FANDOM


Maestro Administratum 3 El Archiescriba Primuscriptor, mascota del Imperio de la Humanidad, ha marcado este artículo como propiedad del Adeptus Terra. Pulsa sobre él para aprender más sobre los dominios del Emperador.

El conocimiento es poder. Guárdalo bien.

Inquisicion eisenhorn anciano

Un ya anciano Inquisidor Gregor Eisenhorn y su joven Acólita

"El Demonio adopta muchas formas. Tú debes conocerlas todas. Tú debes descubrir su disfraz y sacarlo de su escondite. No confíes en nadie. Ni siquiera en ti mismo. Es mejor morir en vano, que vivir como una abominación. El mártir ferviente es alabado por su valor; el cobarde y el poco preparado son simplemente aborrecidos."
Primer Libro de Adoctrinamientos


Un Acólito (ya sea Explicador o Interrogador) es un aprendiz de Inquisidor bajo la tutela de un miembro más veterano de la Inquisición.

DescripciónEditar

Los acólitos suelen acompañar a un Inquisidor para llevar a cabo sus tareas, llevando a cabo un amplio número de tareas como soldado, escriba e interrogador. Tras un cierto tiempo, su maestro puede dar su recomendación personal al Ordo de la Inquisición correspondiente para que el pupilo pueda ser admitido como un Inquisidor de rango completo. Tras dicho proceso, el Acólito es un Inquisidor de palabra y de obra, pudiendo desarrollar operaciones y agenda propias. Aunque el Acólito/Inquisidor ya no está atado a su mentor, entre ambos existirá una unión, y en el futuro es posible que puedan colaborar y ayudarse entre sí.

Los Acólitos comienzan con el rango de Explicador, en el que aprenden, bajo la dirección de su maestro Inquisidor, a extraer información mediante tortura. Una vez que consiguen la suficiente experiencia en los métodos de la Inquisición se asciende a los Explicadores al rango de Interrogador. Los Interrogadores disponen de capacidad y fuerza, tras haber acumulado y reforzado su voluntad tras luchar codo con codo con su mentor durante largo tiempo.

A los Acólitos también se les asignan de cuando en cuando misiones independientes de menor importancia, cuando no están aportando mayor potencia de fuego al séquito de su mentor. Dichas misiones pueden abarcar desde el cumplir con cualquier tarea, llevar a cabo encargos para un gobierno planetario, llevar comidas, transportar a personajes de importancia, realizar tareas de reconocimiento sobre el terreno, rellenar informes a representar a un Inquisidor con todas sus atribuciones en las tareas de capturar a un individuo concreto, dirigir a un grupo de individuos para exterminar un culto, etcétera. En muchas ocasiones los Acólitos son enviados a un área como avanzadilla para establecer una base de operaciones para su mentor desde la que llevará a cabo distintas misiones.

Algunos Interrogadores famosos son el Interrogador Gravier y el Interrogador Gideon Ravenor mientras estuvo bajo la tutela del Inquisidor Eisenhorn.

Capacidades y aptitudesEditar

Inquisicion investigacion wikihammer

Acólitos en misión inquisitorial

Para confrontar y desterrar al demonio, un inquisidor o acólito debe ser fuerte en su fe y decidido de voluntad. De todos los enemigos de la humanidad, los demonios representan la mayor amenaza para el cuerpo y el alma. Aquellos que están dispuestos a cazar tales criaturas deben poseer habilidades distintas para superar estas pruebas con la cordura y el alma intactas. Las siguientes habilidades pueden ser aprendidas por los acólitos que tengan la fortaleza de espíritu necesaria y una fe inquebrantable en la luz del Emperador.

  • Guardaespaldas: El acólito se ha entrenado para proteger a sus aliados o superiores, preparado para interceptar con su cuerpo incluso la trayectoria de un proyectil o lanzarse sobre el aterrador zumbido de una espada sierra si es necesario.
  • Baluarte de la fe: La fe del acólito es tanto un escudo como un arma. Está tan colmado del fervor de los justos que los demonios retroceden ante la luz cegadora de su fe mientras sus profanas formas se resquebrajan.
  • Cazador de demonios: A través de años de experiencia e innumerables encuentros que destrozarían la cordura y el alma de un hombre inferior, el acólito ha perfeccionado sus habilidades para descubrir y destruir al demonio donde sea que se encuentre. Distingue y reconoce el rastro del demonio y su justa cólera asegura que sus golpes caigan directamente sobre su impío adversario.
  • Disrupción demoníaca: La misma presencia del Intocable es anatema para los demonios, y solo los más fuertes pueden amenazarlo. Las criaturas de la disformidad que ataquen al Intocable deben luchar para mantener su control en la realidad, no sea que su mero contacto las devuelva al Inmaterium.
  • Demonologista: El acólito practica las artes oscuras y conoce las fortalezas y vulnerabilidades de las criaturas de la disformidad. Es especialmente hábil para desterrar demonios, o aprovecharlos, mediante el uso de sus habilidades psíquicas.
  • Aura inspiradora: La fuerza de voluntad del acólito inspira a los que están bajo su mando y a sus camaradas en igual medida. Mirando a su fiel ejemplo, sus aliados pueden vencer su propio miedo para hacer el trabajo del Emperador.
  • Instrumento de Su Voluntad: El acólito ataca a los enemigos demoníacos con santa furia, sus golpes aterrizan como guiados por la mano del Emperador. El agudo filo de su fe y odio presenta la verdadera amenaza para el demonio, no su fuerza física o la potencia de su arma.
  • Fe de Hierro: La fe del acólito es tan inflexible como el plastiacero, y lo protege contra el aura antinatural de la demonicidad. Con la fuerza de su convicción, se enfrenta a los terrores del universo disforme de la misma manera que un hombre menor podría mirar por el cañón de un rifle láser.
  • Resolución de hierro: El acólito está acostumbrado a los terrores tanto del combate como de la disformidad, sabiendo que debe controlar su miedo para enfrentar a los enemigos que amenazan tanto el cuerpo como el alma. Cuando se enfrenta a las maquinaciones de los herejes, a sus amenazas e incluso a criaturas disformes, el acólito se mantiene firme.
  • Uno a uno: El acólito es un maestro del combate individual. Sin las distracciones de múltiples oponentes, lucha en sus mejores condiciones, aprovechando cada apertura en la guardia enemiga y no dejando grietas en la propia.
  • Ritos de destierro: En la batalla contra el demonio, el acólito entona incesantemente ritos sagrados e invocaciones protectoras, pidiendo al Emperador que devuelva las abominaciones a la disformidad. Estas santas palabras interrumpen el dominio del demonio en el universo material, debilitando su forma maléfica.
  • Pureza Santa: La Demonología Santa a menudo se considera la más pura de las disciplinas psíquicas. Puede parecer que los que la practican estén fuera del alcance de los peligros de la disformidad que con demasiada frecuencia plagan a otros psíquicos. Tal dominio es agotador, pero un demonólogo experimentado puede resistir la influencia de la disformidad donde otros psíquicos sucumbirían.
  • Muro de escudo: El acólito es un maestro en el arte del combate de armas y escudos. Renunciando a las habilidades ofensivas de una segunda arma o las ventajas del armamento a distancia, demuestra la superioridad de este estilo de lucha más antiguo y honorable. Su escudo parece estar siempre en la posición correcta para bloquear el ataque de su enemigo, dejando su objetivo abierto para el inevitable contraataque.

Si el Inquisidor y su séquito se han adentrado en la senda del Radicalismo y la corrupción ha empezado a corromper sus almas, los acólitos pueden aprender otras habilidades que les ayudarán a sobrevivir.

  • Alma oscura (acólitos radicales): Ya sea a través de la devoción al Emperador, la pura fuerza de voluntad, la dedicación exclusiva a su deber o la bendición de algún poder oscuro, la corrupción interna del Acólito sigue siendo exteriormente invisible. Sin mutaciones que lo marquen como corrupto, el acólito puede continuar su trabajo radical sin detección.
  • Alma endurecida (acólitos radicales): El Acólito sabe que debe sacrificar su propia salvación para salvaguardar a la humanidad, pero que debe resistir la corrupción el mayor tiempo posible. A través de la meditación practicada, la autoflagelación, la oración y el ayuno, la fuerza de voluntad o incluso los ritos mágicos, el acólito evita los efectos de su creciente corrupción retrasando lo inevitable.

SeguidoresEditar

Los Acólitos pueden y deben recurrir a todos los medios a su alcance, sin caer en la corrupción de los Poderes Oscuros, para ayudar en la sagrada tarea de los Ordos. Por ese motivo tienen la capacidad de reclutar seguidores para ejecutar encargos y completar la misión que le haya sido encomendada. Aquí podemos ver varios tipos de seguidores:

  • Cultistas del Pacto: Quizás no existe mayor herejía que la que involucra a los xenos. Los adoradores de alienígenas y cultos xenos no solo traicionan su lealtad al Dios-Emperador sino también a la Humanidad en su conjunto. Afortunadamente, existen cultos como el Pacto Vitriano dedicados a eliminar las distintas amenazas xenos. En ocasiones puede ser mejor reclamar un destacamento de cultistas del Pacto para enfrentarse a pielesverdes que no utilizar a otro tipo de acólitos.
  • Archivista del Ministorum: Enclaustrados normalmente entre libros y pergaminos, los Archivistas mantienen los registros eclesiarcales, las crónicas de las cruzadas, el relato de las vidas de los santos, los sermones, oraciones y cantos conocidos, etc. Un Acólito puede recurrir a (o al menos hablar con) un archivista cuando lo necesite para encontrar ciertos detalles históricos o cuando necesite acceso a ciertos libros y registros.
  • Redencionista: Cuando llega el momento de quemar literalmente la herejía y la corrupción, los acólitos pueden considerar el reclutamiento de redencionistas para ayudarlos. Totalmente motivados y fanáticos en extremo, matarán alegremente a herejes, mutantes y psíquicos con igual abandono. El único inconveniente de usar redencionistas es su absoluta falta de moderación: los acólitos pueden encontrar que los redencionistas han destruido documentos valiosos o han asesinado a prisioneros antes de haber tenido la oportunidad de detenerlos.

Artículos RelacionadosEditar

MiniaturasEditar

  • Acólito Inquisitorial Gabriel Stern

FuentesEditar

Extraído y traducido de Lexicanum

  • Codex: Cazadores de Brujas (3ª Edición)
  • Codex: Cazadores de Demonios (3ª Edición)
  • Dark Heresy: Ascensión (Juego de Rol).
  • Dark Heresy: Enemies Beyond (Expansión juego de Rol)
  • Dark Heresy: Blood of Martyrs (Expansión juego de Rol)
  • Inquisitor Annual 2004.
  • Inquisidor: Libro de Reglas.
  • El Ascenso del Inquisidor, por Dan Abnett.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.