FANDOM


Legión de la Cruz de Hierro
El contenido de este artículo pertenece a la saga No Oficial de Balhaus, que ha recibido el Sello de Calidad Wikihammer.

¡Disfrútala!


Abadug, situado en el sistema Bruna VI, más allá de la Franja Este y Noreste del Segmentum Ultima, era originalmente un mundo salvaje que fue colonizado por un pecio Orko, lo cual permitió el desarrollo de toda su sociedad durante siglos, sirviendo como base para la invasión de otros mundos.

DescripciónEditar

Este mundo selvático, de unos 75.800 km. de diámetro, no había sido aún descubierto por el hombre o cualquier otra raza del universo, hasta que en el 108 ADF (536.M36) un pecio Orko aterrizó –o más bien se estrelló– en él, dando origen a una nueva tribu independiente, los Conquiztadorez de Abadug, que se desarrolló y creció de forma aislada y sin oposición.

Tiempo después habían colonizado todo el planeta, multiplicándose sin parar y construyendo inmensos asentamientos que servían de hogar a diversos clanes diferentes que rivalizaron y guerrearon entre sí, hasta que finalmente la contienda terminó con el triunfo del Kaudillo Korgoroth Mazogrande, el cual unificó los clanes bajo un mismo estandarte y favoreció la invasión de otros mundos cercanos.

Exterminio de AbadugEditar

En el 284 DDF (320.M37) un nuevo y enorme pecio detectado en las cercanías de Abadug fue tomado por los Orkos y ocupado por medio millón de ellos a las órdenes de un caudillo llamado Arzog, alias el Pizakráneoz, uno de los favoritos de Korgoroth.

Este pecio se internó en la Disformidad desapareciendo en ella hasta dos ciclos después, cuando se materializó en rumbo de colisión contra un planeta llamado Brinlitz. El pecio se estrelló causando la muerte de muchos de sus pasajeros, quedando sin embargo aún un amplio contingente que enseguida abandonó los restos para explorar la zona, fortificando el lugar del impacto como cuartel general posteriormente.

Brinlitz, rico en minerales concentrados en grandes depósitos, contaba una colonia minera procedente de Balhaus, explotada por sus trabajadores y con infraestructuras de tratamiento. Los Orkos se enfrentaron a los pobladores matando a la mayor parte de ellos, pues al tratarse de colonias mineras contaban con escasa protección, lo cual provocó la reacción de Balhaus en cuanto los hechos fueron conocidos.

Un contingente formado por soldados de las Divisiones I y III de la Legión de la Cruz de Hierro acudió en auxilio de los supervivientes, acabando con los Orkos y las deformes estructuras que habían comenzado a instalar tras un feroz combate, capturando asimismo al propio Arzog Pizakráneoz, que fue trasladado a Balhaus para su interrogatorio.

Gracias a las habilidades de los psíquicos de la Casa Wassengeist se supo el origen de todo aquello, la existencia de Abadug y la inmensa cantidad de Orkos que allí vivían esperando lanzarse a la conquista de otros mundos.

Se envió una nave de exploración a las coordenadas donde más o menos se creía podría estar situado el planeta desde el que llegó el pecio estrellado en Brinlitz, y fue descubierto poco después así como la inmensa comunidad Orka que lo poblaba.

El Weisering sopesó las posibilidades de que el episodio de Brinlitz pudiera repetirse, llegando a la conclusión de que era necesaria la destrucción completa de la amenaza.

Abadug era un planeta hipercontaminado, con miles de millones de Orkos ansiosos por invadir todo lo que tuviesen a su alcance y en un sistema que, aunque no estaba demasiado cerca de Naströnd, no estaba lo bastante lejos como para que la sociedad de Balhaus permaneciera tranquila sin hacer nada.

La invasión del planeta fue inmediatamente descartada, pues arriesgar vidas con el solo objeto de exterminar Orkos no tenía sentido, y del mismo modo no había nada de interés en aquel mundo que pudiera atraer la atención, de modo que el Weisering declaró Abadug como objetivo de aniquilación en el 286 DDF (325.M37).

Abadug - Explosión V8

Abadug tras el impacto del Ragnarök V8 lanzado desde la Livitium IV

Se envió un acorazado junto con una dotación menor de naves de escolta hasta las inmediaciones de Abadug, y una vez allí se autorizó el lanzamiento de un dispositivo Ragnarök V8 contra el planeta para asegurar la completa desaparición de la amenaza.

El artefacto portador entró velozmente en la atmósfera de Abadug e impactó tres segundos después contra la superficie, generando una reacción energética masiva que provocó una explosión de millones de teratones de potencia. Esta fue suficiente para desgajar gran parte de la corteza planetaria y del manto, provocando una variación en su órbita y generando diversos efectos en cadena, como la desaparición inmediata de su atmósfera y alteraciones gravitacionales masivas, aniquilando por completo hasta al último Orko.

Minutos después Abadug se había convertido en un mero grupo de asteroides arrasados, cubiertos de fuego y a la deriva, junto con una cola de billones de toneladas de fragmentos y restos Orkos que lo acompañarían para siempre en su peregrinaje por la Galaxia.

Artículos relacionadosEditar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.