el Mechanicum Oscuro. Estos tecnosacerdotes traidores iniciaron una guerra civil sobre el planeta rojo conocido como el Cisma de Marte, un espejo del conflicto mayor que se luchaba a través de la galaxia. El mismo Fabricador General se alió con el Señor de la Guerra, pero su subdelegado, el Fabricador Locum Kane, permaneció leal al Emperador.

Horus logró convencer al Fabricador General Kelbor Hal y ponerlo del lado del Caos prometiéndole una base de datos completa de PCE desde el planeta de Drakonis-Tres-Once. Además envió como adelanto a Regulus, el veterano tecnoadepto de su 63° Flota Expedicionaria, a servir bajo su mando junto a otras PCE recuperadas durante la conquista imperial de la Tecnocracia Auretiana.

Horus prometió mucho más en términos de conocimiento tecnológico al Mechanicum, incluyendo el derecho de desarrollar tecnologías prohibidas como inteligencia artificial. Muchos adeptos maestros como el propio Kelbor Hal buscaban seguir dichas estrictas líneas de investigación y creían desde hace tiempo que el Emperador no era el Omnissiah, pues el verdadero Dios Máquina yacía dentro del laberinto de Noctis en lo profundo del manto de Marte. El que esa legendaria criatura sea de hecho un fragmento C'tan del Dragón del Vacío es una posibilidad perturbadora.

El Culto a la Máquina[]

Adepto del mechanicum tras las naves de desembarco de titanes.

El Culto Mechanicus o culto a la máquina, reconoce al Emperador como Señor de la Humanidad, pero no reconoce la autoridad del Culto Imperial o la Eclesiarquía. En su lugar, el Adeptus Mechanicus sigue sus propias oscuras y misteriosas estructuras.

De acuerdo al Adeptus Mechanicus, el conocimiento es la suprema manifestación de divinidad, por lo que todas las criaturas y artefactos que contienen conocimiento son sagradas. El Emperador es el objeto supremo de adoración porque entiende prácticamente todo. Las máquinas que almacenan o protegen el conocimiento antiguo o pasado también son sagradas, y la inteligencia artificial no es menos divina que aquella de carne y sangre. Un hombre vale solamente la suma de su conocimiento, su cuerpo es simplemente una máquina orgánica capaz de preservar el intelecto.

El Adeptus Mechanicus controla completamente todo lo relativo al gobierno, industria y religión de Marte. En los más amplios términos, la población está dividida en dos partes. La mayor masa de marcianos son trabajadores esclavos llamados servidores. Los servidores no son completamente humanos, sino criaturas mitad hombre, mitad máquina cuyas mentes han sido parcialmente programadas para realizar labores específicas. Los servidores son esclavos del sacerdocio dirigente de tecnosacerdotes que forman una jerarquía de técnicos, científicos y líderes religiosos. Los tecnosacerdotes proveen al Imperio con sus ingenieros y expertos técnicos.

Jerarquía del Adeptus Mechanicus[]

Fabricador General[]

Ver artículo principal: Fabricador General

El líder del Adeptus Mechanicus es el Fabricador General de Marte. Es uno de los Altos Señores de Terra y también la cabeza del Culto Mechanicus en su papel de Magos Mechanicus.

Magos[]

Ver artículo principal: Magos

Los Magos son los maestros de los logros tecnológicos. Existen muchas divisiones, tales como Magos Tecnicus, Magus Metalurgicus, Magos Alquimicus, Magos Biologis, etc.

Logos[]

Ver artículo principal: Logos

Los Logos son los logísticos, analistas y estadísticos. Su propósito es predecir las tendencias futuras y realizar predicciones sobre gastos y necesidades. Se les considera figuras proféticas.

Genetistas[]

Ver artículo principal: Genetistas.

Los genetistas son científicos genéticos. Son muy comunes dentro del Adeptus Mechanicus y a menudo acompañan a las Fuerzas Imperiales involucradas en la exploración de nuevos mundos.

Artesanos[]

Ver artículo principal: Artesanos

Los Artesanos o Constructores diseñan máquinas, edificios, naves espaciales, armamento y equipamiento militar. Controlan la vasta fuerza de trabajo de servidores.

Electrosacerdotes[]

Ver artículo principal: Electrosacerdotes

Electrosacerdote Fulgurita.

Los Electrosacerdotes son los fanáticos guerreros cultistas del Adeptus Mechanicus. Viajan a bordo de las naves estelares y apoyan a los guerreros tecnosacerdotes en combate. El Electrosacerdote se convierte a sí mismo en una chispeante fuente de energía eléctrica, destruyéndo todo lo que toca antes de colapsarse por el esfuerzo.

Visioingenieros[]

Ver artículo principal: Visioingenieros

Los Visioingenieros son agentes del Culto Mechanicus altamente entrenados que a menudo reciben asignaciones en la Guardia Imperial u otros destinos en el Adeptus Terra.

Sacerdotes Rúnicos[]

Ver artículo principal: Sacerdote Rúnico

Los Sacerdotes Rúnicos inscriben runas y entonan cantos litúrgicos sobre las máquinas como parte de los rituales de iniciación del Culto. Se les entrena en arcanas ramas del saber científico, como mecánica intuitiva, especulación e improvisación. Son famosos por su pensamiento lateral, al que se acude cuando los procedimientos estándar y la lógica estricta fallan.

Transmecánicos[]

Ver artículo principal: Transmecánicos

Son técnicos o ingenieros de servicio que se especializan en la tecnología de las comunicaciones. Como otros ingenieros, a menudo pueden ser asignados a otras organizaciones Imperiales.

Lexicomecánicos[]

Ver artículo principal: Lexicomecánico.

Su misión es la de compilar y racionalizar los datos para que puedan ser introducidos en un ordenador central de almacenamiento. Trabajan con la velocidad y precisión de un ordenador, reuniendo informes de batallas, estadísticas económicas, informes planetarios y demás. Pueden asignárseles tareas en cualquier departamento del Adeptus Terra.

Skitarii[]

Ver artículo principal: Skitarii

Los Skitarii son la fuerza militar del Adeptus Mechanicus mejorados con implantes cibernéticos y trajes de aislamiento y armados con rifles láser, y principal línea de defensa de los planetas del Adeptus Mechanicus, hay variedad de rangos todos bajo el poder de los Magos, también se les puede ver en las fuerzas del Adeptus Terra.

Servidores[]

Ver artículo principal: Servidores

Los Servidores son máquinas esclavas mitad carne, mitad metal sin consciencia que obedecen su programación sin cuestionarla. Los servidores forman la mayor parte de la población de Marte. Los hay de muchos tipos, desde los pequeños miniciborgs hasta los holomats (grabadoras holográficas). El castigo más severo para un criminal es ser convertido en servidor; se le borra la mente y se le reprograma para realizar alguna función rudimentaria. Los ex-criminales llevan una placa de bronce alrededor de su cuello proclamando su crimen como un aviso para todos los que podrían cruzarse con el tecnosacerdocio de Marte.

Las Legiones de Titanes[]

Titán Warhound Vs Caóticos

Marte sufrió largos siglos de aislamiento mientras la anarquía desgarraba el antiguo mundo de Terra. Cuando el Emperador devolvió Marte de nuevo al Imperio unido, hacía ya mucho que la sociedad marciana se había convertido en una muy diferente a la de Terra. Una de las diferencias más importantes y duraderas fue el desarrollo de las enormes máquinas de guerra conocidas como Titanes. Estas impresionantes construcciones eran diferentes a cualquier cosa antes vista en la Tierra, masivas armas de destrucción con forma humanoide potenciadas por reactores de fisión y armadas con impresionantes cañones. En un mundo tan desolado como Marte, los Titanes podían avanzar sin esfuerzo por el paisaje hostil donde meras tropas serían devoradas por los venenosos polvos de los desiertos de Marte.

Un Titán es un colosal acorazado terrestre potenciado por tecnología avanzada. Su caparazón blindado es capaz de soportar daños pesados mientras que su armamento puede nivelar ciudades enteras. Los Titanes son una de las más potentes armas del arsenal del Imperio. Dentro de cada Titán, una tripulación de docenas e incluso centenares de individuos pululan realizando sus tareas, recargando y manteniendo la gigantesca máquina, y como artilleros de las formidables armas, apuntando con ellas sobre el campo de batalla.

Cuando el Emperador lideró a la Humanidad en la Gran Cruzada, las Legiones Titánicas del Adeptus Mechanicus marcharon junto a los Marines Espaciales. Mientras el Imperio se expandía, el Adeptus Mechanicus tomó muchos mundos para ellos, planetas en los que se instalaron y transformaron en Mundos Forja. Estos se convirtieron en las bases para las Legiones de Titanes por toda la galaxia, tanto que hoy las Legiones de Titanes se encuentran repartidas por todo el Imperio, desde donde defienden los dispersos mundos Forja del Adeptus Mechanicus.

Lenguaje[]

Los Tecnosacerdotes del Adeptus Mechanicus se comunican mediante extraños dialectos que mezclan con los distintos idiomas de la gran raza humana. Estos dialectos incluyen el coro binhárico, la Lingua Tecnis, el código hexamático, el sangrado noosférico y la Novabyte, entre muchos otros.

Pocos individuos fuera del Adeptus Mechanicus pueden comprender estos idiomas pero incluso ellos son incapaces de reproducirlos. Muchos Tecnosacerdotes tienen la mandíbula y la garganta alteradas, unas mejoras biónicas necesarias para hablar idiomas solamente funcionales para la interacción concogitadores. Además, cada idioma está repleto de sus propias referencias internas y alusiones al conocimiento que permanece desconocido para aquellos fuera de la orden.

Su uso está prohibido para cualquiera que no pertenezca al Culto Mechanicus. Un montón de estos idiomas tienen palabras e incluso estructuras gramaticales enteras olvidadas, erosionados por la entropía de milenios o corruptos por códigos chatarra. Ellos lo obtuvieron y los reimaginaron desde alfabetos, léxicos y lenguas a través de la historia dentro de una omnipuesta que sólo los Tecnosacerdotes realmente entendían. Éste meta-idioma es la raíz de los sigilos e iconos que adornan a los guerreros y máquinas de guerra del Adeptus Mechanicus. Más que eso, es el fundamento del canto en la batalla que ellos corean para darles poder a sus súbditos en tiempos de guerra.

Misterios y peligros del Culto Mechanicus[]

Los Misterios[]

  • La vida es dirigida por el movimiento.
  • El espíritu es la chispa de vida.
  • El sentimiento es la capacidad para aprender el valor de conocimiento.
  • El intelecto es el entendimiento del conocimiento.
  • El sentimiento es la forma de bases del Intelecto.
  • El entendimiento es el Camino Verdadero a la Comprensión.
  • La comprensión es la llave a todas las cosas.
  • El Omnissiah sabe todo, comprende todo.

Los Peligros[]

  • El mecanismo ajeno es una perversión del camino verdadero.
  • El alma es la conciencia de sentimiento.
  • Un alma puede ser concedida sólo por el Omnissiah.
  • El sentimiento Desalmado es el enemigo de todos.
  • El conocimiento de los antiguos es incuestionable.
  • El espíritu de máquina protege el conocimiento de los antiguos.
  • La carne es falible, pero el ritual honra el espíritu de máquina.
  • Romper con el ritual debe romper con la fe.

Facciones del Adeptus Mechanicus[]

Mechanicum.jpg

La Inquisición es una organización muy fragmentada en diferentes sub-divisiones, alianzas y facciones. No son los únicos dentro del Imperio con este problema, aunque hay otro cuerpo con igual, sino mayor poder que también está muy dividido. Desgraciadamente, hay mucha menos información escrita sobre las diferentes filosofías de este; el Adeptus Mechanicus, después de todo, es una orden secreta.

Dentro de todas las ramas que forman el Imperio, hay grupo o sub-divisiones que tienen conceptos, ideas y opiniones que difieren de sus demás colegas. El Mechanicus no es la excepción, pero debido a su naturaleza altamente reclusiva y secretista, pocos observadores exteriores pueden diferenciar sus divisiones internas. Hemos conseguido reunir datos de 4 de ellos, con sus ideas, peculiaridades, historia, etc.

Son: Los Omnissíanicos, los Imperio-Cognosticistas, los Khamrianos y los Organicistas.

Omnissiánicos[]

Es una corriente dentro del Adeptus Mechanicus, no muy diferente de los Thorianos de la Inquisición. Considerados altamente peligrosos por sus detractores, afirman que el Omnissiah (que es la acepción del Mechanicus para con el Emperador) y el Deus Machina, escoge Avatares para encarnarse en ellos y poder conducir a su gente al final de la Gran Búsqueda del Conocimiento, el fin último de todo Mechanicus. Los Adeptus de esta rama anhelan ser escogidos como recipientes de ese poder.

Aunque los Omnissiánicos persiguen un objetivo común, entre ellos difieren enormemente en los métodos: algunos de los capaces buscan fuera de sus léxicoservidores y demás creaciones estándar, pues quieren crear un anfitrión de carne y metal para su Deus Machina. Suelen ser genetistas que desarrollan monstruosas criaturas que ellos consideran la absoluta perfección orgánica en grandes biotanques; planean enteramente construcciones mecánicas rozando con la oscuridad y las artes prohibidas de una IA (Inteligencia Abominable).

Para el Adeptus Mechanicus es equivalente a dar oídos a los susurros de la disformidad y pactar con demonios. Este principio particular hace que los Omnissiánicos se mantengan con filosofías similares, o sea, los Cultos Resurreccionistas de la Inquisición, como los Thorianos o los Horusianos. Por eso la Inquisición sabe tanto de ellos y forma con el Mechanicus pactos secretos para erradicar cualquier sentimiento herético.

Para los Omnissiánicos está claro que la hora de su llegada está muy cerca, porque los hechos así se lo están demostrando: Las xenoherejías de los Necrontyr han revelado a los Omnissiánicos lo terrible de su poder; los no-creyentes del mundo forja Gryphonne IV han sido juzgados indignos y purgados, a la par de numerosos mechanicus traidores han sido asesinados o capturados en el reciente asalto sobre Cadia... Es la hora.

Imperio-Cognosticistas[]

Sacerdote del Mechanicum

La búsqueda del conocimiento del Mechanicus se puede definir más como un viaje interior que como uno físico, especialmente en los ancianos o dedicados a otros asuntos que no pueden aventurarse ellos mismos en las estrellas. La búsqueda no está tanto en la acción misma como las más mundanas tareas diarias, que ponen la Búsqueda del Conocimiento de su fin; ésto es llamado la "Rutina de Tratamiento Divino".

Los seguidores de esta creencia son vistos como tradicionalistas y un poco conservadores. Los cambios y la agitación son considerados como algo innecesario para el beneficio del proceso de computarización de los datos, salvo que sea imprescindible (como una hostilidad armada que lo obligue a ello).

Se consideran antivirus de una galaxia llena de programas corruptos y virus xenóticos, por eso consideran todo fuera de su tecnología contaminado y peligroso de utilizar. La única forma de cambio que pueden instigar es la de mejora de la tecnología propia.

Trabajando con la amplitud de una computadora tan grande como es el Imperio, puede extrapolarse del acto personal por el cual un tecnosacerdote puede incorporar un chip nuevo en su cerebro que contribuya a la conquista de nuevos mundos que amplíe la memoria del Imperio y proporcione un material que acelere el proceso de datos para que lleve la Búsqueda del Conocimiento a un final satisfactorio.

Los más extremos de esta rama ven esto tanto como un cambio en la "Rutina de Tratamiento Divino", que procuran dificultarlo en cualquier oportunidad que se les presente.

Khamrianos[]

Mechanicus 2.jpg

Entre el Mechanicus existe el miedo al IA, o sea, la Inteligencia Abominable. Este miedo se remonta a la Era Oscura de la Tecnología, un tiempo en el que se practicaban ciencias depravadas y las máquinas disputaban el poder a los humanos. Desde entonces, por decreto del Emperador, se prohibió la creación y/o mantenimiento de máquinas que pudieran pensar por sí mismas.

Durante el M34 tardío, sin embargo, un brillante y recientemente ordenado Magos que se hacía llamar Degio Khamrios hizo circular en secreto las investigaciones que llevaba a cabo en sujetos de IA. Sus palabras llevaban con ellas tal convicción que un pequeño grupo de tecnosacerdotes se unieron a él, manteniéndose en las Ciencias Prohibidas.

Hacia el final de su primer siglo como Magos, Degio Khamrios estaba seguro de que sus teorías estaban listas para ser públicas al Mechanicus por completo: pero calculó mal las opiniones de éste al respecto y durante meses fue perseguido como fugitivo. Finalmente fue capturado por una alianza entre la Inquisición, una facción de los Astartes de los Manos de Hierro y el Mechanicus, quedando bajo la custodia de este último; su paradero es desconocido a día de hoy.

Pese a ello, algunos tecnosacerdotes poco ortodoxos continúan expresando su deseo de investigar en al campo de la IA, esperando aprovechar y mejorar viejos ejemplares descubierto en polvorientos y olvidados lugares; con ellos se ha intentado producir sirvientes robóticos inteligentes.

De tener éxito en producir sus heréticas creaciones en masa, los oscuros días de los Hombres de Hierro regresarían; si todas las legiones de pensantes guerreros máquina se sublevaron y se enfrentaron a la Humanidad entonces, ¿quién puede afirmar que no se produciría otra vez?

Organicistas[]

Magos Genetor de la facción de los Organicistas

Al principio, ésta filosofía puede parecer fuera de lugar en una organización que venera la utilización de maquinaria y metal. Para muchos integrantes del Mechanicus la piel y la carne son débiles y un incordio en muchos aspectos, pero no así para esta facción:

Para los Organicistas lo biológico es simple maquinaria bajo otra forma; el cerebro no es más que la forma natural de un complejo ordenador y los diversos miembros del cuerpo son aparatos biológicos.

Los seguidores de esta filosofía son sobre todo genetistas y miembros de la rama del mechanicus del Adeptus Biologis. Estudian los organismos para mejorarlos de todas las formas posibles, haciendo florecer todo tipo de terribles creaciones en sus tanques incubadores de bio-materia. Donde el clásico tecnosacerdote, en varias fases de su carrera se mejora a si mismo con implantes biónicos, un Organicista prefiere implantarse varias glándulas, acrecentar su masa muscular con estimulantes y agudizar sus sentidos con creaciones de laboratorio. La mayoría de ellos no rechazan otras ideas en base de su preferencia por el metal en lugar de carne. A veces usan implantes biónicos: simplemente no rechazan sus propios componentes biológicos que tienen de base.

No son perseguidos por otras organizaciones imperiales, aunque algunos se han acercado peligrosamente a las teorías e ideas de herejes tan peligrosos como Fabius Bilis. De hecho algunos Organicistas se encargan de crear componentes biológicos para los Magos más ancianos, para prolongar su vida en comunión con la sagrada máquina.

Prefectura Magisterium[]

La Prefectura Magisterium es una división interna del Adeptus Mechanicum que actúa de facto como policía secreta. Se encarga de preservar el dogma del culto al Dios Máquina y de perseguir a los tecnoherejes. Utiliza como operativos de campo distintas cohortes militares y manípulos de cazadores asesinos desplegados en los mundos forja.

Prácticas médicas del Mechanicus[]

Los tecnosacerdotes viven muchos años (algunos cerca del millar) gracias a sus implantes biónicos y a técnicas para rejuvenecerse. Muchas son estándar del Imperio, como las juvenat, pero otras son exclusivas suyas.

Autoensanguinación[]

La Autoensanguinación es un procedimiento que es realizado por algunos tecnosacerdotes del Adeptus Mechanicus.

Esta acción implica que un tecnosacerdote se sangra para sustituir su sangre por un fluido más eficaz. Normalmente esto se realiza con un tipo de alambique portátil llevado alrededor del cuerpo. El medio sanguíneo renovado es usado entonces para tapar y cerrar heridas en el cuerpo y reconstruir la carne rasgada con una eficacia notable.

Cortex Binario[]

El Cortex Binario es otro procedimiento es realizado por algunos tecnosacerdotes.

En casos donde dos tecnosacerdotes estan dedicados a descifrar el mismo misterio, no es raro en ellos conectar sus cerebros para que uno piense como dos. Esto implica que los cerebros de ambos tecnosacerdotes son colocados en el mismo cuerpo para que puedan trabajar de una manera más eficiente juntos.

Mientras que hay un número grande de ventajas, uno de los problemas que pueden surgir es aquel que, de vez en cuando, los dos cerebros implicados pueden tener desacuerdos acerca del curso a seguir en las acciones a realizar, lo que reduce su tiempo de reacción de forma notable.

Haemoncolitos[]

Son un tipo de Familiar creado por los miembros del Adeptus Mechanicus.

Estas son creaciones cultivadas en tanques de biomasa y hechas a partir de la propia carne y sangre de un tecnosacerdote. Típicamente diseñada para absorber cualquier tumor o cantidad de venenos generados por el tecnosacerdote, hace que la limpieza de toxinas de sus cuerpos sea mucho más eficiente y esto les permite vivir más tiempo. Las imperfecciones son pasadas al Haemoncolito por una conexión umbilical.

Los Haemoncolitos rápidamente envejecen y mueren, por lo que han de ser repuestos con cierta periodicidad. Si un tecnosacerdote trabaja con substancias letales o muy tóxicas el proceso puede ser necesario casi a diario.

Debilidades de la carne[]

La Debilidad de Carne es un término usado por el Culto Mechanicus para describir cualquier acción corporal intrínsecamente humana, como el comer alimentos puramente por el gusto de ello, el sexo, tomar medicinas, drogas de placer, etc. Ya que las máquinas no albergan estos deseos, los miembros del Mechanicum hacen todo lo posible para dejar de lado tales debilidades. Es considerado la parte de su conexión espiritual con Dios Máquina.

Al suprimir estas necesidades se biomecanizan más sus cuerpos por lo que ciertos procesos de oxidación de células se ralentizan y contribuye a alargar sus vidas.

Cubas de replicación genética[]

Usado por los sumos sacerdotes del Culto Mechanicus para alargar su vida incluso durante milenios. Lo malo de este tipo de técnicas es que se pierde poco a poco la memoria y los conocimientos se trasforman y se distorsionan.

La Búsqueda del Conocimiento[]

Arcas Forja del Mechanicus en plena batalla

El Adeptus Mechanicus está perpetuamente en la búsqueda del conocimiento. Esta búsqueda toma muchas formas, incluyendo la investigación y la exploración, pero su última realización es la búsqueda de los ancestrales sistemas PCE. Los Sistemas PCE fueron creados gracias a los grandes logros obtenidos durante la Era Oscura de la Tecnología. Durante esta época, se fundaron miles de colonias humanas en mundos distantes. Muchas de estas colonias fracasaron en su intento de supervivencia, otras se perdieron, y la mayoría de las que sobrevivieron sólo alcanzaron un nivel de economía de subsistencia. Pero prácticamente todas estas colonias se las arreglaron para mantener un alto nivel tecnológico gracias a las grandes bases de información computarizada que se llevaron de la Tierra. Estas masivas bases de datos computarizadas eran conocidas como Sistemas de Plantillas de Construcción Estándar (PCE).

Se dice que las PCE comprendían el total del conocimiento humano. Esto es probablemente cierto en lo que se refiere a avances tecnológicos. Aunque muchas colonias no necesitaban mucho más que diseños para maquinaria agrícola, se incluían programas para todo tipo de construcciones avanzadas tales como matrices de energía nuclear y reactores de fisión. De cualquier manera, las necesidades de los primeros colonos eran simples y podían conseguirse con formas de energía convencionales y relativamente baja tecnología.

Actualmente no existen sistemas completos PCE, y sólo hay unos pocos ejemplos de impresiones de primera generación -en algunos mundos la información sobre los ancestrales PCE se considera sagrada y las copias de diseño se almacenan como textos secretos y reverenciados en el interior de los templos.

Durante miles de años, el Adeptus Mechanicus ha perseguido recabar cualquier información sobre PCE. Es su Biblia perdida, el Santo Grial y la copa del Conocimiento. Cualquier retazo de información es prontamente buscado y celosamente evaluado. Cualquier rumor sobre un sistema funcional es seguido e investigado.

Gracias a sus esfuerzos, se ha recuperado mucha información o ha podido ser reconstruida por el vigoroso análisis y comparación de copias. Pero el conocimiento técnico más avanzado elude a los Adeptus Mechanicus, ya que los primeros colonos eran en su mayoría gente sencilla con necesidades prácticas. Raramente alguien se molestaba de realizar copias del trabajo teórico y avanzado que contenía las PCE.

Sucesos Notables[]

  • Desde las llamas de la Herejía (c. M31) - Durante los eventos cataclísmicos de la traición del Señor de la Guerra Horus, la hermandad del Mechanicum es destrozada. Para su culminación, las Legiones Skitarii y el Adeptus Mechanicus son también reforjadas.
  • Experimento de Giridium (011.M32) - El Culto Mechanicus construye una fortaleza alrededor de las cavernas 'malditas' de Giridium. Durante la manifestación que ocurre cada equinoccio, los discípulos del Omnissiah destrozaron filas tras filas de demonios de piel roja. El proceso se repitió durante nueve largos años. Justo mientras el Adeptus Mechanicus comenzaba a compilar informes y se preparaba para retirarse, los cielos se abrieron y vomitaron una lluvia de demonios flamígeros. La posterior batalla bramó durante meses, y cuando una nueva oleada de horrores color sangre irrumpió desde las cavernas en el siguiente equinoccio, la acometida demoníaca combinada aniquiló hasta al último de los hombres del Culto Mechanicus.
  • El oscuro destino de Vheimos (221.M32) - Cuando el coro astropático cae en silencio sobre el mundo civilizado de Vheimos, el mundo forja de Lucius envía a sus Skitarii para investigar a mano armada. La rebelión resultante ve propagarse la herejía como un reguero de pólvora, justo como los tecnosacerdotes lo habían calculado. Al cabo de días, los Skitarii se ven superados en una proporción de ochenta a uno – una tasa lo suficientemente alta como para activar los protocolos de guerra radiactiva. Tras un mes de combates, los Skitarii abandonan el planeta dejando tras de sí un montón de escombros sin vida, su conducto astropático fue extirpado y se reubican permanentemente en una de las lunas de Lucius.
  • La Guerra Sombría (c. M32) - Debido a una intensa paranoia, el Culto Mechanicus decide enterrar celosamente sus secretos. Cuando la nueva orden de los Inquisidores de Terra tomaron su tributo de bancos de datos, tomaron además, sin quererlo, las contramedidas que desentrañaban estos secretos. Conscientes de su error pero no dispuestos a admitirlo, la Inquisición diseñó protocolos de purga que se enfrascaron en una batalla invisible contra los programas de borrado autoreplicantes del Culto Mechanicus. Aunque este sombrío conflicto estalló en varias guerras que desbarataron varios planetas antes de desvancecerse en la oscuridad, aún se está llevando a cabo en secreto hasta hoy.
  • Una nueva cepa de Supervisor (802.M33) - La Casa Taranis comienza la práctica de enviar a los nobles que fallaron en entremezclarse adecuadamente con